Los que frenan la plenitud del ser humano




Parece que es Profesor de Ciencia Política en la UNED, dicen también que es director de la oficina en Madrid del European Council on Foreign Relations y, sobre todo, columnista de EL PAIS. Acaba de publicar un artículo en su blog. He encontrado este artículo de casualidad hace tres o cuatro días. Lo pongo para que veáis cómo forman a estos servidores de la mentira. Los programan y los teledirigen de maravilla. Esto es lo que dice este joven de cara bonita pero de corazón revuelto, que por lo visto se llama José Ignacio Torreblanca: 



“¿Puede estar Bin Laden vivo? ¿Mataron los servicios secretos británicos a Lady Diana? ¿Organizó la CIA los ataques contra las Torres Gemelas? Que existen millones de personas dispuestas a creer todo tipo de teorías conspiratorias no es ninguna novedad. Al fin y al cabo, la historia está llena de conspiraciones exitosas. Menos frecuente es sin embargo que se investigue científicamente cómo funciona la mente conspiratoria. Detengámonos por un momento en el 11-S. Según las encuestas, decenas de miles de personas están convencidas de que la CIA organizó los atentados contra la Torres Gemelas para justificar el posterior ataque de Estados Unidos contra Afganistán e Irak. El problema de esa teoría no es la teoría: como nos recuerda el hundimiento del acorazado Maine en el Puerto de la Habana o el incidente con el USS Maddox en el Golfo de Tonkín, no sería la primera vez en la historia que EEUU simula un ataque para justificar una acción militar. El problema de esta teoría no es, pues, la teoría, sino la realidad: teniendo en cuenta que Bin Laden y sus lugartenientes han reivindicado públicamente en numerosísimas ocasiones dichos atentados, mostrándose satisfechos y orgullosos por lo logrado, extraña sobremanera que ese núcleo de creencias perviva. Esos musulmanes radicales que creen que la CIA organizó el 11-S, ¿están llamando mentiroso a Bin Laden? El hecho de que las personas proclives a las teorías de la conspiración (también llamados “conspiranoicos”) sean inmunes a la evidencia empírica que desmontaría sus creencias conspiratorias tiene ahora una explicación. Un reciente estudio de tres profesores de la Universidad de Kent publicado examina en detalle la capacidad de los conspiranoicos de mantener creencias incompatibles entre sí. En dos grupos de estudio separados con más de cien individuos se observó que la gente que creía que Bin Laden todavía seguía vivo era también proclive a pensar que ya estaba muerto antes de la operación de las fuerzas especiales estadounidenses. Y de la misma manera, un gran número de las personas que pensaban que Lady Diana había sido asesinada por los servicios secretos británicos (el MI-6), pensaban a su vez que todo era un montaje y que la Princesa Diana seguía viva. ¿Cómo es posible, se preguntan los autores, que la gente crea que las personas puedan estar a la vez vivas y muertas? Porque los “conspiranoicos” no funcionan inductivamente, es decir, no examinan los datos disponibles y luego construyen una explicación plausible de los hechos, sino deductivamente: en su sistema de valores, la desconfianza hacia la autoridad ocupa un lugar central. Con ese supuesto de partida, los hechos son secundarios: precisamente porque la autoridad manipula los hechos, lograr conocerlos es imposible, lo que explica que se puedan creer cosas contradictorias entre sí. Por tanto, cuando un “conspiranoico” examina la realidad, no busca datos que confirmen o refuten su teoría, sino pistas, por fragmentarias que sean, que confirmen su sistema de valores preestablecido, que exige desconfiar de la autoridad. Por tanto, que Bin Laden reivindicará los atentados del 11-S en numerosas ocasiones es lo de menos: ¿quién nos asegura que la CIA no sabía que los atentados iban a ocurrir y en lugar de detenerlos, decidió dejar que ocurrieran? ¿Y quién nos asegura que Lady Diana no pactó con el MI-6 la simulación de su muerte para quitarse de en medio antes de que los enemigos de Dodi AL Fayed la liquidiran? ¿Y quién nos dice que Bin Laden no murió en Tora Bora pero que los talibanes usaron durante años un doble para seguir emitiendo videos que alentaran la Yihad? Y así, sucesivamente". 



Parece claro que este hombre escribe el artículo para presentarnos a algunos o a muchos de nosotros como enfermos psiquiátricos. Conspiranoicos nos llama. Amigos, ya estamos catalogados. Al que investiga, pero no en la línea que ellos pretenden, se lo presenta ante la sociedad como un enfermo. Así van éstos. No se cortan un pelo. 

