Rebosante de vida




-“Cuando con ocasión de una serie de charlas lo vi por primera vez en 1945, cuando me estrechó la mano, fue tal el impacto… Pude ver que su presencia estaba rebosante de vida. Lo que de verdad se comunica es su presencia; muchas personas que oyen sus charlas ni siquiera recuerdan lo que ha dicho. Algunas sí que se acuerdan y son capaces de hablar de ello, pero muchas no, porque lo que se comunica de Krishnamurti no es verbal; lo que se comunica es la parte sagrada, la parte silenciosa que no se puede poner en palabras”. 

Benjamin Weinniger, médico psiquiatra. Santa Bárbara. California. USA. 



-“Cuando me encontré cara a cara con él, quería hacerle algunas preguntas concretas y esperaba que él me las fuera respondiendo una por una; pero al verlo realmente comprendí que era totalmente innecesario, porque de pronto me di cuenta de que estaba cubierto, rodeado, envuelto por la poderosa ola de su amor, y cuando aquella ola de amor descendió sobre mí, me hizo no desear más que estrechar su mano, lo cual me transmitió la calidez de su compasión sin igual”. 

Shigatoshi Takahashi, empresario de Tokio, Japón. 



Testimonios recogidos del libro “Krishnamurti, 100 años de sabiduría”. Edición a cargo de Evelyne Blau, Editorial Kairós, 2007. 



La foto la he hecho yo mismo del mismo libro que estoy citando. Se puede ver que ha salido un ‘caprichoso’ brillo a la altura del entrecejo…

10 comentarios:

Anónimo dijo...

¡REBOSANTE DE AMOR!

Anónimo dijo...

La sabiduría que capacita para ayudar, la voluntad que dirige a la sabiduría, el amor que inspira la voluntad: he ahí las cualidades por adquirir. Voluntad, Sabiduría y Amor.
De todas las cualidades requeridas, la más importante es el amor, porque si el amor está suficientemente desarrollado en un ser, le obliga a adquirir todas las demás; y todas ellas sin amor, jamás serían suficientes.

Krishnamurti.

Anónimo dijo...

El discípulo:¿Cuál es la díferencia entre el conocimiento y la iluminación?.

El maestro: Cuando posees el conocimiento, empleas una antorcha para mostrar el camino. Cuando posees la iluminación, te conviertes tú mismo en antorcha.

Anthony de Mello

Anónimo dijo...

http://www.youtube.com/watch?v=J7JBRNULPko&feature=related

Anónimo dijo...

El verdadero maestro pasa desapercibido. Es humilde, sencillo, tranquilo,noble, desinteresado.
La naturaleza de sus actos está repleta de amor para mostrar, indicar, pero sin imponer.
Sur rostro es sereno. Luminoso. Transparente. Su mirada es limpia y honesta. Comparte su sabiduría sin orgullo. Despliega sus conocimientos con generosidad. No hace distinciones entre unos y otros. No desprecia. Acepta, oye y escucha.

Anónimo dijo...

Voy a señalaros el camino más excelente.

Ya puedo hablar las lenguas de los hombres y de los ángeles, que si no tengo amor no paso de ser una campana ruidosa o unos platillos estridentes.

Ya puedo ser profeta y conocer todos los misterios y toda la ciencia; ya puedo tener una fe capaz de mover montañas, que si no tengo amor no soy nada.

Ya puedo dar en limosnas todo lo que tengo, ya puedo dejarme quemar vivo, que si no tengo amor de nada me sirve.

El amor es paciente, es servicial; el amor no es jactancioso, no es vanidoso, no es grosero ni egoísta, no se irrita, no es renocoroso; no simpatiza con la injusticia, simpatiza con la verdad. Disculpa siempre, se fía siempre, espera siempre, aguanta siempre.

El amor no falla nunca.

SAULO DE TARSO, 1ª Carta a los Corintios, capítulo 13 (extractado de varias versiones de la Biblia).

Anónimo dijo...

"Aquellos que, deseosos de seguir al Maestro, han resuelto servir a lo justo a toda costa, no hallan dificultad en la elección entre lo justo y lo injusto. Pero el cuerpo es distinto del hombre, y la voluntad del hombre no siempre coincide con el deseo del cuerpo. Cuando vuestro cuerpo desee algo, deteneos a pensar si vosotros realmente lo deseáis. Porque vosotros sois Dios, y queréis únicamente lo que Dios quiere; así, debéis buscar profundamente en vosotros mismos para hallar el Dios interno y escuchar Su voz, que es vuestra voz. No confundáis con vosotros mismos ni vuestro cuerpo físico, ni vuestro cuerpo astral, ni vuestro cuerpo mental, porque cada uno de ellos pretenderá ser el Yo, a fin de obtener lo que desea. Debéis conocerlos todos y reconoceros por su dueño."


https://rs111tg.rapidshare.com/#!download|111tl3|32578324|Krishnamurti__J_-_A_los_pies_del_maestro.zip|53

Anónimo dijo...

Antes de que mi alma me hablara, en mi corazón el amor
era como una delgada cuerda ajustada entre dos clavijas.
Pero ahora el amor se ha transformado en un halo que rodea a todos los seres
y se difunde lentamente hasta abrazar todo lo que existe.

Khalil Gibrán.

Anónimo dijo...

Ese que me desconstruye para romper mis egos, o aquel que sabe eliminar mis resistencias internas, o el que acompaña e inspira el hacernos saber lo que somos. También aquel que despertó y que ayuda a despertar a otros, o aquel que transitó por el laberinto, que se perdió una y mil veces, y que en el camino de vuelta a casa como hijo pródigo, se encuentra y se reconoce en aquellos que también lo recorren.

¿Quién es el maestro?

Un libro, un padre, un anciano, un inocente, un dolor, una mirada...Aquello que me haga sentir el ser esencial que realmente soy.

¡Qué importante es tener la actitud de aprender!

Anónimo dijo...

La presencia del Amor habla sin necesidad de palabras.