Señales



Hace poco más de una semana tuvo lugar en esta casa una reunión muy especial. Vinieron madres y padres que han perdido hijos jóvenes o muy jóvenes. Se trata de mujeres y hombres de varias provincias (Burgos, Madrid, Salamanca, Valladolid…) que se reúnen cada cierto tiempo y que comparten experiencias relacionadas con la muerte de ese niño, de esa niña, de ese joven. Nos juntamos veinte adultos y cuatro niños. Se trata de un grupo humano realmente extraordinario. Si tuviera que destacar algo de esas casi diez horas que pasamos juntos, es que todos ellos son personas que han aprendido a ver señales, ver las señales. ¿De qué señales estamos hablando? Señales puestas en el camino, señales ‘que envía’ ese ser que ha desencarnado, señales a veces muy sutiles y señales a veces del todo contundentes. Todos ellos han aprendido a sintonizar ‘emisoras de otras dimensiones’ utilizando a veces su corazón herido, su corazón sangrante de dolor. Veamos de qué señales se trata: la golondrina que se acaba de posar en los cables del tendido eléctrico y que parece que está diciendo no sé qué; también una señal es ese pensamiento interno que es algo más que una intuición; esa ráfaga de viento fresco que parece que nos acaricia el rostro; ese mensaje de móvil que no contiene texto y que incluso está enviado desde nuestro propio teléfono, algo que realmente parece imposible; también una señal es esa nube en el cielo que tiene una forma un tanto especial; esa matricula del coche que nos acaba de adelantar; o esa imagen vista de refilón en una pantalla de televisión; o las gotas de agua de una mañana de rocío; o unos fogonazos en el cielo; o esa voz que ahora mismo acabo de escuchar… Y sí, todo eso puede ocurrir…y mucho más. Esto no es una locura, ni una cosa de dos o tres personas que les da por autosugestionarse.

Abrazamos a esos seres que ya no tienen cuerpo. Las dimensiones no hacen otra cosa que abrazarse. Dice Rainer María Rilke que hay un territorio llamado "Lo Abierto" que es un territorio común entre vivos y muertos.

El Amor todo lo puede.

Aprender a ver las señales no es otra cosa que aprender a mirar el mundo con ojos nuevos. Quien comprende la verdadera profundidad de la muerte despierta ya para la verdadera vida.




Gracias Montse, José Luis; gracias Irene, Jorge, Nieves… Gracias a todos.



En la foto, una roja amapola luciendo como encendido corazón.

La voz de los niños




En la última visita a Barcelona, extensa e intensa visita la de esta vez, los niños de un colegio, niños de 5º de primaria de entre 10 y 11 años, después de que su profesora les leyera media página del libro “Un día de Primavera”, decidieron hacer unas cuantas preguntas a su autor. En concreto realizaron 192 preguntas que he respondido de mil amores; las he respondido encantado porque se trata de preguntas muy bellas, muy valientes, muy maduras; ya me gustaría a mí que periodistas con experiencia se atrevieran con este tipo de preguntas. 

Este es el texto que se les leyó, corresponde al Capítulo 15 titulado “El miedo”: 


- Es preciso vivir. 
- Sí, vivir es preciso... Al irnos quitando los miedos permitimos que la vida opere en nosotros y de esa forma la vida planta ahí la semilla de su propia acción. Yo he visto también en mí que muchos miedos se iban cuando yo dejaba de competir. 
- ¿De competir con los demás? 
- Y con uno mismo. Si uno por ejemplo es fotógrafo y compara sus fotografías con las de otros fotógrafos puede que sienta miedo de que le quiten el trabajo o la reputación, pero si no se compara con nadie... 
- Ya. 
- Mira qué preciosidad: ¡cómo cae la lluvia...! 
- Cae la lluvia y se abraza con la tierra. 
- Y la lluvia encuentra sentido a ese ciclo sin fin de subir a las nubes para volver a caer, vuelta a subir y vuelta a precipitarse... 
- ¡Qué bonito es dialogar y comprobar que el diálogo avanza justamente porque nadie quiere tener la razón...! 



Y esta es una selección de preguntas…con sus correspondientes respuestas (es un poquito largo, pero creo que merece la pena): 



- En el libro: ‘Un día de Primavera’, en la frase que dice: ‘La lluvia cae y abraza la tierra’ o, en cualquier otro libro que hayas escrito, ¿cómo te sientes al haberte liberado? ¿Lleno de vida? ¿Una estrella? ¿Cómo te sientes cuando escribes?
Cuando escribo siento que las palabras que van saliendo las dicta el alma. En realidad es el alma la que escribe, aunque físicamente lo hagamos con las manos. El hecho de escribir, de expresar lo que uno siente, produce una gran liberación, por eso puede ser que después de acabar un libro uno siente que ha llegado a un lugar nuevo, un lugar que antes no conocía, eso le hace sentir a uno lleno de vida, uno se ve a sí mismo como una estrella que emana su fulgor. 

