Nuestra sangre



“Nuestra sangre está sincronizada con el agua del océano (ambas tienen la misma salinidad y la misma composición mineral) y el pulso de nuestra sangre resuena con las olas del océano. Los pulmones se convierten en nuestros bosques internos y respirando mantenemos la relación interna con ellos. Los ríos son nuestros vasos sanguíneos, los lagos nuestro hígado, los arroyos nuestras glándulas salivares, la lluvia es nuestro sudor, el viento nuestra respiración, el trueno se transforma en nuestra palabra, el relámpago en nuestra visión, las vibraciones atmosféricas en nuestra habilidad de pensar … La Luna refleja el Sol e internamente se manifiesta en sentimientos. Físicamente la Luna está representada por el pericardio (bolsa en la que está contenido el corazón y uno de los doce órganos) gracias al cual nos hacemos conscientes de lo que está dentro y de lo que está fuera. Purificando nuestra sangre conseguiremos la verdadera salud y la gran Alegría de la Libertad en el círculo de la Luz”. 


Este maravilloso texto es de Roy Littlesun, un espléndido ser humano. 


Roy Littlesun creció en el Pacífico Sur, donde parece que la naturaleza espiritual de la legendaria Lemuria aún se puede percibir. Roy comenzó su viaje global a la edad de 14 años (1934) en la isla de Java, donde sintió una señal que posteriormente le llevaría a descubrir que la misión de su vida se centraba en la unión Este-Oeste. El viaje continuó hacia el oeste llegando a EEUU, donde conoció a los indios Hopi en Arizona, convirtiéndose en hijo adoptivo de uno de los últimos guardianes de la sabiduría Hopi, Titus. De nuevo se le dió una señal y, tras varias confirmaciones, Roy siguió con un viaje de exploración alrededor del mundo. Finalmente, en 2006, todo el mensaje que Roy prometió a Titus entregar al mundo, se condensó en la Danza y el Camino Sagrado del Corazón Único. También estableció el compromiso sagrado de compartir con el mundo la verdad de la Ley del Creador. La Paz Mundial llegará para armonizar lo interno y externo con toda la creación. Según Roy, “si hacemos de esta ley nuestra primera constante, también podemos revocar las leyes políticas duales, como es la división entre el bien y el mal. Esto es lo que está sucediendo hoy en día por todo el mundo. Pero no conseguiremos establecer la Paz Mundial con ningún tratado ni cualquier otro sistema artificial, incluida la democracia. La guerra y el terrorismo se originan por la desviación de la Ley del Creador”. 



En la foto, una hoja roja de parra, con gotas de lluvia.

Bajo cualquier circunstancia



-¿Siempre has confiado en la vida? 

-Creo que siempre he confiado, aún en las noches más negras, en muchas noches negras que he vivido he seguido confiando. Pero confiar en la vida no es pensar que en todo momento vamos a tener el dinero suficiente, que nos va a acompañar la salud todo el tiempo, que uno mismo y los nuestros se van a encontrar siempre bien. Eso no es confiar, eso es ‘imaginar’ algo que generalmente nunca se suele cumplir. Confiar es que, bajo cualquier circunstancia, sepamos que La Vida está de nuestro lado, que no nos quiere aplastar ni aniquilar. 

“Bajo cualquier circunstancia. Confiaré. Siempre. Ocurra lo que ocurra”. Me digo a mí mismo muchas veces. 

“Yo no sé lo que va a suceder, pero sé que algo bueno va a suceder”, le he dicho a una persona que me ha visitado recientemente. 

Quien de verdad confía en La Vida, se vuelve indestructible. 



Parte de una conversación, este último mes. 



La 'inspiración' para este apunte llega en la huerta que tiene mi padre, justo desde el lugar en el que está hecha la foto. Tarde de verano. Sol intenso y aire fresco. El cementerio del pueblo está al fondo, sobre la llanura. Fijaos en esa esfera violeta, es como si ‘viajara’ por los campos. El cielo azul y las nubes de ese momento cautivaban el corazón. Aún lo cautivan.




Más luz en la conciencia




-Pero... ¿No es cierto que en el mundo hay más maldad cada día?...

