Vuelve a ese lugar




La mayoría de nosotros ya tenemos unos añitos, y aunque parecemos maduros, experimentados, y aunque parece que estamos de vuelta de algunas cosas… pues no, de repente aparecen los celos. Sí, sí, los celos. Es uno de esos temas que casi nadie quiere tocar, incluso reconocer, pero ahí están, como señales que aparecen en el camino y que nos da mucho miedo mirar. La mayoría de las parejas viven envueltas en la permanente amargura de los celos. Hay parejas que parecen muy modernas y liberales, pero los celos se sientan en su mesa y comen con ellos a diario. Los celos son como cubos de aceite hirviendo sobre mujeres y hombres que se supone que decidieron vivir juntos por amor. Por Amor. ¿Por Amor?

-¿Qué puedo yo hacer para quitar los celos de mi vida?, ha preguntado alguien hace unos días a través del correo electrónico.

-Nadie nos pertenece. Si no nos pertenecemos nosotros a nosotros mismos, como para pensar que tenemos la propiedad de otra persona, eso sencillamente es un delirio más de los muchos que produce nuestro cerebro. Te voy a dar este consejo, yo mismo lo puse en práctica cuando también los celos me asaltaron, varias veces en mi vida: “Devuelve a esa persona al momento justo en que la conociste. Cuando ‘devuelvas’ a la persona ‘que tanto amas’ a ese lugar, te darás cuenta de que entonces no estaban los celos, ni había posesión, ni aparecían aún otras ataduras que acabarían por manifestarse más tarde. En el momento en el que conociste a esa persona todo era transparencia, frescura y gozo. Vuelve a ese sitio. Vuelve a ese lugar. Aprende la lección. Avanza”.

-¿Y algún consejo práctico?
-Mira a ver si llegas a casa con alegría. Si no tienes verdadera alegría al llegar a casa y encontrarte con tu pareja es que…
-¿Qué es?
-Tú mismo lo sabes, ahí ya no tengo nada que decirte.
-Mójate un poco más.
-Cuando hay verdadero Amor estás deseando llegar a casa para abrazar, para compartir, para estar cerca físicamente de esa persona; pero si no hay Amor, en realidad tú no quieres llegar a casa, aunque digas que sí, aunque hagas muchos esfuerzos. Cuando de verdad hay Amor no tienes que hacer ningún esfuerzo, todo es natural, todo está vivo, todo es espontáneo y limpio.



En la foto, una bella flor, como si fuera la bella flor de entonces, la que era transparencia, frescura y gozo. 

Te Quiero






Propongo un juego. Un juego inocente y limpio. Un juego para aprender. Un juego para comprender. Puede ser un juego para niños. Niños somos. Quien me lo ha contado dice que alguna vez se ha propuesto jugar a este juego en algún campamento para niños y que sencillamente ha sido genial. 

Se trata de estar una hora, dos horas, tres horas, una mañana entera, o una tarde, o un día entero añadiendo a cada cosa que digamos dos palabras: “Te Quiero”. Esto que reproduzco a continuación es un diálogo en esta casa esta misma mañana: 

-¿Qué quieres desayunar? Te quiero. 

-Hoy voy a tomar cereales…te quiero. 

-¿De qué te pongo el bocadillo? Te quiero 

-Hoy lo quiero de salchichón…te quiero. 

-Ten los diez euros para la excursión…te quiero. 

-Vale, los meto aquí en este bolsillo de la mochila…te quiero. 



Os invito a que probéis estos “te quiero”, veréis qué maravilla. Van produciendo un efecto en nosotros nuevo y desconocido. Oro líquido.

Creo que no es necesario explicar nada más. A disfrutar. 




Gracias a Natividad García por suministrar la idea. Gracias amiga Nati. 



Un curioso espectro de luz ‘se cuela’ en la foto del apunte. Un día al atardecer.

Alimentos



Pocos cursos he realizado en mi vida, aparte del curso de la vida, de la propia vida, que ése sí que es un curso…y de los buenos. Uno de esos cursos a los que he asistido fue hace once años. He de reconocer que la vida me brindó algo muy especial. El que lo impartía llamó a ese curso “teoría y práctica de la macrobiótica”. Comenzamos la aventura siete personas y acabamos dos, con lo que ‘los conocimientos’ que allí se recibían eran completamente directos y uno los incorporaba a su vida en cuestión de horas. En esos encuentros en su casa, a lo largo de unos pocos meses, Isidoro Tejero, maestro jubilado segoviano, hombre de la tierra, persona muy espiritual, que acababa de pasar un verdadero calvario físico y anímico debido a una grave enfermedad, decidió que debía de traspasar esos saberes a otras personas para que esos conocimientos pudieran fructificar, siguiendo un poco ese lema de la macrobiótica que dice: “de cada grano, diez mil granos”, es decir, la teoría aplicada a la práctica, de la siembra a la multiplicación. Al día de hoy me considero un privilegiado por haber podido ser instruido en algo que ahora considero básico en mi vida. 


