Todo el cuerpo es corazón




Hoy quiero presentaros a José María Toro, un educador con corazón. José María es maestro, escritor, especialista en creatividad, especialista también en técnicas de estudio y en conciencia corporal. Esta entrevista y esta charla fueron grabadas el pasado año 2010 en la Universidad de Almería. El vídeo dura media hora. Damos las gracias a todos los que han trabajado para hacerla posible, en especial a Bivium Comunicación. 




En su intervención, José María deja unas cuantas perlas. Ahí va una: “El conocimiento y la información están fuera de nosotros, pero la sabiduría la llevamos dentro”. Y ahí va otra: “Pensamos que un niño es una fotocopia de mala calidad de un adulto…Pues bien, un niño, hasta que entra en los espacios institucionales, es un clarividente, un sabio corporal”.







11 comentarios:

Anónimo dijo...

Bien José María Toro. Aún moderado porque está dentro del sistema, pero hablando claro.
Gracias.

Anónimo dijo...

MENSJE POSITIVO DEL DÍA

Tu capacidad de servir a los demás está en proporción directa a la grandeza de tu corazón y a la nobleza de tus sentimientos; de igual manera,a medida que te esfuerzas por compartir, dar, servir y ser solidario: crece y se ennoblece tu ser interior,convirtiéndote en mejor persona, más feliz y con mayores posibilidades de vivir una vida de mejor calidad.

Anónimo dijo...

TU TAREA NO ES IR EN BUSCA DEL AMOR, SINO BUSCAR Y ENCONTRAR TODAS LAS BARRERAS QUE HAS INTERPUESTO EN SU CONTRA.


Las barreras, las murallas, las rejas son todos los juicios que emites hacia el mundo y hacia los demás y que te impiden ver la realidad tal cual es, ver la fuerza del amor en todo lo que existe. El mismo curso de milagros nos dice que en el momento en que tu mente entra en juicio la realidad desaparece, porque el juicio implica separación y la realidad es una. Desde la mente que enjuicia, tu te separas de aquello que enjuicias, construyes una barrera y ese pensamiento de separación es el mayor sustento del ego. Solo cuando se derrumban los muros del ego, puedes sentirte parte de todo lo que existe, ya no hay miedo y solo entonces en tu vida brilla el amor. Observa hoy esas barreras en tu mente que te separan y te aíslan de aquello que te rodea.

In lak ech (Soy otro tú).

Ka Manik

Anónimo dijo...

Eso seguimos estando llamados a ser: niños, sabios del cuerpo, clarividentes del alma. Que la ternura sea nuestro gesto y el Amor su atmósfera. Que pongamos nuestro corazón en todo lo que decimos, callamos, tocamos y hacemos. La Ternura es "la suavidad con la que sale la luz que llevamos dentro". Me atrevo a decir y a proclamar que sólo ella, su Aire, permite que la experiencia de escuela sea saludable.

Anónimo dijo...

Gracias a las distintas visiones de gente lúcida vamos trazando el mapa de la reconstrucción, la completa reconstrucción.

Anónimo dijo...

http://www.youtube.com/watch?v=0oRXl7qQuy4

A Ti

Anónimo dijo...

Cuore, cuore!...continua a battere...

http://www.youtube.com/watch?v=itIy8jlVF6o&feature=related

Anónimo dijo...

Lo que quieren que olvidemos las instituciones y los poderes es lo que somos. Re-cordar cómo la senda del corazón se vierte en el cuenco de nuestra vida nos hace plenos. Plenamente humanos y plenamente divinos.

Anónimo dijo...