-No hay más maldad, lo que hay es "más luz", y de eso estoy hablando ahora. Imagina que tienes un cuarto o una bodega donde guardas tus cosas desde hace años y que es iluminado de forma habitual por una lámpara de 40W. Cambia la lámpara a una de 100W y verás lo que ocurre allí. Verás el desorden y el polvo que pensabas que no existía. La suciedad será más clara. Esto es lo que está pasando. ¿Te has dado cuenta que hoy en día las mentiras y los engaños salen a flote con mayor rapidez que antes?... Bueno, acceder al entendimiento de Dios y acceder al funcionamiento de la vida es más rápido que antes. Esta nueva vibración del planeta es la que tiene a todos nerviosos, depresivos o enfermos, ya que para poder recibir más luz las personas deben cambiar tanto física como mentalmente. Deben poner en orden sus bodegas porque cada día les llega más luz a su conciencia y por mucho que quieran evitarlo, deberán elegir poner manos a la obra y comenzar la limpieza o vivir en medio del desorden. Este cambio provoca dolores físicos en los huesos, que los doctores no pueden solucionar ya que no se ve una enfermedad que los provoque. Te dirán que es estrés y no se trata de eso, se trata de emociones negativas acumuladas, se trata de miedos y angustias, se trata de ese polvo acumulado por años que ahora estás viendo para ser limpiado. Habrá noches en que te despiertes y desveles por unas horas. No te alteres, lee un libro, ve tele, medita, no luches pensando en que algo está mal, es la nueva vibración planetaria que estás asimilando, te volverás a dormir y al día siguiente no sentirás falta de sueño. Si no canalizas bien este proceso los dolores serán más intensos y te diagnosticarán fibromialgia, que es un nombre que la medicina ha dado a estos dolores que no tienen causa visible y para los que no proponen ningún tratamiento con resultados concretos, sólo te recetan antidepresivos para que evadas la oportunidad de cambiar tu vida.
Una vez más tú eliges en qué realidad deseas vivir, sólo que esta vez el drama será más intenso y por supuesto el amor también. Si se incrementa la Luz, también lo hace del mismo modo la falta de ella, esto explica por qué hay tanta violencia irracional en los últimos años. Estamos viviendo la mejor época que la humanidad jamás vivió, seremos testigos y actores de la transformación más grande de conciencia que jamás imaginaste. Infórmate; despierta tu inquietud por estos temas, la ciencia sabe que algo está pasando, tú sabes que algo está pasando, sé actor consciente de estos tiempos, que no te pillen asustado porque dices no saber lo que pasa. 


Sai Baba 



Sathya Sai Baba es un guía espiritual muy reconocido. Murió en india este mismo año 2011. Lo que se muestra en este apunte es parte de un mensaje de Sai Baba sobre el 2012. 



En la foto, una flor desenfocada (una pequeña margarita) convertida en fuego y flor del corazón. Fuego y Flor del Corazón.




El ruido de los pensamientos



Mi padre siempre me decía que cuando el abuelo pensaba se oían sus pensamientos, que sus pensamientos producían ruido, arrastre, que estuviera muy atento porque eso se podía escuchar; y puedo decir que sí, que estando uno realmente atento se le oía pensar, desde luego que algo se escuchaba mientras el abuelo Juan pensaba, y pensaba mucho. Mi abuelo era el padre de mi madre, suegro de mi propio padre, un hombre de una inteligencia muy afinada que siempre se detenía de una forma muy particular ante las situaciones; su manera de ‘adentrarse’ en esas situaciones era a través de una especial manera de ‘desentrañar’ las cosas a fuerza de pensar. No era un pensamiento bruto, al contrario era extraordinariamente sutil y nunca impositivo. Cuando estabas junto a él, su pensamiento lo inundaba todo. Cuando él pensaba parecía que pensabas tú también. Su pensamiento te hacía pensar.