La macrobiótica es una suerte de pensamiento filosófico, desarrollado principalmente en Japón, que incluye la práctica de una alimentación correcta como la base de todos sus postulados… Quien trajo esos conocimientos a occidente fue Georges Ohsawa. Georges Ohsawa tuvo varios discípulos en Europa, uno de ellos fue René Levy, fallecido recientemente, y René Levy ha sido a la vez maestro y sanador de Isidoro, mi propio maestro. Os cuento con detalle la cadena de transmisión para contaros también que no es casualidad el ‘hilo directo’ de todos esos saberes. Que hay transmisión directa uno lo sabe al comprobar ‘los efectos’ de lo que ha ido aprendiendo, efectos sin duda altamente beneficiosos. 

¿Y todo esto para qué? Quiero sugeriros hoy algún ‘remedio’ para ayudar a contrarrestar los efectos de la radiación, radiación que ahora mismo es muy alta debido a los accidentes de Fukushima, Chernobil, y a otros desmanes ocurridos por la mala utilización de la energía nuclear; la mayoría de estas “catástrofes” han sido ocultadas, como las bombas que cayeron accidentalmente en Palomares (Almería) en el año 1966. 

En 1945, cuando sucedió la tragedia de la bomba atómica en Japón, Tatsuichiro Akizuki era Director del Departamento de medicina Interna en el Hospital St. Francis de Nagasaki. Muchos pacientes de este hospital que se situaba a una milla del centro de la explosión, sobrevivieron a los efectos iniciales de la bomba, pero poco después descubrieron que padecían síntomas de enfermedad debida a las radiaciones. El Dr. Akizuki alimentó a su equipo y a sus pacientes con una dieta estricta basada en arroz integral, sopa de miso y de tamari, alga wakame, alga kombu; calabaza y sal marina; les recomendó no tomar azúcar y dulces. El resultado que obtuvo el Dr.Akizuki fue la salvación de “todas” las personas que estaban en su hospital mientras que muchos otros supervivientes murieron de enfermedades causadas por las radiaciones. Estoy pensando ahora mismo que es curioso que el ‘mal’ provenga de Japón y también su remedio. Es que muchas veces donde está el mal está el remedio… ¿O son lo mismo?

Los cereales integrales nos ayudan a protegernos del deterioro de nuestra salud a causa de los efectos de las radiaciones de cinco maneras: 

1. Los granos integrales se encuentran en los estratos inferiores de la cadena alimenticia. Mientras que hayan podido ser expuestos a contaminación medio-ambiental y a radiaciones, no poseen la concentración de contaminantes que se encuentra en la carne y en los pescados grandes, que se encuentran en los estratos superiores de la cadena alimenticia. 

2. Referente a la protección contra las radiaciones es importante el alto contenido en fibra y en fósforo de los cereales. La capacidad de protección que estas sustancias tienen ayuda al cuerpo a eliminar venenos. 

3. La mayor parte de los cereales reducen el tiempo de tránsito intestinal y de esta manera aceleran la eliminación de todas las toxinas.

4. Ya que no son ni demasiado ácidos ni demasiado alcalinos, los granos integrales nos ayudan a mantener el pH adecuado para aumentar nuestra resistencia a las radiaciones.

5. Los cereales integrales aportan vitamina B6 que es indispensable para el timo, elemento muy importante en la regulación de muchas funciones del cuerpo. Además, el calcio que contiene nos protege de la ingesta de estroncio radioactivo y su vitamina E y el selenio previenen el daño celular causado por los radicales libres. Hay algunos alimentos que conviene evitar:

1. Alimentos refinados, procesados o modificados genéticamente (transgénicos).

2. Alimentos grasos (carne, productos lácteos).

3. Azúcares refinados y bebidas químicas. 

Unos sencillos consejos: Beber agua de manantial, evitar en lo posible el agua clorada; respirar de forma habitual aire puro; tomar durante al menos un mes un liquado de zanahoria una vez al día (en las horas centrales del día). No abusar del uso del ordenador y del teléfono móvil. Pasear por lo menos media hora diaria sin nada en la cabeza, quiero decir desembarazándose uno de las tareas del día, contemplando simplemente, dejando que ‘el vacío’ entre en nosotros. Realizar de vez en cuando respiraciones profundas y conscientes.