Mientras amasaba el barro, mientras las manos se iban hundiendo en esa tierra húmeda y fría, ella me estaba mirando. Entre tantos niños, no me fijo en nadie en concreto. Pasado un rato, se me acerca sigilosamente, y me sonríe. A veces, mientras estoy distraída, miro sin ver. Me ensimismo, y me "escapo"...
"Me voy a poner aquí contigo" me dice muy risueña, con sonrisa franca y sincera. "Tú eres..." y dice mi nombre. Me llama la atención que se percatara de detalles, que después me demuestra. Voy hacer lo mismo que tú, ¿te importa? Y según va haciendo, inicia una conversación muy profunda para su edad. Va soltando joyas como : ¿Tú crees en Dios...? Me hace gracia y río porque no sé por dónde vino la pregunta. "Yo no". Me parece estupendo le contestó y yo le expreso mi opinión. Un conversación que aderezaba con sonrisas, afectos y curiosidades que me desconcertaban. Hilaba muy fino, esta niña. Según su madre, es tremenda... Pues sí lo es. De una profundidad, que más de uno la quisiera..."Me miran raro porque me gusta leer". "Hasta el próximo martes. Me volveré a poner aquí, te guardo el sitio si vengo antes".

Ocho años tiene Alba. Un bonito pelo ensortijado. Llevo una pulserita que me regaló. Como ella dice: " Es que yo trabajo el cuero..." Alma transparente, sinceridad sin artificios, sin pedanterías, alma grande en cuerpo pequeño.

Anónimo dijo...

Perlas dichas desde el corazón, con el corazón.

Anónimo dijo...

Medio pan y un libro.

"Cuando alguien va al teatro, a un concierto o a una fiesta de cualquier índole que sea, si la fiesta es de su agrado, recuerda inmediatamente y lamenta que las personas que él quiere no se encuentren allí. «Lo que le gustaría esto a mi hermana, a mi padre», piensa, y no goza ya del espectáculo sino a través de una leve melancolía. Ésta es la melancolía que yo siento, no por la gente de mi casa, que sería pequeño y ruin, sino por todas las criaturas que por falta de medios y por desgracia suya no gozan del supremo bien de la belleza que es vida y es bondad y es serenidad y es pasión.

"Por eso no tengo nunca un libro, porque regalo cuantos compro, que son infinitos, y por eso estoy aquí honrado y contento de inaugurar esta biblioteca del pueblo, la primera seguramente en toda la provincia de Granada.

"No sólo de pan vive el hombre. Yo, si tuviera hambre y estuviera desvalido en la calle no pediría un pan; sino que pediría medio pan y un libro. Y yo ataco desde aquí violentamente a los que solamente hablan de reivindicaciones económicas sin nombrar jamás las reivindicaciones culturales que es lo que los pueblos piden a gritos. Bien está que todos los hombres coman, pero que todos los hombres sepan. Que gocen todos los frutos del espíritu humano porque lo contrario es convertirlos en máquinas al servicio de Estado, es convertirlos en esclavos de una terrible organización social.

"Yo tengo mucha más lástima de un hombre que quiere saber y no puede, que de un hambriento. Porque un hambriento puede calmar su hambre fácilmente con un pedazo de pan o con unas frutas, pero un hombre que tiene ansia de saber y no tiene medios, sufre una terrible agonía porque son libros, libros, muchos libros los que necesita y ¿dónde están esos libros?

"¡Libros! ¡Libros! Hace aquí una palabra mágica que equivale a decir: «amor, amor», y que debían los pueblos pedir como piden pan o como anhelan la lluvia para sus sementeras. Cuando el insigne escritor ruso Fedor Dostoyevsky, padre de la revolución rusa mucho más que Lenin, estaba prisionero en la Siberia , alejado del mundo, entre cuatro paredes y cercado por desoladas llanuras de nieve infinita; y pedía socorro en carta a su lejana familia, sólo decía: «¡Enviadme libros, libros, muchos libros para que mi alma no muera!». Tenía frío y no pedía fuego, tenía terrible sed y no pedía agua: pedía libros, es decir, horizontes, es decir, escaleras para subir la cumbre del espíritu y del corazón. Porque la agonía física, biológica, natural, de un cuerpo por hambre, sed o frío, dura poco, muy poco, pero la agonía del alma insatisfecha dura toda la vida.

"Ya ha dicho el gran Menéndez Pidal, uno de los sabios más verdaderos de Europa, que el lema de la República debe ser: «Cultura». Cultura porque sólo a través de ella se pueden resolver los problemas en que hoy se debate el pueblo lleno de fe, pero falto de luz".

Discurso de F. García Lorca en 1931, al inaugurar la biblioteca de su pueblo