Los que no son como vosotros




Ridiculizar a Juanes. Ridiculizar y desprestigiar a Steve Jobs. Darles caña a quemarropa. ¿Por qué? ¿Quién hace esto? Ahora os lo cuento. 

Juanes, icono musical en el planeta latino, un cantante cuya música suelo escuchar a menudo porque me gusta, además de que me parece también una persona buena. Ha dicho recientemente que ha visto ovnis, los vio el pasado año 2011 en Suiza, un día que estaba con su guitarra en la habitación de un hotel. "Las luces formaban formas que cambiaban, fueron como tres figuras geométricas que iban cambiando cada cinco minutos. ¡Dios mío! Lo vi con mis propios ojos. Son esas cosas que luego te marcan en la vida. Todo lo que uno ha pensado de alguna forma como que se reacomoda, hay que saberlo interpretar. Pienso que somos un universo gigante que está totalmente conectado". 

Al día siguiente de salir la noticia en la prensa yo viajaba en coche, iba escuchando un programa en Radio Nacional de España, pues os puedo asegurar que el despelleje hacia Juanes fue infernal: reírse de él, mofarse…todo eso que ya sabemos. 

Steve Jobs, creador de Apple, hombre visionario y mediático, ha recibido y sigue recibiendo estopa por todos los lados. ¿Por qué? Por muchas razones, pero una muy importante es porque afrontó su enfermedad de forma diferente a como suele hacerlo el resto de la gente, y no lo hizo gastando dinero, dado que él era un hombre adinerado, no, afrontó la enfermedad de forma sencilla y natural. Mirad lo que dice de él un periódico muy prestigioso: “Al final de su vida, Steve Jobs, macrobiótico, budista y poco amante de las duchas, se arrepintió de haber retrasado su cirugía y de haber perdido tiempo, tal vez crucial, con la medicina alternativa y las dietas”. En otro momento dicen: “Desde que era adolescente seguía regímenes de alimentos muy estrictos: a ratos sólo fruta, a ratos sólo verduras. Estudió budismo zen durante años y creyó que la mezcla de espiritualidad y alimentos sanos serviría como antídoto incluso para el cáncer”. 

Guardianes de la oscuridad: a uno que dice que ha visto ovnis no lo teméis porque vaya a formar un grupo que se dedique a adorar a los alienígenas, lo teméis porque a partir de ese momento es uno que está abiertamente dispuesto a aceptar la trascendencia, venga de donde venga. Y a uno que afronta la enfermedad de forma diferente, no lo teméis tan sólo porque ya no va a dejarse engañar por las mentiras de la industria, lo teméis sencillamente porque es uno que está intentando tomar el camino del crecimiento interior y de la libertad individual. El mensaje que transmitís al ridiculizarlos es que nadie debe seguir sus propios impulsos, que nadie debe cambiar su vida obedeciendo a factores desconocidos, y los seguís ridiculizando porque pensáis que nadie se puede convertir en dueño de su propia vida y vivir al margen de los dogmas y de las ideas establecidas. 

A mí siempre me han cautivado los que intentan algo diferente. 

Son distintos los que intentan algo distinto. 




En la imagen, Juanes, el que canta también este tema lleno de valor, valores y conciencia: “Fíjate bien”. 

13 comentarios:

Anónimo dijo...

Son los niños, son los viejos, son las madres, somos todos.

Anónimo dijo...

Hay que ser malvados para decir de una persona que era poco amante de las duchas. Desde sus tribunas de los periódicos, puro fascismo mediático, hacen siempre lo que les da la gana porque no encuentran oposición, dado el gran control que tienen de todo.

Anónimo dijo...

"Olvidamos que el amor es más fuerte que el dolor..."

Del tema de Juanes "Odio por amor".

Anónimo dijo...

ODIO POR AMOR
Vídeo oficial:

http://www.youtube.com/watch?v=y-XvXyrp4uU

Anónimo dijo...

"¡Ay de aquel que escandalice a uno de estos más humildes!"-decía Jesús. Vosotros, guardianes de la oscuridad, vosotros sóis el escándalo. También la escoria. También.

Anónimo dijo...

Por muy difíciles que se pongan las cosas, no se nos olvide que "este cuento no parece que termine aquí".

Anónimo dijo...

Desacreditan a uno que dice que ha visto un ovni, pero no desacreditan a uno que supuestamente vio tarjeta amarilla cuando el delantero se internaba en el área; es más, a este último le ceden todos los espacios para que propague su sospecha, una bobada absoluta que tiene idiotizados a millones... ¡Cuándo despertaremos!

Anónimo dijo...