Tiempo después he sentido curiosidad por ver y comprobar si a otras personas también se les oía o se les oye pensar. Y sí, puedo decir que también sucede. No es difícil escuchar a otros pensar, incluso aprender a distinguir si esos pensamientos son positivos o negativos. Al día de hoy os puedo decir que creo que estas cosas son acercamientos plenos a eso que se llama telepatía, algo que yo cada vez veo y siento más en mi vida; creo que también os estará pasando a muchos de vosotros. 


Estar cerca de alguien y ver y comprobar cómo es su vibración, independientemente de que te caiga bien o te caiga mal esa persona. Sentir cómo vibra, poder calibrarlo; creo que se trata de aprender a percibir las dimensiones del Espíritu del otro, su manera de mirar, su forma de ubicarse en el Mundo, la anchura y hondura de su Alma y el contenido de su Corazón. Apasionante geografía.

Aún escucho pensar al abuelo Juan, sus pensamientos todavía me siguen llegando; si sus pensamientos de entonces eran ya amorosos, ahora son de amor. Son de Amor. Son Amor. 



El abuelo Juan es mi padrino, lo fue en mi bautizo y quizá lo siga siendo ahora a otro nivel. En la foto me gusta especialmente la disposición de esos hombres de pueblo vestidos de domingo (como podéis ver intercalados con frailes con hábitos); el abuelo Juan es el segundo por la derecha. La foto es de mediados de los 60.

Ellas



Siempre que tengo oportunidad me gusta observar la dinámica de una casa, una casa en la que a poder ser no haya empleada de hogar ni ayuda de ningún tipo; y me gusta observar a la mujer de esa casa, cómo va haciendo las cosas con naturalidad: preparando la comida, lavando la ropa, limpiando… Normalmente esa mujer hace esas cosas y no se siente herida (aunque hay hombres que también lo hacen, sabemos que la ‘tendencia’ del hombre es estar haciendo ‘cualquier cosa’, fundamentalmente para escapar, escapar de la casa). Pues esa mujer, esas mujeres, despiertan mi admiración porque pueden llegar a estar cansadas, o muy cansadas, pero no disgustadas o malhumoradas. Admiro a esas mujeres de condición humilde que a pesar de todas las dificultades, a pesar de esas tareas a veces pesadas, guardan en su rostro paz y serenidad. Me uno a ese trabajo, a ese cansancio, las bendigo a todas a la vez que doy las gracias por teneros y conoceros, maravillosas mujeres. Mujeres maravillosas que seguís siendo el motor de este Mundo. 



En la foto, sábanas tendidas al viento en el tendal de mi madre, hace unos días. Algo se deja ver en el cielo, justo encima de uno de los árboles, el árbol que está a la izquierda. Y no es un pájaro.


El pecado de la carne




Hace un par de meses he conocido personalmente a Josep Pàmies. Fue en un viaje a Lleida. Un amigo me había pedido unas plantas para un tratamiento y, cosas curiosas de la vida, las tenían en la finca ecológica de Pàmies. Ese día me acompañaban mis hijos y dos personas más. Fue una persona de las que me acompañaban esa tarde, estando ya en el invernadero, la que apuntó la posibilidad de que el hombre con sombrero de paja que trabajaba agachado entre las flores podía ser Josep. Lo era. Compartimos con él un buen rato, y no estuvimos más tiempo porque nosotros teníamos algo de prisa. Nos habló lleno de sabiduría y de ternura, escrutándonos con sus pequeños ojos de un azul muy intenso. Hablamos de varias cosas, entre otras de lo que supone estar amenazado por varias multinacionales, como es su caso. Si un día pasáis por Balaguer (Lleida) no dejéis de visitar su finca. Cuando entréis en ese lugar podéis llorar de alegría. El paraíso es posible. 

A lo que vamos. 

Esto que viene a continuación lo cuenta Josep Pàmies. Lo tiene escrito. Habla de un ganadero que él conoce. El relato estremece. No es para que tengamos asco a la carne –yo por principio no estoy en contra de la carne ni en contra de nada- pero no se nos ha de olvidar que la carne, la carne convencional de la carnicería y de los supermercados actuales, tal como la manipulan y nos la venden, es un puro asco. Pero como creo que nada debe de quedar sin ofrecer alternativas, al final el ganadero habla de un remedio que ha encontrado para el tratamiento de los animales: se trata del Dióxido de Cloro, popularmente conocido como MMS. Este remedio puede ser utilizado también para las personas. 

