Ellas



Siempre que tengo oportunidad me gusta observar la dinámica de una casa, una casa en la que a poder ser no haya empleada de hogar ni ayuda de ningún tipo; y me gusta observar a la mujer de esa casa, cómo va haciendo las cosas con naturalidad: preparando la comida, lavando la ropa, limpiando… Normalmente esa mujer hace esas cosas y no se siente herida (aunque hay hombres que también lo hacen, sabemos que la ‘tendencia’ del hombre es estar haciendo ‘cualquier cosa’, fundamentalmente para escapar, escapar de la casa). Pues esa mujer, esas mujeres, despiertan mi admiración porque pueden llegar a estar cansadas, o muy cansadas, pero no disgustadas o malhumoradas. Admiro a esas mujeres de condición humilde que a pesar de todas las dificultades, a pesar de esas tareas a veces pesadas, guardan en su rostro paz y serenidad. Me uno a ese trabajo, a ese cansancio, las bendigo a todas a la vez que doy las gracias por teneros y conoceros, maravillosas mujeres. Mujeres maravillosas que seguís siendo el motor de este Mundo. 



En la foto, sábanas tendidas al viento en el tendal de mi madre, hace unos días. Algo se deja ver en el cielo, justo encima de uno de los árboles, el árbol que está a la izquierda. Y no es un pájaro.


18 comentarios:

Anónimo dijo...

¿QUÉ ES SERVIR?

Servir es sembrar semillas buenas.
Servir es atender a cualquiera que nos llame, no a quienes a su vez, puedan alguna vez servirnos a nosotros.
Servir es sembrar siempre sin descanso, aunque sólo sean otros los que recojan y saboreen las cosechas.
Servir es mucho más que dar con las manos algo que tienes, es dar con el alma lo que tal vez nunca nos fue concedido.
Servir es distribuir afecto, bondad, cordialidad, apoyo moral, amor por sí mismo y a veces, ayuda material.
Servir es repartir alegría, es infundir fe, estima, admiración, respeto, gratitud, sinceridad, honestidad, libertad, optimismo, confianza y esperanza.
Servir es en verdad, dar más de lo que recibimos en la vida, y de la vida.


"SERVIR ES SER COMO EL ÁRBOL DEL SÁNDALO, QUE PERFUMA EL HACHA QUE EN OCASIONES LE HIERE".

Anónimo dijo...

¿Quién lava la ropa de los obispos? ¿Quién lava la ropa de los cardenales? ¿Quién lava la ropa del papa?. Una mujer. Mujeres. Estoy seguro.

Mientras ellos pasean su boato en las ceremonias, ellas los esperan al volver a casa para limpiar las manchas que puedan traer. Que las habrá.

Anónimo dijo...

Las mejores mujeres son estas de las que se habla aquí, son las mejores.

Anónimo dijo...

Proverbios, 31

Mujer hacendosa, ¿quién la hallará?
Porque su estima sobrepasa largamente a la de las piedras preciosas.

Busca lana y lino,
y con voluntad trabaja con sus manos.

Es como nave de mercader;
Trae su pan de lejos.

Se levanta aun de noche
Y da comida a su familia.
Y ración a sus criadas.

Considera la heredad, y la compra,
Y planta viña del fruto de sus manos.

Ciñe de fuerza sus lomos,
Y esfuerza sus brazos.

Su lámpara no se apaga de noche.

Aplica su mano al huso,
Y sus manos a la rueca.

Alarga su mano al pobre,
Y extiende sus manos al menesteroso.

No tiene temor de la nieve por su familia,
Porque toda su familia está vestida de ropas dobles.

Ella se hace tapices;
De lino fino y púrpura es su vestido.

Hace telas, y vende,
Y da cintas al mercader.

Fuerza y honor son su vestidura;
Y se ríe de lo por venir.

Abre su boca con sabiduría,
Y la ley de clemencia está en su lengua.

Considera los caminos de su casa,
Y no come el pan de balde.

Se levantan sus hijos y la llaman bienaventurada;
Y su marido también la alaba:

Muchas mujeres hicieron el bien;
Mas tú sobrepasas a todas.

Dadle del fruto de sus manos,
Y alábenla en las puertas sus hechos.

Anónimo dijo...

¿Quién tendió esas sábanas? Bendigo a quien lo hizo. ¿A qué (a)tendemos en nuestras casas?

Anónimo dijo...

Ellas atienden la casa y ellos miran el fútbol en la tele.

Ellas tienden las sábanas y Ellos las miran desde el cielo.

Anónimo dijo...

Como hombre he comprendido muchas cosas planchando...y tendiendo la ropa.

Anónimo dijo...

'Eso' bendice esa labor de Servicio.
Esa labor y todas las que armonizan la vida, las que facilitan la vida, las que alegran la vida.
Esta imagen me recuerda tiempos de mi infancia. Gracias por esa frescura que irradía y esa pureza que emite. Contagia.

Anónimo dijo...

La mujer que mueve el mundo con sus manos
no descansa, no tiene calendario
y hace girar el día a su compás, y hace feliz de tanto como da.

La mujer que mueve el mundo con su cuerpo
es tan joven que no entiende de sexo
y tiene mil colores en la piel, y tiene mil dolores en su ser
y tiene mil deseos por cumplir, por ejemplo ser feliz.

La mujer que mueve el mundo con su boca
no se deja amilanar por la derrota
y habla y tiene tanto que decir
y habla hasta encontrar la solución
confiesa su temor y su pasión para sobrevivir.