- ¿Has intentado dar respuesta a preguntas en las que nunca ves que pasen hechos relacionados?
A veces se encuentran respuestas sorprendentes a ciertas preguntas que nos hacemos. Mientras estamos pensando no sabemos la respuesta, pero hemos de confiar en que esa respuesta acabará llegando. Por eso creo que lo importante no es la respuesta en sí sino la confianza que tenemos en que esa respuesta llegue a nosotros. Tarde o temprano la respuesta llegará. 

- ¿Vives contigo?
Vivo conmigo en la misma casa. Soy mi huésped. Me doy alojamiento. Me proporciono cama y comida. Mi alma se mira en mí, en mi propio espejo. 

- ¿Te abrazas? ¿Cómo se hace?
Sí, me abrazo. Se hace rodeándose uno a si mismo con sus propios brazos. Si estás gordito tendrás que adelgazar un poco. No es mi caso. Si uno se quiere mucho a sí mismo entonces está ya preparado para querer a los demás. 

- ¿Con qué comenzaste tu nueva vida?
Mi nueva vida comenzó cuando caí en la cuenta de que Dios moraba en mi corazón. Ese día resucité a una vida nueva. A eso los budistas e hinduístas lo llaman Presenciación, los cristianos lo llaman la Inhabitación del Espíritu Santo, pero es lo mismo. 

- ¿Cómo se descubre la misión?
La misión se descubre al ir avanzando en la vida. Hoy tenemos una misión pero mañana puede cambiar. La auténtica misión es la vida, la propia vida. Vivir es una misión. 

- ¿Qué es el miedo?
El miedo forma también parte de la vida, es un elemento más de la existencia. El miedo es algo que tiene como fin paralizarnos. La misión del miedo es frenarnos. También el miedo cumple su papel. 

- ¿Qué es vivir?
Vivir es un acto de amor. Vivir es tomar conciencia de lo que somos. ¿Y qué es lo que somos? Lo que somos es eso precisamente: AMOR. 

- ¿A ti te gustaría que el mundo fuera como un océano en el que tú dejas una cosa y las olas te lo devuelven ?
Esta pregunta ya incluye su propia respuesta. Sí, tengo la sensación de que dejamos dichas las cosas en el océano del mundo, luego poco a poco las olas nos las van devolviendo, normalmente transformadas. 

- ¿Por qué estamos aquí?
Más que la pregunta de porqué estamos aquí, que seguramente no tiene una contestación muy precisa, vamos a decir: “Estamos aquí”. Y desde ese “estamos aquí” podemos construir y podemos avanzar. 

- ¿Por qué estoy aquí y no allí?
Ni estamos aquí ni estamos allí. Nosotros somos siempre en un no-espacio y en un no-tiempo. Nuestra esencia nunca es afectada por las circunstancias. 

- ¿Por qué vivimos en el presente?
El cerebro divide el tiempo en pasado, presente y futuro, pero en realidad el tiempo es algo único que nace del pasado, que es arrastrado hacia el presente y que nos lleva a su vez hacia el futuro. Todo el tiempo ocurre a la vez. Así que llamamos presente a esa forma de vivir el tiempo como una cosa única que en realidad no tiene partes. 

- Desde siempre has agradecido la vida, has enseñado en tus libros lo que vives, la luz que explicas de la cual la vida está repleta, ¿cómo la has descubierto?
Considero esa luz un regalo del cielo. Hablo de la luz del corazón. Yo no he descubierto esa luz, es la luz la que me ha descubierto a mí. Pero esa luz no habita solamente en mí, esa luz habita también en todos nosotros. Todos nosotros somos esa luz. 

- ¿Qué has aprendido de la vida a través de todo lo que vas viviendo?
Muchas cosas. Muchas cosas pero sobre todo una en especial: siempre se nos invita a vivir en el amor. Vivir en el amor, ser amor, es lo más importante que he podido aprender. 

-¿Cómo se encuentra el amor?
Mirando en el interior de nuestro corazón. El interior de nuestro corazón es un pozo de amor. El agua de ese pozo tiene tantas calidades y tantas cualidades que puede apagar toda la sed que tenemos. 

