El universo es el juego de nuestra conciencia




Se llama Daniel Odier. Nació y vive en Ginebra, Suiza. Tiene 66 años. Está casado. Estudió Bellas Artes en Roma y fue discípulo de grandes maestros de chan y tantra en Tíbet, China y Japón. Se considera un anarquista cósmico. Dice que la vía tántrica que practica no tiene creencias, consiste en vivir directamente. 

-Usted es discípulo de una yoguini. 
Sí, de Lalita Devi, de los Himalayas, recibí la transmisión del tantra shivaísta cachemir que sólo se da de maestro a discípulo. 
-En el tantra se dice que la mujer encarna la potencia. 
-Y el hombre la capacidad de maravillarse. Los cachemires siempre han considerado que las capacidades de las yoguini son más profundas y directas que las de los hombres. 
-¿Y qué le enseñó? 
-Que somos lo que buscamos; que el universo es el juego de nuestra conciencia. Que no hay ni deshonra, ni purificación, ni divinidad fuera de uno mismo, ni práctica, ni ritual, ni nada que tengamos que alcanzar. Aceptando no ser nada ganamos el mundo. 
-¿Entonces? 
-Devi decía que un solo instante de presencia total valía la lectura de todos los tratados, todos los poetas, todos los filósofos. 
-¿Y cuál es la puerta a la presencia? 
-No hay más ritual que respirar, caminar, mirar la tierra, los árboles, los objetos que nos rodean. Tocar la vida, la realidad, profundamente. No hay nada más que buscar. 
-Me deja paralizada. 
-Cada mañana, al despertar, aún acostado, pongo mi atención sobre la respiración abdominal. Relajo el vientre, como hacen los bebés y los animales. Cuando exhalo, sé que exhalo. Cuando inhalo, sé que inhalo. Salgo a la calle y durante los desplazamientos doy algunos pasos sintiendo la respiración. Durante el día, de vez en cuando, vuelvo a la conciencia de la respiración, relajo profundamente los músculos abdominales. Diez, veinte veces por día. 
-Microprácticas del yoga tántrico. 
-Sí, pero sin olvidar que lo fundamental es experimentar placer con esa presencia, así volvemos a ella una y otra vez, y entonces deja de ser una práctica y se convierte en una forma de gozar plenamente la vida. 
-El gozo, ¿eso persiguen los tántricos? 
-Si la respiración consciente sustituye a la respiración automática cambiará tu forma de comprender el mundo, tendrás la sensación profunda de tener los pies sobre la tierra, y los temores se esfumarán. 
-Hay que tocar el mundo. 
-La piel es nuestro órgano más sensible, el que más nos nutre. Una simple caricia desencadena todo nuestro sistema sensorial. Quien no toca y no es tocado se marchita. Para los maestros cachemires una persona recupera su unidad cuando lo tocan profundamente, sin querer nada, cuando el contacto deja de ser una estrategia sexual. 
-Con presencia y veneración. 
-Me levanto, noto el contacto de mis pies sobre el suelo. Preparo el desayuno, toco la taza, humea, el pan tibio, el cuchillo frío. Me ducho, el agua caliente cae sobre mi piel... 
-Sí, qué gustito. 
-Esta vida de estremecimientos continuos es la del yoga de la atención y la conciencia. Se trata de emerger del automatismo que no me aporta satisfacción alguna. 
-Sentir la realidad de tu vida. 
-Sí, tal como es. Aprender a gozar de los placeres simples nos libra poco a poco de la búsqueda de esos placeres intensos que perseguimos porque nos despiertan del sopor sensorial. Piense que esa agua que está bebiendo le desea, sienta cómo le penetra. 
-Interesante visión del deseo. 
-Para los tántricos el deseo es la vida misma. Uno de sus textos más antiguos dice: "El deseo existe en ti como en todo. Advierte que se encuentra también en los objetos y en todo aquello que la mente pueda percibir". 
-¿Debo sentir que todo me desea? 
-Sí, el agua que bebes, la nieve, la lluvia, el sol... No tocamos de la misma forma una taza de café que nos desea, ni miramos igual una flor que nos desea. Establecemos una relación extremadamente sutil con los objetos y dejamos de ser unos depredadores que quieren apropiarse de todo lo que desean. 
-Es un buen vínculo con la vida. 
-La presencia, la atención desnuda, es suficiente para acabar con lo que obstaculiza la fluidez de la vida. Si dejas, como una yoguini, que todos tus sentidos se estremezcan con cada sensación, la satisfacción será continua y profunda y te llevará a la alegría. 
-¿Si? 
-Basta tomar conciencia unos segundos. Cuando te despiertes entra en tu cuerpo (observa los latidos del corazón, las tensiones, la puesta en marcha de la mente). Luego, conscientemente, abandona la atención y vuelve a conectar el automático. Más tarde, al caminar con los pies descalzos, estate presente en cinco o seis pasos, luego retira la atención. Al salir de casa, durante unos segundos, presta atención al cielo y, tras una pausa, a los movimientos de tu cuerpo. 
-Lo intentaré. 
-Hazlo 50 o 60 veces por día durante quince segundos. No aumentes la duración de las prácticas, sino su cantidad. Todas las veces que logras captar la vida en su inmediatez, tu respiración se relaja en armonía. Si puedes obtener el placer que da la presencia, tu alegría ya no dependerá de circunstancias esperadas, sino de la simple realidad... 
-Dicen que el tantra guarda un secreto. 
-Tu entorno será tocado mucho más profundamente por tu presencia que por tu discurso. Si perseveras en esta práctica, descubrirás que ya no hay práctica, simplemente placer, ese es el secreto tántrico.





