Moradas de sufrimiento y placer



La luz que proyecta una puesta de sol no es ni tuya ni mía. Ese sol que se está poniendo es la energía vivificante que todos compartimos. La belleza de la puesta de sol no pertenece a nadie, es de todos, corresponde a la humanidad entera. Lo mismo ocurre cuando sufrimos, que convertimos ese sufrimiento en un asunto personal, y en realidad no es así; lo que hacemos mientras sufrimos es excluir los sufrimientos de toda la humanidad; parece que sólo existiera nuestro sufrimiento. Y otro tanto hacemos con el placer: tratamos el placer como una cosa privada, nuestra, dejándonos llevar por la excitación que ello produce, sin darnos cuenta de que nuestro placer es también el placer de todos, el placer de todo. 

Es curioso ver esas moradas de sufrimiento y de placer en las que habitamos. A veces queremos ayudar a personas que vemos perdidas en esos mundos de placer y de sufrimiento, hasta que nos damos cuenta de lo difícil que es ayudar. Es muy difícil. Ellos están ahí debido a sus deseos, sus deseos los tienen presos. Por eso sólo se les puede ayudar a tener deseos justos, o justamente a no tenerlos. Teniendo deseos justos, o no teniéndolos, podrán elevarse por encima de ellos y liberarse del impulso de crear esas moradas de sufrimiento y de placer. 



En la foto, una puesta de sol de estos últimos días. Un punto rojo de luz traspasa los árboles. Horno encendido. Boca roja de un fuego que todo lo quema.




13 comentarios:

Anónimo dijo...

MARAVILLOSA PROSA. MEJOR FOTOGRAFÍA. OFRECIENDO EL CORAZÓN...UNIENDO LAS PUNTAS DE UN MISMO LAZO...

Moradas de sufrimiento y de placer. Descanso a veces equivocados que buscamos sin tregua. Ayudar sí es difícil. Primero tenemos que aprender a ayudarnos a nosotros mismos. Es una ardua tarea, que a veces, agota. Ayudar si se nos pide. Hay quien no quiere que le ayuden.
Hay personas a las que les haces un favor, y no te lo perdonan nunca...Y acaban culpándote de querer confundirles.
Todos huímos del sufrimiento. Y desconocemos que tenemos que pasar por ahí, inequivocamente, no existe otro remedio. A veces, incluso, detrás de él, está agazapado el placer... Cuanta más oposición pongamos a él, más sufriremos. Otras, nos refugiamos en el dolor, morbosamente, acomodándonos en él, por el miedo al avance, al cambio. Del placer, es más difícil huir. Nos seduce poderosamente. Nos envuelve y a veces nos traga. Pero también cansa. Sobre todo, si es repetido y continuado. El equilibrio de ambos es la justa medida. El punto óptimo. ¿Cuánto cuesta "eso"? ¿Qué precio tiene? ¿Cómo encontrar la salida de esos laberintos, sin resultar heridos? Saquemos nuestro espejo y dejemos que los otros, los demás seres que existen a nuestro alrededor, se reflejen en él. Encontraremos que nuestro rostro y el suyo no es diferente. Nuestras "películas", pueden parecer diferentes; porque no tienen los mismos personajes. Porque las bandas sonoras, no son las mismas. Pero su creador y director, el realizador, es el mismo. Todos somos parte integrante de un reparto; el reparto de la vida. Drama o comedia, tragicomedia, el fin es el mismo para todos.
Banda sonora de este comentario, ¡Cómo no!, (Música para todo. Lenguaje del alma). Escucho mientras escribo...

http://www.youtube.com/watch?v=AAQ9UkuHnko&feature=related

Anónimo dijo...

Paso a paso, día a día, adentrándonos más y más, atravesando capas y estratos hasta ser llevados al magma que fluye bajo todo cuanto es.

Anónimo dijo...

A través de pensamientos sencillos se entra en lo profundo. Gracias.

Anónimo dijo...

Desear el bien del otro. Esta voluntad de bien no puede entrar en contradicción con el anhelo de comunicar la verdad. A veces sorprende la ayuda que te llega a ti cuando quieres ayudar o cuando decides no ayudar también para mejor bien. La ayuda no se puede imponer. El otro es un puente hacia mí mismo. Puente y portal.

Anónimo dijo...

http://www.edu.mec.gub.uy/biblioteca_digital/libros/B/Brolio,%20Roberto%20-%20Enfermedades%20del%20Alma.pdf

Anónimo dijo...

También con un pensamiento.

Cuando no podemos de otra forma, un pensamiento puede ayudar. Un pensamiento sin propósito sabido, sin deseo expreso. Un pensamiento-sentimiento que deja hacer y no espera, que solamente confía en esa "Sabiduría " que sabe y en ese "Amor" que ama.
Esto es algo que hacen muchas veces las madres.
¡Cuántas veces he visto a mi madre en esa actitud conmigo, cuántas...!

Anónimo dijo...

http://www.youtube.com/watch?v=UW3IgDs-NnA

Anónimo dijo...

La luz para ver la vida se proyecta desde el corazón.

