Mi Llama




Estoy leyendo una entrevista que le hacen a Alenjandro Jodorowsky. En un momento dado le preguntan: 

-“Parece que usted ha conocido a algunos de los grandes intelectuales del Siglo XX, ¿Cuál le ha impresionado más? ¿Y cuál le ha causado mayor decepción? 

Esta es su respuesta: “El que más me impresionó fue un japonés que llegó a México con veinte dólares en el bolsillo y pasó allí su vida divulgando la filosofía zen. Es una de las pocas personas honestas que he conocido en mi vida. También una curandera llamada Pachita, gracias a ella pude inventar la psicomagia. Y gracias a la pintora Leonora Carrington conocí al tarot. Todos ellos me marcaron mucho más que los grandes intelectuales. Conversé alguna vez con García Márquez y con Neruda: no me dieron nada, demasiada política. Siempre me impresionó la gente que es útil para los otros. Por ejemplo, conocí a Bertold Bretch y me marcó por su humildad; trabajaba en un espectáculo con Marcel Marceau y, de pronto apareció con un traje chino. Era el director más importante del mundo y me pareció completamente humano. Me presentó a su mujer y no dijo "ma femme", sino que dijo “ma flame”, mi llama. Me impresionó y me llenó de ternura. Fue muy bonito”. 



Una entrevista a cargo de Recaredo Vereda. 



En la foto, la llama de dos velas ardiendo juntas. Esta foto la hice hace ya unos años, me la pidió un amigo para un cartel publicitario. Dormía en el disco duro de los archivos digitales. 



15 comentarios:

Anónimo dijo...

La flame de mon coeur c'est toi.

Anónimo dijo...

Si en sus obras hay luz, paz y hermosura, es porque emanan de otra luz más pura.

Anónimo dijo...

Somos luz, para todos aquellos a los que nos acercamos con verdadero Amor. La vida tiene esas insospechadas circunstancias, en las que nos gratifica con el calor de una alma buena. Damos y tomamos luz. Es una acción recíproca. Percatarnos de ello, es una sensación de infinita emoción.
No podré olvidar nunca el hecho de haberme encontrado en el camino, una velita blanca, cuando iba a ver a una amiga que necesita mucho apoyo en ese momento. No sé de dónde pudo haber salido. El camino, no era nada propicio para ello. Sigue necesitando apoyo. Nunca me lo había pedido hasta hace muy poco. Me pidió que rezase por ella. Que toda ayuda era poca. Cuando la entregué aquella lamparita, no sabía la gravedad de esa situación. Ella, tampoco sabrá la luz que me regaló aquel día en que me encontraba necesitada. Actualmente, no conozco su estado reciente. Todo lo mejor para ella. Me gustaría tener su valor en una circunstancia como ésta.

http://www.youtube.com/watch?v=aLsRGLSkGMs&feature=related

Anónimo dijo...

Flama: Calor intenso, especialmente el que produce el reflejo o la reverberación de la luz.

Anónimo dijo...

Es preciso recuperar lo femenino
para hacer posible la integridad de lo humano.
Es preciso que la mujer despierte
para que también los hombres veamos el despertar de la aurora.
Tú, mujer, abeja del nuevo renacer humano,insemina al varón y préñalo con las semillas de tu sensibilidad. Es el tiempo de polinizar al hombre para que el jardín del paraíso deje de ser un desierto.
Hombre y Mujer, la sístole y diástole del palpitar de la Vida, la aurora y el crepúsculo de cada día.
El horizonte de la Nueva Humanidad nos llama a todos, hombres y mujeres, diversos, distintos, pero no desiguales.Y nos advierte: “tal vez las rejas las llevamos dentro, muy dentro”.

José María Toro.

Anónimo dijo...

ILUMÍNAME...

Anónimo dijo...

¡Luz, luz mía, luz que llamas al mundo, luz que besas los ojos, que haces dulce el corazón!

¡Ay, cómo salta la luz, amor mío, en medio de mi vida! ¡Cómo hiere, amor mío, las cuerdas de mi amor!

El cielo se abre, y corre loco el viento, y la risa se desboca por toda la tierra.

Las mariposas tienden sus velas por el mar de luz, y sobre la cresta de las olas de luz, abren lirios y jazmines.

La luz se derrite en oro en cada nube, amor mío, y luego se derrama en pedrerías sin fin.

Un alborozo nuevo va de hoja en hoja, amor mío, un gozo sin límites. ¡El río del cielo ha roto sus riberas, y todo brilla, inmensamente inundado de alegría!

R. Tagore.

Anónimo dijo...

Dar luz el uno al otro, unos a otros, darse la luz, darse a luz.

Anónimo dijo...

http://www.siruela.com/archivos/fragmentos/extracto_Manual_psicomagia.pdf

Anónimo dijo...

Dar a luz la Luz.

Anónimo dijo...

Etes-vous la flamme de mon cœur

Anónimo dijo...

Soy NOSOTROS,
ésa es mi esencia,
la salud de mi ser.
Nunca sin ti,
nunca sin nosotros.
Nunca exiliada de mí
nunca exiliada de ti,
siempre SIENDO en este INMENSO NOSOTROS.

Anónimo dijo...

http://video.google.com/videoplay?docid=615885941217098896&hl=es

Anónimo dijo...

El sentimiento del amor se crea en la parte divina que existe en cada uno de nosotros; el amor se aloja, vive y crece en el corazón de Dios.

Dese un corazón de luz se ilumina el camino a otros corazones, desde una llama de esperanza se aviva otra, y juntas expanden su misión.

Anónimo dijo...

Somos las dos Llamas del mismo fuego.