Si yo no dispusiera ahora de estos conocimientos no podría llevar a cabo el trabajo que ahora mismo estoy realizando. Para este trabajo que ahora hago, como el que desarrolláis muchos de vosotros, hace falta estar perfectamente ‘calibrados’, conocer en esencia los ritmos del propio cuerpo, respetar los ciclos naturales y mantenerse dentro de un equilibrio especial, a veces incluso muy especial. 

La macrobiótica se complementa a la perfección con el ayurveda. Los conocimientos ayurvédicos son también importantes y os invito a que los conozcáis. 

Algún verano de estos quiero reunir a varias personas durante algún fin de semana y mostrarles lo que a mí me fue mostrado. Y continuar con la transmisión de saberes y conocimientos. Porque mientras se preparan las comidas se va hablando de la vida, esa apasionante aventura…que no tiene fin. 

Hay que pensar no obstante que el alimento no es sólo lo que entra por la boca, alimento es también lo que vemos, lo que pensamos, lo que sentimos. No hagamos de nada una religión que nos atenace, más bien construyamos modelos que nos ayuden a ser cada día más libres. 


Vienen tiempos muy pero que muy especiales. Van a ser necesarios más que nunca mucha tranquilidad y 'muy buenos alimentos'. 






En la foto, una ensalada de verano hecha por María Victoria Rincón, amiga y vecina, con productos de su propio huerto, un huerto cien por cien ecológico.

Divina Providencia




Que se sepa, Jesús no cobraba por los milagros que hacía, y hacía muchos. 

En las últimas semanas estoy asistiendo a algo que realmente me conmueve y que quiero hoy compartir con vosotros: me estoy encontrando con terapeutas y sanadores de toda la vida que están ya realizando su labor GRATIS. 

En los últimos quince años, habiendo tocado yo mismo, a veces de refilón y a veces de lleno, decenas de terapias y formas de sanación, ver que ahora todas estas disciplinas se llevan a cabo sin dinero de por medio, realmente me emociona. 

El dinero sigue haciendo que algunas de estas disciplinas, verdaderamente admirables, sean completamente elitistas y no beneficien a tantas y tantas personas necesitadas, algunas muy necesitadas. Ahora las consultas están llenas a rebosar y se respira un ambiente nuevo, yo creo que es un ambiente extraordinario. 

Si se dice que por cada persona que despierta despiertan con ella cien personas, entonces por cada sanador o terapeuta que ejerce su labor de forma desinteresada se alinean cientos o quizás miles de personas. La proporción aritmética sube a las alturas. A las Alturas, de donde Todo viene. 

Seguramente os estaréis preguntando, ¿y si el sanador no cobra, entonces de qué vive? Buena pregunta. Ved si podéis este vídeo de esta fabulosa sanadora. Una joya viviente. En el vídeo deja dicho que ella trabaja ya para una empresa que se llama “Divina Providencia, S.A.”, y que es esa Empresa la que va suministrando, mágicamente, todo lo que necesita, todo lo que se necesita: 



Si tu vida es un milagro, tú puedes hacer milagros. 



En la foto, una hermosa amapola sobre fondo de cielo gris. Hace tres días.


Eyes Wide Shut





Cuando hace diez años vi por primera vez la película de Kubrick titulada “Eyes Wide Shut”, tengo que reconocer que no entendí nada. Sin embargo ahora mismo la entiendo completamente, la admiro profundamente, y además siento que se trata de una película de una enorme valentía y generosidad. Se trata también de una película muy bella, muy bien planificada. Realmente es fascinante. 

Hace años que conozco al director de cine Carlos Saura. Carlos Saura era amigo íntimo de Kubrick, de hecho cuando viajaba a Londres se alojaba siempre en su casa. Kubrick pedía expresamente que sus películas fueran dobladas al español bajo la supervisión de Carlos. Y las películas de Kubrick no son películas corrientes, siempre son obras que nos invitan a la reflexión, profunda reflexión. 

Kubrick falleció unos días antes de terminar el montaje definitivo de la película. Según Carlos Saura, Kubrick no estaba enfermo. 

