La paz de la guerra





“Juraría que he sido feliz 
una vez en la tierra. 
Pero tú no lo sepas, mi alma, 
pero tú no lo sepas. 

No sé el día, el año tampoco, 
ni el siglo siquiera, 
ni si fue de mañana o de tarde 
o de noche serena. 

Pero yo juraría que un día 
fue la paz de la guerra..." 



Parte de un poema de Agustín García Calvo, cantado magníficamente por Amancio Prada.



http://www.youtube.com/watch?v=xD0btUuNXl0&feature=related



En la foto, un caballo que con sus patas va arando los campos de nieve, caballo que camina erguido, mirando al frente… Caballo que siembra la paz.



Un entrañable saludo a los que participan de este blog en España, Italia, Argentina, Alemania, Estados Unidos, Rusia, México, Colombia, Chile, Reino Unido y Francia. Saludos también a personas de otros países que casi no aparecen en las listas de visitantes (de google), pero que sabemos que también participan activamente en esta web: Ecuador, Perú, Venezuela, Corea del Sur, India, Costa Rica y Países Bajos.
 



Feliz Navidad a Todos.






15 comentarios:

Anónimo dijo...

Bonita estampa navideña. Preciosa letra, hermosa música, inspirado intérprete. Este caballo que siembra la paz, que va sembrando campos de nieve, que camina erguido mirando al frente, es el mismo que da entrada a esta página. En este apunte se resume, a mi modo de ver, el significado de este hermoso trabajo que todos vamos haciendo posible. Sin esfuerzo, con ganas, con bondad... En el que tenemos la suerte de poder participar. Larga vida a un propósito tan blanco, tan desinteresado, tan enriquecedor, con este nombre o con cualquier otro. Porque la finalidad, en cualquier caso, será la misma... Campos sembrados de buena voluntad, de anhelos, de esperanzas y buenos deseos. Opiniones, pensamientos, corazones y almas que pretenden, que esta "fragancia" inunden sus vidas. Que otros espíritus den otra vuelta de tuerca y abandonen patrones, ya inservibles.Generosidad que debe seguir incrementándose cada día un poco más.

Dedicadas estas líneas, a todos aquellos, que por una u otra circunstancia, no podrán pasar las navidades cerca de los suyos. (Yo podía haber sido una de ellas...) Para los que sienten dolor y estos días son "prescindibles", y muy especialmente, para los que dormirán en una cama de hospital...


http://www.youtube.com/watch?v=xIWGYOwJgns

Anónimo dijo...

"¡Oh, la llama en el viento! Espíritus rosados, amarillos, malvas, azules, se pierden no sé de dónde,taladrando un secreto cielo bajo; ¡y dejan un olor de ascua en el frío! ¡Campo, tibio ahora, de diciembre! ¡Invierno con cariño! ¡Nochebuena de los felices!".

Juan Ramón Jiménez

Anónimo dijo...

Sí, que venga ya la paz a esta guerra, es nuestro deseo.

Anónimo dijo...

"Si por un instante Dios se olvidara de que soy una marioneta de trapo y me regalara un trozo de vida, posiblemente no diría todo lo que pienso, pero en definitiva pensaría todo lo que digo.

Daría valor a las cosas, no por lo que valen, sino por lo que significan.

Dormiría poco, soñaría más, entiendo que por cada minuto que cerramos los ojos, perdemos sesenta segundos de luz. Andaría cuando los demás se detienen, despertaría cuando los demás duermen. Escucharía cuando los demás hablan y cómo disfrutaría de un buen helado de chocolate!

Si Dios me obsequiara un trozo de vida, vestiría sencillo, me tiraría de bruces al sol, dejando descubierto, no solamente mi cuerpo, sino mi alma.

Dios mío si yo tuviera un corazón, escribiría mi odio sobre el hielo, y esperaría a que saliera el sol. Pintaría con un sueño de Van Gogh sobre las estrellas un poema de Benedetti, y una canción de Serrat sería la serenata que les ofrecería a la luna. Regaría con mis lágrimas las rosas, para sentir el dolor de sus espinas, y el encarnado beso de sus pétalos...

Dios mío, si yo tuviera un trozo de vida... No dejaría pasar un sólo día sin decirle a la gente que quiero, que la quiero. Convencería a cada mujer u hombre que son mis favoritos y viviría enamorado del amor.

A los hombres les probaría cuán equivocados están al pensar que dejan de enamorarse cuando envejecen, sin saber que envejecen cuando dejan de enamorarse.

A un niño le daría alas, pero le dejaría que él solo aprendiese a volar. A los viejos les enseñaría que la muerte no llega con la vejez, sino con el olvido.

