No hay otra dicha que la paz interior




Creo que esta entrevista que le hace Josep Fita a Ramiro Calle merece ser leída al completo. 

-Intuyo que la crisis actual es un tema recurrente entre los alumnos de yoga que asisten a sus clases. ¿Qué nos ha llevado a ella? ¿La búsqueda insaciable por satisfacer nuestras necesidades materiales?

-Nos ha llevado a ella, sobre todo, la codicia. Y la codicia bancaria en particular. Ellos son (los banqueros) los que han creado esta crisis, y encima se lo hacen pagar a la gente a la que se la han creado. Es de una inmoralidad y una injusticia… También ha habido tal voracidad, todo se ha desmesurado de tal manera, ha habido tales excesos en esta llamada sociedad del bienestar, que eso, al final, no se ha podido mantener. 

-En la satisfacción de dichas necesidades buscamos sentir algo parecido a la felicidad. ¿Qué entiende por felicidad?

-Esta sociedad, no sólo hablo de Occidente, también de Oriente, ha entrado en lo que ya los indios llamaban el círculo vicioso del 99. Cuando tenemos de algo 99, queremos tener 100. Cuando tenemos de algo 199, queremos redondear a 200. Esto no tiene fin. Es una voracidad y una codicia sin límite que lleva todo a la putrescibilidad. Se está poniendo la felicidad, por una distorsión del enfoque, no en las cosas más hermosas de la vida, no en la amistad, no en el amor, no en el compañerismo, sino solamente en la distracción, en la diversión, en el entretenimiento. La persona cada día está más insatisfecha. La felicidad es un estado de conciencia. Como dijo Buda, "no hay otra dicha que la paz interior". Los sabios orientales de antaño decían que era lícito emplear parte de tu energía en mejorar tu calidad de vida externa. Pero recalcaban que hay que reservar también una parte para mejorar nuestra calidad de vida interna. 

-¿Sus alumnos acuden a sus clases en busca de la felicidad?

-Todas las criaturas tenemos el impulso sagrado de sentirnos bien. Luego lo hacemos muy mal y nos sentimos peor. Por el centro de yoga han pasado 500.000 personas, de todas las edades, razas, condiciones, y todos con ese impulso de sentirse mejor. Si uno no cambia interiormente, no hay nada que hacer. Si el reformador no se reforma, si el revolucionario no revoluciona su mente, vaya suerte de reforma y revolución que va a salir de ellos

-Y para conseguirla, ¿debemos luchar contra nosotros mismos? Le he escuchado varias veces decir que la mente es perversa por naturaleza.

-En la mente hay un lado muy neurótico y difícil, y un lado muy positivo. Lo que tenemos que hacer es reorganizar nuestra mente. Ir poco a poco debilitando las tendencias neuróticas y potenciando el lado más bello de la mente. Esto nos lo deberían enseñar de niños, pero como estamos en una sociedad en donde sólo se valora lo que es aparentemente productivo, pues nadie da valor a algo que es mucho más provechoso, que es nuestro propio bienestar interior y nuestra propia realización. Ya dijo Ramón y Cajal que cada uno de nosotros somos arquitectos de nuestro propio cerebro y mente. 

-Para sentirse bien, ¿hay que trabajárselo?

-Así es. A lo largo de los años se viene practicando en Occidente la cultura del cuerpo, la gimnasia, el ejercicio físico… Pero aquí nadie se ha acordado del cultivo de la mente, de su desarrollo. El trabajo interior, sobre nosotros mismos, se debería incorporar a las escuelas. 

-No sé si la sociedad en la que vivimos es el mejor escenario para que uno se sienta bien… 

-Esta sociedad constantemente crea lo que llamo triunfadores fracasados. Son aquellos que han conseguido todos los logros materiales, un buen estatus, bienes, riquezas… pero que, a la postre, se llevan mal con su pareja, con sus hijos, no tienen ni un solo amigo, no conocen lo que es la compasión… ¡vaya triunfador! Este perfil es lo que más prolifera en las sociedades modernas. Los principales abanderados, los americanos. 

-¿Obama tiene la culpa?

-Cuando un niño nace en Norteamérica se le dice: "Tú puedes llegar a ser presidente de los Estados Unidos". Pero lo que nadie le dice, y está estudiado, es que tiene 16.000 veces más de posibilidades de acabar en un hospital psiquiátrico como esquizofrénico. La gente ciega, en lugar de vivir sus propios sueños, en lugar de vivir sus propios deseos y motivaciones, vive los sueños, los deseos y las motivaciones de los demás. Y éstos últimos son los que, ladinamente, les manipulan. 

