Crecer en vertical




Nunca he sido partidario de intentar cambiar las cosas desde dentro. Cuando estás dentro de algo solamente emites la energía de lo que se produce en ese lugar, por más que te parezca que no es así. A menudo veo jóvenes con una extraordinaria preparación que han caído en las garras de las instituciones y a pesar de eso intentan cambiar las cosas desde dentro; no digo que estén equivocados, porque equivocados podemos estar todos, simplemente observo cómo su energía se va desperdiciando y en muchos casos apagando, una energía preciosa que perfectamente podría funcionar mejor en otro lugar. Al intentar cambiar las cosas desde dentro, lo más seguro es que lo de dentro nos acabe engullendo y fagocitando. Quedarse dentro para intentar cambiar las cosas es arriesgarse a crecer en horizontal, no en vertical. Ese mago inclasificable llamado Gurdjieff hablaba del crecimiento en horizontal. Lo horizontal es lo material. Empiezas a crecer en horizontal cuando te vuelves más materialista de la cuenta. Materialista no es solamente estar apegado al dinero, a la ropa o a la comida, materialista significa aceptar vivir dentro de unos barrotes, aunque éstos a veces no se vean. Materialista es el que se deja atrapar por la materia, aunque a veces la materia tenga formas escondidas. Para evitar este crecimiento en horizontal, podemos iniciar el camino para crecer en vertical, eso significa salir de los lugares que nos impiden ser lo que somos; el crecimiento en vertical significa también escalar hacia los cielos, ser merecedores de un alma... ¿Ser merecedores de un alma? ¿Es que no lo somos ya? Gurdjieff decía que es muy raro que una persona cuando nace tenga un alma, según él se nace con el potencial de tener un alma, pero no con el alma misma. Dentro de nosotros está la semilla de esa alma, pero a lo largo de la vida tenemos que buscar la tierra y las condiciones necesarias para que esa semilla pueda germinar y crecer. Cuando nos traspasamos hacia lo vertical, cuando nos anclamos ahí, entonces adquirimos un alma, nos hacemos merecedores de ella, el alma tendría entonces un claro significado: cuando lo horizontal es traspasado por lo vertical, entonces el cielo pesa más que la tierra densa, es la señal de que somos empujados por el espíritu, liberados ya de la materia. Si es nuestro espíritu el que sopla, entonces nuestra energía lucirá como el propio sol. 






En la foto, abertura de una ventana en vertical. Monasterio de Arlanza. Burgos. España.








18 comentarios:

Anónimo dijo...

En el signo de la cruz lo vertical tiene más peso que lo horizontal.

Anónimo dijo...

La foto es justamente eso: mostrar solamente lo vertical, hacernos conscientes de ello.

Anónimo dijo...

Ayer por la tarde ví a una pelicula de Martin Scorsese sobre la vida de George Hrrison y hé descubierto a una persona tan rica y tan hermosa...
Aquí una "pequeña" canción para cantar al despertarse...
Abrazos a todos

http://www.youtube.com/watch?v=s-KAvPbO8JY

Anónimo dijo...

Ahí subtitulada en castellano!!

http://www.youtube.com/watch?v=weMuTeKGbYo

Anónimo dijo...

Ascender en vertical es igual que trazar un futuro iluminado.

Anónimo dijo...

Sí, una ascensión en vertical, llevados hacia arriba buscando siempre el aire más puro.

Anónimo dijo...

La percepción consciente del fluir de la energía Cielo-Tierra a través de nosotros es una experiencia emocionante, algo que puede emocionarnos y conmovernos.

Anónimo dijo...

Esa es nuestra DIGNIDAD, la vertical...

Anónimo dijo...

El verdadero amor, el proyectado desde el corazón, es siempre una Escalera que sube a los Cielos.

Anónimo dijo...

Wilber habla de la traslación horizontal-versus - transformación vertical,como funciones de la religión.si la traslativa proporciona legitimidad al yo,no proporcionando una liberación del yo separado,la transformación- vertical dá verdadera autenticidad desarticulando lo que el mundo asume como legitimo. La espiritualidad transformadora,es revolucionaria, no legitima el mundo, sino que rompe con él;no consuela al mundo, sino que lo desarticula y no se ocupa de satisfacer al yo , sino de trascenderlo.

Anónimo dijo...

Sembrar en horizontal, en la tierra, para crecer en vertical hacia el cielo.

Anónimo dijo...

'Los álamos de plata'

Los álamos de plata
se inclinan sobre el agua,
ellos todo lo saben, pero nunca hablarán.

El lirio de la fuente
no grita su tristeza.
¡Todo es más digno que la Humanidad!

La ciencia del silencio frente al cielo estrellado,
la posee la flor y el insecto no más.
La ciencia de los cantos por los cantos la tienen
los bosques rumorosos
y las aguas del mar.

El silencio profundo de la vida en la tierra,
nos lo enseña la rosa
abierta en el rosal.

¡Hay que dar el perfume
que encierran nuestras almas!
Hay que ser todo cantos,
todo luz y bondad.
¡Hay que abrirse del todo
frente a la noche negra,
para que nos llenemos de rocío inmortal!

¡Hay que acostar al cuerpo
dentro del alma inquieta!
Hay que cegar los ojos con luz de más allá,
a la sombra del pecho,
y arrancar las estrellas que nos puso Satán.

¡Hay que ser como el árbol
que siempre está rezando,
como el agua del cauce
fija en la eternidad!

¡Hay que arañarse el alma con garras de tristeza
para que entren las llamas
del horizonte astral!

Brotaría en la sombra del amor carcomido
una fuente de aurora
tranquila y maternal.
Desaparecerían ciudades en el viento.
Y a Dios en una nube
veríamos pasar.

F. G. Lorca

Anónimo dijo...

Cambiar las cosas desde dentro es lo que siempre nos han enseñado, pero es verdad, si quieres cambiar algo, si quieres que algo se transforme, hay que salirse, salirse también de uno mismo, de los límites de nuestra manera de pensar.

Anónimo dijo...

El alma que anida en mi ser, que lo constituye, anima al ser para convertirse en esbelta columna de luz que ilumine y deifique el estar.

Anónimo dijo...

Los seres humanos somos como árboles, arraigados en la tierra y proyectados hacia el cielo. Si un árbol se desarraiga se seca. La persona desarraigada convierte su vida y su espiritualidad en algo abstracto y sin impulso vital. Crecer. Creciendo "hacia arriba y hacia abajo".

Anónimo dijo...

http://www.upasika.com/docs/cuarto%20camino/Gurdjieff%20-%20La%20cuestion%20material.PDF

Anónimo dijo...

Cuanto más sales de ti mismo más te encontraras.

Anónimo dijo...

Para descubrir nuevas tierras es preciso tener el valor de alejarse de la orilla. Tener el valor de abandonar un 'ego' que comprime y que retiene.