Una entrevista de Ima Sanchís, La Vanguardia.




En la foto, Daniel Odier.





16 comentarios:

Anónimo dijo...

Recuperar la unidad.

Anónimo dijo...

"El que acepta no ser nada es el que gana el mundo". Justo lo contrario de como se educa.

Anónimo dijo...

Hacer de la vida un puro estremecimiento, no estremecimiento sentimental, y sí estremecimiento del alma.

Anónimo dijo...

El placer de mirar la vida. El placer. Se nos olvida.

Anónimo dijo...

"No me interesa si la historia que cuentas es verdadera... Quiero saber si ves la belleza aunque todos los días no sea bella.... No me interesa quién eres o cómo llegaste hasta aquí... No me interesa tu edad..."


http://www.youtube.com/user/sirenadesol?feature=digest_mon#p/u/22/EPM_e4d-AKA

Anónimo dijo...

“La vida es la constante sorpresa de saber que existo”.

R. Tagore

Anónimo dijo...

Mírate en el espejo que eres tú mismo, mírate con compasión, mírate con amor. Al mirarte, estás limpiando el espejo, te estás limpiando a ti.

Anónimo dijo...

Mírate y déjate mirar. Ábrete y déjate abrir.Tócate y déjate tocar. Tocarnos y tocar con presencia y veneración. Ese es el verdadero con-tacto. La presencia consiste básicamente en presentar la esencia. Estar en presente. Vivir en presente. Sentir la realidad de nuestra vida tal y como es. Urge en nuestro mundo reencontrarnos con nuestro Ser. Pre-esencia. La atención desnuda. Ábramonos al acontecimiento. Sólo lo que se abre puede mostrar al mundo su esencia.

Anónimo dijo...

http://www.youtube.com/watch?v=x5u38p7GmYc&feature=related

Anónimo dijo...

¿Dónde debo buscar la Iluminación?
Aquí…
¿Y cuándo tendrá lugar?
Está teniendo lugar ahora mismo.
Entonces, ¿por qué no lo siento?
Porque no miras.
¿Y en qué debo fijarme?
En nada, simplemente mira.
¿Mirar qué?
Cualquier cosa en la que se posen tus ojos.
¿Y debo mirar de alguna manera especial?
No, bastará con que mires normalmente.
Pero, ¿es que no miro siempre normalmente?
No
¿Por qué?
Porque para mirar tienes que estar aquí, y casi siempre no lo estás.

T de Mello.

Anónimo dijo...

¡PERMITE QUE LA BELLEZA DE LO QUE TU AMAS SEA LO QUE TU HAGAS!



