Rayo de Luz





He conocido y conozco mentes brillantes que se niegan sistemáticamente a abrirse a una dimensión espiritual. Bien, no pasa nada. Ya sabemos que la vida ni juzga ni tiene prisa, tampoco hay moralidad que ponga las cosas en una balanza. 

Sin embargo siempre hay algo que azuza la conciencia, algo que por lo menos a mí me dice que se puede dar un paso más. ¿Cómo puedo yo entonces suponer que esa persona va a terminar aceptando y abrazando esa vertiente espiritual? Ya sabéis que no estoy hablando de hacerse de ninguna iglesia, de ninguna secta… ¡Dios nos libre…! Y nunca mejor dicho. Creo que ‘eso’ va a acabar llegando a la vida de esa persona a través de una enfermedad, a través de la muerte de alguien muy cercano, a través de su propia vejez o a través del deterioro físico, y desde luego al desencarnar, al morir. Eso siempre acaba llegando. 

Algunas personas cuando desencarnan transmiten mensajes muy similares a éste: “¡Cuánta razón tenías! ¡Es cierto lo que me decías, incluso te quedabas corto, muy corto…!”. 

Yo mismo he sido una mente con muchos posibles que durante un tramo de la vida oía una música, la música de la espiritualidad, pero hacía como que no la oía, simplemente miraba para otro lado… disimulando. 

Por eso, cuando veáis que el sufrimiento o el dolor o la muerte llegan a la vida de una persona, a un allegado vuestro, pensad que puede ser simplemente la puerta de entrada para esa dimensión espiritual, una puerta que siempre se acaba abriendo. 



Un rato después de escribir este apunte, dando un paseo por los alrededores de esta casa, envuelto en una puesta de sol serena y tranquila, un rayo de luz vino a saludar, y lo hizo llegando justo hasta mis pies, exactamente lo que se puede ver en la foto, que es de ese momento; no sé, pero inmediatamente pensé en San Pablo cuando, incrédulo y ciego, cayó del caballo para recuperar la visión interior, la visión a través de la cual se desvela en nosotros la verdadera dimensión espiritual.

20 comentarios:

Anónimo dijo...

Siempre es en la Herida Abierta que se abre la Ventana de Luz...

Anónimo dijo...

Y sentados en esta ventana de Luz uno atisba comprender que es en esta herida, en esta enfermedad, en la noche que padecemos donde se despliega nuestro Ser para la donación. Donde se abre la puerta y se llega a buen puerto. Hoy, hay un terrible pánico a sentirse vulnerable. Lo que parece que nos destruye nos transforma.
Dejémonos tras pasar por estos Rayos de Luz que irrumpen en nuestra vida. Contemplemos lo que sale de nosotros cuando somos alcanzados. Esta brecha, como la de Jesús, y la de tantos, esta abertura, es la nuestra y de ella puede manar agua, Espíritu, confianza, abandono... Amor. Mucho amor. El traspaso lentamente nos convierte.

Anónimo dijo...

Todos somos sordos en algún momento de nuestra vida, todos necesitamos esos Rayos de Luz. El mundo que nos rodea nos encierra en sus ilusiones.¡Es tan fácil!
Ante el miedo a ese mundo optamos por olvidar, por alejarnos de esa otra vida llena de Vida.
Qué bueno que se abra alguna puerta que deje pasar la Luz.

Anónimo dijo...

LLEGO EL MOMENTO

El futuro es sólo una proyección. El pasado sólo un recuerdo. Existe únicamente este instante. No sigas postergando por miedo. Nadie más que vos sabe cuántas ganas tenés de vivir una vida distinta, lejos de las presiones sociales y de los cuestionamientos sin sentido. Todo es cuestión de elección. Si sentís que no estás donde tu alma se siente plena, date el permiso interno y simplemente saltá.

JULIO A. PAGANO

Anónimo dijo...

Un Dios así es alguien extraordinariamente cercano al drama humano, pero también es alguien extraño. Es de una extrañeza fascinante, similar a la de los abismos de nuestra misma profundidad. Ante él podemos quedar aterrados como Lutero, pero también podemos sentirnos tocados por una infinita ternura como San Francisco, que meditaba la Pasión con com-pasión.

