Para llegar al Maestro




Jesús y doce discípulos. Doce maneras de acceder a la Iluminación, doce mitos, doce portales, doce arquetipos para llegar al Maestro Interior. Desgranemos unos pocos: 

JUAN: Es el que se fía, el que cree sin tener necesidad de ver. Está lleno de confianza en la vida. La tranquilidad que tiene le hace reposar su cabeza en el pecho del Maestro. 

TOMÁS: “Hasta que no vea, no creo. Hasta que no meta el dedo en la herida y no me convenza yo mismo… No me vale que me digan…” 

SANTIAGO: “Las cosas deberían de ocurrir como yo creo que deben de ocurrir”... Siempre le asalta la impaciencia. 

PEDRO: Es uno que necesita mentir y negar para encontrarse más tarde con la Verdad… 

JUDAS ISCARIOTE: El que traiciona, sabiendo que si eres completamente libre de alguna manera te conviertes en un traidor, traidor con respecto a las formas externas y a la sociedad en general. 



Id completando vosotros la lista. Será bonito. Lo que parece claro es que los doce han de reunirlo todo para que en todos los rincones pueda palpitar el Espíritu. No hay camino bueno ni malo, los doce caminos son una clara metáfora del absoluto respeto a la diversidad para acceder al Reino. No hay un camino único ni un camino marcado, solamente hay caminos para recorrerlos en Libertad y con Conciencia. 



Este apunte está inspirado en una conversación vibrante y divertida con Carlos Alfredo Matallana. Hace unos días. 



En la foto, chopos reunidos en círculo en la ribera del río Duratón, Segovia, España. La fotografía fue tomada el 10 del 10 de 2010.


19 comentarios:

Anónimo dijo...

El gran gozo es que hay camino y que uno puede entregarse a esta Gracia esté como esté.

Anónimo dijo...

Todos los caminos conducen a ROMA-AMOR...

Anónimo dijo...

Sí, sí, pero caminos a recorrer y en muchos momentos a reconocer. Estas formas de ser inauténticas nos dan luz, nos hacen entrar en una comprensión que tan sólo podemos ofrecer. Lo inauténtico nos deforma. La mirada de Dios no nos condenará nunca. Nos revela siempre. Dios está en el hombre desarmado.

Anónimo dijo...

PABLO :Es la fuerza de la Fe del momento, del instante, el tiempo presente bañado por Cristo que está presente siempre y en todo momento. Pablo es la fuerza de la Fe inquebrantable que aún en su peor momento, cuando escribe la descorazonadora segunda carta a Timoteo, cuando el fin está ya próximo, se manifiesta en medio del dolor como el único reducto libre de él mismo.

Anónimo dijo...

¿ME ESCUHAS EGO? ¡¡¡ESTÁS DESPEDIDO!!!

¿Cuánto tiempo necesito para perdonar?
¡¿Un día, un mes, un año?!
¿Acaso puedo esperar para ser feliz, acaso lo soy?
¿Acaso con tanta vanidad, tanto orgullo con tanta envidia que envenena mi alma?
¿Acaso la pereza que lastima mi cuerpo al moverlo?
¿Por qué de sólo pensar en trabajar ya estoy cansad@...?
¿O me siento feliz con tanta lujuria y estos celos?
¿O deseando sufrimiento y muerte a mis semejantes?
¿O mintiéndome y mintiendo a mis semejantes?
¿A veces causando lástima para que me vean o me den una caricia o parte de su tiempo?
¿O al levantar la mirada con orgullo para no mirar al de "abajo" por qué lo considero inferior o indeseable?
¿Acaso no soy YO TODO ESO?
¿Acaso no soy yo quien necesita ser perdonado, por altanero y prepotente?
Por tomar un lugar que mi creador jamás tomó, por desperdiciar mi vida de error tras error...
¿Acaso no tengo ya mi castigo, porque jamás he vivido....por estar pendiente del pasado?