“Soy ganadero de terneros de engorde. Los compro con 3-8 semanas de vida y con 50-80 Kg. de peso en fase de lactantes. Los vendo al año con 480-550 Kg. Compro los terneros en lotes de 50 o 100 animales cada 7-8 semanas. Tengo unas instalaciones algo viejas, lo que hace que tenga más problemas sanitarios que la media. Los problemas sanitarios se concentran básicamente en las primeras edades, lo que hace que aquí esté la máxima inversión en medicación, tanto preventiva como curativa. El coste de medicación va en aumento año tras año, pues aparecen resistencias a antibióticos y nuevas enfermedades. La mejora en calidad genética hace que los animales sean más débiles. Los animales llegan estresados, deshidratados, con fiebre, con varias horas sin comer ni beber, y en consecuencia empezando a enfermar. Al llegar tenemos que darles un protocolo re-hidratante y varios medicamentos para estabilizar el ganado. Como norma general el primer mes reciben: gentamicina, tilosina, estreptomicina, sulfamida, enrofloxacino, ivermectina, amoxicilina y/o doxiciclina, vacunas de IBR, PI3, BRS, BVD, carbunco, tétanos y basquilla. A parte de la medicación adicional para los que enferman. Es una barbaridad. Las dolencias más comunes son: descompensación de la flora intestinal, E-coli, Coccidios, Sarna, Gusanos intestinales, Heamophilus, multitud de problemas respiratorios y algún virus de las vacunas indicadas anteriormente. Las peores dolencias son las respiratorias y los coccidios". 

Hasta aquí el relato de nuestro ganadero anónimo. 

Cansado de todo este protocolo de actuación que le imponen los servicios veterinarios , decide hacer una primera prueba con Dióxido de Cloro, popularmente llamado MMS. 

Fruto de esta primera experiencia positiva con el MMS, este ganadero está haciendo otras pruebas para erradicar del todo la administración de antibióticos en sus animales y evitar así la resistencia a los mismos, de peligrosas bacterias que están mutando en otras más agresivas por culpa de este manejo insostenible, fundamentalmente por el exceso de antibióticos. 

Ojalá que esta noticia sirva para que nuestras queridas y “democráticas” autoridades tomen nota y tengan en cuenta el trabajo de este ganadero y de otros y dejen de considerarlos delincuentes. 

Enlaces al MMS para quien quiera informarse: 


Este producto se vende legalmente a precios razonables a nivel industrial y por separado sus dos componentes. 



Sé que este blog lo sigue también algún veterinario, por eso estos datos tan precisos. 


Atentos a la carne que comemos. Muy atentos. 


Una última cosa. Comparto ahora algo que he podido observar a lo largo de estos meses de julio y agosto: llevo todo este tiempo viendo a hombres con pechos, con mamas, sí, sí, como lo oís; lo mismo en la piscina, de refilón en la tele, en alguna revista antes de pasar por las manos del peluquero… lo he observado sin querer; investigad un poco el tema de la introducción de hormonas en la carne. Una barbaridad. Hombres afeminados, mujeres masculinizadas... Estamos hablando de una degradación muy importante; esa degradación se encuentra en la comida actual y concretamente en el tratamiento de la carne y en la de los propios animales.



En la foto, vacas de aquí del pueblo. Me vinieron a saludar (o a decir algo...porque la telepatía existe...) en un paseo hace unos meses. 






El mago y la magia




“El Sí mismo es capaz de producir ilusión sin sufrir esa ilusión. Un mago puede producir ilusión para entretenemos, puede hacer aparecer personas, animales o cosas, y vemos todo eso con la misma claridad con que le vemos a él; pero después de esa magia, lo único que queda es el mago y las visiones que ha creado han desaparecido por completo. El mago no es parte de la ilusión”. 




Del libro “Día a día con Bhagavân”. Bhagavân era el nombre con el que era nombrado Ramana Maharsi. Es un término que proviene del sánscrito y que tiene muchas acepciones, entre ellas la de santo, bendecido, o incluso Dios. 