- ¿Qué hay dentro de la luz del Sol?
Yo considero que dentro de la luz del sol hay un núcleo puro de energía; algunos dicen que ahí mora el Corazón de Dios. 

- ¿Verdad que el Sol es algo más que un astro?
Personalmente pienso que el Sol es un diseño inteligente. Fue creado por altísimas inteligencias; esas inteligencias ahora son las que tutelan todos los procesos solares, que son muchos y muy complejos. 

- ¿El Sol también es una luz interior?
Sí, lo es. El sol tiene dentro de sí un corazón incandescente. Ese corazón es de luz pura. Ese corazón no tiene desgaste y no envejece. 

- ¿Qué es el fuego por dentro?
El fuego por dentro es luz. El fuego por dentro, reflejado en nosotros, es el fuego interior. El fuego interior es la llama del amor que en nosotros arde. Nosotros somos una llama de amor, una llama de amor viva. 

- ¿Sabrías explicar quienes somos en el interior?
En nuestro interior somos Puro Amor. Amor radiante, Amor irradiante. 

- ¿Qué hay dentro de ti?
Dentro de mí hay lo que hay también dentro de ti. Analizados por dentro tú y yo somos lo mismo que una roca o un árbol o un trozo de pan: somos vacío. Ahora los científicos están intentando averiguar qué es ese vacío al que llaman materia oscura y que los antiguos llamaban éter. Personalmente creo que eso es Dios. 

- ¿Por qué tengo dolores si no son heridas ni golpes?
Hay dolores internos que no se ven pero que duelen. A veces duele el desamor, el odio, la pena, la tristeza. Todo eso duele. Pero nosotros internamente no somos eso, esas son las circunstancias de la vida. Nosotros, nuestro interior, es algo inalterable. Nuestra esencia no se puede tocar. 

- ¿Qué es saber ser tú mismo? ¿Saber amar? ¿El cariño? ¿La felicidad...?
Ser uno mismo es saber que, aunque las circunstancias de la vida vayan cambiando, nuestro ser interno no cambia, es inmutable. El cariño y la felicidad son también circunstancias de la vida, sin embargo hay algo en el interior que no es circunstancial. Contacta con eso, verás qué bonito es. Esa es la llama que siempre arde en el corazón. 

- ¿Hablas con tu estrella? ¿La conoces? ¿Te guía?
Mi estrella es mi corazón. La voy conociendo cada día más. Sí, hablo con ella. Siento que ella me guía. Ella es mi guía. 

- ¿Cómo te muestras ante la muerte?
Me muestro profundamente esperanzado. Me siento alegre. Muere el cuerpo, pero el alma no muere nunca. La muerte es tan sólo el nombre que ponemos a un profundo proceso de transformación espiritual. 

- ¿Qué pasará después de nuestra vida?
Después de nuestra vida nos seguiremos encontrando con más vida. No hay nada que no pueda no tener vida. Todo es vida.También la muerte es vida. 

- ¿Qué opinas del más allá?
El más allá y el más acá son lo mismo, son la misma cosa. Llamamos más allá a aquello que desconocemos. Poco a poco iremos cayendo en la cuenta que todo eso que llamamos más allá está al lado nuestro. Lo que está al lado nuestro son puertas que algún día podremos ir abriendo, puertas dimensionales. Ahora mismo estamos comenzando a fabricar ya las llaves para abrir esas puertas. 

- ¿Qué hay en el Cielo?
En el cielo hay todo lo que se ve y, sobre todo, todo lo que no se ve. Más del noventa por ciento de los procesos de la vida son invisibles. Que algo no se vea no quiere decir que no exista. 

- ¿Qué hay después de la muerte, de las estrellas y el cielo?
Después de la muerte, detrás de las estrellas y del cielo lo que hay es vida. Todo es vida que se expande. No hay límites para la vida. 

- ¿Cómo lo haces para encontrar la felicidad?
La felicidad no hay que encontrarla. Nosotros somos la felicidad. La felicidad viaja en nosotros, con nosotros, no es necesario salir a buscarla a ninguna parte. 

- ¿Por qué no decimos la verdad?
Porque jugamos a ser seres adultos, jugamos a ser personas maduras, pero no lo somos en absoluto. No decimos la verdad porque la mentira es como una armadura que nos cubre de nuestro propio rostro, un rostro que a menudo nos da miedo mirar; si miramos de frente nuestro verdadero rostro eso nos compromete, y al comprometernos nos tenemos que hacer responsables de nuestra propia vida. Así que cuando no decimos la verdad es porque no queremos responsabilizarnos de nuestra vida. 

