Crea lo que crees




Una amiga, que es profesora, ha enviado esta misma mañana un mail en el que dice que el pasado miércoles 12 de abril, una nube se hizo y se deshizo en cuestión de segundos en el patio del colegio en el que da clase. Al mail lo acompañan tres fotos. “Una nube veloz”, lo llama ella. Como ya son bastantes ‘nubes veloces’ las que se van 'apareciendo' a distintas personas a lo largo del último año, paso a hablaros brevemente de algo que llevo ya un tiempo investigando...y también conviviendo abiertamente con ello.

El verano pasado, cuando un grupo de unas catorce o quince personas realizábamos una excursión de un día por diversos lugares de ‘alta energía’, también una nube veloz se hizo y se deshizo en escasos segundos delante de nuestros ojos; se habló en ese momento de que eso 'está hecho' a través del manejo de la energía ONO-ZONE. Esa energía está siendo usada de forma habitual por seres suprafísicos o interdimensionales (Nuestros Hermanos del Cielo y de la Tierra).

La energía ONE-ZONE es la energía del Universo, una energía vital inherente a la materia que las civilizaciones que la han conocido la han llamado de diferentes maneras, por ejemplo en el hinduismo se la ha llamado y se la llama “Prana”.

Parece que los Seres más evolucionados del Planeta, principalmente los Intraterrenos, saben trabajar con esta Energia. Quien la domina, se armoniza con el Universo, a tal punto que nada le llega a faltar. Lo que piensas, se realiza. Lo que crees, lo creas. Cuando el ser humano conozca la energía ONO-ZONE, nos convertiremos en creadores plenos y podremos materializar ideas (quizá alguno de vosotros ya lo está haciendo conscientemente). Ojo porque eso que pedimos para que se pueda materializar, nunca ha de ser para beneficio propio, nunca para oprimir y esclavizar, siempre para suministrar ayuda, siempre para liberar.

Parece que el Maestro Jesús usaba concretamente esta energia ONO-ZONE y por eso curaba enfermos y suplía necesidades, creando alimentos u objetos.

A medida que nuestra vida se conecta más y más con la esfera de la Armonía, conoceremos la energia Ono-Zone en niveles cada vez más sutiles y puros.

Se usa la energía ONO-ZONE en el trabajo de integración del cuerpo y el alma. En el plano físico, se usa esta energía para trasladar el cuerpo y para la proyección mental-telepática.

Esto no es ciencia-ficción. Esto forma parte ya de nuestra realidad. Esto viene ya a hablarnos abiertamente de Nuestro Especial Día de Primavera.




No pongo fotos que ha enviado mi amiga porque tienen una resolución muy baja. La foto que veis fue tomada enfrente de la casa en la que vivo el 8 de julio de 2008. Elocuente.

10 comentarios:

Anónimo dijo...

"¿Qué otra explicación tendrías para las nubes que se desplazan contra el viento? ¿Ya las vistéis? En realidad es una nave espacial o un grupo de naves espaciales operando en los cielos. En la Biblia se habla de un pueblo que seguía a una "nube" o de una "nube" que seguía a un pueblo, esa descripción se refiere a una evacuación anterior de terrestres ocurrida antes de que pudiesen operarse importantes cambios en el planeta. Ono-zone es la energía del universo, la fuerza vital inherente a la materia con la cual están constituidas las formas. Todas las formas responden a esa energía. La ono-zone trabaja sobre la parte vital de todas las formas, inclusive la forma física de la humanidad. Toda civilización inteligente conoce esa energía, que los hindúes llamaban "prana", en sus aspectos más materiales. Los extraterrestres y los seres más evolucionados de la tierra (principalmente los intraterrenos) saben trabajar con ella. Quien la domina cambia el propio comportamiento, y se armoniza con el universo a tal punto que nada le llega a faltar. Conociendo a la energía ono-zone, el hombre se convierte en un creador y materializador de ideas. Jesús usaba concretamente esa energía y por eso curaba enfermos y suplía necesidades, creando alimentos u objetos, que materializaba del aire. De ella extraíase la forma que se necesita, demostrándose así que la voluntad individual puede estar en sintonía con la voluntad del universo...
...En el plano terreno, se usa esa energía para trasladar el cuerpo y para la proyección mental y telepática. Así se cuentan civilizaciones superiores que viven en diferentes dimensiones por toda la galaxia. En el Tíbet había sacerdotes que usaban esa energía. Levitaban, entraban en estado cataléptico y se desplazaban por grandes distancias sin cansarse. Controlaban el propio metabolismo y se alimentaban casi exclusivamente con esa energía..."

http://es.scribd.com/doc/7003505/Trigueirinho-Erks-Mundo-Interno

Anónimo dijo...

http://www.youtube.com/watch?v=RQnPUf3eNhU&feature=related


http://www.youtube.com/watch?v=86h0zhTDBx0&feature=related

Anónimo dijo...

Armonizar es sentir la belleza del Universo como la belleza que está en nosostros mismos.

Sentir como el aire refresca nuestra piel y como el sol calienta nuestro cuerpo. Oir y disfrutar el sonido de la naturaleza y percibir la fragancia que emite. Sentirnos uno con todo.
Imaginar lo inimaginable desplegándose en el misterio de la verdad interior.