-¿Y cuál es la fórmula para dejar de sufrir?

-Cambiar actitudes. Cuando uno, de repente, se da cuenta de que sufre y toma un poco de consciencia de ello, es cuando acude, por ejemplo, al yoga, a la meditación. Disciplinas que le pueden ayudar. 

-Siempre nos quedarán los libros de autoayuda… ¿Son una vía, o sólo un negocio?

-Yo siempre diferencio entre el libro de superación personal y el libro de autoayuda. Un tanto por ciento elevadísimo de libros de autoayuda no sirven para nada. No te dan métodos que te ayuden a cambiar. Te dan afirmaciones que no dejan de ser tonterías. Los libros de auto desarrollo son otra cosa, te ayudan a aplicar claves para tu transformación interior. Todos los grandes pensadores, tanto filósofos como psicoterapeutas, han dicho que el ser humano puede mejorar, puede cambiar. ¡Y hay libros muy serios!, lo que pasa es que ahora, al haber una demanda creciente, surgen obras que son dañinas y directamente basura. Un insulto a la inteligencia. Les dicen a la gente: "Pide al universo y el universo te lo da". Y eso no funciona así. Pídete a ti mismo, exígete a ti mismo, trabaja sobre ti mismo, digo yo. 

-A lo que la gente responde… 

-La humanidad está en una minoría de edad mental, emocional y espiritual. Y por ello solo se sigue a los líderes y a los ídolos. Cuando el ser humano madure, si alguna vez lo hace, ya no habrá ni líderes ni ídolos. Cada uno será su propio líder. El ser humano de hoy necesita gurús, por eso hay tantos falsos gurús que son una vergüenza. Todo menos estar con uno mismo y confiar en uno mismo. 

-Buscamos ser felices, buscamos un sentido por el que vivir… ¿existe uno universal?

-Cada uno tiene que buscar el suyo. El sentido es el que tú le quieras dar a cada momento. El sentido está aquí y el sentido está ahora. No está en si habrá otra vida, en si no la habrá. Tú puedes hacer de tu vida un estercolero, o puedes hacer de ella un jardín. Uno de los anacoretas que yo visito casi todos los años en Benarés, que se llama Baba Sivananda, siempre dice: "El sentido de esta vida es cooperar con los demás. Qué lástima de vida tirada si no la utilizas para ayudar a los otros". 

-Después de más de 100 viajes a la India, ¿ha encontrado usted el suyo?

-Mi sentido es transmitir cada día a las otras personas las enseñanzas que yo he recibido de los que tanto me han ayudado. Cojo conocimientos, y los traslado a los demás. Alguna medicina que a mí me ha servido, trato de procurársela, nunca a través de la imposición ni de hacer proselitismo, a los otros. 

-Hace un año, una bacteria contraída en Sri Lanka a punto estuvo de arrebatarle la vida. Supongo que una experiencia así deja huella.

-Cuando salí de la enfermedad, después de estar muchos días en la UCI en los que nadie daba por mí un penique, estuve totalmente abarcado por dos sentimientos. Uno, la humildad. Te das cuenta de cuán frágiles somos. No hay lugar para la auto importancia. Y el segundo sentimiento era el amor. Lo único importante es el cariño de los seres humanos, el cariño a las criaturas, a los animales, a la Madre Tierra. Creo que si encontramos esta compasión y esa humildad viviremos constantemente en el sentido. 

-Muchos ven en usted a alguien a quien seguir, a un gurú espiritual. ¡Qué presión!

-Mucha. Por eso yo siempre digo que yo no soy un gurú en absoluto. Yo soy un aprendiz, y el deber de un aprendiz es seguir aprendiendo. Lo que pasa es que todos estamos interactuando. Tú me puedes enseñar mañana a jugar al ajedrez, y yo te puedo enseñar a respirar mejor. Es simplemente un servicio recíproco que todos nos hacemos cuando hay verdadero compañerismo y ganas de cooperar con los demás. Pero de gurú no tengo absolutamente nada. Prefiero que me digan que soy un simple instructor de yoga que un gurú, porque no lo soy. 





En la foto, Ramiro Calle.