En la foto, atardecer con nubes y espigas de avena. Ha sido hace unos días. Era emocionante contemplar en la avena su dorado fulgor y su manera de danzar con el viento. Sagradas nubes.

Indios



Como estoy estos días en mi tierra de nacimiento, me gustaría hacer un homenaje a mis antepasados. Puede que mis antepasados sean también los vuestros. Quiero hablar ahora de los ‘indios’ que hace cuarenta o cincuenta años aún habitaban los pueblos, los moradores de los valles y de las llanuras, los sabios de las montañas, esos que conocían a la perfección los bosques y los ríos. Dioses de los sembrados. Hablo de los agricultores, de los pastores, de los viticultores, de los pescadores. Mujeres y hombres que trabajaron con ahínco e inteligencia, los que sabían lo que producían sus tierras, los que todavía no se embadurnaban con el comercio envilecido, los que vivían sin el contubernio de los políticos, sin el embuste de los bancos, sin la pamplina de la televisión, sin la mentira de la prima de riesgo, los que existían sin los sustos provocados por las agencias de calificación. Hombres y mujeres que miraban al cielo. Mujeres y hombres que escuchaban los latidos de la tierra. Esos indios son los que ahora dirían que todo este juego alucinatorio de las bolsas de valores es una completa inutilidad; los que se atreverían a decirnos: “¿Es que estáis locos? ¿Es que aún no habéis mandado a la mierda a todo este sistema tramposo y delirante?”. 

Para no parecer nostálgico, los gritos de advertencia de nuestros antepasados los uno en el presente más absoluto con el ya ex futbolista Javier Poves, de 25 años, otro ‘indio’, un indio moderno, que ha sido hasta hace unos días jugador de fútbol de primera división de la liga española. Me ha llamado la atención esta persona. Porque el fútbol es esa burbuja económica mantenida en pie para ‘distraer’ a las masas. Ayer por cierto han vuelto a reeditar la versión número mil del Real Madrid-Barcelona, y dentro de dos días lo vuelven a repetir. Nos machacan. En el partido de ayer yo he llegado a decir a algunos que estaban viendo el encuentro en una tele en medio de una calleja del pueblo en el que nací: “¿Por qué tenéis que ser cada uno de un equipo? ¿Vais a dejar que esto os divida? ¿Caéis en la trampa de ese juego? ¿Quién os dice que juguéis a ese juego manipulado? Vosotros, hombres hechos y derechos, dejáis que esta basura os ponga al límite, al límite de nada, vociferando y gritando estupideces, comprometiendo vuestra salud y creándoos enemigos innecesarios… Daos cuenta de que esto que llaman equipos de fútbol son empresas en bancarrota que son mantenidas en pie para que la masa se adormile y no despierte de verdad. Dejad de lado a estas industrias deportivas manejadas por supuestos empresarios y por políticos teledirigidos”. 

Estas son algunas de las palabras de Javier Poves, ya ex futbolista, una persona que ha tenido el valor de hablar y de colgar las botas. Ha dicho hace unos días: “¿De qué me sirve ganar 1.000 euros en vez de 800 si sé que se obtienen con el sufrimiento de mucha gente? Continentes enteros arrasados para el capricho de unos pocos. La suerte de esta parte del mundo es la desgracia del resto. En vez de tanto 15-M lo que hay que hacer es ir a los bancos y quemarlos. Cuando era pequeño jugaba por amor al deporte, pero cuanto más conoces el fútbol más te das cuenta de que todo es dinero, de que todo está podrido. El fútbol profesional es corrupción y muerte. El problema es que o eres de derechas o eres de izquierdas. Yo no soy de nada. Soy anti todo eso". 



Estamos a mediados de agosto. Veo las hogueras. Oigo el ruido de tambores lejanos… lejanos no, cercanos, muy cercanos. 



En la foto, un grupo numeroso de personas barre la trilla en una era; es en pleno verano de 1975; se trata de gente de mi familia. Esa foto la hice yo mismo cuando tenía 16 años. Un blanco y negro con mucho grano…de trigo.