Anónimo dijo...

http://bdigital.uncu.edu.ar/objetos_digitales/2651/riego.pdf


"(Amor)
“Ponme cual sello sobre tu corazón,
como un sello en tu brazo.
Porque es fuerte el amor como la Muerte,
implacable como el šeol la pasión.
Saetas de fuego, sus saetas,
una llama de Yahvé.
Grandes aguas no pueden apagar el amor,
ni los ríos anegarlo...”74

¿Lo habíamos dicho? No hay mística sin amor y, quizás,tampoco amor sin una cierta mística..."


“Porque tú eres mi aposento,
eres mi casa y morada,
y ansí llamo a cualquier tiempo,
si hallo en tu pensamiento
estar la puerta cerrada.
Fuera de ti no hay buscarme,
porque para hallarme a Mí,
bastará sólo llamarme,
que a ti iré sin tardarme
y a Mí buscarme has en ti”340.

Anónimo dijo...

"Aquel que se ha conquistado a sí mismo es más capaz de vivir, de ser exitoso y de ganar victorias que aquel que es esclavo de sí mismo. Aquel cuya mente está libre de ilusión del yo quedará de pie y no caerá en la batalla de la vida. Aquel cuyas intenciones son la rectitud y la justicia, no encontrará falla sino que será exitoso en sus empresas y su éxito durará. Aquel que atesora en su corazón amor por la verdad vivirá y no morirá, pues ha bebido del agua de la inmortalidad. Lucha valerosamente y pelea tus batallas vigorosamente, pero sé un soldado de la verdad y el Tathagata te bendecirá"

Anónimo dijo...

"Pase lo que pase, nunca dejaré que la alegria de mi mente se vea perturbada. El descontento no me aportará lo que quiero y mi virtud degenerará y se disipará. Si hay remedio para los problemas, ¿que razón hay para el descontento? Y si no hay remedio, ¿de qué sirve el preocuparme?"

Shantideva

http://www.megaupload.com/?f=HTSUS2ZF

Anónimo dijo...

http://pazmental.20m.com/Libros/Libro%20Virtud%20y%20Realidad.pdf

PRACTICAR EL BUEN CORAZÓN

"La práctica de la compasión, el buen corazón, es de una importancia extrema. La compasión nos es realmente necesaria; es la fuente de toda felicidad.
Cualquier experiencia de felicidad en nuestra vida, por pequeña que sea, cualquier comodidad y disfrute en nuestra vida diaria, así como la felicidad duradera de la liberación y el gozo de la Iluminación más elevada, viene de la bodichita. La raíz de la bodichita es la gran compasión. Así pues, cualquier felicidad que experimentamos surge de la gran compasión. Si tú quieres ofrecer felicidad a todos los seres que sienten –la felicidad de esta vida, la felicidad de las vidas futuras, la felicidad perdurable de la liberación y de la Iluminación– necesitas tener compasión en tu mente. Toda esa felicidad depende de tu propia compasión. Por lo tanto, la compasión es la cualidad humana más importante y debes desarrollarla en tu corazón."

Anónimo dijo...

Me encuentro abandonando una de esas moradas de sufrimiento a las que este apunte parece hacer referencia. He vivido muchos años en una de ellas; en uno de esos habitáculos que herméticamente cerramos al mundo, en un claustro que ha sido recinto de lucha y sufrimiento. He vivido solitariamente en ella sin dejar una puerta abierta para poder escapar. ¿Por gusto?, no. No he estado en ella por gusto, tampoco por deseos, más bien parece ser que por olvido. El mayor dolor no ha venido por la incomprensión del motivo, sino por la carga de la culpa en que vivía. La culpa es una losa que aplasta esas moradas.
Un día me propuse salir de ella y pedí, seguramente pedí sin plena conciencia, quizá cansada de muchos intentos baldíos, quizá desesperada y dejada ante tanta impotencia. ¿Quién sabe? En ese pedir sólo puse una pequeña voluntad. Ahora, en este momento, no puedo decir qué circunstancia ha hecho que pueda ir saliendo de ella. Se han movido tantas cosas…
Unida a mi voluntad, se han generado cambios y he recibido ayudas. Estas ayudas no venían de nadie concreto porque nadie sabía mi sufrimiento. Son ayudas llegadas desde esa infinitud de energía que nos asiste, que nos cuida. En ese desvelamiento que se ha producido, he encontrado la utilidad de todo este proceso vivido.
Esta salida liberadora del sufrimiento, ha traído consigo una respiración completa, llena de aire que vivifica. Estoy comprendiendo todo el proceso y estoy abriendo mi corazón, esa brújula de nuestra vida, a toda la gratitud de la experiencia vivida.
Esas moradas de dolor o de sufrimiento pueden tener un motivo y una utilidad en nuestra vida, y escribo esto, aún sabiendo que puede no estar al hilo del apunte que hoy tratamos, pero pensando en que todo aquel que vive en esas moradas puede un día entender todo el motivo.
Ese día, cuando llega, expande el alma y abre puertas liberadoras y sobre todo capacitadoras para seguir adelante, para continuar…
¡¡¡Gracias!!!
Un abrazo.