Esplendor




Lo que no estudié cuando tenía menos años lo estoy estudiando ahora de mayor. Entonces no me gustaban las matemáticas y muy poco la física; no me gustaban las matemáticas porque fueran de difícil comprensión, no me gustaban porque apenas tenían aplicación en mi vida de entonces. Ahora es por completo diferente, ahora las matemáticas aparecen a diario en mi vida y son esenciales, desde las cuentas diarias en las que hay que sumar y restar y dividir, hasta las estructuras por ejemplo de los crop circles, que realmente me interesan mucho. Al hilo de estas cosas, hoy estaba pensando en la irradiación, la irradiación del universo. Es algo que siento desde niño y es algo también de lo que apenas he hablado, tampoco he escrito. Viene dada esta irradiación por la segunda ley de la termodinámica. Para que se pueda entender, esta ley de la termodinámica  explica que cualquier cosa que contenga energía tiende a dispersarla; cualquier punto del universo que examinemos, por ejemplo un ‘frío’ conjunto de átomos de hidrógeno perdido en los confines de las galaxias, emite fotones de luz a cada segundo. ¿Qué quiere decir esto? Que todo está siempre irradiando, desde lo más simple hasta lo más complejo. ¿Y qué es lo que la materia irradia? Lo que la materia irradia es (y aquí cambio de las matemáticas y la física directamente a la filosofía, que por cierto son hermanas gemelas, lo que ocurre es que las hemos estudiado siempre por separado), pues esa irradiación nos habla de la imposibilidad del universo para contener su magnificencia. ¡Qué palabra tan bonita ha salido ahora, MAGNIFICENCIA! Es como si las cosas contuvieran algo que no pueden callar. Eso que las cosas no pueden callar es explosivo y existe la necesidad de hablar de ello y de comunicarlo. Eso es esplendor y es grandeza. Es la gloria de todo lo creado. Entonces, cuanto más conscientes somos de lo que nos habita, más irradiamos al exterior.



En la imagen, finas gotas de agua de lluvia suspendidas sobre los tréboles. Esplendor de la hierba. Hace dos días. 

12 comentarios:

Anónimo dijo...

Sí, esplendor en la hierba, esplendor de las gotas de lluvia sobre las hojas. Gracias.

Anónimo dijo...

Eso que las cosas no pueden callar es que, simplemente, están de fiesta.

Anónimo dijo...

Y por tanto hay que celebrarlas.

Anónimo dijo...

http://www.youtube.com/watch?v=ey5tfAH61r0&feature=related

Anónimo dijo...

"Pues aunque el resplandor que en otro tiempo fue tan brillante

hoy esté por siempre oculto a mis miradas,

aunque nada pueda hacer volver la hora

del esplendor en la hierba, de la gloria en las flores,

no debemos afligirnos, pues encontraremos

fuerza en el recuerdo,

en aquella primera simpatía

que habiendo sido una vez, habrá de ser por siempre,

en los consoladores pensamientos que brotaron

del humano sufrimiento

y en la fe que mira a través de la muerte,

y en los años, que traen consigo las ideas filosóficas .....


Gracias al corazón humano, por el cual vivimos,

gracias a su ternuras, a sus alegrías, y a sus temores ...

la flor más humilde, al florecer, puede inspirarme

ideas que, a menudo, se muestran demasiado profundas para las lágrimas".

William Wordsworth
(Utilizado por Elia Kazán en la película “El esplendor en la hierba”)

Anónimo dijo...

"Que son las nubes?"

http://www.youtube.com/watch?v=pjlTcL8gNnM

No hace falta hacerce preguntas: solo hay que abrir los ojos, mirar y perderse en toda esta "desgarradora maravillosa belleza de el creado"...

Anónimo dijo...

Ninguna gota de lluvia es igual y, cada lluvia en su gota contiene el esplendor del cielo.

Anónimo dijo...

"Un camino pasa a través del bosque, y todas las hojas, todas las sombras moteadas retienen esa belleza; ella está en cada hoja que se marchita, en cada brizna de hierba, en cada gota de lluvia. La belleza no es una palabra, una respuesta emocional; no es algo blando que pueda ser moldeado y retorcido por el pensamiento. Cuando la belleza está ahí, cada acción y cada movimiento en todas las formas de la relación es algo total, cuerdo y sagrado. Cuando esa belleza, esa "magnificencia", ese amor no existen, el mundo enloquece".

-Khrishnamurti-

Anónimo dijo...

De esos tres tréboles que aparecen en el centro de la foto, el de la izquierda impresiona porque las gotas están distribuidas casi matemáticamente, se ve el fractal.

Anónimo dijo...

http://www.youtube.com/watch?v=Os-DZiA1jDQ

EL MUNDO DE SOFÍA

Anónimo dijo...

NO TE PREOCUPES POR EL AYER, YA HA PASADO. NO TE ANGUSTIES POR EL MAÑANA, AUN NO HA LLEGADO. VIVE, PUES, SIN NOSTALGIA NI ESPERANZA, TU ÚNICA POSESIÓN ES ESTE INSTANTE.


El momento presente, el instante santo, el poder del ahora, son muchas las maneras que los maestros han utilizado para referirse a lo mismo, para hacernos entender que este momento es muestra única posesión, nuestra única posibilidad, nuestro gran regalo. A través de lograr permanecer en el momento presente tienes acceso a crear tu vida, solo desde este instante puedes decidir cambiar tu vida. ¿En que otro momento sino ahora? El pasado y el futuro son construcciones mentales, no existen, solo existe el aquí y el ahora. Y solo desde el momento presente tienes acceso a Dios. Cuando tu mente divaga yendo del pasado al futuro, Dios deja de ser una realidad y solo queda el concepto mental de Dios…y eso no es Dios.




In lak ech (Soy otro tú).

Ka Manik

Anónimo dijo...

Me gustaría irradiar ternura, delicadeza, bondad; me gustaría ser manantial inagotable de esa belleza que envuelve el alma en excelencia. Si así fuera yo sería. Sería Conciencia y alegría encarnadas, Gloria de los Bienaventurados. Si así fuera yo sería.