Y dejar pasar el maravilloso presente... y aprender a vivir el instante...
Porque HOY comprendo que pudiera NO tener otro y HOY he decidido CAMBIAR.
Arrojar de mi corazón los defectos que ENSUCIAN mi alma.... para ir al ENCUENTRO de mis VIRTUDES y DESPERTAR esta dormida CONCIENCIA...
¿ME ESCUCHAS EGO??? ¡¡ESTÁS DESPEDIDO!!

Porque sólo has causado dolor y tristeza... me prometiste seguridad y belleza y sólo lograste aumentar mi vanidad y mi pereza, y con esta mi orgullo...
Pero ¿sabes? ya descubrí tus juegos... Y no estarás más en mí... No llores ni pidas clemencia, porque no cederé hoy cambiaré... te sacaré de mi corazón y quitaré mis errores...
¡¡¡ESCUCHA!!!! Nunca más me doblegaré ante ti porque estás EQUIVOCADO...
Abriré mi conciencia y actuaré bajo su voz...
Con Cariño, Mi Ser Espiritual.

René Mey

Anónimo dijo...

JUDAS TADEO: se resistió a seguirle al principio. Le asaltó la generosidad del primer momentó y, cuando supo que vivir Su Vida implicaba estar dispuesto a vivir itinerante y a abandonarse a la confianza, se echó atrás. Cuando volvió a él, pensando que le rechazaría por su actitud cobarde, él puso su mano sobre su hombro y le dijo sonriendo: 'Ahora eres como un pájaro sin nido. No tengas miedo. Estás conmigo...'

Anónimo dijo...

Cada uno de los doce está dentro de nosotros.

Anónimo dijo...

Son doce partes fundamentales de nuestro propio Ser Interior profundo...

Anónimo dijo...

Cuando el Maestro llegó a la vida de otros, se sumaron a la lista muchos más. Nicodemo fue uno de ellos. El encuentro con este Ser Interior que nos habita nos alcanza en el corazón de nuestra autonomía y de nuestra consistencia personal. Es curioso cómo todos ellos se sienten nombrados, pronunciados de manera irrepetible e inconfundible, dando un sentido completamente nuevo al propio nombre.
NICODEMO: estaba convencido de que la sabiduría le daría una influencia y un prestigio que nunca alcanzaría por otros caminos. Por eso se dirigió a aquel rabbí del que todos hablaban. Lo que escuchó decir fue algo sorprendente que le dejó desconcertado:
- Nicodemo, no intentes seguir añadiendo saberes a otros saberes. ¡Atrévete a nacer de nuevo!

A partir de aquel día esa perplejidad y confusión le siguen acompañando, también a mí y, tiene la sensación creciente de que es ese Nuevo Nacimiento lo que realmente desea. Lo que sabía hasta ahora está perdiendo su vigencia, sustituido por el deseo de 'nacer de nuevo' y por la convicción de que es haciendo y no sabiendo como se accede a la novedad de esta vida.

Aquella invitación a los doce de 'pescar hombres', ¿no será la posibilidad de llevarnos unos a otros a ese nuevo nacimiento, a la salida de las aguas amnióticas para comenzar a respirar la vida del espíritu? ¿De la libertad amorosa?

Anónimo dijo...

A menudo nos centramos en emociones limitadoras que nos reducen y no nos dejan avanzar, y quizá estamos enfocando la mirada hacia una sola emoción. En cambio, el campo se amplia si somos capaces de querer verlo más grande y esto sólo y únicamente es posible en función de nuestra amplitud emocional. Y el paso más difícil y POSIBLE para ampliar es INCLUIR lo que estaba excluído, cuánto más inclusión, más se amplía el campo, más conozco de mí, más en resonancia entro y expando la conciencia, más percibo... AMPLIAMOS MÁS LA ESPERANZA DE TRASNFORMACIÓN. Es necesario conocerse, navegarse, caminarse... para entrar en resonancia con las POSIBILIDADES.

Anónimo dijo...

http://www.youtube.com/watch?v=pcWUxiX3Shg&feature=related

Anónimo dijo...

