El pan




Mientras el país despierta con la ilusión de tener un nuevo gobierno (lo que de verdad tenemos es una intensa programación mental disparada desde todos los ángulos posibles), resulta que yo me despierto con ganas de hablar de algo muy básico: el pan. Quiero hablar del pan. 

El pan no es una broma, es un alimento muy importante para un país como el nuestro, un alimento que ahora mismo está en manos de lobos desalmados. Para ver la degradación a la que hemos llegado me suelo fijar en el pan de las panaderías, el pan ordinario que se compra todos los días. Danos señor el pan de cada día, pero por favor no nos des el pan que se vende en las panaderías. Que me perdonen los panaderos, pero ese pan que venden es una verdadera vergüenza, lo curioso es que la mayoría ni lo saben. Ahora todas las panaderías parecen gasolineras, en ellas se vende también ese pan infumable de las estaciones de servicio. 

Los efectos de consumir el habitual pan blanco son graves, aunque a la población no se le diga nada. Que se sepa, el pan blanco de harina refinada, ése pan que se hace en unos pocos minutos en un horno eléctrico -pues se trata de miga de pan previamente congelada- acidifica altamente la sangre y es fuente de muchas enfermedades, sin hablar de las levaduras con las que está hecho, levaduras altamente expansivas que dislocan los intestinos y otros órganos del cuerpo. La mayoría de los dientes o muelas se rompen por comer pan blanco, lo mismo que la caída de los empastes (palabras de dentista amigo y palabras de uno que lo ha experimentado en carne propia). Hace años visité ‘por causalidad’ una empresa que se dedicaba a comercializar miga de pan congelada. Estando allí lo comprendí todo. Vi la decadencia y vi el deterioro, vi el manejo, vi que lo único que interesaba eran las ganancias. Ya entonces vi que los lobos se habían metido dentro del rebaño, hablo del año 1991. 

Muchos todavía nos acordamos cuando antes se amasaba en casa. El pan recién hecho era algo extraordinario; una vez terminado de cocer, duraba entre diez y quince días en perfecto estado, se podía conservar envuelto en paños de tela dentro de arcones de madera, con la humedad necesaria y el aroma intacto; el pan que ahora tenemos al día siguiente se convierte en un arma de guerra porque si se lo arrojas a alguien lo puedes matar; eso no es una barra de pan, es una barra de yeso. 

Pan en griego significa “todo”, todas las cosas reunidas, congregadas, agrupadas para dar fuerza a un cuerpo que lo necesite. Ahora resulta que a la harina se le quita el germen y el salvado y se le agregan blanqueantes y antioxidantes. La harina que ha sido desposeída del germen y del salvado no se la comen ni los ratones… ¡Qué listos son los animales! La levadura madre, el ‘urmiento’ como antes se llamaba, pasaba de padres a hijos, de madres a hijas; cuando la hija se casaba, la madre le entregaba la levadura como el testigo que en adelante ella habría de cuidar. Pero un día todo esto se acabó, vinieron las prisas, se impuso un modelo de vida enajenado, siempre proyectado en el exterior, y fue el principio de la debacle. Al comenzar los años setenta del siglo pasado todo lo importante en materia de alimentación se dejó en manos de personas sin escrúpulos. 

La manipulación a través de la alimentación es una de las mayores heridas que tenemos hoy en día, y no es una herida que se pueda curar fácilmente. 

Sé que el pan integral no gusta a la mayoría de la gente, al ser de aspecto negruzco y con su aparente tosquedad, muchos se echan para atrás a la hora de consumirlo, además de que recuerda también a los tiempos de la guerra; pero hay que decir que muchas familias han vuelto a hacer pan, yo mismo lo hago de vez en cuando; se tarda muy poco tiempo en prepararlo, casi menos que el que tardamos en ir a la panadería a comprar esa inmundicia; es sencillo y divertido hacerlo; muchas veces sirve de relajación a quien lo hace; a los niños les gusta también participar. Cuando se hace pan en casa hay un olor que impregna todas las estancias y es una maravilla. Hacer pan con levadura madre, con harina integral sin refinar, a poder ser de cultivo biológico, hacerlo también con agua de manantial, es garantía de una dentadura sana y de un cuerpo sano. Y está muy rico. Hoy en día en los herbolarios se pueden encontrar también panes biológicos de muy buena calidad. 

El primer decreto de un gobierno serio sería empezar por el principio y exigir que se hiciera auténtico pan. 


Creo que vienen tiempos para ponerse al día. ¿O no? 





En la foto, carrusel de pan integral, un mandala para saciar el hambre y para ir conquistando verdaderas cotas de autonomía.

