El cordero




La verdad es que nunca entendí muy bien eso que decían cuando éramos niños al hablarnos de Jesús: “Este es el cordero de Dios”. “He aquí al cordero”. Tuve conciencia de lo que eso significaba hace relativamente poco. ¿Qué quiere decir que Jesús es el cordero? El cordero es la inocencia, el cordero es el inocente. Al inocente, al cordero, no le preocupa si lo alaban o lo difaman, su constante inocencia lo mantiene inmaculado, el inocente nunca se mancha con nada. El cordero, el inocente, es uno que ha renacido, es uno que está limpio y que todo lo limpia a su paso, no hay suciedad que lo pueda alcanzar. El cordero desarma a los poderosos, y los desarma sin estrategia alguna. El inocente, el cordero, sabe experimentar con lo que se muestra de instante en instante, nada en él se acumula. Debido a la pureza del inocente, del cordero, se siente ya preparado para una de las tareas más importantes que puede realizar un ser humano: compartir. Se comparte cuando hay inocencia, si no hay inocencia es imposible compartir. Prácticamente toda la educación que hemos recibido es para ser hábiles y astutos, es una educación para la mente, sin embargo nunca nos han educado para la inocencia. Muchas veces pienso que la enseñanza reglada es una escuela para perder la inocencia. El cordero es una revolución que estalla. El cordero rompe las cosas viejas, igual que un rayo láser que atravesara la Tierra. El inocente, el cordero, no ejerce nunca violencia, ni incluso cuando lo llevan al matadero; el cordero se deja matar, no porque sea un suicida o porque no tenga en consideración la propia vida, simplemente se abandona porque no hay barreras que lo separen del mundo. En el mismo momento de morir el inocente se abraza con su asesino. El cordero. El inocente. Dios que infunde vida en el corazón de los hombres. Dios mismo. El mismo Dios. 




En la imagen, una pintura perteneciente a un retablo titulado “L’Agneau Mystique”.





14 comentarios:

Anónimo dijo...

Dichosos los invitados a esa inocencia. Dichosos.

Anónimo dijo...

El cordero es invitado a hacer de su vida un milagro.

Anónimo dijo...

Hay una inocencia que brota de la ignorancia, quizás del mismo miedo, o simplemente de permanecer indiferentes ante las experiencias; pero hay otra inocencia que es una joya viviente, y que emana después de haber pasado por muchísimas pruebas en nuestra vida y, sobre todo, después de haber rechazado toda la oscuridad y toda la suciedad.

Anónimo dijo...

Vivir en la inocencia significa vivir libre de temor.

Anónimo dijo...

En un principio, todos somos inocentes, todos nacemos inocentes, es el transcurso de la vida el que nos hace perder la inocencia. Es el propio proceso de vivir quien nos arrebata ese estado. Los niños son un vivo ejemplo de esa inocencia manifiesta. De esa pérdida posterior al contactar con sus semejantes y con el mundo, de esa limpieza con la que los acontecimientos van haciendo mella en ellos, hasta quedar moldeados. A veces la ignoracia se confunde con inocencia, no siempre van de la mano. EL ser inocente no implica ignorancia. Es la ignoracia la que puede resultar peligrosa, y no la inocencia. La inocencia es humildad, es bondad, es amor protegido, arropado para ser desvelado cuando sea preciso. Es un tesoro maravilloso, que aún queda escondido en algún lugar de todos nosotros. No mates esa inocencia, retorna a ella. No eres débil por ser inocente. Tu inocencia es virtud. No sientas vergüenza por ser inocente...

http://www.youtube.com/watch?v=2rALVgdoMHk&feature=related

Anónimo dijo...

Inocente es el que a veces, sencillamente, no necesita dar ningún tipo de explicación...y los demás lo entienden.

Anónimo dijo...

Estos tiempos de ahora: los que huyendo se llevan la sangre de sus hermanos, la sangre de los inocentes.

Anónimo dijo...

http://www.slideshare.net/CMP/la-edad-de-la-inocencia-presentation-626004

Anónimo dijo...

El inocente nos muestra el camino que desemboca siempre en un único lugar: el de la Verdad.

Anónimo dijo...

La inocencia se encuentra en y desde la inocencia. Quien vive en ella, encuentra motivos para entender y comprender. Se mueve y actúa impulsado por una caridad muy grande, por la misericordia.

Anónimo dijo...

Comienzas a conocer la inocencia cuando te hacen culpable sin serlo, y situado en un estado de mansedumbre, asistido por la paz que te genera saber lo que eres, también eres capaz de dar la inocencia al otro.

Anónimo dijo...

Me inundo de esa Paz y Te unjo con ella.

Anónimo dijo...

Esa inocencia es incapaz de dañar a nadie. Incapaz de dejarse dañar
aunque atraviese infiernos. Hay una fuerza indefensa en la inocencia que es capaz de purificar, pero no evita nada. Nada.

Anónimo dijo...

No hace daño, es un bálsamo que calma.