¿Por qué no buscar y explorar más?
¿Por qué no captar más lo hermoso en todo y sentir esa sintonía y esa unidad?

Sería expandir nuestra conciencia y alargarla como un rio que camina fluyendo hasta el océano.

Anónimo dijo...

Somos un campo de infinitas posibilidades.
Todo es posible, el poder más fuerte reside en el amor.

Anónimo dijo...

El amor es más fuerte que la muerte.

Anónimo dijo...

http://www.lavanguardia.es/ lacontra/20110414/54140634101/ el-universo-suena-y-cada- persona-tiene-un-sonido.html

Anónimo dijo...

Para crear una bella sinfonía, una bella nota solamente, o un bello sonido, no basta con seguir las pautas establecidas; las mejores notas se emiten cuando pones el alma y la máxima cualidad de ésta, que es el amor, al servicio del acto.
Utilizar ese don en cada momento sería comenzar a orientar la ordenación del puzzle que tenemos ante nosotros.
Tenemos todo lo necesario y no sabemos usarlo para crear nuestro mundo abundante.
Sí, somos creadores y no lo sabemos. Somos ratones ciegos, hambrientos y rodeados de alimento.
Y nuestra ignorancia no despertará hasta que no aprendamos a saber usar nuestro corazón, nuestra esencia de amor; hasta que no aprendamos a llegar a vivir con lo intangible y verdadero que conforma nuestra existencia. Hasta que no dejemos esa dualidad de cuerpo y alma.
Esa energía que se nos muestra está basada en eso. Nuestros benefactores que velan nuestro mundo nos muestran, se muestran...y nos enseñan ya esa energía. Creo que algo de avance se vislumbra. Así lo siento.
Mientras escribo este apunte, escucho el "Waltz" de Brahms, todo un regalo; un regalo para conectar esa esfera ármonica de integración.
Un abrazo.

Anónimo dijo...

YO SOY. SOMOS UNO.

YO SOY Uno en la Unidad. En el corazón de Dios.
Dios YO SOY. Porque YO SOY Dios. Porque todo lo que Dios creó lo creó de su propia sustancia. Por lo tanto todo es Dios. YO SOY parte de ese todo. YO SOY Dios. YO SOY Uno. YO SOY la unidad. YO SOY la esfera de la unidad que abarca el cosmos. Renuncio a toda imagen de un Dios externo. Renuncio a toda imagen de un Dios en el Cielo.
Renuncio a toda imagen de un Dios en un mensajero, y solo acepto la única verdad de que Dios está en mi. Porque YO SOY Dios en su más pura manifestación. Yo estoy aquí y he venido a manifestar la plenitud de mi amor y mi Luz a la tierra.
YO SOY el Jesús el Cristo, YO SOY el Cristo Jesús.En cada uno de vosotros, ya no me veáis fuera porque yo siempre he estado dentro.
Rechazad vuestra mente carnal que es la que os quiere hacer creer en los maestros externos y en el Dios externo.
Yo he venido pero realmente siempre estuve aquí. Porque soy uno en cada corazón que vibra y en cada corazón que se abre.
Soy uno en el corazón del cosmos. Soy uno en vuestro propio corazón.

Anónimo dijo...

http://www.youtube.com/watch?v=FtsXHpgjt6E&feature=related

Anónimo dijo...

LA ILUMINACIÓN EN UN INSTANTE

Cuentan que un hombre mayor que había recorrido años y kilómetros en la búsqueda del camino espiritual, se topó un día con un monasterio perdido en las sierras.

Al llegar allí, tocó a la puerta y pidió a los monjes que le permitieran quedarse a vivir en ese lugar para recibir enseñanzas espirituales.

El hombre era analfabeto, muy poco ilustrado, y los monjes se dieron cuenta de que ni siquiera podría leer los textos sagrados, pero al verlo tan motivado decidieron aceptarlo.

Los monjes comenzaron a darle, sin embargo, tareas que, en un principio, no parecían muy espirituales..

-”Te encargarás de barrer el claustro todos los días” -le dijeron.

El hombre estaba feliz. Al menos, pensó, podría reconfortarse con el silencio reinante en el lugar y disfrutar de la paz del monasterio, lejos del mundanal ruido.

Pasaron los meses, y en el rostro del anciano comenzaron a dibujarse rasgos más serenos, se lo veía contento, con una expresión luminosa en el rostro y mucha calma.

Los monjes se dieron cuenta de que el hombre estaba evolucionando en la senda de la paz espiritual de una manera notable.

Un día le preguntaron: -¿”Puedes decirnos qué práctica sigues para hallar sosiego y tener tanta paz interior?”

-”Nada en especial. Todos los días, con mucho amor, barro el patio lo mejor que puedo. Y al hacerlo, también siento que barro de mí todas las impurezas de mi corazón, borro los malos sentimientos y elimino totalmente la suciedad de mi alma”.

De este modo el hombre se fue tornando un ejemplo para los monjes, quienes comenzaron a admirarlo y a ofrecerles tareas más importantes, pero el anciano prefirió seguir barriendo las impurezas.

Y cuentan que un día su corazón quedó tan limpio y puro que despertó a la conciencia universal, y aún así, continuó barriendo.