Sorprenden los diálogos de esta película, siempre monosilábicos, sorprende también que haya conseguido casi detener el tiempo. No es fácil hacer una sinópsis de esta película. Para mí Kubrick armó todo el film para mostrar a las claras y a todo el mundo los rituales sexuales y satánicos de las élites que nos gobiernan. Ved que todo se desarrolla en sótanos, en oscuros mundos, en tramas urdidas a espaldas de los que son gobernados.

Os invito a que veáis o a que volváis a ver Eyes Wide Shut; curiosamente tiene mucho que ver esta película con lo que está sucediendo en la Puerta del Sol y en muchas ciudades de España y del mundo. Porque en la Puerta del Sol, bajo la apariencia de unos jóvenes que protestan porque no tienen empleo, se está poniendo por primera vez en jaque a las élites que nos gobiernan en la sombra. Hoy mismo se ha hecho una convocatoria en una esquina de la propia plaza para desvelar secretos de estado. Casi nada. 

Hay varios datos que indican que Stanley Kubrick no murió por causas naturales, sino que fue asesinado por realizar esta película. Kubrick no solamente quería sacar a la luz pública estos rituales satánicos de la élite mundial, es muy posible que tuviera también la intención de desvelar a través del vídeo del viaje del Apolo 11 a la Luna en 1969, que aquello fue un montaje en el que utilizaron decorados que él mismo diseñó y utilizó para su maravillosa película “2001 una odisea en el espacio”. En realidad Kubrick era también un 'joven' de la Puerta del Sol.

Cuando veáis la película no dejéis de pensar por favor en este personaje llamado Dominique Strauss-Kahn, que tan de actualidad está estos días; que aunque está acusado de intentar violar a una camarera, va a recibir una indemnización millonaria y también una pensión vitalicia... ¡Es alucinante! ¡El Presidente del Fondo Monetario Internacional desfalcando a los que tutela incluso después de ser acusado formalmente de un delito...! ¡Se ríen delante de nuestras narices...! Es lógico que nos levantemos. Y que gritemos. Y que nos sublevemos... ¡Por Dios! ¡Por Dios!  



En la imagen, un fotograma de la película.


Puerta del Sol






Miles de jóvenes, y no tan jóvenes, están reunidos en la Puerta del Sol de Madrid. Los mira mucha gente. El mundo posa sus ojos sobre ellos. En realidad lo que ha ocurrido es que han encendido la mecha.

Quiero comenzar este apunte tomando conciencia precisamente del nombre del lugar en el que se reúnen: ‘Puerta del Sol’. Posiblemente se trate de una Puerta que ahora mismo se está abriendo y por la que ciertamente el Sol comienza a entrar. Ya han ido apareciendo bonitos eslóganes: “Venimos aquí CON-SOL-UCIONES"; y éste otro, que es de mi propia cosecha y que salió sobre la marcha cuando a mediodía hablaba con un amigo: "CON-SOL-Y-DANDO". 

Los portavoces de ese gran grupo saben de lo que hablan, saben lo que dicen, aunque, reconozcámoslo, la mayoría de los que allí están se mueven ‘solamente’ por cuestiones de tipo ‘sentimental’; somos conscientes de que aún falta un poco más de ‘preparación’ para muchos de ellos. Preparación para dar un paso posterior muy importante, no preparación para reunirse. Esa preparación llegará muy pronto. Porque en la cadena de Toma de Conciencia puede haber más o menos tres niveles: espabilados, despiertos e iluminados. De momentos nos conformamos con estar Despiertos, aunque el sentido último de todo este recorrido es la Iluminación, no se nos ha de olvidar. 

Repito que no importa que solamente unos pocos de los que están en esa plaza estén Despiertos. El verdadero movimiento de estos días es el que está aconteciendo desde nuestras casas; este movimiento, tejido de manera anónima, silenciosa y pacífica, está siendo tejido admirablemente a través de mecanismos sencillos como este mismo blog; desde el silencio expectante de nuestros corazones miramos lo que está viniendo. Ellos en la Puerta del Sol son el reflejo de lo que ocurre en muchos hogares y en tantas y tantas almas anhelantes. Os puedo asegurar que ahora la mía está allí. Algunos no vamos a la plaza porque tenemos hijos que cuidar y porque tenemos responsabilidades laborales y profesionales ineludibles; no estamos físicamente allí en esa plaza con ellos, pero participamos de esa Consciencia y de esa Entrega. Ahí estamos a su lado ‘empujando’ en los comienzos de este parto, un parto que nadie puede parar. Algo va a nacer. Parece claro. De momento sabemos lo que no queremos, aunque todavía no sabemos muy bien lo que queremos. Si alguien tiene interés en descender a lo concreto y ver un poco hacia donde podemos caminar, que lea un apunte de este blog titulado “Bases para una nueva humanidad”. 