5. El Maestro creía que es bueno que todo hombre se vea a sí mismo como hijo de Dios, y puesto que lo creía, así fue, y los talleres y los garajes donde trabajaba se poblaron y atestaron con quienes buscaban su sabiduría y el contacto de su mano, y las calles circundantes con quienes sólo anhelaban que su sombra pasajera se proyectara sobre ellos y cambiara sus vidas.*

*(Este fragmento y los escritos en otros comentarios de distintos apuntes, corresponden al libro: ILUSIONES de Richard Bach)

http://www.4shared.com/get/2hLggXpr/BachRichard-Ilusiones.html

Anónimo dijo...

Las mujeres: El espíritu generoso. Cuando Jesús es condenado, los discipulos, varones en su mayoría, huyen por temor a ser identificados. Solamente las mujeres que le han seguido le acompañan en el camino hacia El Gólgota y están a su lado en la Cruz.

Anónimo dijo...

MATEO : dejó su afición por el dinero. Pasó de ganar dinero a ganar almas. Para celebrar su despedida como cobrador de impuestos, celebró un almuerzo. El ambiente rodeado de publicanos y fariseos, escandalizó a los asistentes.
“¿Cómo es que su maestro se atreve a comer con publicanos y pecadores?" le preguntaron.
Jesús respondió a estas protestas de los fariseos con una noticia que a todos nos debe llenar de alegría: "No necesitan médico los que están sanos, sino los que están enfermos. Yo no he venido a buscar santos sino pecadores. Y a salvar lo que estaba perdido". Probablemente mientras decía estas bellas palabras estaba pensando en varios de nosotros.

Anónimo dijo...

Amado Osho: ¿Podrías hablarnos acerca de la confianza?
(1)
La confianza es un misterio eso es lo primero para entender acerca de la confianza. Por eso no puede ser explicada. Puedo darte algunas indicaciones, unas pocas sugerencias, pero no puede ser descripta o definida … sólo dedos apuntando a la luna.
Es la forma más alta de amor, es el núcleo esencial del amor. El amor mismo es un misterio que no puede definirse, y el amor es como una circunferencia y la confianza es su centro mismo, su alma. El amor es como el templo y la confianza es el altar más interior del templo, donde está situado Dios.
Por lo común la gente piensa que confianza significa fe; eso es erróneo. Confianza no significa fe. La fe es emocional, sentimental. La fe crea fanáticos. Los hindúes, los musulmanes, los cristianos, éstas son las personas que tienen fe. La confianza crea solamente una cualidad de religiosidad. La confianza jamás vuelve a nadie hindú o musulmán o cristiano. La fe es prestada –se toma prestada de los padres, de la sociedad en la que naces. La fe es un accidente. Vives en fe por miedo o por codicia, pero no por amor. La confianza es por amor.
La fe es un condicionamiento, impuesto; es una esclavitud. El hombre de fe es un prisionero. Puede ser que lo sepa, puede ser que no lo sepa. Puede ser que haya estado viviendo en un palacio muy hermoso, pero está aprisionado en él. La prisión puede estar muy bien decorada –con Biblias y Coranes y Vedas y Gitas- puede ser que esté hecha de hermosas doctrinas, filosofías, ideologías, pero es una prisión porque no has entrado en ella por ti mismo; te han forzado a que entres.
La duda es un don de Dios, pero te crea problemas. Si empiezas a dudar…y puedes dudar de todo, tu vida será un conflicto constante; tendrás que transigir. Si naces entre cristianos tienes que creer; si no crees vas a estar en dificultades.
¿Por qué fue crucificado Jesús? Por la simple razón de que se negó a creer; trató de experimentar. En la Biblia falta por completo la mayor parte de su vida; faltan dieciocho años. Y en una vida de treinta y tres años, dieciocho años es un período largo. Se lo menciona al principio cuando tiene doce años y después se lo menciona cuando tiene treinta años, y a los treinta y tres es crucificado.
¿Qué ocurrió entre los doce y los treinta años? ¿Dónde estaba? Durante esos dieciocho años Jesús vivió con muchos maestros, se movió en muchas escuelas esotéricas. En particular, vivió en una escuela secreta, la de los esenios; toda su enseñanza proviene de esa escuela secreta. Pero esos dieciocho años fueron en su totalidad de profunda meditación, experimentación; fue a los más profundo de su ser. Cuando llegó a saber por sí mismo lo que es la verdad… había confianza, no era creencia.