- ¿Crees que la niñez es algo que no se debería perder nunca?
La niñez no es solamente una edad marcada por los años y por el calendario. La niñez es un estado mental, y sobre todo un estado del alma. Un persona puede ser niña aunque tenga muchos años. Se vive en la verdadera niñez siempre que se está en la vida con un corazón puro y transparente. Se vive la niñez cuando en todo momento rescatamos nuestra inocencia original. 

- Cuando te conectas con tu interior, ¿qué sientes?
Siento que el interior es el lugar al que siempre uno ha de volver. Nuestro interior es como una fuente de agua transparente que siempre se nos ofrece para calmar nuestra sed. 

- ¿Cómo miras desde otro punto de vista?
Mirar desde otro punto de vista es clave para tener una visión diferente de las cosas. Si siempre miramos desde un único punto de vista podemos caer en rutinas y en juicios preestablecidos. Sin embargo, al mirar desde otro lugar diferente nuestra mirada se amplia, entonces se agrandan los horizontes. 




Eva, gracias. Gracias también a Berta. Gracias a ‘els nens i les nenes’ de 5º de Primaria de la Escola de Lurdes de Barcelona. Preguntas realizadas el 1 de junio de 2011. Respuestas encontradas entre el 7 de junio y el 11 de junio de 2011. 




En la foto, mi hijo pequeño salta desde una mesa en el patio ¿Salta? ¿Quizá vuela? Puro mátrix rural…

No tengáis ningún miedo






En los últimos días anda circulando por internet un correo, supuestamente de la NASA, que habla de teorías catastrofistas, de tener que abandonar las ciudades, comprar víveres para unos meses... Son ya varias las personas que han llamado o han escrito para ver qué me parece a mí. 

Yo no soy ningún profeta, pero os digo que no tengáis miedo. No tengáis ningún miedo. 

Llego a esta conclusión a través de la lógica, no a través de ninguna revelación especial. La lógica es la que ahora sigue: los que quieren implantar el NWO (Nuevo Orden Mundial), que es verdad que lo están intentando pero que no lo van a conseguir, no quieren que se colapsen las ciudades, porque si las ciudades colapsaran, la mayoría de las personas se irían al campo a ‘iniciar’ una vida autónoma, y que yo sepa el sistema no quiere ni oír hablar de vida autónoma, al contrario parece que nos quiere a todos muy obedientes y dependientes, así que ésa es la deducción lógica para concluir que se trata de un cuento inventado. 

Nadie sabe lo que va a pasar. Si alguien supiera lo que va a pasar tendría un inmenso poder sobre los demás, y eso sencillamente ‘no está permitido’. 

Este tipo de anuncios están pensados simplemente para inocular el miedo. Una vez más. 





Para recuperar de nuevo la confianza ved ahora la foto. La ha hecho una amiga hace tres días. Nos ha dado permiso para poder usarla en ‘exclusiva’ y de esta forma ‘expandirla’ por la red. Volaba Irene este pasado domingo, día 19 de junio, de París a Madrid, cuando advirtió esto que ahora veis. Ved el centro de la foto. Hay ahí un Corazón de Luz Sagrada. Algo muy sutil y muy bello. Estas son sus propias palabras: “La verdad es que yo lo sentí como una buena cosa, estaba ahí fuera, estuvo un buen rato... Con ese fondo de nubes como algodón se veía muy bien, incluso por momentos se hacía más grande con otro arcoíris circular que está a su alrededor... Era muy bonito cómo se veía a través de esa luz de arcoíris, las nubes más abajo cambiaban de color hacia un azul-gris malva como los reflejos de algunas perlas o alas de mariposa... La verdad es que fue muy hermoso”. 


¡Estamos tan tutelados y tan custodiados! ¡Tan protegidos! Ni un solo cabello osarán tocarnos. Ni un solo cabello. Que estemos tutelados y protegidos no quiere decir que no nos revelemos ante las injusticias, pero es tanta la Fuerza que nos ampara…¡Es tanta!

Acudiendo a tu interior




Entrevista a: Stella Maris Maruso, terapeuta que aplica la psiconeuroendocrinoinmunología: 


Tengo 55 años. Nací en Buenos Aires, donde vivo. Educo a personas que atraviesan crisis severas. Estoy casada y he criado cuatro hijos. ¿Política? Ayudar a los demás a vivir hasta el último instante. ¿Dios? No soy religiosa, soy espiritual: experimentar la trascendencia me sana.