16 comentarios:

Anónimo dijo...

Un poquito de luz. Hay mucha información que llega de las cosas que no hacemos bien. Pero poca información sencilla y práctica para mejorar.
Gracias por el apunte.

Anónimo dijo...

http://www.youtube.com/watch?v=j4Tydhhu7eM

Anónimo dijo...

¡Qué joya la de esos ojos! ¡Qué brillo el de esa Paz!

Anónimo dijo...

Cambiemos nuestra cognición y cambiaremos nuestras conductas. Es absolutamente real y comprobable. Sólo las cosas que creemos que nos hacen daño, acaban dañándonos. Nuestros pensamientos pueden ser nuestros mayores enemigos. La mayor parte de las veces, están distorsionados. Son erróneos, son equívocos, y nosotros los estamos alimentando sin piedad. Nos destruimos. Engordamos nuestras neurosis. Entramos en espirales de auténtica destrucción. De oscuridad profunda. La botella medio llena siempre, en vez de verla medio vacía, y lo que es más importante: "NO QUERER LA BOTELLA DEL OTRO. NO CREER QUE SU BOTELLA ES MEJOR QUE LA NUESTRA". (Sí, querida mía, ya ves, utilizo tus afirmaciones al pie de la letra. ¡Bendita mujer!. Te deseo lo mejor. Nos reímos a gusto las dos... Mías hago tus afirmaciones, que tanto te sirven, en este peregrinar de la vida. Mujer de mirada triste y sonrisa cohibida. Intensivamente. En teoría y práctica...)

Agárrate a todo aquello bueno y bello, que te sirva en la vida. Escucha, oye, mira y ve todo lo que provenga de corazones bellos y mentes lúcidas. Enriquece tus sentidos sanamente y tu alma despertará de un largo letargo en niebla. Acompáñate de compasión para contigo mismo y para con los demás. No te importe poner la otra mejilla. No sientas vergüenza en el llanto. Da rienda suelta a tus lágrimas, que corran libres por tus mejillas, encharca tus ojos con agua limpia que purifique tus pupilas. Mira con los ojos del corazón y aprenderás a ver el alma del que tienes enfrente. Percebirás la frangancia que emana de su ser. Estate atento, a todo cuanto acontece a tu alrdedor, a todo aquel que se cruza en tu vida y comprobarás lo que sucede...

Anónimo dijo...

http://www.inabima.org/BibliotecaInabima2/C/Calle,%20Ramiro%20A/Calle,%20Ramiro%20-%20El%20Libro%20de%20la%20Serenidad.pdf

Anónimo dijo...

En la pura lógica, es la sencillez, en la mesura, en la cordura, en la sensatez...ahí siempre brilla la luz. Gracias Ramiro Calle.

Anónimo dijo...

Otra buena entrevista a Ramiro Calle:



http://www.genteimprescindible.com/2010/03/entrevista-ramiro-calle-estamos-en-la.html

Anónimo dijo...

CATORCE PRINCIPIOS PARA VIVIR CON ATENCIÓN Y ALGUNOS VERSOS (Thich Nhat Hanh)-1-


1. No seas idólatra ni te ates a ninguna doctrina, teoría o ideología, incluso las budistas. Todos los sistemas de pensamiento son guías, no son la verdad absoluta.

2. No creas que el conocimiento que tienes ahora es absoluto, inmutable. Evita ser de mentalidad estrecha y atarte a los puntos de vista presentes. Aprende y practica el desapego de tus puntos de vista para estar abierto a recibir los puntos de vista de los demás. Se encuentra en y no en el conocimiento conceptual. Preparate para aprender a través de todo, a observar en tí mismo y en el mundo en todo momento.

3. No fuerces a los demás, ni siquiera a los niños, por ningún medio en absoluto, a adoptar tus puntos de vista, ya sea por autoridad, amenaza, dinero, propaganda o incluso educación. Sin embargo, por medio del diálogo compasivo, ayuda a los demás a renunciar al fanatismo y a la estrechez.

4. No evites el contacto ni cierres tus ojos al sufrimiento. No pierdas la conciencia de la existencia del sufrimiento en la vida y del mundo. Encuentra maneras de estar con aquellos que sufren por todos los medios. Incluyendo el contacto personal y las visitas, imágenes y sonido. Por tales medios despierta en ti mismo y en los demás la realidad del sufrimiento en el mundo.