La mujer que mueve el mundo con sus ojos
ve tan sólo la vida de reojo
y quiere ser la novia en el altar y quiere ser el pobre en el portal.

La mujer que mueve el mundo con sus sueños
de ilusiones va pintando los empeños
y sueña con llegar a ser mejor y sueña con un mundo sin verdad
y cree que algo se puede cambiar de esta realidad
por ejemplo ser feliz para sobrevivir.
La mujer que mueve el mundo con sus manos.

-Presuntos Implicados -

Anónimo dijo...

Me gusta la similitud de esas sábanas con esas mujeres de las que aquí se habla. Así las veo: mujeres que saben quien las pinza, quien las sostiene, a quien sirven. Al Amor de sus vidas. A una Vida hecha de detalles de Amor. Mujeres que unos pueden creer esclavas, mas ellas lo saben. Son libres. Ese mismo trabajo las libera, las plenifica, las engrandece y, a los que las acompañamos, a los que no las dejamos solas, nos va haciendo cada día más humildes.

Anónimo dijo...

Bienaventuradas las que tienen y pueden ocuparse de una familia, porque en ellas aumentará el deseo de ser mejores cada día.
Bienaventurados los que son objetos de su Amor, porque ellos sabrán lo que es el Cielo en la Tierra.
Bienaventuradas las que siguen perseverando en sus quehaceres diarios, porque ellas pertenecen al Reino de la Paciencia.
Dichosos los que aún se permiten escapar de la casa en momentos de faena... Porque algún día les tocará todo de repente..¡Pobres ignorantes!

Anónimo dijo...

Sí, es cierto; ver su trabajo, sentirlo y hacerlo nuestro, nos hace cada día más humildes.

Anónimo dijo...

Sábanas Santas.

Anónimo dijo...

Una sábana tendida es una enciclopedia abierta, y no es un tópico.

Anónimo dijo...

Y una puerta abierta. La foto lo muestra. Y justo atravesando esa puerta, puente, portal...

Anónimo dijo...

http://www.youtube.com/watch?v=9Ng237K3IB8&feature=related

Anónimo dijo...

LA MUJER Y LA CASA



Hervías la leche
y seguías las aromosas costumbres del café.
Recorrías la casa
con una medida sin desperdicios.
Cada minucia un sacramento,
como una ofrenda al peso de la noche.
Todas tus horas están justificadas
al pasar del comedor a la sala,
donde están los retratos
que gustan de tus comentarios.
Fijas la ley de todos los días
y el ave dominical se entreabre
con los colores del fuego
y las espumas del puchero.
Cuando se rompe un vaso,
es tu risa la que tintinea.
El centro de la casa
vuela como el punto en la línea.
En tus pesadillas
llueve interminablemente
sobre la colección de matas
enanas y el flamboyán subterráneo.
Si te atolondraras,
el firmamento roto
en lanzas de mármol.

Jose Lezama Lima

Anónimo dijo...

EL DULCE SABOR DE UNA MUJER EXQUISITA
(por Gabriel García Márquez)



Si aún no ha pasado el bisturí por tu piel,
si no tienes implantes de silicona en alguna parte de tu cuerpo,
si los rollitos no te generan trauma,
si nunca has sufrido de anorexia o bulimia,
si tu estatura no afecta tu desarrollo personal,
si cuando vas a la playa prefieres divertirte en el mar y no estar
sobre una toalla durante horas o tapada ocultando tu cuerpo,
si crees que la fidelidad sí es posible y la practicas,
si sabes cómo se prepara un arroz,
si puedes preparar un almuerzo completo con postre,
si tu prioridad no es ser rubia a como de lugar,
si no te levantas a las 4:00 a.m. para llegar de primera al gimnasio,
si puedes salir con ropa de gimnasia tranquila a la calle un domingo,
sin una gota de maquillaje en el rostro...
ESTÁS EN VÍA DE EXTINCIÓN... Eres una mujer exquisita!

Una mujer exquisita no es aquélla que más hombres tiene a sus pies;
sino aquélla que tiene uno sólo que la hace realmente feliz.
Una mujer hermosa no es la más joven, ni la más flaca,
ni la que tiene el cutis más terso o el cabello más llamativo;
es aquélla que con tan sólo una franca y abierta sonrisa,
con una simple caricia y un buen consejo puede alegrarte la vida.

Una mujer valiosa no es aquélla que tiene más títulos, ni más cargos académicos;
Una mujer exquisita no es la más ardiente (aunque si me preguntan a
mí, todas las mujeres son muy ardientes... y los que estamos fuera de
foco somos los hombres);
sino la que vibra al hacer el amor solamente con el hombre que ama.

Una mujer interesante no es aquélla que se siente halagada al ser
admirada por su belleza y elegancia;
es aquella mujer firme de carácter que puede decir NO.
Y un HOMBRE... UN HOMBRE EXQUISITO es aquél que valora a una mujer así.

Que se siente orgulloso de tenerla como compañera...
Que sabe tocarla como un músico virtuosísimo toca su amado instrumento...
Que lucha a su lado compartiendo todos sus roles, desde lavar platos y tender la ropa,
hasta devolverle los masajes y cuidados que ella le prodigó antes...
La verdad, compañeros hombres, es que las mujeres en eso de ser "muy machas"
nos llevan un gran recorrido...
¡Qué tontos hemos sido -y somos- cuando valoramos el "regalo"
solamente por la vistosidad de su empaque...!

Tonto y mil veces tonto el hombre que come bagazo en la calle,
teniendo un exquisito manjar en su casa.