¿Cuántos pacientes? 
Casi 30.000 en los últimos 30 años, con enfermedades de todo tipo, cánceres... 

¿Cómo los ayuda? 
No tratando de no morir, sino de vivir hasta morir. De morir bien. 

¿Qué es morir bien? 
Vivir hasta el último instante con plenitud, intensamente. Vivir más no es más tiempo, sino sentirte alegre por estar aquí y ahora. 

¿Acaso no vivían antes de enfermarse? 
¡Muchos agradecen que su cáncer les haya enseñado a ser felices, a vivir! La enfermedad es una oportunidad de enriquecerse. 

Mejor que no llegue. 
¡Pero llega! El dolor entra en todas las casas. ¡Y esto hay que saberlo! Deberíamos aprender desde niños que morir es parte de la vida, y a fortalecernos en cada contrariedad.

No nos lo enseñan, es verdad. 
Al no aprender a dominar la mente, vivimos arrastrados por ella. Eso es malvivir. ¡La mente es demasiado loca para confiarle tu vida! Confíale tus negocios, ¡pero no tu vida! 

¿Por qué no? 
La mente va de excitación en excitación, te impide gozar la vida. Los médicos dicen que padecemos "síndrome de déficit de deleite": ¡no sabemos gozar de lo que nos da la vida! 

Yo lo procuro. 
Un 10% es lo que te pasa y un 90% es lo que haces con lo que te pasa. 

Cuestión de actitud. ¿Cuál es la mejor?
Sentir pasión ante la incertidumbre de la vida, ante lo que sea que vaya a traerte. 

¿Sea lo que sea? 
Sí. Los psiquiatras detectan que hoy padecemos de neurosis noógena: falta de responsabilidad y sentido de la propia existencia. 

Pues sí que andamos mal. 
Sí, pero la ciencia vanguardista trae buenas noticias: acudiendo a tu interior puedes obtener todo lo que necesites, producir endógenamente todas las drogas analgésicas, euforizantes... ¡Puedes aprender a sanarte! 

¿Y prescindir de la medicina? 
Hablo de la tercera revolución de la medicina: después de la cirugía y los antibióticos, llega la psiconeuroendocrinoinmunología. 

A ver si me cabe la palabra en una línea.
Es la disciplina que integra psiquismo y biología, tras treinta años de investigaciones de sabios como Carl Simonson, Robert Ader, Stanley Krippner... 

¿Qué postulan? 
La interconexión del sistema nervioso central, el nervioso periférico, el endocrino y el inmunológico. Te lo resumo: ¡las emociones modifican tu capacidad inmunológica! 

¿O sea que una emoción puede enfermarme?
La angustia ante lo incierto, el miedo, la desesperanza, elremordimiento, la rabia... ¡Cada una tiene su bioquímica! Y es venenosa, es depresora del sistema inmunológico. 

¿De un día para otro? 
La salud no es un estado: es un proceso, y muy dinámico. ¡Por tanto, siempre puedes reforzar tu salud si trabajas tus emociones! 

¿Las trabaja usted con sus pacientes? 
Sí. Hay pacientes ordinarios, sumisos a creencias establecidas, y pacientes extraordinarios, que generan creencias sanadoras. 

Creer que puedes curarte... ¿puede curarte? 
Hay un viejo experimento famoso: a cuarenta mujeres con cáncer de mama, el médico les contó que la quimioterapia las dejaría calvas. Luego, sólo suministró quimioterapia a veinte mujeres y dejó que las otra veinte creyesen recibirla... 

Y no me diga que... 
Sí, sí: el 60% de las segundas quedaron tan calvas como las tratadas con quimioterapia. ¿Qué modificó la bioquímica interna de esas mujeres? ¡Sus propias creencias! 

Inducidas por el médico. 
Lo que demuestra el enorme poder del médico. ¡El médico puede estimular con su actitud la capacidad autocurativa del paciente! Un hijo mío es médico: a él y a todos los médicos les ruego que jamás le digan a un paciente que su condición biológica es irreversible. Ese es el único pecado médico. 

Pues hay diagnósticos que desahucian.
Son condenas: matan más que el tumor. Acepta el diagnóstico que sea, ¡pero jamás aceptes un pronóstico! Jamás: si abandonas la esperanza de mejorar, de luchar por tu propia salud..., activas el suicidio endógeno. 

Pero sembrar falsas esperanzas... 
¿Falsas? A mi padre le pronosticó el médico tres meses de vida por un diagnóstico de cáncer de próstata diseminado al hígado. Trabajamos juntos con amor, relajación, meditación, nutrición... y al año no tenía células cancerosas. Vivió 18 años más. 