Ojo porque este movimiento no es una cuestión de días, esto va a tener su desarrollo en las próximas semanas y en los próximos meses, así que más vale guardar fuerzas porque la cosa va para largo. El sistema querrá fagocitarlo, pero no lo va a conseguir. 

Y una advertencia: ningún movimiento externo puede consolidarse (con-sol-y-darse) si antes no está anclado en un verdadero movimiento interno. Por eso algunos de nosotros tenemos la tarea de anclar ese movimiento externo en la tierra de nuestro ser interno. Sin conciencia verdadera no habrá verdadero avance. 

Para que todo vaya bien desearía que hubiera un buen grupo de mujeres al lado de esos chicos aguerridos que organizan. Si hay mujeres garantizamos la buena marcha del negocio (tengo serias sospechas cuando en tantas cosas veo solamente hombres: sindicatos, iglesias…) 

Os diré que me han cautivado algunas imágenes que voy viendo, como gente dándose abrazos allí en la propia plaza. Me gustan mucho algunas pancartas sencillas que cuentan grandes verdades (“Felipe González es masón”; “Maríano Rajoy ingresó en la masonería en Méjico en el año 2008, o por lo menos tuvo contactos de alto nivel con ellos”; o una foto que une el logotipo del PSOE y el del SANTARDER, por cierto dos logotipos masones; cuando digo masones hablo de esos que nos gobiernan en la sombra, en contacto con exclusivos clubes y sociedades secretas (Miguel Ángel Moratinos y Trinidad Jiménez han participado en esas reuniones) en las que participan los que extorsionan, los que siembran el caos y luego nos venden el orden, los que siembran la destrucción a través por ejemplo de la actual crisis económica, así como a través de guerras inventadas artificialmente, guerras en las que mueren seres inocentes. Los adalides del NWO, Nuevo Orden Mundial.

Se está desnudando la mentira. Sí señor, a través de “insumisos del sistema”, vaya apelativo; a través también de los que nos sentimos “indignados” (que en realidad es un eufemismo de casi haber alcanzado la masa crítica). Lo que está pasando me lo ha resumido muy bien un amigo esta mañana en un correo, palabras que fueron dichas hace dos días en una concentración en Segovia: «¡No somos títeres! Estamos preocupados e indignados por el panorama político, económico y social que vemos a nuestro alrededor. Por la corrupción de los políticos, empresarios y banqueros y por la indefensión del ciudadano de a pie». No se puede decir más claro. 

En el corazón de la España geográfica se han empezado a desvelar cosas muy importantes. A la vez, en muchos corazones anónimos ha entrado el Fuego de la Transformación. Ese Fuego arrasa con todo. Mirad al que tenéis cerca porque ese Fuego no hay quien lo detenga. Si esa persona no ha hecho su trabajo de conciencia, lo va a hacer y en algunos casos habrá llanto y crujir de dientes. Sin embargo hay que confiar en ese Fuego porque va a traer cosas buenas, aunque veamos arder todo a nuestro alrededor. 

Estaba anunciado ya desde hace tiempo que desde la Península Ibérica se iniciaría un movimiento de Despertar generalizado; una manifestación de ese Despertar es la que convoca ahora a miles de jóvenes reunidos en la Puerta del Sol en un día de primavera. Una Puerta por la que entra el Sol. Un día de Primavera. 



En la foto, miles de amapolas, unidas y re-unidas en los campos, componiendo su propia vibración, también en un día de primavera. Este día.

Cuando supe lo que yo era




“Cuando supe lo que yo era, cuando lo recordé, sentí felicidad por poder experimentar el dolor y el miedo”.




Palabras de Matías de Stefano en una entrevista realizada por Marco Antonio Díaz en abril de 2011: http://vimeo.com/22344779




En la foto, un fotograma de la película "Y véante mis ojos".

Sueño con la nueva civilización



Pero Raúl, ¿de verdad crees que van a llegar esos cambios que anuncias en el nuevo libro o en varios apuntes de este blog?