Aprende a ver la belleza en las pequeñas cosas que haces a diario, en las cosas sencillas, en tu trabajo, cuando caminas, ver la belleza en las personas que te rodean y en tu relación con ellas. Practica hoy el estar presente mientras estas haciendo algo, sintiendo tu respiración, las sensaciones en tu cuerpo, escuchando los sonidos que te rodean, todo lo que ocurre dentro y fuera de ti. Puede ser mientras lavas los platos, o mientras te bañas o hablas con alguien. Solamente desde estar presente podras ir descubriendo toda esa belleza que tu amas en aquello que tu haces.


In lak ech (Soy otro tú).

Ka Manik

Anónimo dijo...

LA BELLEZA DE LA MARIPOSA (1)


El hombre nace como una larva. Desafortunadamente, el hombre también muere como una larva, muy pocos se transforman en gusanos. La larva es estática: no conoce el movimiento, se queda atascada en un punto, en un lugar, en una etapa. Muy poca gente crece hasta convertirse en gusano. El gusano comienza a moverse; entra el dinamismo. La larva es estática, el gusano se mueve. Con el movimiento se despierta la vida. Nuevamente muchos se quedan en gusanos: siguen moviéndose horizontalmente, en el mismo plano, en una sola dimensión. Raramente dan el salto cuántico y se convierten en mariposas, en un hombre como el Buda, Jalaludin Rumi, Jesús, o Kabir. Entonces interviene lo vertical. La larva es estática; el gusano se mueve, conoce el movimiento; la mariposa vuela, conoce las alturas, comienza a ascender. A la mariposa le crecen alas; esas alas son la meta. A menos que te crezcan alas y te conviertas en un fenómeno alado, no tendrás un alma.

Anónimo dijo...

(2)
La verdad se realiza a través de tres etapas: asimilación, independencia y creatividad. Recuerda estas tres palabras, son esenciales. Asimilación: esa es la función de la larva. Asimila el alimento, se está preparando para convertirse en un gusano. Está haciendo los preparativos, es un depósito. Cuando la energía está lista se convertirá en un gusano. Antes del movimiento, necesitarás una gran energía para moverte. El gusano es la asimilación, el trabajo hecho, consumado.
Luego comienza la segunda parte: independencia. La larva es abandonada. Ahora ya no hace falta quedarse en un sitio. Ha llegado el momento de explorar, de la aventura. La vida real comienza con el movimiento, con la independencia. La larva sigue siendo dependiente, prisionera, encadenada. El gusano ha roto las cadenas, empieza a moverse. El hielo se ha fundido, ya no está congelado. La larva es una etapa estática. El gusano es movimiento, como un río.
Y luego llega la tercera etapa, la de la creatividad. La independencia solamente ha dejado de ser significativa. Sólo con ser independiente no sentirás satisfacción. Está bien salir de la prisión, pero ¿para qué? ¿Independencia para qué? ¿Libertad de qué?
Recuerda, la libertad tiene dos aspectos: primero, libertad de, y segundo, libertad para. Mucha gente alcanza sólo el primer tipo de libertad, libertad de: libre de los padres, libre de la Iglesia, libre de la organización, libre de esto y aquello, libre de todas las prisiones. Ésta es una libertad muy negativa. Si sólo conoces la libertad de, no has conocido la libertad real, sólo el aspecto negativo. El aspecto positivo tiene que ser conocido: libertad para crear, para ser, para expresarse, para cantar tu canción, para bailar tu baile: Éste es el tercer estadio: creatividad.

Anónimo dijo...

(3)


Entonces el gusano se convierte en un fenómeno alado, un catador de miel, busca, descubre, explora, crea. Por eso, la belleza de la mariposa. La gente creativa es la única gente hermosa porque sólo la gente creativa conoce el esplendor de la vida: tienen ojos para ver, oídos para oír y un corazón para sentir. Están totalmente vivos, viven al máximo. Queman su antorcha por ambos lados. Su vida es intensidad, totalidad.

Osho

Anónimo dijo...

http://www.tantraahora.cl/pdf/Articulo-lpds.pdf

Anónimo dijo...

http://www.youtube.com/watch?feature=player_embedded&v=1qp7J8-u9y0#!

"No hay nada peor que la gente que busca alguien perfecto."