¿Cuándo despertaremos?

Anónimo dijo...

"Estar abiertamente dispuesto a aceptar la trascendencia, venga de donde venga"... Ahí está el despertar. De verdad, a estas horas de estos días, veo y siento la trascendencia como agua que salta, suelta, mana y corre, no embasada. Para mí, la espiritualidad auténtica es nueva.

Anónimo dijo...

La espiritualidad auténtica no aparece escrita en ningún tratado, no se puede envasar, no se puede poner un puesto en el mercado y venderla allí como si fuese mercancía. La espiritualidad auténtica la hace viva cada uno en su corazón.

Anónimo dijo...

TODOS LOS DÍAS

Sé que no puedo
cambiar el mundo,
pero sí puedo cambiar el mundo en mí.
Amar mi casa, amar vivir.
No me cuesta nada y me hace
más feliz.
Solo quiero ir a lugares
donde el amor solo va.
El amor solo va.
Es lo que quiero conocer de verdad.
De verdad.
No quiero dejar
de seguir soñando
Sólo un hombre muerto
deja sus sueños morir.
La vida es difícil,
pero no imposible.
Nada es imposible cuando uno
tiene fe.
Sólo quiero ir a lugares
donde el amor solo va.
El amor solo va.
Es lo que quiero conocer de verdad.
De verdad.
La vida es
una canción
que hay que cantar
con energía
todos los días.
Todos los días
sólo quiero ir a lugares
donde el amor solo va.
El amor solo va.
Es lo que quiero conocer de verdad.

Pongo la frente en alto y
sin descanso.

Todos los días.
Todos los días.
Todos los días.
Todos los días.

-Juanes-

Anónimo dijo...

Verdaderamente todos aquellos que difaman, que vierten desperdicios indiscriminadamente sobre los demás, son gente sin alma, sin escrúpulos,son otro tipo de psicópatas. Disfrutan ocasionando mal, sus miserias son menos miserias vertiendo su basura en los otros. Se saben miserables, sienten la virtud en los demás y pretenden hacerla añicos. Dan cera sin piedad, no tienen escrúpulos a la hora de prender fuego a todo aquel, que se le acaba de poner a tiro. Sienten dolor por circunstancias determinadas y quieren que los otros sufran de algún modo, lo que ellos están pasando. Últimamente escuché una frase: Miente, que algo queda... Y me pareció repugnante. Todo vale, a sabiendas de saber que destruyes. ¿Con qué cara se miran en el espejo a diario estos seres...? ¿Cómo se puede dormir con semejante peso encima...?
Ilusa de mí, no creo que se planteen este tipo de preguntas. Esos sólo pueden plantearse una nueva víctima para el día siguiente. Titulares que den vueltas y poder tener carne del día siempre fresca. Sangre caliente que derramar.

Anónimo dijo...

"Permaneced siempre abiertos y con ánimo de experimentar:.. siempre listos para adentraros en un sendero que nunca antes habéis caminado. ¿Quién sabe? Aunque resulte inútil, será una experiencia.
Edison trabajó durante casi tres años en un determinado experimento y fracasó setecientas veces. Todos sus colegas y estudiantes se sentían absolutamente frustrados. Él llegaba cada mañana feliz y a rebosar de júbilo, listo para empezar otra vez. Era demasiado: ¡setecientas veces y tres años desperdiciados! Todo el mundo estaba prácticamente seguro de que no se iba a conseguir nada. Todo parecía inútil... solo un capricho.
Se reunieron y le dijeron: «Hemos fallado setecientas veces. Ya es un fracaso absoluto. No hemos logrado nada. Tenemos que parar». Edison soltó una carcajada y dijo: «¿De qué estáis hablando? ¿Fracasado? Hemos tenido éxito en descubrir que setecientos métodos no serán de ninguna ayuda. ¡Cada día que pasa nos acercamos cada vez más a la verdad! Si no hubiéramos llamado a esas setecientas puertas, no habríamos podido saberlo. Pero ahora estamos seguros de que hay setecientas puertas falsas. ¡Es un gran logro!».
Esta es la actitud científica básica: si podéis decidir que algo es falso, os estáis acercando a la verdad. La verdad no se encuentra disponible en el mercado para que podáis ir directamente a encargarla. No se encuentra disponible a nuestro antojo. Tenéis que experimentar.
De modo que lo que sugiero es que siempre estéis dispuestos a experimentar. Nunca os sintáis complacidos. Jamás penséis que lo que estáis haciendo es perfecto. Nunca lo es. Siempre es posible mejorarlo; siempre es posible hacerlo más perfecto."

Fuente: Día a día. Osho