Tantas veces soñado



¿Interpretaciones? Ninguna. Los hechos son estos: a las once de la mañana y once minutos de este pasado domingo, hace justo ahora cuatro días, quedamos diez personas para hacer un recorrido por lugares ‘especiales’ en mi pueblo de nacimiento y alrededores. El primer lugar que visitamos es un sitio en el que hace veinte años aterrizó una nave; allí nos  lleva Chema, un leonés cortés y amable que reúne altas dosis de ternura, misterio e inteligencia. Chema es hermano de Pedro, un amigo de hace muchos años. Luego visitamos dos iglesias. En la segunda se ‘descubren’ tres puntos de alta energía y escuchamos pasmados cantar a Nides en vivo para todos nosotros: “¿No veis lo que luce allá arriba? Sin duda eso encierra un grandísimo misterio" (es parte de un estribillo de un tema cantado-recitado de ‘La Cordera’, un auto sacramental que se ha representado en el pueblo a lo largo de muchos años). En la sacristía se convoca una reunión improvisada: hablamos de los antepasados sobre los libros parroquiales que arrancan en el año 1606. Alguien cita dos palabras que ahora ‘faltan’ en la convivencia diaria: “Conciencia y respeto”. Luego comemos. Sesión de chistes con un mano a mano interesantísimo entre Ángel y mi hermano Juan. Después en la era del pueblo se me enseña a mirar al sol directamente; no escondo mi miedo, pero he de reconocer que es muy sencillo y que sentí fascinación, fascinación de niño. Gracias Cris. Después hacemos una meditación sobre la hierba verde del valle, meditación que dirigen conjuntamente dos personas, también dirige esa meditación el viento, un viento que baila incansable entre las hojas de los chopos. Es un viento que habla. Después realizamos una sanación a un amigo allí presente, o nos la realiza él a nosotros, no se sabe muy bien. Finalmente charlamos un rato, una charla que comenzó siendo una cosa y que acabó reconducida para hablar en profundidad sobre el miedo, la salud, la enfermedad, la alimentación y los cimientos de la nueva pareja. Nadie es capaz de imaginar el guión de cómo van a suceder las cosas. Abrazos sentidos. Rosas en la despedida. Y adiós. Hasta luego. 



Por la noche Santi nos envía esta foto por mail. Aplicad el zoom digital. A media altura podréis ver algo así como noventa naves en formación. Se ven en pequeñito, es muy sutil la visión, pero muy emocionante; eso apunta a la posibilidad de que ahí pueda existir una base, o también puede apuntar que en ese momento estuvieran entrando o saliendo naves de una nodriza de mayor tamaño que posiblemente no se vea (desmaterializada). Me resulta muy curioso que esas naves estén en el lugar y en la vertical donde tantas veces han mirado mis ojos; más de cincuenta años fijando la vista ahí; también con ese lugar he soñado muchas veces; he soñado que cientos de naves pasaban por delante de mis ojos; en esos sueños tengo a mi madre cerca. Lo que se muestra en la foto tiene lugar en el mismo sitio en el que hace un año 'se formó' a gran velocidad una nube redonda. Eso está descrito en el blog "Queridos hijos" en un apunte titulado "Un viento breve nos rozaba la piel".

Esta foto se publica ahora por primera vez como documento abierto, dispuesta para ser compartida. Los que más entienden dicen que posiblemente se trate de un documento excepcional en la península ibérica. La foto fue tomada por Santi a las once horas y veintitrés minutos del día siete de agosto de dos mil once. Independientemente de todo, ¡qué belleza tienen esas nubes, por Dios qué belleza! 


Han estado siempre y ahí están guardando a este Planeta Tierra. 

Todo será alcanzado. 

Todo será alcanzado por el Amor, con el Amor, en el Amor. 




Gracias a Julia por coordinar y preparar este encuentro inolvidable. 

Gracias a todos vosotros, entrañables amigos. Gracias.

Yo tengo una comida




Después de convertir el agua en vino, ¿bebería Jesús de ese vino? 

Después de la multiplicación de los panes y los peces, ¿comería Jesús panes y peces? 