13 comentarios:

Anónimo dijo...

Hartos de pan pero muertos de hambre.

Anónimo dijo...

Cuando se mete la barra de pan debajo del brazo...como decía un famoso escritor español, Francisco Umbral, debido a la mala calidad de las harinas podemos morir cualquier mañana por un disparo de pan.

Anónimo dijo...

"Su Filindeu", "Los hilos de Dios", una pasta antigua que se hace en Sardegna (Sardinia).


http://www.youtube.com/watch?feature=player_embedded&v=Ebbc8SxEac4&fb_source=message

Anónimo dijo...

Apunte que nutre nuestro alma y nuestra esencia. Pan para corazones hambrientos. Mantra que alegra espíritus distraídos. Precioso mandala de pan que invita a la reflexión, a la meditación serena, los míos son de barro. Olor a tiempos venideros. Cocción lenta pero artesanal.
Barro somos, materia simple que se alimenta de "panes" ficticios. Engordes de mentiras. Barro y pan, elementos de la vida que fueron creados para estar en armonía.

Anónimo dijo...

¡QUÉ NECIO ES QUIÉN BUSCA UNA SEÑAL, PORQUE EL UNIVERSO NO HACE OTRA COSA QUE DARLAS!

Muchos buscamos señales que nos indiquen el camino a seguir, como decidir, hacia donde movernos en este mundo, esperamos que sea un mensaje especial, un mensaje único hecho para nosotros. Sin embargo, no nos damos cuenta que estamos recibiendo señales cada instante, en cualquier situación, en donde pongas tu mirada, en los sonidos que escuchas, en el aire que roza tu piel, en el rostro que tienes al frente, en las formas de las nubes del cielo, en el dolor de tu espalda, en el canto del pájaro, en las estrellas de la noche….todos son mensajes, todas son señales, puedes escoger la que sea y llegar a entender el mundo a través de ella. Date cuenta hoy de todas las señales que el universo te esta mandando, todas son un recordatorio de que estas vivo, consciente, que respiras y palpitas con todo lo que existe y con cada mensaje el universo te recuerda que eres parte de ÉL.

In lak ech (Soy otro tú).

Ka Manik

Anónimo dijo...

EL PAN

Te he dicho, Platero que el alma de Moguer es el vino, ¿verdad ? No; el alma de Moguer es el pan. Moguer es igual que un pan de trigo, blanco por dentro, como el migajón, y dorado en torno - ¡ oh sol moreno !- como la blanda corteza.

A mediodía, cuando el sol quema más, el pueblo entero empieza a humear y a oler a pino y a pan calentito. A todo el pueblo se le abre la boca. Es como una gran boca que come un gran pan. El pan se entra en todo: en el aceite, en el gazpacho, en el queso y la uva, para dar sabor a beso, en el vino, en el caldo, en el jamón, en él mismo, pan con pan. También solo, como la esperanza, o con una ilusión...

Los panaderos llegan trotando en sus caballos, se paran en cada puerta entornada, tocan las palmas y gritan: "¡ El panaderooo !"... Se oye el duro ruido tierno de los cuarterones que, al caer en los canastos que brazos desnudos levantan, chocan con los bollos, de las hogazas con las roscas...

Y los niños pobres llaman, al punto, a las campanillas de la cancelas o a los picaportes de los portones, y lloran largamente hacia adentro: ¡ Un poquiiito paaan !...

Juan Ramón Jiménez

Que nuestra Alma sea de pan para que nuestra vida sea en Todo.

Anónimo dijo...

Il pane e il bambino...
http://www.youtube.com/watch?v=1DRaa1kSbSM

Anónimo dijo...

Yo también tengo hambre, hambre de ese pan. Pan amasado en pobreza y ofrecido con inocencia.
Trigo de Dios, alimento de Vida.


http://youtu.be/Vaacz8iJM28

Anónimo dijo...

http://www.youtube.com/watch?v=E-94BARHx0c&feature=related

Anónimo dijo...

Que vengan ríos de pan para tantos como pasan hambre.

Anónimo dijo...

Tú eres ese pan. Pan que se parte y reparte.

Anónimo dijo...

Tantas y tantas personas que actualmente tienen intolerancia al gluten; si eso se analizara a fondo se vería que en realidad son intolerancias a los venenos que están presentes en las harinas y en las levaduras.

Anónimo dijo...

Me llama la atención ver a Eduardo Punset anunciando Pan Wimbo. Dice el anuncio que es Pan Wimbo Natural... Pero Eduardo, aún no te has enterado...