¿Qué dijo su médico? 
"Milagro", dijo. Remisión espontánea. Desde ese día cerré mi empresa y me volqué a ayudar a otros como a mi padre. Y yo hoy vivo en la frontera del milagro: la remisión es un efecto colateral en enfermos que han abrazado las fuerzas de la salud, la vida. 

¿Cómo han dado ese abrazo? 
Sintiendo que la enfermedad enriquece su vida y que morir no es un castigo, ampliando el círculo de lo que les importa y poniéndose al servicio con amor por la vida que nos traspasa, escapando de su cabeza y empezando a sentir: a reír, a llorar... Se han permitido asombrarse y han experimentado estados de trascendencia.

¿Qué entiende por trascendencia? 
Liberarte de tu historia pasada y del temor por la futura. La meditación ayuda mucho. Y eso cambia tu bioquímica: estás sano, ¡vives! Por el tiempo que sea, estás vivo.
----------- 

El cáncer de su padre le enseñó cómo ayudar a miles de pacientes desde su Fundación Salud (www.fundacionsalud.org.ar), en Argentina, avalada por científicos de primera fila que la invitan a la facultad de Medicina de la Universidad de Harvard a participar en seminarios de curación espiritual (sic): por aquí aún no nos suena, pero ella me asegura que será el nuevo paradigma médico, en el que el paciente dejará de ser visto como una máquina estropeada que tenga que ser reparada o desahuciada. Esta señora entusiasta me enseña que todo lo que como, pienso y siento va tejiendo mi salud, y que puedo aprender a tejer. 

"Hay emociones que pueden matar y otras que te SANAN"




En la foto, el sol entrando ayer en esta casa a última hora de la tarde.

Buscando el Alma




Un hombre y una mujer se casan y no tienen ni idea del juego al que van a jugar a partir de ese momento, entre otras cosas porque no se han preparado para la vida tensa y sin tregua que les espera. Ese hombre y esa mujer pronto comienzan a estar atrapados por todas las formas externas: boda, viaje de novios, casa, hipoteca, hijos, trabajo, convivencia con familiares y amigos, las fiestas de cumpleaños, Navidad, Semana Santa, mes de agosto, que mi madre se ha puesto enferma, puedes llevar hoy tú a los niños a clase de guitarra… Y un día uno de ellos o los dos a la vez se dan cuenta de que están viviendo en una cárcel, una cárcel que han construido ellos mismos. De pronto se ven viviendo en un lugar, ese hogar soñado, en el que no quieren vivir en absoluto, dentro además de una relación que produce ahogo y continuas insatisfacciones… Entonces, ¿qué camino tomar? El de la búsqueda. ¿La búsqueda de qué? La búsqueda del Alma. “El Alma tiene que estar en alguna parte, y si no la encuentro es que me vuelvo loca”, oí decir una vez a una amiga. Normalmente es la mujer la que se lanza a esa búsqueda, a esa aventura que casi siempre tiene que asumir en solitario, muchas veces a espaldas del mundo, juzgada por todo su entorno; y pronto comprueba que el cielo y el infierno no son lugares físicos sino estados de conciencia. Y el Alma comienza a aparecer. El Alma que tanto anheló florece ahora delante de sus ojos. Cuando este proceso comienza, generalmente la pareja se separa; no se trata de una separación entendida como un capricho que sirve para destruir una familia; esa pareja se separa porque la evolución la han de hacer justamente 'por separado', y lo que es más importante: sin testigos -que el uno no sea testigo del proceso del otro y viceversa-. Recordemos también que uno de los mayores actos de amor dentro de una pareja puede ser precisamente separarse. 

Los años que esa mujer ‘buscadora’ vivió maldiciendo, ahora se los pasa bendiciendo, porque ya se ha dado cuenta de que la vida puede ser una bendición. Y si todo se hace con sabiduría, nunca más volverá a repetir una relación como la que tuvo, nunca más se encerrará en una cárcel, aunque sea una cárcel de oro. 

Nos enseñaron a ser fieles a alguien, a una persona, a Dios, a unas ideas… cuando a lo que hay que ser fieles es al Amor, al Amor mismo. Si uno es fiel al Amor siempre será fiel, haga lo que haga. 

La libertad llama a la puerta. Está llamando. ¿La puedes oír? 

Este no es un relato inventado. Ni mucho menos. 


A todas las mujeres que buscan su Alma, y a todos los hombres que también se atreven. 