Y en la última cena, después de decir que ‘aquello’ era su cuerpo, ¿comería de ese pan? ¿Bebería de ese vino? 

¿Hasta dónde participaba Jesús de los milagros que hacía? ¿Participamos nosotros de lo que hacemos o fríamente nos ‘distanciamos’ para que no nos afecten las cosas del mundo y de la vida? 

Pensando en todo esto, como por arte de magia, en la piscina, entre balonazo y balonazo, con los hijos y sus amigos revoloteando, decido abrir el Nuevo Testamento (edición de bolsillo). Lo abro al azar. Me aparece el encuentro de Jesús con la Samaritana, en concreto esta parte del texto: “Le decían: ¡Maestro, come!. Entonces les dijo: Yo tengo una comida que vosotros no conocéis. Los discípulos se decían unos a otros: ¿Acaso alguien le ha traído de comer? Él les dijo: Mi alimento es hacer la voluntad del que me envió y acabar su obra”




En la imagen, pintura que representa a la Samaritana mirando las aguas del pozo. En el reflejo de las aguas hay algo especial. Y muy bonito. Hay que invertir la imagen para verlo...o mirar al revés la fotografía. Esta imagen es una reproducción de una pintura que se encuentra en la Cueva de San Ignacio en Manresa (Barcelona).

Sangre y Corazón del Cielo





Se está poniendo el sol. Salgo a pasear con mi hijo pequeño. Él va en su bici, yo camino a pie. Al poco de salir, unas nubes excelsas y unos rayos de sol proyectados hacia arriba atrapan por completo nuestra mirada. Observamos esa belleza que nos sobrecoge. Al verlo, al mirarlo con los ojos, pero sobre todo al mirarlo con el corazón, se percibe que ahí hay Algo que todo lo llena. Eso está entrando en nuestra Alma y ya nunca va a salir de ahí. Eso es tan potente que deja todas las cosas suspendidas. No hay risas. No hay comentarios. Se han esfumado las palabras. Eso está ahí delante de nosotros. No hemos corrido detrás de Ello buscándolo. A nadie hemos implorado para que Eso se manifieste. No hay pensamientos. No hay dolor. No hay lágrimas. Solamente sabemos que Eso está ahí. Ahora. Nos está mirando. 



En la foto, la luz de hace tres días, a esa hora. Dos de agosto de dos mil once.

El arte creador



Pleno verano. Cuatro de la tarde. Los hijos y sus amigos disfrutan dichosos en la piscina. Uno está a la sombra contemplando, leyendo un poco, haciendo de vez en cuando alguna foto. De pronto acude esta reflexión que traslado a la libreta verde: 

Varias veces a lo largo de estos últimos años se me ha puesto delante la figura del ‘mecenas’, una figura que va indisolublemente unida a la del ‘artista’. El artista es quien recibe la ayuda de ese mecenas con el fin de llevar a cabo su obra. Se me ha puesto delante la figura del ‘mecenas’ para el análisis y la reflexión. Por eso, analizando y reflexionando, me he dado cuenta de que por ejemplo la obra de Velázquez no es fruto de los encargos de un rey. No me lo parece. Lo mismo que no es verdad que la obra de Miguel Ángel sea fruto de los encargos de un papa. La obra de ambos nació de ‘la energía’ de esos dos hombres, de su fuerza interior. Debido a esa energía y a esa fuerza interior hicieron lo que hicieron, independientemente del mecenas de ese momento. Estoy seguro de que Velázquez sin rey y Miguel Ángel sin papa también hubieran llevado adelante sus creaciones, las que hubieran sido. 

El mecenas que comprende la motivación interna de un artista es igual de artista que el propio artista…o aún más. Dios es el mecenas de todos nosotros; puede que nosotros seamos también mecenas del propio Dios. 

¿Es que el artista no puede ganarse la vida igual que el resto de la gente? He escuchado esta pregunta muchas veces en mi vida. ¿Qué necesidad tiene una persona de tener un mecenas? El artista podría ganarse la vida, claro que sí, pero necesita tener la cabeza libre. También el Alma. Como dice Ramón Gaya en un precioso texto titulado “Naturalidad del Arte (y artificialidad de la crítica)”: “El hecho artístico brota de la misma fuente que brota la religión, aunque a veces no lo parezca. El arte creador nos llega de muy lejos y de muy abajo, como de un abismo, pero no un abismo de caer en él, sino un abismo de nacer en él”. 