LEONARDO BOFF

Anónimo dijo...

LAS ALAS SON PARA VOLAR

Cuando el pajarillo se hizo grande, su padre le dijo.

--Hijo mío, no todos nacen con alas, no es que tengas obligación a volar, pero seria muy penoso que te limitaras tan solo a caminar, teniendo esas alas que el buen Dios te ha dado....Pero yo no sé volar, contesto el hijo.

--Es verdad contesté el padre, y lo llevó hasta el mismo borde de la montaña---Ves, este es el vacío. Cuando desees volar, párate aquí, tomas aire, y vas a saltar al abismo extendiendo tus alas. ¿y si me caigo?, contestó el pajarillo. Aunque te caigas, nada te pasará, sólo algunos magullones pero, te harán más fuerte para cuando lo vuelvas a intentar.

Volvió a su pueblo y se lo comentó a todos sus amigos.....¿estás loco? le dijeron.. ¿quien necesita volar?...Sus mejores amigos pensaban lo contrario. ¿Y si fuera cierto? Decidió intentarlo y se subió a la copa de un árbol, y saltó.....Se hizo un gran chichón en la frente y por el camino se encontró con su padre...!Me mentiste! No puedo volar, ¡mira qué golpe me he dado!

--Hijo mío--dijo el padre--- para volar, hay que crear el espacio de aire libre necesario para que las alas se desplieguen, es lo mismo que como tirarse en paracaídas. Necesitas altura para saltar.

Jorge Bucay

Anónimo dijo...

Una llamada al Amor.

Si buscas dentro de tu corazón, descubrirás algo que te permitirá entender: una chispa de desencanto y descontento que, si se atiza, se convertirá en un fuego devastador que consumirá todo el mundo ilusorio en el que vives, desvelando así ante tus asombrados ojos el reino en el que, sin sospecharlo siquiera, has estado viviendo siempre. ¿Te has sentido alguna vez asqueado de la vida, mortalmente aburrido de huir constantemente de miedos y ansiedades, cansado de mendigar, harto de dejarte arrastrar por tus apegos y tus "adicciones"? ¿Has sentido alguna vez la absoluta falta de sentido de luchar por conseguir un título, encontrar un trabajo y dedicarte a experimentar el aburrimiento de la vida o, si eres una persona que no puede parar quieta, vivir en una confusión emocional originada por aquellas cosas que te afanas por conseguir? Si lo has sentido -y difícilmente habrá un ser humano que no lo haya hecho-, entonces la llama divina del descontento ha prendido en tu corazón, y es el momento de alimentarla, antes de que la apaguen los rutinarios quehaceres de la vida. Es la ocasión que te depara el destino para que, simplemente, encuentres el momento de escapar y de examinar tu vida, permitiendo que la llama siga creciendo mientras lo haces, negándote a permitir, en cambio, que nada en el mundo te distraiga de esa tarea.

Tony de Mello.

Anónimo dijo...

Estar incómodos es muchas veces nuestra salvación.

Anónimo dijo...

Cuánto agradecimiento hay que tener a las enfermedades, a los desengaños amorosos, también a las frustraciones. Lo que llamamos tribulaciones son manifestaciones reales de la divinidad.

Anónimo dijo...

"Algún día, en cualquier parte, en cualquier lugar, indefectiblemente, te encontrarás a ti mismo, y ésa, sólo ésa, puede ser la más feliz o la más amarga de tus horas."
— Pablo Neruda

Anónimo dijo...

EL SIGNO
(Amado Nervo en Plenitud)

No hables a todos de las cosas bellas y esenciales.

No arrojes margaritas a los cerdos.

Desciende al nivel de tu interlocutor; para no humillarle o desorientarle.

Sé frívolo con los frívolos...; pero de vez en cuando, como sin querer, deja caer en su copa, sobre la espuma de su frivolidad, el pétalo de rosa del Ensueño.

Si no reparan en él, recógelo y vete de su lado, sonriente siempre: es que para ellos aún no llega la hora.

Mas, si alguien coge el pétalo, como a hurtadillas, y lo acaricia, y aspira su blando aroma, hazle en seguida un discreto signo de inteligencia...