Mira, ven al ordenador y lee este párrafo. Es del insigne Maestro Osho. El maestro Osho es un ser medio aceptado por todos porque nos intoxicaron diciéndonos de él que acumulaba no sé cuántos Rolls Royces en el garaje de su casa y alguna insidia más. Por favor, léelo atentamente: “Unos turistas llegaron a una isla del Pacífico y consideraron a sus habitantes incivilizados porque bebían agua pura y cristalina de los manantiales y de los ríos. No tomaban cervezas, gaseosas ni bebidas alcohólicas. Preferían las frutas frescas de la propia isla a los alimentos elaborados y precocinados. Se desplazaban siempre a pie y no tenían que ir a los gimnasios. Estaban siempre relajados y serenos, y dormían a pierna suelta sin necesidad de sedantes o somníferos. Desconocían la palabra depresión. Eran extrañamente robustos y no tomaban vitaminas de ninguna especie. Disfrutaban plenamente de su vida amorosa y no conocían ni la frigidez ni la disfunción eréctil. No había patrones ni obreros, solamente autoempleados conscientes. Creían en una vida después de la muerte y estaban convencidos que morir es alcanzar la felicidad eterna”.



En la foto, las ramas recién nacidas de un fresno que mis ojos ven a diario.

Agua Madre




No sé si a vosotros os pasa, pero yo voy cayendo en la cuenta poco a poco de lo que es el agua; es un proceso de investigación en el que llevo años, aunque interiormente siento que aún me queda mucho por recorrer, aún quedan muchos ríos por descubrir, muchos mares a los que acercarme, muchos manantiales donde beber. Miro en mí mi agua y me asombro. Habla mi agua en mí. A borbotones. Se trata de una investigación muy intuitiva que me va llevando. Quiero compartir ahora algo de este ‘camino del agua’, que puede que sea también el vuestro.

Cuando tuve noticia de que la estructura molecular del agua puede modificarse actuando sobre su temperatura, presión y radiación electromagnética, me di cuenta de que no existe una sola forma de agua, sino infinitas variaciones. Todos nosotros somos agua y somos por lo tanto formas vivas y adaptaciones de ese agua, que es una moderna forma de decir algo que nuestras culturas ancestrales ya sabían: que el agua es un ser vivo, que tiene conciencia y que actúa como tal.

Os digo algún nombre por si queréis investigar: Victor Schuanberg, Peter Redgrove, Theodor Schwenk; este último tiene una obra primorosa titulada “El Caos Sensible”. Es en esa obra que escribe estas hermosísimas líneas: "Un arroyo que serpentea murmurando alegremente sobre las piedras de su cauce, engendra una multitud de pequeños remolinos y superficies internas que son verdaderos órganos sensoriales abiertos al cielo, que perciben el río del devenir cósmico. Al ser absorbida después por todas las criaturas terrestres, las plantas, los animales y el hombre, les transmite todas las impresiones recibidas y las difunde por todas partes".

Hace años me interesé por lo que dice y escribe el doctor Jacques Benveniste, conocido por su hipótesis llamada ‘memoria del agua’. Como quiera que he utilizado y utilizo la homeopatía desde hace casi treinta años, y como lo que dice Benveniste está en la raíz del planteamiento homeopático, esto que viene a continuación puede resultar de gran interés; lo relata Carmelo Ríos en su libro “El Yoga del Agua: “Esa hipótesis de la "memoria del agua" vendría a explicarnos, entre otros enigmas, la extraña eficacia de la medicina homeopática, cuyos procesos curativos siguen constituyendo un gran interrogante, incluso para los especialistas en esta forma de terapia holística y energética. La explicación de las virtudes terapéuticas de los remedios homeopáticos debería buscarse, precisamente, en el agua y su poder holográfico de registrar, almacenar, dinamizar y multiplicar algún tipo de energía sutil, desconocida por la ciencia actual, que ejerce un poderoso efecto sobre los seres vivos, sobre todo en las altas diluciones homeopáticas en las que ya no existen residuos moleculares visibles de la sustancia madre…”

Estaríamos hablando del agua como holograma al que se puede ‘subir’ la información que se precise en cada momento. Casi nada.

Dice también el propio Benveniste a propósito de la homeopatía: “"Los homeópatas utilizan empíricamente estas propiedades del agua... La señal molecular, una vez establecido su origen electromagnético, podrá ser numerable, graduable, modificable, transmisible a distancia y reproducible hasta el infinito. Estos resultados podrían revolucionar la biología y la medicina, y puede permitir comprender la influencia de los campos electromagnéticos sobre la materia viva".