Ahora me piden que me bañe. El agua está congelada, pero allá voy. En este momento soy mecenas del baño de mi hijo pequeño, un mecenas que se va a exhibir en público con una inigualable piel de gallina… 





En la imagen, el cuadro de las Meninas de Velázquez.

Cuando se pide ayuda




El sueño de poder trasladar los conocimientos macrobióticos se está ya cumpliendo; y como suele ocurrir, no de la manera como uno lo había pensado. Hace un par de meses os había hablado de reunir a un grupo de personas para trasladar esos conocimientos... ¿Os acordáis? Pues resulta que a un amigo le diagnosticaron hace un mes y medio un tema bastante serio, pidió ayuda y hemos comenzado él y yo mano a mano. Un mes llevamos. Hemos completado cinco sesiones. Aún queda un poco más. Sí que puedo ya decir que casi todos sus síntomas han remitido, se encuentra sereno, dispone de una gran energía y lo más importante: está contento. Su profunda toma de conciencia está transformando su cuerpo y está haciendo brillar su espíritu. Ha decidido no someterse a quimioterapia. No está en contra de nada, ni de la medicina convencional ni de ningún tratamiento que le pueda ayudar. Yo sé que lo que yo le he propuesto no es la única vía de sanación, es una de tantas, pero parece que a él le está viniendo bien, solamente hay que ver su vitalidad. Sus ojos brillan. También su aura. Su alma canta. 

Mientras se cocina da para hablar de muchas cosas. Esto me dijo mi amigo hace tan sólo cuatro días cuando estuvimos juntos cocinando un tofu con ortigas: ”Cuando se pide ayuda, también hay que responsabilizarse. Si tú por ejemplo pides ayuda para dejar de fumar, has de responsabilizarte no solamente con no volver a caer en el vicio, sino que has de tratar de ayudar a otros para que puedan salir de ahí. Si tú pides ayuda al cielo para lo que sea, has de responsabilizarte de llevar a buen puerto esa ayuda, que no sea solamente un asunto exhibicionista: ¡Mirad, me han ayudado!”.

¡Qué palabras más sabias! Yo aproveché para comentarle algo que ahora os comento también a vosotros, y es que hay un ‘listillo’ que por lo visto ha sacado un libro que se titula: “Los productos naturales ¡Vaya timo!”. El pájaro en cuestión se llama J.M. Mulet, es un valenciano que ha puesto por escrito todo eso que muchas personas dicen cuando desacreditan una tendencia, en este caso la de los productos ecológicos. Se ufana en afirmar que todo lo ha sacado de libros, que el libro que ha escrito lo ha elaborado en base a lecturas... ¡Dios mío, qué osadía! Yo os diré que todo lo que comparto con Santi lo he probado y comprobado antes. No hay teorías. Todo ha sido testado antes en el laboratorio de mi cuerpo. Os paso el enlace para que veáis cómo hila de fino la industria, esta industria que no pierde ocasión para dar estopa: J.M. Mulet: "Lo ecológico no es más sano ni más bueno para el medio ambiente"                                             

Pero como todo está perfectamente sincronizado, hace dos días salió esta entrevista que compensa un poco la anterior. Se trata de uno que ya no rivaliza con los alimentos porque directamente no come: http://www.lavanguardia.com/lacontra/20110728/54192074989/llevo-nueve-anos-sin-comer-alimento-solido-alguno.html


Gracias Santi, amigo. Creo que un día agarraré la cámara y grabaremos juntos el proceso de cómo está siendo tu experiencia de sanación a través de la alimentación y de otras muchas cosas. Lo más sanador de todo es que él ya sabe de dónde salió la tristeza que luego se convirtió en enfermedad. Eso es tomar conciencia. Eso es ya asomarse de lleno a la sanación.


En la foto, el cielo que había aquí el día de la última visita de Santi. Ya digo, hace cuatro días.