Llévale después aparte; muéstrale alguna o algunas de las flores milagrosas de tu jardín; háblale de la Divinidad invisible que nos rodea..., y dale la palabra del conjuro, el ¡sésamo, ábrete!, de la verdadera Libertad.

Anónimo dijo...

http://www.youtube.com/watch?v=iyjna9wTnN0&feature=player_embedded#at=61

Anónimo dijo...

(1)
"Me percaté de que la luminosa belleza del mundo natural de este planeta se nos oculta por causa de nuestra preocupación por el tiempo.Y en ese momento también tomé consciencia de que mi dolorosa enfermedad era el resultado de los esfuerzos de mi cuerpo por traerme de vuelta desde aquel lugar donde, inconscientemnete, yo me había dispersado,fijando mi atención en la ilusoria red del tiempo.En aquel estado de consciencia,el dolor no se me presentaba como un enemigo,sino como un amigo y un instrutor,que me pedía que volviera obedientemente al ahora de mi experiencia vital."

Son nuestras emociones profundamente reprimidas las que nos distraen incosncientemente del instante presente de nuestra experiencia vital, y que los estados mentales que provoca esta distracción traen consigo las manifestaciones físicas de desequilibrio que constituyen los síntomas de las enfermedades.
El Proceso de la Presencia es una invitación a activar conscientemente el poder de la presencia divina.
No hay lugar a donde ir ni nada que hacer, pero si hay todo que ser.
Un ser que esté presente no puede causar daño intencionadamente a otras formas de vida,dado que la naturaleza de íntima conexión de la conciencia del instante presente le permite a uno sentir las consecuencias de su propio comportamiento.
Existe un cordón umbilical que nos conecta con el paradigma del instante presente:nuestra respiración.La respiración es un cordón umbilical porque no existe respiración en el pasado, y no existe respiración en el futuro.

Nuestro aspecto,nuesto comportamiento y nuestras circunstancias externas,tal como son justo en este momento,son los efectos acumulados de los problemas no resueltos de nuestro cuerpo emocional.

El Proceso de la Presencia intenta recordarnos que la alegría está en todas partes, que la abundancia está en todas partes y que la salud está en todas partes.Y, debido a esto, la alegría es abundancia,la abundancia es salud y la salud es alegría.Si nos abrazamos de verdad a una de estas cualidades en nuestra experiencia vital,las abrazaremos automáticamente todas.Nos saltamos mentalmente el eterno instante presente en todo lo que hacemos.Ignoramos el flujo de la vida. Estar a disposición de los demás y ser verdaderamente útil es la responsabilidad de aquellos que optan por caminar despiertos entre los que siguen atados inconscientemente al sueño del tiempo.
La vida en un cuerpo físico es una oportunidad para nuestra alma,para que alcance plena conciencia (o lo que podríamos calificar como de ciento por ciento de conciencia del instante presente) mientras nos encontramos en este mundo.

Anónimo dijo...

(2)

Todas las personas con las que nos encontramos ,sin excepción, con independencia de como pueda parecernos su comportamiento en la superficie,está buscando la experiencia del amor incondicional. Que dar es recibir. Que no estamos separados de nadie ni de nada de cuanto nos rodea.Que cuando damos incondicionalmente,disponemos de una cantidad ilimitada de lo opuesto a nuestra definición inconsciente del amor para darle al mundo. La constatación a la que debemos despertar lo más pronto posible es:
No hay nada que conseguir en este mundo.

Cuando entramos en la conciencia del instante presente, nos damos cuenta de que nada comienza ni termina en realidad,sino que todo continua por siempre jamás .También vemos con más claridad que nada se detiene nunca, que todo se transforma siempre en alguna otra cosa.La conciencia del instante presente nos permite sintonizar con la esencia eterna de nuestro ser,que existe más allá de cuanto podamos hacer o no .En consecuencia, aminoramos la marcha metafóricamente y nos dedicamos a oler las rosas.No hay prisa porque , en realidad,no vamos a ninguna parte (aqui y ahora).
Cuando despertemos , salgamos suavemente de la cama, salgamos de puntillas y en silencio de la oscura habitación y sumerjámonos en la luz de la mañana.
Vamos a jugar aquí. No zarandeemos a los demás en sus lechos, pues estan durmiendo porque todavía necesitan descansar. Cuando despierten y oigan nuestros juegos,
sin duda vendrán y se unirán a nosotros.
El tiempo es ese lugar donde nada es justo ......Ahora.
Si tomamos a alguien en brazos y lo llevamos un trecho,cuando llegue el momento de dejarlo en el suelo, sus pies se posarán exactamente en el mismo lugar en el cual lo tomamos en brazos."

