La energía necesaria





“En los momentos actuales, para todo esto que estamos viviendo, necesitamos de la energía “Sansónica”. ¿Qué es la energía Sansónica? Al igual que Sansón, hemos de tener la fuerza suficiente para destruir “el templo” (el templo es el sistema, lo establecido), aunque ello implique que el propio templo se nos caiga encima…” 

                                                                                       Javier Melloni Ribas.




En la foto, estatua de Sansón en Ashdod, Israel.

8 comentarios:

Anónimo dijo...

En los momentos actuales nos puede parecer que somos endebles, pero no es así. Se nos está insuflando una nueva fuerza que está confundiendo a los fuertes. Con-templemos...

Anónimo dijo...

¿Cómo logramos esa fuerza? ¿Esa fuerza centrada, aun sin saber lo que actúa detrás de ella?

Anónimo dijo...

QUEDA PROHIBIDO


Queda prohibido llorar sin aprender, levantarte un día sin saber que hacer,tener miedo a tus recuerdos.Queda prohibido no sonreír a los problemas, no luchar por lo que quieres, abandonarlo todo por miedo, no convertir en realidad tus sueños.
Queda prohibido no demostrar tu amor, hacer que alguien pague tus dudas y mal humor.
Queda prohibido dejar a tus amigos, no intentar comprender lo que vivieron juntos, llamarles solo cuando los necesitas.
Queda prohibido no ser tu ante la gente, fingir ante las personas que no te importan, hacerte el gracioso con tal de que te recuerden, olvidar a toda la gente que te quiere.
Queda prohibido no hacer las cosas por ti mismo, no creer en Dios y hacer tu destino, tener miedo a la vida y a sus compromisos, no vivir cada día como si fuera un último suspiro.
Queda prohibido echar a alguien de menos sin alegrarte, olvidar sus ojos, su risa, todo porque sus caminos han dejado de abrazarse, olvidar su pasado y pagarlo con su presente.
Queda prohibido no intentar comprender a las personas, pensar que sus vidas valen mas que la tuya, no saber que cada uno tiene su camino y su dicha.
Queda prohibido no crear tu historia, dejar de dar las gracias a Dios por tu vida, no tener un momento para la gente que te necesita, no comprender que lo que la vida te da, también te lo quita.
Queda prohibido no buscar tu felicidad, no vivir tu vida con una actitud positiva, no pensar en que podemos ser mejores, no sentir que sin ti este mundo no seria igual.”
Te abrazo con mi aura, desde mi corazón.


Osho

Anónimo dijo...

Esa energía 'Sansónica' sería algo así como la sintonía con aquellas fuerzas que están al servicio de la vida. Es importante que logremos la sintonía enérgica con ellas más allá de nuestros miedos y nuestro temor. Sólo desmoronándose los templos alcanzaremos y llevaremos nuestra vida a su plenitud.

Anónimo dijo...

Esas fuerzas van eliminando el lastre que no nos deja avanzar. Desde nuestro interor expanden y rompen los frenos, las resistencias. Es en nosotros mismos que está el mayor obstáculo, en nuestro propio templo.
Y me pregunto, ¿hasta dónde estoy
dispuesta a destruir y a renovar?

Me hago esta reflexión porque lo que rodea a este proceso rompe tanto...

Anónimo dijo...

Yo esa fuerza la siento de muchas maneras; una de ellas es cuando en el día a día se me presentan señales, sincronicidades que me hablan de forma sutil. Hablan con distinto significado según el momento que voy viviendo, pero siempre hay un mensaje común: 'venga, continúa'.
Creo que esos mensajes están siempre a disposición de todo aquel abierto a sentir la profundidad de la vida, y los valoro como una Fuerza que sostiene.

Anónimo dijo...

En este blog encuentro siempre algo que me reconforta y que además me hace pensar. Gracias.

Anónimo dijo...

El templo de dinero y avaricia se cae.