5. No acumules riquezas mientras millones están hambrientos. No tomes como objetivo de tu vida la fama, el provecho, la riqueza o el placer sensual. Vive simplemente y comparte el tiempo, la energía y los recursos materiales con los que estén en necesidad.

6. No mantengas ira u odio. Tan pronto como surjan la ira o el odio practica la meditación sobre la compasión para comprender profundamente a las personas que han causado ira u odio. Aprende a ver a los otros seres con los ojos de la compasión.

7. No te pierdas en la dispersión ni en el ambiente que te rodea. Aprende a practicar la respiración para recuperar la compostura del cuerpo y de la mente, para practicar la atención, y para desarrollar la concentración y la comprensión.

8. No pronuncies palabras que puedan crear discordia y causar ruptura en la comunidad. Haz todos los esfuerzos para reconciliar y resolver todos los conflictos, aunque sean pequeños.

9. No digas cosas falsas por interés personal o para impresionar a los demás. No pronuncies palabras que causen desviación u odio. No difundas noticias que no sabes que no son ciertas. No critiques ni condenes cosas de las que no estás seguro. Habla siempre verdadera y constructivamente. Ten el valor de hablar sobre situaciones de injusticia, aún cuando hacerlo pueda amenazar tu propia seguridad.

10. No uses a la comunidad budista para ganancia o provecho personal, no transformes tu comunidad en un partido político. Una comunidad religiosa debe, sin embargo, tomar una actitud clara contra la opresión y la injusticia, y debe esforzarse por cambiar la situación sin engancharse en conflictos partidarios.

11. No vivas con una vocación que sea dañina para los humanos y la naturaleza. No inviertas en compañías que priven a los demás su oportunidad de vivir. Elige una vocación que te ayude a realizar tu ideal de compasión.

12. No mates. no permitas que otros maten. Encuentra todos los medios posibles para proteger la vida y prevenir la guerra.

Anónimo dijo...

-2-

13. No poseas nada que debería pertenecer a los demás. Respeta la propiedad de los demás pero evita que los demás se enriquezcan con el sufrimiento humano o el sufrimiento de otros seres.

14. No maltrates a tu cuerpo. Aprende a manejarlo con respeto. No veas a tu cuerpo simplemente como un instrumento. Preserva las energías vitales (sexual, respiración, espíritu) para la realización del camino. La expresión sexual no debería ocurrir sin amor y compromiso. En las relaciones sexuales, sé consciente del sufrimiento futuro que pueda causarse. Para preservar la felicidad de los demás, respeta los derechos y compromisos de los demás. Sé plenamente consciente de la responsabilidad de traer nuevas vidas al mundo. Medita sobre el mundo al que estás trayendo nuevos seres.

No creas que yo siento que sigo todos y cada uno de estos preceptos perfectamente. Sé que fallo de muchas maneras. Ninguno de nosotros puede cumplir plenamente cualquiera de ellos. Sin embargo, debo trabajar hacia esa meta. Esa es mi meta. Ninguna palabra puede reemplazar a la práctica sólo la práctica puede hacer a las palabras.

“El dedo que señala a la luna no es la luna”.


SUS VERSOS PARA VIVIR CON ATENCIÓN


En la enseñaza de Thich Naht Hanh se pone mucho énfasis en el cultivo de la atención consciente. Suele usar versos o gathas que uno puede recitar con el fin de recordarse de mantener la atención consciente en cada momento. Ha compuesto gathas para todas las acciones del día desde despertarse hasta dormir.

En sus retiros tocan una campana periódicamente y al oírla los integrantes del retiro paran lo que están haciendo, enfocan la atención en la respiración y recitan un verso.

Thich Nhat Hanh nació en Vietnam en 1926 ha sido monje budista durante más de cuarenta años además de poeta y activista por la paz. Fue nominado por Martín Luter King Jr. Para el Premio Nobel de la Paz en 1967. Actualmente vive en Plum Village, una comunidad budista cerca de Burdeos, Francia, que él fundó en 1982. Ha escrito más de 60 libros, destaca su libro: “Versos para vivir con atención”.

Anónimo dijo...

La paz interior... ¡Si de verdad creyéramos que está siempre con nosotros! ¡Si nos arriesgáramos cada día a adentrarnos en su raíz!¡Si bebiéramos de sus fuentes!¡Si la respirásemos con atención plena! De su mano iríamos a todo. Su mano nos llevaría a todos. Todo sería inundado y bendecido en esa paz.

