Cuando supe lo que yo era




“Cuando supe lo que yo era, cuando lo recordé, sentí felicidad por poder experimentar el dolor y el miedo”.




Palabras de Matías de Stefano en una entrevista realizada por Marco Antonio Díaz en abril de 2011: http://vimeo.com/22344779




En la foto, un fotograma de la película "Y véante mis ojos".

10 comentarios:

Anónimo dijo...

¿Y no es el miedo el temblor del dolor y el dolor el miedo a un temblor? ¡¡Cuánta dicha!! ¡Cuánta!

Anónimo dijo...

Si un día sabes que estás hecha de Oro de Amor, de Amor de Oro, ya dan igual las tempestades, el dolor y el miedo.

Anónimo dijo...

Es que no hay dolor ni miedo

Anónimo dijo...

http://www.rcinet.ca/espagnol/cronica/cartelera/14-34_2011-03-31-jodorowsky/

Anónimo dijo...

DENTRO DE TI ESTÁ EL SECRETO



Busca dentro de ti la solución de todos los problemas,
hasta de aquellos que creas más exteriores y materiales.
Dentro de ti está siempre el secreto; dentro de ti están
todos los secretos.

Aún para abrirte camino en la selva virgen,
aún para levantar un muro, aún para tender un puente,
haz de buscar antes, en ti, el secreto.


Dentro de ti hay tendidos ya todos los puentes.
Están cortadas dentro de ti las malezas y lianas que
cierran los caminos.

Todas las arquitecturas están ya levantadas dentro de ti.
Pregunta al arquitecto escondido: él te dará sus fórmulas.
Antes de ir a buscar el hacha de más filo, la piqueta más
dura, la pala más resistente, entra en tu interior y pregunta...

Y sabrás lo esencial de todos los problemas,y se te enseñará la mejor de todas las fórmulas,
y se te dará la más sólida de las herramientas.

Y acertarás constantemente,
Pues que dentro de ti llevas la luz misteriosa de todos los secretos".



Amado Nervo

Anónimo dijo...

(1)
¿Quién es usted? ¿ Alguna vez se ha formulado esta pregunta? Lo más probable es que no. Esa pregunta le parecería absurda porque uno nunca reflexiona sobre su identidad. SI alguien le hubiera hecho la pregunta, usted habría respondido: “Me llamo Juan Perez.Vivo en tal dirección. Tengo tantos años de edad. Soy el hijo de José Perez. Trabajo en tal lugar”. Y tal vez habría añadido que era miembro de la iglesia correcta y del partido político correcto.
Bien: en lo que respecta a tales afirmaciones, son correctas, como la descripción del retrato que usted proyecta actualmente ,pero – y aquí está el problema – es sólo un retrato. No es más que una dramatización de las opiniones sinceras que usted tiene respecto de sí mismo. No es su verdadero yo. No es otra cosa que un símbolo pasajero, inestable, de su actitud mental presente, nada más.

Anónimo dijo...

(2)

El verdadero yo es un ser espiritual, perfecto, eterno e incorruptible. El verdadero yo es la expresión viviente del Mismo Dios, que en potencia expresa todas las cualidades de Dios. “A su imagen y semejanza’.
¿ Qué es el hombre? Es parte de la expresión propia de Dios. Dios canta una canción y esa canción es el hombre. Una canción, como usted sabe, expresa la naturaleza del cantante. El instrumento del cantante no está integrado solamente por sus cuerdas vocales, es también todo su cuerpo y toda su mente. Si el cantante está enfermo, o cansado, o furioso, todos esos estados de ánimo se manifiestan en la canción . Si su corazón está lleno de alegría, de belleza y de amor Divino, esas cosas también se expresan en la canción. El hombre es el himno del Cantor Divino, y la armonía celestial es su naturaleza.
¿ Por qué Dios entona un canto? Por pura alegría, no por algún objetivo ulterior, o por alguna especie de ganancia o provecho. Dios se expresa por el mero gozo de vivir, porque El es Dios.
Esa es la verdad absoluta o real , pero la tarea de uno consiste en demostrarla, en llevarla a la realidad práctica, en cambiar el retrato limitado que vemos por la gloriosa verdad que conocemos. Lo cual solo podemos lograr dejando que Dios lo logre a través de nosotros.
“YO dije: Sois dioses, todos vosotros sois Hijos del Altísimo”. (Salmos 82:6 ; Juan 10:34.)

Emmet Fox

Anónimo dijo...

Todo nos esculpe...

Anónimo dijo...

Hoy soy Coraje y Amor.

Anónimo dijo...

Somos justamente lo que somos en cada momento.