Anónimo dijo...

(2)

Hay que merecerse la confianza; la creencia es un sustituto barato. La creencia significa que le tienes miedo a la duda, porque la duda causa problemas, y la duda te mantiene en un estado de confusión. Y no tienes suficiente coraje como para vivir en un estado de caos, en la anarquía -y eso es lo que crea la duda. Así que de inmediato reprimes la duda, y la manera de reprimirla es creer.
El camino hacia la confianza es la duda, y la duda es hasta el final mismo. ¡Sigue hasta el final! No reprimas tu duda en ningún punto, de otro modo te perderás la confianza. La confianza surge de la duda, no reprimiéndola sino experimentando la duda hasta su extremo último.
Cuando sigues dudando y dudando y dudando, llega el momento en que todas las creencias son destruidas por las dudas, toda fe se evapora al calor de la duda, y todo lo que queda es tu ser. Ahora no hay nada de lo que dudar, la duda muere, se suicida, porque no existe nada que la mantenga andando, nada que la alimente ya más.
Ése ha sido mi camino. Yo no llegué a través de la creencia, llegué a través de la duda. Es mejor comenzar como alguien que duda mucho que como un creyente, porque el creyente permanecerá falso siempre; siempre seguirá siendo superficial, poco profundo. La creencia jamás puede ser más que superficial: rasca un poquito y allí, inmediatamente, está la duda. La confianza necesita persuasión continua; la duda debe ser usada como herramienta de persuasión. Hasta que llegues a tocar todo el fondo de piedras…
Hay que seguir y seguir dudando -¡Hasta que la cantes bien!
La duda es una espada: corta todas las creencias, pero es un camino peligroso. Es inevitable que el camino a la verdad sea peligroso porque la verdad es la última cima. Cuanto más alto avanzas hacia el Everest, más peligroso es el territorio en el que entras. Un solo paso en falso y perderás el camino para siempre.
La verdad libera, pero para alcanzar la verdad, en tu escalada hacia las alturas, tienes que atravesar un pasaje muy estrecho. Por eso millones de personas deciden vivir en sus valles oscuros y creen que “el Everest existe y está bañado por el sol y hay una tremenda belleza, porque Jesús ha llegado allí, Buda ha llegado allí. Podemos creerles a ellos. ¿Qué necesidad hay de ir allí? Podemos vivir confortablemente en nuestros valles oscuros. No es necesario que corramos ningún riesgo.”

Anónimo dijo...

(3)

Pero sin riesgo no hay verdad, sin riesgo no hay vida. Tienes que aprender a arriesgar, tienes que ser un apostador.
Si dudas y sigues dudando, llega un momento en el que todo en lo que creíste alguna vez desaparece, se evapora. Es casi un estado de locura. En cualquier momento puedes caerte en el abismo que te rodea. Si te caes, es un estado de depresión. Si te mantienes alerta y consciente, si observas con cautela, entonces es un nuevo comienzo.
La confianza es el último comienzo, la última apertura: te ayuda a que conozcas la verdad por ti mismo. Y la verdad libera sólo cuando es tuya; la verdad de otra persona no puede liberar a nadie. Crea esclavitud y nada más.

Anónimo dijo...

Para llegar al Maestro hay que pasar también por María: mujer, madre, discípula.
Jesús no nos dejó solos.

-Mujer, ahí tienes a tu hijo.
-Hijo, ahí tienes a tu madre.

Anónimo dijo...

María Magdalena.

Necesitaba cambiar su vida, había intentado en numerosas ocasiones liberarse de una vida rodeada de placeres, pero la decisión siempre fracasaba.
Para ella, Jesús se concreta en la ESPERANZA de poder saciar su sed en el agua pura del Espíritu Superior. Reconoció en Jesús al hombre perfectamente realizado en espíritu que reafirmaba con su ejemplo de vida. Al reconocerlo brotan lágrimas de ella que derrama en los pies de Jesús y que despues seca con sus cabellos.
Se abre su alma, como la flor se abre ante el sol amigo. Ella renace en espíritu y en verdad.