En la foto, una bella flor que en mi pueblo de nacimiento llaman ‘alzamerienda’. 

Profundo Proceso



A través de un proceso profundo de toma de conciencia, ese gesto que tanto nos incomodaba de esa persona, resulta que ahora no solamente no nos incomoda, sino que comenzamos a apreciarlo de otra manera; ese gesto ya lo hemos empezado a amar; y vamos a seguir amándolo, amándolo hasta tal punto que puede que nos acabe gustando, incluso gustando mucho. Parece un detalle simple, pero no lo es. Porque darle la vuelta a todo lo negativo que llega a nuestra vida y convertirlo en el viento que empuja las velas de nuestro barco, eso es sencillamente descubrir uno de los ‘trucos’ de la existencia. Conociendo de verdad ese truco, se avanza mucho, se avanza enormemente. “Matando muerte en vida la has trocado…”, canta San Juan de la Cruz en su “Llama de amor viva”. 

Podemos incluso llegar a no ver nada negativo en ninguna parte; en ese momento no es que todo nos parezca bien, es que ya volamos libres. Si vuelas libre, entonces ya no hay quien te detenga. 



En la foto, el cielo aquí en el pueblo el pasado sábado 11 de junio.

No hay aventura mayor




Conozco extraordinarias aventuras humanas, algunas realmente épicas, grandiosas. Conozco la aventura del que siendo niño quiso estudiar aquella admirable carrera y cómo finalmente culminó sus estudios, algo que parecía imposible. Conozco al que fundó aquella empresa y en pocos años amasó una gran fortuna. Conozco el que conquistó a aquella bella mujer y se casó con ella. Conozco al que construyó la casa de sus sueños. Conozco al que viajó por todo el mundo. Conozco al mandatario. Conozco al poeta. Conozco a muchos. Sin embargo no conozco aventura mayor que la de aquella persona que se adentró de lleno en el profundo proceso de transformación espiritual y abrazó ser Conciencia. Creo que no hay aventura mayor. 




En la foto, campos verdes de cereal. Al fondo, las montañas.

Soñar que uno muere





En la última semana varias personas me han hablado de que recientemente han soñado que morían. Es algo que llevo observando también yo desde hace un tiempo. Recuerdo que un amigo me llamó preocupado no hace mucho porque había soñado que moría, y que moría en un plazo de veinte días; imaginaos la situación, con hijos muy pequeños, en fin... Ese anuncio de la muerte de uno mismo en ningún caso se puede interpretar como muerte física, de hecho en ningún caso se ha llegado a producir, pero lo que sí se ha producido, y se está produciendo, es una muerte de la personalidad que hasta ahora ha imperado. Creo que es la muerte del ego y todas sus proyecciones lo que se esconde detrás de esos sueños. Morimos a una vida vieja y nacemos para otra nueva vida, la vida del Espíritu. Un Agua Nueva viene a calmar nuestra sed.

El proceso de purificación se hace cada vez más intenso y todo lo que somos está siendo transmutado, creo que definitivamente. Según alguna persona que tiene contacto con seres multidimensionales, para agosto de este año habrá sido renovado al completo el ADN de toda la humanidad, con todo lo que ello implica. El dato ha sido suministrado por la canadiense Marie-Lise Labonté, que mantiene contacto frecuente con un grupo de personas en la península ibérica, concretamente en Barcelona. 


Mientras voy en el coche y pienso en este apunte, escucho un tema musical que se titula “El cantar tiene sentido”, letra y música de Chico Sánchez Ferlosio, interpretado por Amancio Prada. Así dice en uno de los versos finales: “Sale el gusano de su prisión de seda y se convierte en linda mariposa”. 





En la foto, una curiosa esfera de luz, al atardecer, entre las nubes y la puesta de sol.

No sabes lo que te pierdes




Cuenta un famoso de la tele de España que él siempre ha ganado más dinero del que necesita. Y uno piensa para sus adentros mientras lo está leyendo: “Pues en realidad no sabes lo que te pierdes”. ¿Por qué digo esto? Trataré de explicarlo un poco. 

Si yo me decidiera a escribir lo que supone andar justo de dinero durante muchos años, pero a la vez ir comprobando la magia que tiene la vida cuando llega el dinero que necesitas en el momento en el que lo necesitas…pues aparte de dar para para escribir un montón de páginas, algunas verdaderamente increíbles, también daría para hacer una reflexión muy profunda sobre la fe, la confianza y muchas cosas más. Hasta tal punto la magia es apabullante, que en ese proceso en el que la magia actúa hasta se dignifica el propio dinero, incluso hasta uno llega a pensar que es una cosa buena… que ya es decir. 

