Creadores de nuestra propia salud




Como tengo varios amigos médicos, mientras voy escribiendo estas líneas pienso en ellos; por supuesto también en todos vosotros.
Creo que cada vez es más necesario y urgente dialogar con nuestro cuerpo. Más que esperar a poner toda nuestra responsabilidad en manos de alguien que nos diga qué males padecemos, se nos invita a ser los creadores de nuestra propia salud.
Quien delega su salud en manos de otra persona, aunque sea un profesional competente, inmediatamente se convierte en víctima; sin embargo, cuando te haces responsable de tu cuerpo y todo lo que ello implica, en ese momento se acaban los victimismos.
Son muchas las veces que desconfiamos de nuestro cuerpo; desconfiamos por ejemplo al pensar que este cuerpo que habitamos nos puede generar una grave enfermedad a espaldas de nosotros mismos, como una especie de 'traición' que muchas veces puede acabar con nuestra vida, de ahí nacen expresiones como “estoy luchando contra un cáncer…” y cosas por el estilo. No hay tal traición, no hay venganza, no hay nada contra lo que luchar. Eso es tan solo miedo. En el cuerpo no hay confrontación de unas partes con otras, solamente existe colaboración.
El cuerpo no es únicamente el entramado físico; si pensamos que nuestro cuerpo es solo algo físico automáticamente lo desconectamos de lo más importante. La medicina cuántica está ahora llamando a la puerta. Aunque esta manera de entender la medicina aún no pueda estudiarse en las universidades, es un hecho que esta nueva fórmula trasciende el materialismo reinante y permite que reconozcamos no solamente nuestro cuerpo físico, sino que nos abre la mente para vernos inscritos en un Campo Unificado; ese Campo Unificado no es más que Conciencia Creadora. Os invito a que echéis un vistazo a este documento en imágenes: Una nueva medicina ("The Living Matrix" es el título original); en él varias personas hablan de espectaculares sanaciones a la vez que otros profesionales nos dan su visión desde esta nueva medicina que, sin duda, es un gran paso en el camino de aprender a comunicarnos con nuestro cuerpo y de ir erradicando la palabra ‘paciente’ de la medicina.
Lo pensaba hace unos días: ahora la medicina convencional se está encontrando con una curiosa paradoja, y es que las personas vivimos más, pero nuestra salud va disminuyendo. Se vive más tiempo, pero vivimos más agobiados por las enfermedades. Los cuerpos viven más, pero la mente vive en la confusión y en el miedo la mayor parte del tiempo.
Creo que no hay que pensar en vivir muchos años, mejor pedir tener la energía suficiente para hacer lo que tenemos que hacer.



En la foto, el fresno del patio de esta casa mientras escribía este apunte. Las ramas con las hojas nacientes, el sol y puede que algo más…


12 comentarios:

ALEGRÍA dijo...

_ Conforme el individuo se acerca a la vejez y a la muerte se pueden añadir a los cuerpos energéticos tasas de vibraciones todavía más altas . El cabello de las personas se vuelve blanco brillante a medida que la Luz blanca que recorre su ser aumenta su afinidad con el mundo espiritual .Cuando se entienden estos procesos naturales y se permite que se desenvuelvan desde el interior de la psique , la vida personal del individuoqueda inundada de serenidad y amor ...
- Manos que curan , Barbara Ann Brennan
Un abrazo , buen finde , .. nos vemos

Anónimo dijo...

Creo que la salud es algo más que ausencia de enfermedad. Es un proceso dinámico y en continuo cambio, de bienestar, de armonía interna con uno mismo y externa con el medio ambiente y con los demás, de fortaleza, de equilibrio mental y emocional... Y la belleza, en su sentido más íntimo, es la expresión de la salud, pero comienza a desaparecer en cuanto empezamos a perder la capacidad de estar sanos.

Anónimo dijo...

El miedo inunda las consultas.
Nos creemos que los agentes causales de nuestras enfermedades son externos y no nos sentimos creadores de ellas.
Pero la causa más frecuente de enfermar está enraizada en nosotros mismos y en nuestros miedos. Estos, traspasan su territorio y se aposentan en las moléculas de nuestro cuerpo transformando lo fisiológico en patológico.
El miedo además de una desarmonía que traduce falta de confianza, es una negación del amor. Miedos, inseguridades… y en el fondo una falta de integración de lo que somos. Cuando tomemos mayor conciencia de nosotros mismos, nuestras responsabilidades no quedarán en manos de sistemas sanitarios paternalistas, seremos gestores y autosanadores de nuestros procesos, porque
cada uno habrá descubierto que llevamos en nuestro interior un sanador y en nosotros mismos está la terapia sanadora.

Anónimo dijo...

Sano todo cuando amo.
Amo todo cuando sano.

Anónimo dijo...

Entonces sanar y amar son dos formas de manifestar lo mismo.

Anónimo dijo...

Sí, el verbo conjunto que unifica esas dos formas podría ser "sanamar", que lo registre la Real Academia...

Anónimo dijo...

Todo se puede curar porque todo se puede amar.

Anónimo dijo...

Sanación.
Sana-acción.

Anónimo dijo...

“El gran poeta Tagore dijo una vez: El amor no es una simple emoción. El amor es la máxima verdad del corazón de la Creación.”

El cuerpo humano es una gran sinfonía. Hay un gran genio dentro de nosotros...

http://www.youtube.com/watch?v=AuV8uXBq4SU&feature=player_embedded

Anónimo dijo...

9. Y les dijo: “En cada uno de nosotros reside el poder de prestar consentimiento a la salud y a la enfermedad, a las riquezas y a la pobreza, a la libertad y a la esclavitud. Somos nosotros quienes las domeñamos y no otro.”*


*Continuará...

Anónimo dijo...

Creemos en el poder de la conciencia y en la importancia de percibir el mundo con otros ojos. Sin embargo, la sanación y la transformación ocurren en el diario acontecer de la vida. Al practicar la vida consciente, permitimos que se formen nuevos patrones propicios para la libertad, el amor, la dicha y el éxtasis. Al acallar la turbulencia interna y eliminar toxinas de la vida se despierta la vitalidad, se sana el corazón. Se realiza así una conexión profunda y vivificante entre cuerpo, corazón, mente y alma.
Se precisa una reunificación y alineación para desbloquear la energía vivificante que lo nutre todo.
Deepack Chopra.

Anónimo dijo...

Mahatma Gandhi se lamentaba de que el problema de la medicina occidental es la gran eficacia con la cual trata los síntomas de la enfermedad, porque eso hace que las personas no se motiven a buscar la causa de su sufrimiento en las cosas que hacen.
Esta forma de aliviar nos está separando de nuestra esencia evolutiva y nos estamos autoengañando ante los procesos de enfermar que la vida nos depara.
Dejamos nuestra enfermedad y nuestra salud en manos de profesionales; abandonamos nuestra participación en los procesos y nos conformamos con ser meros espectadores del devenir de ellos. Ante esto, la naturaleza precisa dar un salto, y creo que lo hace cuando ante nosotros pone enfermedades que no responden a las terapias establecidas. Creo que es una forma de hablarnos para "sanar"-"amar"