Una sanación. Una ofrenda.




Hay muchas formas de llevar a cabo una sanación…Quizá orando por esa persona, quizá imponiéndole las manos, pensando en esa persona a través de pensamientos positivos, visualizándola en ambientes bonitos y llenos de paz... O sencillamente no haciendo nada. La nada a veces lo incluye todo.  A mí me gusta esta particular forma de sanación, se la oí contar una vez al director de cine alemán Werner Herzog, hablaba de ella en un documental sobre su vida. Sabiendo Herzog que una amiga suya que vivía en París estaba enferma, decidió ir a verla; pero optó por hacer el camino a pie entre Berlín, donde él residía, y Paris, donde su amiga vivía. Una ofrenda. Cuando Herzog llegó a París su amiga sanaba ya y se recuperaba de la enfermedad. 

La distancia entre Berlín y París es de casi 900 kilómetros. Haciendo una media de 30 kilómetros diarios, da como resultado: 30 días caminando. Caminando en soledad, mirando hacia adentro y hacia fuera… Hacia adentro y hacia fuera, el ritmo y la cadencia del verdadero viaje. 


En la foto una carretera muy familiar para mí, un camino que se ofrece también para ser recorrido. Ser Recorrido.

25 comentarios:

Anónimo dijo...

"Quien se ata a un placer
destruye el vuelo de la vida;
Pero quien le envía un beso cuando se aleja
vive en el alba del sol de la Eternidad".
- William Blake -

Anónimo dijo...

El ciego de Jericó cl amó
y Jesús le preguntó: '¿Qué quieres que haga por ti?'...

Anónimo dijo...

La foto es muy curiosa, el dibujo que contiene la carretera contiene también al cielo, tanto el cóncavo como el convexo son dos pirámides truncadas.

Anónimo dijo...

http://www.youtube.com/watch?v=gPhDl65W8K8&feature=share

Anónimo dijo...

Para sanar a alguien primero tenemos que asegurarnos de que la persona lo pida y lo "necesite".
La mayoria de los problemas son sólo momentos de prueba que está viviendo un individuo, son necesarios y muy útiles para el "despertar de su conciencia". Nunca sabemos desde afuera cuán importante puede ser para cada persona la situación que está atravesando en determinado momento. Podemos percibir esa situación como algo terrible, doloros, injusto o innecesario, pero cualquiera que sea nuestra interpretación nunca será correcta ni completa.
El enviar la luz a la persona podría acelerar o entorpecer su ritmo personal. Nuestra intervención es innecesaria y, la mayoría de las veces, no es más que un deseo egoista de que la persona resuelva rápido su problema porque éste nos despierta angustia o dolor. El preocuparnos por los seres queridos no les ayuda, si realmente queremos hacer algo bueno por ellos tenemos que confiar en ellos y saber que su Guía Interior le revelara en el momento adecuado lo que necesitan hacer.
En lugar de enviar luz a otros cada vez que veas una situación dificil, comienza por enviarte luz a tí mismo para que tu Guía Interior te haga ver la Verdad que está operando en dicha situación.

Anónimo dijo...

Seguir la línea blanca del camino que conduce a la buena intención. A los buenos deseos, a las bendiciones, a la buena voluntad.
Sanar es Amar. Es reconfortar. Es responder un correo desesperado. Es un abrazo cálido y limpio. Es un consejo. Es una verdad desnuda. Es dar y recibir confianza. Es abrir las puertas de una casa. Es sentarse a una mesa. Es saberse protejido eternamente por aquél que te cuidará desinteresadamente en la distancia, sin pedirte nada a cambio...

Anónimo dijo...

http://www.youtube.com/watch?v=SM0Ir7ItZok&feature=related

¡ESTAS MANOS... TENDRÁN OJOS PARA VER QUE AÚN VIVIMOS POR AMOR A LO QUE AMAMOS..!

Anónimo dijo...

Esas manos son nuestros ojos.

Anónimo dijo...

'Señor, dame luz para conocer tu voluntad y la fuerza necesaria para poder cumplirla'.

Charles de Foucault

Anónimo dijo...