Esto que ahora voy a contar añade un matiz un poco distinto a este confiar de forma permanente: una persona que conozco, y que proviene de muy buena familia, estuvo durante un año descargando patatas en un gran mercado de ciudad: “para conocer de primera mano lo que es pasar dificultades”, según sus propias palabras. Con todos los respetos, eso no es pasar dificultades, eso es hacer turismo con un ligero toque exhibicionista. Y vuelvo a decir que con todos los respetos, porque tengo un gran afecto por esa persona, y además que yo no soy quien para juzgar la vida de nadie. Sin embargo pienso que ‘pasar dificultades’ es cuando no te queda más remedio que pasar por lo que estás pasando. En su caso la bolsa estaba llena, aunque él en ese momento ‘hiciera de pobre’. Aunque es delicado hablar de esto, creo que se entiende: “Si das aquello que no necesitas, en realidad eso no es dar”. Das cuando te desprendes de lo que verdaderamente necesitas. 

Seguiremos investigando. 





En la foto, una señal en el cielo, hace dos días, mientras viajaba en coche.

Tiempo para la Conciencia





Han hecho en estos días una entrevista para el Canal 25 Televisión de Barcelona, en concreto para un programa que se titula “Tierra de Sueños”, un programa que se emite a altas horas de la madrugada; el director y presentador de este programa es también el director y presentador de un programa de radio nocturno que lleva por nombre “Luces en la oscuridad”, un espacio radiofónico que forma parte de la parrilla habitual de Punto Radio y que por lo visto lleva ya veintidós años en antena. Parece que se trata de un programa para despertar conciencias. 

Esta reflexión llegó a mí en los minutos previos a la entrevista, ayudado también por un amigo que me acompañaba en esos momentos: es curioso que los programas para despertar conciencias solamente tienen cabida por la noche; entonces la pregunta que ahora me hago es esta: ¿no hay tiempo durante el día para la conciencia? ¿Tan ocupados estamos a lo largo de la jornada laboral que no disponemos ni de un minuto para entablar una pequeña conversación con nosotros mismos? ¿Es el tema de la conciencia un asunto para insomnes? ¿A qué cosas damos prioridad a lo largo de un día de nuestra vida? 





La bella composición vegetal de la foto me la encontré justo a la salida de los estudios del Canal 25 de Barcelona, en L’Hospitalet de Llobregat. La entrevista aún no ha sido emitida.

Sed vosotros mismos




¡Cuántas veces nos dijeron lo que teníamos que ser y por eso mismo dejamos de seguir el impulso de nuestro propio corazón...! ¡Cuántas veces no nos han querido como somos y por eso mendigamos migajas de amor en banquetes de gente desconocida...! ¡Cuántas veces las intenciones de otros deformaron la fuerza de nuestro Espíritu, esa fuerza interna que es la que verdaderamente nos guía a cada paso…! 

Estando estos días en Barcelona me viene a la mente y al corazón la figura de Raimon Panikkar. Recuerdo también lo que mi amigo Toni J. Ambel me contaba hace unos meses, y es que poco antes de la muerte de Panikkar, en agosto de 2010, lo fueron a visitar un grupo de personas entre las que estaba mi amigo. Los recibió en una humilde casita de la costa catalana. Dice que solamente les dijo estas tres palabras: “Sed vosotros mismos”

Os dejo con este vídeo de pocos minutos lleno de intensidad y belleza en el que aparece R. Panikkar en su etapa final. No dejéis de ver el momento en el que brotan sus lágrimas, exactamente desde el minuto 6:08 al 6:19. Once grandiosos segundos. 




En la imagen, el rostro de Raimon Panikkar.

El mejor maestro





¿Es mejor maestro el que apenas enuncia sus respuestas, o por el contrario es el que lo explica todo detalladamente? Muchas veces a lo largo de mi vida me he hecho esta pregunta. 

Por instinto, también por tendencia natural, siempre he buscado en los maestros las mejores explicaciones, las más precisas y detalladas; sin embargo creo que los que más han calado en mí son aquellos cuyas respuestas apenas quedaban esbozadas. Cuando el maestro no ha hecho más que apuntar levemente lo que quería decir, he visto que yo mismo encontraba las respuestas. Casi en el silencio del maestro es cuando yo he hallado el sendero que me lleva hacia el camino ancho y despejado. 



En la foto, un cielo de estos días.