Anónimo dijo...

-3-


En la enseñaza de Thich Naht Hanh se pone mucho énfasis en el cultivo de la atención consciente. Suele usar versos o gathas que uno puede recitar con el fin de recordarse de mantener la atención consciente en cada momento. Ha compuesto gathas para todas las acciones del día desde despertarse hasta dormir.

En sus retiros tocan una campana periódicamente y al oírla los integrantes del retiro paran lo que están haciendo, enfocan la atención en la respiración y recitan un verso.



ALGUNOS VERSOS PARA VIVIR CON ATENCIÓN

Al despertarse.

Hay que empezar el día con una sonrisa,
ya que tengo el regalo de 24 horas nuevas para mí.
Decido vivirlas con plenitud,
y ver a todos, con los ojos de la compasión.

Preparando la comida.

En los vegetales frescos veo un sol verde.
Todos los Dharmas se juntan para hacer posible el milagro de la vida.

Sirviendo la comida.

En esta comida veo claramente la presencia de todo el universo manteniendo mi existencia.
Las cinco contemplaciones.

Esta comida es el regalo de todo el universo -la Tierra, el cielo y mucho trabajo duro.
Hay que comer con atención de manera que podamos ser dignos de recibirla.
Es necesario que transformemos nuestros estados mentales poco hábiles y aprendamos a comer con moderación.
Solamente debemos ingerir alimentos que nos nutran y prevengan la aparición de enfermedades.
Aceptamos estos alimentos para poder llevar a cabo el camino del entendimiento y el amor.

Contemplando la comida.

Este plato de comida, tan aromático y apetitoso, también contiene mucho esfuerzo y sufrimiento. Esto nos puede ayudar a ver siempre el lado positivo de las cosas.

Empezando a comer.

Con el primer bocado, prometo ofrecer alegría.
Con el segundo, prometo ayudar a aliviar el sufrimiento de los demás.
Con el tercero, prometo ver el gozo ajeno, en el mío propio.
Con el cuarto, prometo aprender el camino de desapego y ecuanimidad.

Terminando mi comida.

El plato está vacío.
Mi hambre satisfecha.
Pero de ahora en adelante conscientemente me esforzaré en vivir, por el beneficio de todos los seres.

Tomando té.

Manteniendo la taza de té con mis dos manos consigo focalizar mi atención.
Mi mente y cuerpo moran en el aquí y el ahora.

Lavando los platos.

Lavar los platos, es como bañar un Buda bebé.

Lo profano es lo sacro. La mente diaria es la mente del Buda.

Anónimo dijo...

...ECHÁNDOLA AL MAR.*

http://video.google.es/videoplay?docid=1959073925795275202

Anónimo dijo...

"Pídete a ti mismo, exígete a ti mismo, trabaja sobre ti mismo"... MedíTate a ti mismo, que no es lo mismo que medícate.

Anónimo dijo...

http://www.youtube.com/watch?v=2ZonEBf86vo&feature=related

Otro místico en música y pintura.

Anónimo dijo...

http://www.cetaos.com/LIBROS/10-Los%20Mensajes%20de%20los%20Sabios.pdf

"Los gurús pueden enseñarnos técnicas. Pueden ayudarnos a comprender mejor la vida, la muerte y los planos espirituales. Pueden ayudarnos a eliminar miedos y obstáculos. Pueden señalar el umbral, pero los que tenemos que cruzarlo somos nosotros."

"En realidad, el reino de los cielos existe en nuestro interior, y por eso toda alegría y toda felicidad sale de nuestro interior. No va a rescatarnos nadie. Al experimentar el amor verdadero y alcanzar la iluminación, nos "salvaremos" nosotros mismos."

(...)

"Hay quien le echa la culpa al destino. Aunque nuestras vidas transcurren por cauces predeterminados, el destino no es responsable de nuestros actos. Y al igual que tenemos que hacernos completamente responsables de nuestras conductas negativas y dañinas, también debemos responsabilizarnos de las positivas, las que se basan en el amor. Nadie puede hacerlo en nuestro lugar."

" Ningún demonio puede hacernos daño y, en última instancia, ningún gurú puede salvarnos."

Anónimo dijo...

http://www.youtube.com/watch?v=nq9oyHeglnI