LA RUEDA DEL TIEMPO
(Werner Herzog)

http://www.youtube.com/watch?v=2LIWw62Vu6o

Anónimo dijo...

http://www.youtube.com/watch?v=yb2kzL0oN-w


"NO HAY PESTE MÁS DAÑINA QUE LA IGNORACIA...
NO HAY FUERZA QUE DETENGA A LA ESPERANZA CON ELLA NADIE ME ALCANZA."

Macachines dijo...

esto que cuentas raúl, tiene una doble lectura, porque esa enfermedad de la amiga de W.H. también es una ofrenda de sanación para él.

muy buena

Macachines dijo...

el enfermo cura al sano

Anónimo dijo...

Entre la fe y la incredulidad, un soplo.
Entre la certeza y la duda, un soplo.
Alégrate en este soplo presente donde vives,
pues la vida misma está en el soplo que pasa.
Omar Khayyanm

Anónimo dijo...

Nuestro cuerpo enfermo no es nuestro enemigo, sino un amigo fiel. Nuestra alma lo ha programado para reaccionar de esa forma precisamente en ese preciso instante.
Escuchad su mensaje.
La enfermedad debe ser tratada pura y llanamente como miedo.
Las personas debemos vernos con el miedo, pues éste constituye una de las mayores negaciones de la realidad de Dios.

Anónimo dijo...

Si enviamos a alguien la sanación, que sea una oración, para que acepte su enfermedad y permita que ésta le dé la sabiduría deseada.

Anónimo dijo...

"La curación es una elección. No es una elección fácil, porque implica un cambio en tus hábitos, pero mantente tomando esa decisión y los cambios ocurrirán.

El día de hoy, conecta con tu intención de sanar. Cuantas más actividades y personas que apoyen tu avance escojas, más se fortalecerá esa parte de ti."

Yehudá Berg

Anónimo dijo...

http://es.scribd.com/doc/14127269/Trigueirinho-Caminos-Para-La-Cura-Interior#archive

Anónimo dijo...

LA ENFERMEDAD Y SU SIGNIFICADO ESPIRITUAL
(1)
En la actualidad, el hombre siente que la enfermedad es una cuestión de medicamentos, de médicos, de procedimientos de algún tipo, ya sea proveniente de la medicina académica o de la medicina complementaria. El hombre piensa que, cuando está enfermo, algo se descompuso en su organismo y hay que solucionarlo de algún modo.

Desde el punto de vista espiritual y según las palabras de Rudolf Steiner, creador de la Antroposofía, la enfermedad es un regalo de los dioses. Para comprender esta afirmación es necesario tener otra concepción de la vida, ya que no nos será posible hablar de una sola vida sino del transcurrir de sucesivas vidas. Si consideramos a la enfermedad en el transcurso de una sola vida será necesario hablar de la casualidad, del azar y, precisamente, la Ciencia Espiritual o Antroposofía no se basa en la casualidad ni en el azar.

Al hablar de enfermedad debemos distinguir dos aspectos: su apariencia y su esencia. La apariencia de la enfermedad es lo que aparece, lo que se ve. En cambio, la esencia tiene que ver con la persona, con el estar o sentirse enfermo.

En general, podemos decir que la medicina actual está orientada a curar la enfermedad; los libros de medicina escriben sobre enfermedades; los hospitales están organizados para curar enfermedades. Por el contrario, son muy pocos los que se ocupan del estar enfermo, de la persona que se siente enferma. Este estar enfermo es lo que atañe a la esencia de la enfermedad, lo que la enfermedad le revelará a cada persona. Sólo el enfermo sabe lo que le sucede, lo que siente al estar enfermo y de esta relación con la enfermedad surgirá un aprendizaje: aceptará su situación o se enojará.

Frente a una enfermedad invalidante, la psicología sólo nos permite descubrir los mecanismos con los cuales la persona se maneja pero no nos da las respuestas para ayudar a soportar tanto sufrimiento. Es que ahora nos encontramos frente a un problema espiritual por lo que surgirán nuevas preguntas: ¿qué significa el karma? ¿qué significa el destino? Y, entonces, aquí las respuestas a dar deberán ayudar a la persona enferma a comprender la profundidad de la dimensión espiritual del hombre. Esta comprensión permitirá que un enfermo grave se encuentre en paz y pueda decir: "Gracias a Dios al atravesar por esta experiencia aprendí a vivir". Sólo al penetrar en esta dimensión espiritual podremos dar un significado y un sentido a la enfermedad.

