Bolsas cerradas




Un hijo es alguien que te observa a un palmo de distancia. Un hijo está metido contigo en casa y te mira de arriba a abajo las veinticuatro horas del día. ¿Por qué digo esto? Porque puede llegar un día en el que un hijo tuyo te pregunte, como a mí me ha pasado ya: “¿Por qué hay personas que solamente se encuentran con gente de su familia?”. Esa pregunta no es superficial, es una pregunta que tiene un calado muy hondo. Está queriendo decir: ¿Por qué siempre tenemos tendencia a movernos en un círculo tan limitado? Una de las razones por las que la sociedad no avanza es porque los actos de cariño, de afecto, los actos de amor, se los suministramos solamente a nuestra familia y a nuestros amigos, casi nunca los suministramos fuera del ámbito familiar, de esa forma las familias y los amigos se convierten en bolsas cerradas que no admiten aire renovado. Prácticamente nunca nuestros actos de afecto traspasan el ámbito familiar o el círculo de amigos. ¿Te atreverías hoy a acercarte a un desconocido y regalarle tu afecto? No estoy diciendo que lo hagas a tontas y a locas y que de paso te metas en un lío, estoy queriendo decir que si la vida te brinda esa oportunidad, ¿lo vas a hacer? Nuestro cerebro tiene un modelo que repite sin cesar: podemos entregarnos, pero sólo a los que son como nosotros, entonces por pura lógica todos los actos se mueven dentro de círculos cerrados, y de esa forma es imposible que pueda llegar aire nuevo a nuestra vida. Los que son defensores de compartir siempre en familia, suelen repetir ese refrán que dice: “la sangre es más espesa que el agua del océano”, que quiere decir que si todo se cae a tu alrededor siempre tendrás a los de tu sangre que cuidarán de ti. Sí, eso está bien, pero al ir avanzando en nuestra propia evolución, podemos empezar a incluir también a nuestra familia espiritual, esa que no está ligada a los lazos de sangre y que es la que a la larga nos va a suministrar más parcelas de crecimiento y libertad. 


Mientras ahora escribo, un fuerte viento azota las ventanas, es como si este aire todo lo quisiera renovar. 





En la foto, matojos de hierba naciendo en la vereda de una carretera, envueltos en escarcha, a primera hora de la mañana.





14 comentarios:

Anónimo dijo...

Hemos de llevar por bandera de nuestros rostros una sonrisa, un gesto amable que brote de nuestro interior, del corazón. Este gesto es muy contagioso y abre muchas bolsas cerradas, empezando por las propias, que suelen ser las más difíciles de abrir. Tenemos que ser mucho más sociables, pues vivimos en sociedad, en una gran sociedad.
Os regalo un cesto lleno de sonrisas.

Anónimo dijo...

La familia, que algunas veces es un refugio, muchas veces es un ahogo.

Anónimo dijo...

Formar una familia debería ser un viaje hacia la libertad, sin embargo suele ser un viaje hacia la esclavitud.

Anónimo dijo...

Dice Alejandro Jodorowsky:

"Aunque tengas una familia numerosa, otórgate un territorio personal donde nadie pueda entrar sin tu permiso".

Anónimo dijo...

Mateo 12, 46-50
En aquel tiempo, Jesús estaba hablando a la muchedumbre, cuando su madre y sus parientes se acercaron y trataban de hablar con él. Alguien le dijo entonces a Jesús: "Oye, ahí fuera están tu madre y tus hermanos, y quieren hablar contigo".

Pero él respondió al que se lo decía: "¿Quién es mi madre y quiénes son mis hermanos?" Y señalando con la mano a sus discípulos, dijo: "Estos son mi madre y mis hermanos. Pues todo el que cumple la voluntad de mi Padre, que está en los cielos, ése es mi hermano, mi hermana y mi madre".

Anónimo dijo...

"Para una persona no violenta, todo el mundo es su familia".

Gandhi.

Anónimo dijo...

Si algo he aprendido gracias a los cinco Hijos que Dios me ha dado, es a Amar sin condiciones. Este Amor me permite ocuparme también de esos otros Hijos que la Vida va poniendo en mi camino."

Anónimo dijo...

Dentro de la familia o fuera de ella, la clave es dar, darlo todo.

Anónimo dijo...

La pregunta de ese hijo es una pregunta que no lancé en voz alta a mis padres, pero que sí me la cuestionaba interiormente. Hay preguntas que son inquietantes. Preguntas como ésa nos ayudan a salir de las creencias que nos instalan. A veces esos grupos-familia de los cuales nos envolvemos son como cárceles, donde siempre es la misma visión del mundo. Hay otra familia que se teje con lazos de amor y al que uno no acostumbra a ver mucho, sino a sentirla en todo. Esa familia vive en silencio, paciencia,humildad y servicio. Y eleva tu estado de conciencia para poder entrar en comunión en todo instante. Tengo la sensación de que muchos de los que aquí compartimos somos de la misma familia. La familia de Dios.

Anónimo dijo...

La naturaleza va permitiendo que lo que llega se adhiera a ella, lo hace desde el primer momento, sin impedimentos, dejándose hacer, dejándose llevar. Y en ese dejarse, se recubre con un manto de belleza en su forma. Parece decir: acepto, bendigo. Así nosotros...

Anónimo dijo...

http://www.youtube.com/watch?v=TKH_QqjvODQ

Anónimo dijo...

SOBRE EL AMOR


(Krishnamurti)

"El amor no es una cosa de la mente. Y solo cuando está de veras quieta, que no espera nada, ni pide ni exige ni busca ni posee, cuando ya no tiene celos ni temor ni ansiedad, cuando está realmente en silencio, sólo entonces es posible el amor.
La razón de que no tengamos amor es porque las cosas de la mente han llenado nuestros corazones(celos, envidias, deseos de ser alguien, ambición, éxito).
El amor sólo puede existir cuando está ausente el pensamiento del "Yo" y la libertad con respecto al "Yo" reside en el conocimiento propio y así llega la comprensión.
El amor no tiene nada que ver con la sensación, que no es un medio para realizarse. El amor existe por sí mismo, sin ningún resultado.
Para la mayor parte de la gente, el amor está vinculado con el sexo y el placer y todos los tormentos que los acompañan: celos, envidias, antagonismos.
Uno ha de terminar con todo el conocimiento acumulado cada día, heridas psicológicas, compararse con otra persona, compadecerse a sí mismo... terminar con todo eso cada día, de modo que al día siguiente la mente de usted sea fresca y joven. Una mente así nunca puede ser lastimada, y eso es inocencia.
Uno de las cosas extrañas relacionadas con el amor es que cualquier cosa que podamos hacer, será correcta si amamos. Cuando hay amor, la acción es siempre correcta, en todas las circunstancias. Y cuando existe esa calidad del amor, hay compasión. La compasión implica pasión por todo."

Anónimo dijo...

Cuando el amor se muestra, tras-pasa todo límite.

Anónimo dijo...

Agrandar los círculos, expandirlos.