Según Rupert Sheldrake, un verdadero genio viviente, el elemento agua recogería información de todas las tierras y todos los seres vivos a través de los cuales ha fluido. En tal sentido, es posible que el agua conserve el registro ancestral de todos los hechos, toda la historia, todos los sentimientos y pensamientos de la Humanidad y de la Vida, desde sus orígenes, y también que sea ella y no el mítico éter la sustancia de que está hecha la memoria de Gaia ("los registros akashicos" de Rudolf Steiner y de los que habla la Teosofía). Beber un simple vaso de agua alcanzaría así una dimensión sacralizada que nos vincularía con todo el devenir de la Vida, en nuestro Planeta y, a través de éste, con todo el Universo.

Tomar conciencia del agua que nos rodea cambiará nuestra vida. Hacerse conscientes del agua que nos 'inunda'.

Bebed si podéis agua sin cloro, agua pura de manantial; y si no podéis, pedid que el agua que lleváis al cuerpo sea transmutada antes de tomarla.

Termino este apunte, un poco más largo de lo habitual, pero creo que la ocasión lo merece, con unas maravillosas líneas de Henry Diffin: “El océano, imperio sin límites de la estabilidad química y térmica, pero también ámbito de la movilidad mecánica e iónica, es un medio por excelencia. En el seno de su agua madre, todos los elementos están más o menos presentes. En esta formidable masa fluida, enriquecida por todas las sales arrancadas a las rocas de los fondos o aportadas por los ríos, cada litro es "panatómico", es decir que contiene la totalidad de los elementos existentes. Esa masa recibe especialmente la luz y capta todas las energías. Eternamente removida y penetrada por el aire, atravesada en su transparencia por las radiaciones y los efluvios cósmicos, vibrante y tibia, pone en comunicación a todos los elementos con las fuerzas universales. Así es el océano, y sólo él, es capaz de dar a luz a la vida terrestre”.


Si tenéis oportunidad ved la película de Robert Flaherty "Louisiana Story", (creo que está en internet) rodada alrededor de 1945 en las marismas de Nueva Orleans. Una verdadera joya visual. Ya que hablamos de imágenes, os diré que hace años descubrí que más de la mitad de las imágenes que yo mismo grababa con la cámara digital de vídeo eran imágenes de agua. En los últimos diez años más de cien horas de imágenes de agua: ríos, mares, fuentes, lágrimas, nieblas, tormentas, escarchas...





En la foto, el acueducto de Segovia, un entrañable amigo, vecino también desde hace catorce años.





Para llegar al Maestro




Jesús y doce discípulos. Doce maneras de acceder a la Iluminación, doce mitos, doce portales, doce arquetipos para llegar al Maestro Interior. Desgranemos unos pocos: 

JUAN: Es el que se fía, el que cree sin tener necesidad de ver. Está lleno de confianza en la vida. La tranquilidad que tiene le hace reposar su cabeza en el pecho del Maestro. 

TOMÁS: “Hasta que no vea, no creo. Hasta que no meta el dedo en la herida y no me convenza yo mismo… No me vale que me digan…” 

SANTIAGO: “Las cosas deberían de ocurrir como yo creo que deben de ocurrir”... Siempre le asalta la impaciencia. 

PEDRO: Es uno que necesita mentir y negar para encontrarse más tarde con la Verdad… 

JUDAS ISCARIOTE: El que traiciona, sabiendo que si eres completamente libre de alguna manera te conviertes en un traidor, traidor con respecto a las formas externas y a la sociedad en general. 



Id completando vosotros la lista. Será bonito. Lo que parece claro es que los doce han de reunirlo todo para que en todos los rincones pueda palpitar el Espíritu. No hay camino bueno ni malo, los doce caminos son una clara metáfora del absoluto respeto a la diversidad para acceder al Reino. No hay un camino único ni un camino marcado, solamente hay caminos para recorrerlos en Libertad y con Conciencia. 



Este apunte está inspirado en una conversación vibrante y divertida con Carlos Alfredo Matallana. Hace unos días. 



En la foto, chopos reunidos en círculo en la ribera del río Duratón, Segovia, España. La fotografía fue tomada el 10 del 10 de 2010.


Rayo de Luz





He conocido y conozco mentes brillantes que se niegan sistemáticamente a abrirse a una dimensión espiritual. Bien, no pasa nada. Ya sabemos que la vida ni juzga ni tiene prisa, tampoco hay moralidad que ponga las cosas en una balanza. 

Sin embargo siempre hay algo que azuza la conciencia, algo que por lo menos a mí me dice que se puede dar un paso más. ¿Cómo puedo yo entonces suponer que esa persona va a terminar aceptando y abrazando esa vertiente espiritual? Ya sabéis que no estoy hablando de hacerse de ninguna iglesia, de ninguna secta… ¡Dios nos libre…! Y nunca mejor dicho. Creo que ‘eso’ va a acabar llegando a la vida de esa persona a través de una enfermedad, a través de la muerte de alguien muy cercano, a través de su propia vejez o a través del deterioro físico, y desde luego al desencarnar, al morir. Eso siempre acaba llegando. 