Anónimo dijo...

(2)
En nuestra cultura, se parte de la premisa de que es el médico quien curará a la persona enferma; es decir, el enfermo entrega su cuerpo al conocimiento de otra persona. Sin embargo, debiera tenerse en cuenta que el cuerpo es propio de la persona enferma y ésta es, en última instancia, quien elige el tratamiento a seguir. Esta es una decisión muy importante en la vida de la persona enferma y, por lo tanto, deberá ser respetada. El médico, también, desarrolla un proceso de aprendizaje con lo que le ocurre a cada uno de sus pacientes y sería deseable que su actitud fuera sólo de acompañamiento, sin presiones ni exigencias en cuanto al tratamiento a seguir.

Si bien se han logrado controlar muchas enfermedades y se ha progresado en la investigación química y física de la enfermedad muy poco se ha avanzado en cuanto a lo que se refiere al hombre y su enfermedad como un todo. Frente al hombre enfermo lo que posibilita la ayuda es la pregunta inteligente, la pregunta movilizadora, ya que la respuesta está dentro de cada uno; no es posible esperar que la respuesta nos la de otra persona (en este caso en particular: el médico).

Desde el punto de vista espiritual, es necesario considerar lo que acontece en cada experiencia de vida. La infancia, adolescencia, madurez, ancianidad y muerte de un ser humano constituyen un proceso preparado para desarrollar una determinada experiencia de vida. Y es, entonces, dentro de este marco de referencia donde debemos encuadrar y considerar la enfermedad de un ser humano, la cual le dará la posibilidad de un aprendizaje, de considerar la vida de un modo distinto. Por lo tanto, es importante recordar siempre que toda situación de vida tiene un sentido y nos es dada para nuestro aprendizaje.

Autor: Dr. Roberto Crottogini
Medicina de Orientación Antroposófica
www.proyectohermes.com

Anónimo dijo...

"La enfermedad busca sanarme".

Anónimo dijo...

El Amado sabe que el Amor siempre va de camino y,
el Amor sabe que el Amado siempre recorrerá Sus caminos.

Anónimo dijo...

Creemos que vamos hacia Dios, que evolucionamos espiritualmente. No vamos hacia Dios, YA ESTAMOS EN DIOS.No evolucionamos espiritualmente. Nuestro Espíritu es Perfecto y Completo, no puede ni tiene que evolucionar.
Creer que uno puede guiar a otros o que puede ser guiado es pura ilusión del ego. La verdadera Guía es Interna, es tu Intuición, la Voz de tu Espíritu.
Todos aprendemos y enseñamos al mismo tiempo.
No somos el salvador ni la guía de nadie. Ninguna vida depende de nuestros conocimientos ni de nuestros esfuerzos. Esto es cierto también al revés. Nadie te rescatará ni te salvará, excepto tú mismo.
Los verdaderos maestros espirituales son aquellos que nos ponen a prueba y vienen "disfrazados" de hijos, padres, jefes, amigos, enemigos, animales, plantas y demás. Son aquellos que nos traen problemas. Ellos son los que realmente nos enseñan las lecciones que tenemos que aprender porque nos ponen a prueba.

Anónimo dijo...

Tan callada está nuestra esencia, tan callada, que sólo el ahogo, la falta de aire, la paralización física o el sufrimiento intenso, impelen ese grito de súplica, ese acto dinamizante de energía que provoca el torbellino interno de búsqueda de uno mismo, de recorrerse y encontrarse.

Anónimo dijo...

El Universo funciona como una gran computadora: hay que saber presionar las teclas adecuadas para obtener lo que se desea. Cuando no lo estamos haciendo, la computadora se detiene, espera fría y silenciosamente la señal eléctrica correcta. El Universo tiene sus teclas y la metafísica nos enseña.