Tantas cosas he aprendido de ustedes, los hombres... He aprendido que todo el mundo quiere vivir en la cima de la montaña, sin saber que la verdadera felicidad está en la forma de subir la escarpada.

He aprendido que cuando un recién nacido aprieta con su pequeño puño, por primera vez, el dedo de su padre, lo tiene atrapado por siempre.

He aprendido que un hombre sólo tiene derecho a mirar a otro hacia abajo, cuando ha de ayudarle a levantarse. Son tantas cosas las que he podido aprender de ustedes, pero realmente de mucho no habrán de servir, porque cuando me guarden dentro de esa maleta, infelizmente me estaré muriendo.

Siempre di lo que sientes y haz lo que piensas. Si supiera que hoy fuera la última vez que te voy a ver dormir, te abrazaría fuertemente y rezaría al Señor para poder ser el guardián de tu alma. Si supiera que esta fuera la última vez que te vea salir por la puerta, te daría un abrazo, un beso y te llamaría de nuevo para darte más. Si supiera que esta fuera la última vez que voy a oír tu voz, grabaría cada una de tus palabras para poder oírlas una y otra vez indefinidamente. Si supiera que estos son los últimos minutos que te veo diría “te quiero” y no asumiría, tontamente, que ya lo sabes.

Siempre hay un mañana y la vida nos da otra oportunidad para hacer las cosas bien, pero por si me equivoco y hoy es todo lo que nos queda, me gustaría decirte cuanto te quiero, que nunca te olvidaré.

El mañana no le está asegurado a nadie, joven o viejo. Hoy puede ser la última vez que veas a los que amas. Por eso no esperes más, hazlo hoy, ya que si el mañana nunca llega, seguramente lamentarás el día que no tomaste tiempo para una sonrisa, un abrazo, un beso y que estuviste muy ocupado para concederles un último deseo. Mantén a los que amas cerca de ti, diles al oído lo mucho que los necesitas, quiérelos y trátalos bien, toma tiempo para decirles “lo siento”, “perdóname”, “por favor”, “gracias” y todas las palabras de amor que conoces.

Nadie te recordará por tus pensamientos secretos. Pide al Señor la fuerza y sabiduría para expresarlos. Demuestra a tus amigos cuanto te importan.

Si no lo haces hoy, mañana será igual que ayer. Y si no lo haces nunca tampoco importa.

Ponle acción a tus sueños. El momento es éste."

Gabriel García Márquez

Anónimo dijo...

Caballo negro sobres campos blancos. Caballo que escribe sobre la vida misma.

Anónimo dijo...

Caro Raúl,
muchisimas gracias por tus augurios.

Aquí os pongo un pequeño video de algo que ha pasado en mi ciudad hace poco: como habréis entendido, aquí en Florencia hace poco un hombre ha matado a dos otros hombres de senegal y herido otros tres solo por motivos raciales. Estaban en un mercado, vendiendo sus cosas en la calle y él llegò y se puso a disparar. Él también se ha matado a él mismo pero no por estar desedperados si no por no ser tomado por los policías.
Pués el loco no era tan "loco" ni tan aislado: era parteneciente a grupos de extrema derecha y ´tambièn un ideolgo de movimentos de extrema derecha...

Aquí hemos contestado muy fuerte con nuestra presencia fisica. Como decía Raúl en uno de los ultimos post, hay que tomar posición, hay que hacer hechos, hay que poner la cara para poder cambiar las cosas y esto no solo en una manifestación si no en la vida de cada día.
No es posible que se siga y se deje pasar conceptos que dicen que no todos los hombres somos iguales, que dicen que yo tengo el derecho al trabajo y otro ser humano no, que dicen (aquí los del partido de la Lega, quien estube al govierno hasta hace poco) que hay que TIRAR sobre los barcos de los desesperados que llegan desde el mar antes de que toquen "nuestras" playas.
Desde estas dos muertes absurdas, así como las de millares de personas desesperadas en todo el mundo, hay que retomar conciencia de lo que somos y vivirlo en cada segundo de nuestrea vida, activamente...
La paz es una cosa concreta.

Una muy feliz navidad y un nuevo año hacia la verdadera paz para tí Raúl, amigo mio querido, tus hermosos hijos y para todos los "hombres de buena voluntad".

http://www.youtube.com/watch?NR=1&feature=endscreen&v=jzRz6Jin2sw

Anónimo dijo...

TU NO PERTENECES AQUÍ, SINO A LA ETERNIDAD, SOLO VIAJAS, EN TUS SUEÑOS MIENTRAS PERMANECES A SALVO EN CASA


Si sabes estar contigo, siempre estarás en casa, puedes viajar por todo el mundo, pero en cualquier momento siempre estarás “Tú”. “Un proverbio chino dice. Por mas rápido que corras nunca podrás escapar de tus propios pies”. El mismo curso nos recuerda que “el tuyo es un viaje sin distancia hacia una meta que nunca se ha movido”, esa meta es ese lugar en tu interior, en tu corazón, es tu único hogar verdadero. Cierra tus ojos hoy por unos momentos y siente el estar contigo, siente la seguridad y el calor de estar en casa, siente la ternura de tu propio corazón.