Algunas personas cuando desencarnan transmiten mensajes muy similares a éste: “¡Cuánta razón tenías! ¡Es cierto lo que me decías, incluso te quedabas corto, muy corto…!”. 

Yo mismo he sido una mente con muchos posibles que durante un tramo de la vida oía una música, la música de la espiritualidad, pero hacía como que no la oía, simplemente miraba para otro lado… disimulando. 

Por eso, cuando veáis que el sufrimiento o el dolor o la muerte llegan a la vida de una persona, a un allegado vuestro, pensad que puede ser simplemente la puerta de entrada para esa dimensión espiritual, una puerta que siempre se acaba abriendo. 



Un rato después de escribir este apunte, dando un paseo por los alrededores de esta casa, envuelto en una puesta de sol serena y tranquila, un rayo de luz vino a saludar, y lo hizo llegando justo hasta mis pies, exactamente lo que se puede ver en la foto, que es de ese momento; no sé, pero inmediatamente pensé en San Pablo cuando, incrédulo y ciego, cayó del caballo para recuperar la visión interior, la visión a través de la cual se desvela en nosotros la verdadera dimensión espiritual.

Confianza en el Cielo



Philippe de Lyon es un Maestro de maestros. Seguro que muchos investigaréis algo sobre su vida y obra porque se trata de un ser verdaderamente extraordinario. Puede que alguno sienta una gran afinidad con él, hacia él. A mí me ocurre. Dedicado toda su vida a la sanación y a la atención continua de personas necesitadas, su presencia benefactora asombraba a todos, y curiosamente lo sigue haciendo. 

Durante más de cuarenta años tuvieron lugar miles de curaciones extraordinarias a través de su persona; con frecuencia curaba a hombres, a mujeres, a niños, también curaba a los animales, e incluso árboles, plantas y campos de cultivo desahuciados por los hombres y por la ciencia; no utilizaba otra medicina que la oración, la fe y la “confianza en el Cielo”, así lo han relatado sus contemporáneos, como la breve y extraordinaria historia que ahora sigue: 

Cuentan que un día una niña fue traída por su madre hasta donde él estaba. La pequeña sufría de parálisis y le era imposible caminar. La madre pidió al Maestro la curación de su hija, a lo que éste respondió: “¿Estás dispuesta a pagar aquello que yo te pida?”. La pobre madre rompió a llorar creyendo que se trataba de una suma de dinero. “No es dinero lo que quiero de ti -dijo entonces el Maestro- ¿Estás dispuesta a no hablar mal de nadie hasta que tu hija tenga veinte años?”. Tras la respuesta afirmativa de la madre, entre sollozos, la niña se levantó y caminó ante una asamblea jubilosa de testigos. 



En la foto, un retrato de Philippe de Lyon (1849-1905).

A través de la lógica




Ha venido esta tarde un periodista a casa para hacer una entrevista. Nos hemos sentado en dos sillas en el patio y hemos charlado durante media hora. En un momento de la entrevista él pregunta:
-¿Podrías resumir esa experiencia de los dieciséis años?
-Sí. Ese día, en ese momento, me fue dado conocer que todos nosotros somos Amor, nuestra esencia es Amor. Somos un Corazón que estalla de Amor.
-Además, Dios es Amor…
-Sí, eso es. Utilizando la lógica podemos decir: “Si Dios es Amor, siempre que somos Amor, somos Dios”. Llegamos a esta conclusión a través de la lógica, no a través de ningún tratado teológico.

Esto no se lo dije a él, pero os lo digo a vosotros. Pensad, sentid, intuid esto: a lo largo de mucho tiempo hemos pensado que solamente había un sistema solar, una galaxia, un universo, también un solo Dios. Ahora sabemos que hay billones de sistemas solares, millones de galaxias y varios universos…por lo tanto se puede pensar, sentir o intuir que hay más Dioses. Es posible que haya muchos Dioses. Aunque formulado correctamente habría que decir: no es que “haya muchos Dioses”, es que “Dios son muchos”.



La foto está hecha la misma tarde de la entrevista. Arriba, en la esquina de la izquierda, se puede ver el sol, y en el centro…algo bastante curioso… También abajo, en la esquina de la izquierda... ¡En fin! El que tenga ojos para ver…