Michael Brown (El proceso de la presencia)

Anónimo dijo...

Kabir dice:
Estamos en lo Inaccesible; miraos adentro y veréis cómo brillan en vosotros los rayos de
luna de Dios escondido.
Ahí late el ritmo de la vida y de la muerte. Ahí surgen los arrobamientos, todo el espacio
radiante de luz.
Ahí se escucha la misteriosa música que es la del amor de los tres mundos.
Ahí arden los millones de lámparas del sol y de la luna.
Ahí resuenan por doquiera los amorosos cánticos, llueven ondas de luz y el adorador
saborea con delicias el celeste néctar.
Ved la vida y la muerte: ya no hay entre ellas separación alguna.

Poemas de Kabir
Versión de Rabindranath Tagore
http://es.scribd.com/doc/7074763/Rabindranath-Tagore-POEMAS-de-KABIR

Anónimo dijo...

http://www.youtube.com/watch?v=eQZm0xzQ-g0&feature=related

La misma plenitud espiritual que la gente encuentra en la religión, se puede encontrar en la ciencia... Al llegar si se quiere a concocer la mente de Dios...

Anónimo dijo...

CONTRATO INTERIOR
Algo profundo pasa en el alma cuando alguien se compromete a su propio desarrollo espiritual. Nadie te fuerza a hacerlo.
Es elegido libremente.
Y, por supuesto, cuando haces ese compromiso, no sabes realmente a lo que te estás comprometiendo.

Pero lo que si sabes es que ese compromiso es absoluto,hacia aquello que es no-relativo, hacia aquello que es inconcebible,
hacia aquello que significa la totalidad, para siempre.
Eso si lo sabes. Y siempre he sentido que una vez que eliges libremente ese compromiso, cuando dices sí a lo Absoluto, a Dios,
no hay marcha atrás, incluso si quieres reconsiderarlo luego.
En otras palabras, cuando esa elección libre es realiza desde las profundidades de tu propia alma, algo eterno pasa a nivel kármico –un contrato interior es firmado.

Andrew Cohen

Anónimo dijo...

Ahora llamamos Dios a algo que algún día llamaremos de otra manera. Lo llamaremos de otra manera porque será algo profundamente conocido y no profundamente desconocido como ahora.

Anónimo dijo...

Eso tiene todos los nombres y ninguno. Si pudiéramos vivirlo en lugar de más allá, más acá...

Anónimo dijo...

Te conviene seguir otro camino
...
si quieres librarte de este lugar salvaje.


Cual las flores, que por la nocturna escarcha
están cerradas y vencidas, mas cuando el sol las ilumina se abren y yerguen sobre su tallo,

así me ocurrió con mi desfallecido ánimo,
y me inundó el corazón tan vivo ardor,
que exclamé franca y resueltamente:

¡Oh tu, piadoso, que me has socorrido;
y tú, atento, que tan presto obedeciste
las veraces palabras que te ha dirigido!

Con anhelo mi corazón has dispuesto
al hilo de estas palabras tuyas,
que capaz soy de retornar a mi primer propósito.

Vamos pues. Y que una sola voluntad nos dirija:
Tú eres mi guía, mi señor y mi maestro.
Así le hablé, y en cuanto empezó a andar...

Penetramos por la profunda y agreste vía.

En estos dos primeros cantos del Divino Poema, Dante representa el alma humana al inicio de la vida espiritual. Representa lo que somos todos y cada uno de nosotros, y lo que a todos nosotros nos es dado si realmente lo deseamos: recorrer el auténtico camino, seguirlo a través de las diferentes etapas de su peregrinación, y ascender con él hasta las sublimes esferas de la Luz y del Amor.