In lak ech (Soy otro tú).

Ka Manik

Anónimo dijo...

http://www.youtube.com/watch?v=wxsPVAUUTyI&feature=player_embedded

Anónimo dijo...

"Os ha nacido un Salvador"


Dios humilde.
Dios vulnerable.
Dios frágil.
Dios discreto.
Dios olvidado.
Dios escondido.
Dios silencioso.
Dios pequeño.
Dios confiado.
Dios sin defensas.

Dios sin prestancia.
Dios sin apariencia.
Dios que llora.
Dios que sonríe.
Dios que grita.
Dios que susurra.
Dios sobre pajas.
Dios dispuesto a crecer.

Dios sin convencionalismos.
Dios sorpresivo.
Dios sin cortesías.
Dios sin horarios.
Dios sin programaciones.
Dios sin fortuna.
Dios sin dinero.
Dios sin domicilio.
Dios sin seguridades.

Dios sin uniforme.
Dios sin ornamentos.
Dios sin cumplidos.
Dios a nuestra puerta.
Dios a nuestra medida.
Dios sin documentación.
Dios como nosotros.
Dios por nosotros.
Dios con nosotros.
Dios para nosotros.

José Fernández Moratiel.

Anónimo dijo...

Nos ha nacido una Luz Verdadera.

Anónimo dijo...

Te diré mi amor, Rey mío,
en la quietud de la tarde,
cuando se cierran los ojos
y los corazones se abren.

Te diré mi amor, Rey mío,
con una mirada suave,
te lo diré contemplando
tu cuerpo que en pajas yace.

Te diré mi amor, Rey mío,
adorándote en la carne,
te lo diré con mis besos,
quizá con gotas de sangre.

Te diré mi amor, Rey mío,
con los hombres y los ángeles,
con el aliento del cielo
que espiran los animales.

Te diré mi amor, Rey mío,
con el amor de tu Madre,
con los labios de tu Esposa
y con la fe de tus mártires.

Te diré mi amor, Rey mío,
¡oh Dios del amor más grande!
¡Bendito en la Trinidad,
que has venido a nuestro valle!

Anónimo dijo...

Ama, respira, vive.
Observa cada amanecer de manera diferente.
Genera paz y entusiasmo. Sonríe. No niegues ni prohíbas nada.
Sé natural, no especules. Vive sin el reloj en la mente.
No seas posesivo. Sé feliz sin depender. Aprecia un cuadro, píntate uno.
Cambia el peinado. Sé jardinero. Sueña y realiza. Busca tu destino.
Seduce. Confía. Brilla con luz propia.
No te identifiques, eres sólo un pasajero.
Reza. Guarda los secretos. Vuélvete niño. Cultiva el espíritu.
Cuida tu cuerpo. Conoce tus deseos.
Goza. Siente la lluvia. Canta tu tema preferido. Vuélvete creativo.
Estate atento, sé receptivo. Deja que la luna llena te hechice.
Cambia de rumbo. No critiques, ni condenes. Danza de forma erótica.
Siente el fuego. Confía en ti mismo. No te enfermes, purifícate.
Imagina de manera positiva.
Mata la rutina. Libérate. No controles, fluye. Usa la magia.
Vive sin miedos. No pongas trabas: sé simple.

¿Sabes quién eres?

Busca el éxtasis. No te apegues. Emociónate. No te preocupes.
Usa el tacto. Perfúmate. Sé flexible. Vence lo triste.
No dividas. Sorprende. Vive el presente. Eleva tu energía.

¡Despiértate!

Usa la conciencia, no la moral. No creas en la tradición, busca la causa.
Adáptate a los cambios. Salta fuera de la masa. No busques la seguridad.
Disfruta tu trabajo. Revuélcate en el pasto. Siente el silencio.
Brinda un servicio. Enamórate. Celebra. Supera las pruebas.
Confía en Dios.
No hagas daño. No reprimas lo que sientes. Mira a los ojos.
Respeta tu divinidad interior.
Relájate y haz meditación. Vence la pereza. Sigue tu vocación.
Amígate con tu soledad. Observa el cielo. Practica yoga.
Conéctate. No te dejes desacreditar, mantén tu postura.
Exprésate. No guardes rencor. Sé agradecido. Ama a alguien.
Abre la mente. No hables mal de los demás. Sé honesto y divertido.
Concéntrate en dar: así todos recibimos. Ordena tus cosas.
Cierra los ojos, busca lo místico.
Goza tus orgasmos con el Tantra y el Kamasutra.
Expándete. Comete errores: nunca dos veces el mismo. Llora.
No estudies, aprende. Interpreta los sueños. Usa el poder.
No marques el camino.
Confía en la intuición. Llama a tu ángel. Toma la energía del sol.
Estírate, pega el salto. No acumules cosas innecesarias. Ten una cita.
Escribe un poema. Respira profundo.
Haz un regalo. No cargues el pasado. Sé práctico.
Duerme 8 horas. Trabaja 8 horas. Goza 8 horas.
Dile no a los extremos. Confía en el plan. Busca la evolución.
No te dejes dominar. No generes demasiada expectativa. No te destaques.
Cocina tu alimento. Toma un masaje. Vive en secreto. Entra en un bosque.
No des todo por sentado. Descubre los mitos. Interpreta los símbolos.

Escribe una carta. Cultiva la telepatía. Ama a los animales.

Piensa con abundancia. Destierra la envidia. Siente el misterio.

Observa al universo, no tiene un tope.
No sufras por cosas que no existen. Usa tu libertad. No rindas cuentas.
Usa la alquimia. Pide descuento. Sube una montaña. Abraza un árbol.
Sé espiritual . No te apures. No te demores. Sigue tu ritmo.
Entiende bien algunas cosas. No hables demasiado.
No mires demasiados noticieros.
Vuélvete sabio. Mira para dentro. No eches culpas.
Realiza un viaje. Juega la vida.
Vuélvete artista.

Suéltate.

Siente tu alma: Ilumínate...

http://es.scribd.com/doc/12694136/Rudolf-Steiner-La-Filosofia-de-la-Libertad

Anónimo dijo...

La Amistad- El profeta - Khalil Gibran

Mi regalo navideño.

Un joven dijo: Háblanos de la Amistad.
Y él respondió:
"Vuestro amigo es la respuesta a vuestras necesidades.
Él es el campo que plantáis con amor y cosecháis con agradecimiento.
Y él es vuestra mesa y vuestro hogar.
Porque vosotros, vais hacia él con vuestro hambre y lo buscáis con sed de paz.
Cuando vuestro amigo os hable francamente, no temáis vuestro propio "no", ni detengáis el "sí".
Y cuando él esté callado, que no cese vuestro corazón de oír su corazón;
Porque, sin palabras, en amistad, todos los pensamientos, todos los deseos, todas las esperanzas nacen y se comparten en espontánea alegría.
Cuando os separéis de un amigo, no sufráis;
Porque lo que más amáis en él se aclarará en su ausencia, como la montaña es más clara desde el llano para el montañés.
Y no permitáis más propósito en la amistad que el ahondamiento del espíritu.
Porque el amor que no busca más que la aclaración de su propio misterio, no es amor sino una red lanzada; y solamente lo inútil es cogido.
Y haced que lo mejor de vosotros sea para vuestro amigo. Si él ha de conocer el menguante de vuestra marea, que conozca también su creciente.
Porque ¿qué amigo es el que buscaréis para matar las horas?
Buscadlo siempre para vivir las horas.
Porque él está para llenar vuestra necesidad, no vuestro vacío.
Y en la dulzura de la amistad, dejad que hayan risas y placeres compartidos.
Porque en el rocío de las cosas pequeñas el corazón encuentra su mañana y se refresca."

Anónimo dijo...

Guerra y Paz. Paz y Guerra.
ya lo ves, parece una pareja ideal
Tu eres la Paz, yo soy la Guerra
lo llaman una pareja normal
sobre la Tierra. ¿Pero lo son?

Si sobre el sufrimiento siembras odio y mas sufrimiento
solo recoges, manojos de mas sufrimiento.
Pero si sobre el sufrimiento siembras Bondad e Inocencia
entonces recoges ramilletes de Amor

Hoy y ahora, en esta Navidad
te pido una tregua,
quiero firmar la Paz con la Paz,
y la quiero firmar sin condiciones
sin cláusulas, sin limitaciones.

No quiero ser mas la Guerra
Quiero ser la Paz, Tu Paz

Por que amar la Paz, tu Paz, es mi tarea, es mi misión.
Es el milagro de la Navidad.

Anónimo dijo...

Jesús, el dulce, viene…
Las noches huelen a romero…
¡Oh, qué pureza tiene
la luna en el sendero!

Palacios, catedrales,
tienden la luz de sus cristales
insomnes en la sombra dura y fría…
Mas la celeste melodía
suena fuera…
Celeste primavera
que la nieve, al pasar, blanda, deshace,
y deja atrás eterna calma…

¡Señor del cielo, nace
esta vez en mi alma!

J.R. JIMÉNEZ