¿Sabrá este señor que la Monsanto está envenenando la Tierra entera y que la Coa-Cola sigue invadiendo el Planeta con su bebida satánica? ¿Pensará que Rockefeller es un inocente protector de la cultura? Igual hasta le parece merecidísimo el Premio Nobel de la Paz concedido a Obama, el primer negro masón que llega a la presidencia de los Estados Unidos de América... ¡Un Nobel de la Paz concedido a un hombre que fabrica guerras! ¿Qué opinará de verdad sobre la gran patraña del 11 de septiembre? Ante la afirmación de que un conspiranoico no busca datos, ¿sabrá este hombre que hay 111 datos contrastados sobre esa gran mentira organizada llamada 11-S? José Ignacio, mira a ver si te da por investigar un poco sobre lo que dicen los arquitectos e ingenieros coordinados por la verdad del 11 de septiembre: http://www.tiffotos.com/arquitectos/rascacielos-demoliciones/demolicion-wtc.html

Torreblanca, a ver si nos vamos enterando: no es que haya conspiraciones, es que todo el manejo del poder en la sombra es una pura conspiración, conspiración brutal y demencial. Si eres parte de la legión de enfermos de poder y soberbia, creo que aún estás a tiempo, cámbiate al bando que, con humildad y sin violencia, se dedica a seguir el rastro de la verdad, esté donde esté y cueste lo que cueste. 

Ahora mismo hay mentes y conciencias que se oponen a la evolución, quieren que desistamos de usar nuestro poder natural, nuestra inteligencia, nuestro amor; ellos quieren frenar en seco nuestra plenitud, una plenitud que puede rebosar de alegría y de felicidad. 





En la foto, el citado José Ignacio Torreblanca. Es una simple foto de internet, pero cómo se ha plasmado esa mirada altiva y desafiante, también son curiosas las formas que ha tomado su propio pelo… Casi sin quererlo ver, se ve todo.







15 comentarios:

Anónimo dijo...

Sin quererlo ver, se ve todo.

Anónimo dijo...

Este joven muchacho, que a veces se le ha visto en compañía de Felipe González, con el peligro que eso tiene...

Anónimo dijo...

Le recomiendo al Sr. Torreblanca el libro "La gran impostura" de Thierry Meyssan, seguramente le vendrá muy bien.

Anónimo dijo...

Todo lo que afecta a unos pocos, aún colectivo ya calificado de antemano negativamente, afecta al resto. Al conjunto. Todos vamos en el mismo "barco". Todos formamos parte de este puzzle llamado planeta. De este entramado llamado vida. Es igual la cantidad de títulos que exibamos en nuestras paredes. El largo repertorio de actividades a las que nos dediquemos. La cantidad de cultura atesorada. Es lo mismo. No importa el extenso currículum que lean de nosotros. Todos somos igual de válidos. Todas las opiniones son posibles. Incluso la de enfermos psiquiátricos, hay demasiados, envueltos entre las masas. Muchos dirigentes, pertenecen a ellos. ¿Es extraño? Que hayamos leído más libros que otros, que estudiemos más o menos, no nos hace mejores. Lo malo, es malo para todos. La mentira es dañina para unos y otros, nos acaba repercutiendo del mismo modo. Querer negarlo, obviarlo no sirve de nada, porque el sol no se tapa con un dedo. Querido amigo, los niveles de exigencia a los que estáis acostumbrados en un universidad como la vuestra, mía por el momento, no se corresponde con una mejor calidad, con una manera más eficaz de resolver la vida. Los excesos no son buenos. La soberbia, la altanería y la prepotencia son simplemente alergias que si no se tratan durarán de por vida. Tu pelo deja entrever algunos cuernecillos sospechosos. Cambia de imagen. No temas a los cospiranoicos, o enfermarás, pasarás a formar parte de ellos. Camina ligero. Eso es importante, ligero y con la cabeza lenvantada.

Para ti y para todos este bello mantra, lo encontré anoche mismo, sabía que sería útil... (La letra la añado en otro comentario posterior).

http://www.youtube.com/watch?v=34vgTCnd45g&feature=player_embedded#!

Anónimo dijo...

Hay un Solo Dios,
Su Nombre es Verdad,
El Creador,
Sin miedo,
Sin odio.

Eterna esencia,
más allá de nacer o morir,
Auto existente
por la gracia del Maestro.

¡Cantad y Meditad!
La Verdad desde el Principio, incluso antes del principio del tiempo y el Universo.

Eterno en el Tiempo.
Es aqui, ahora!

¡La Verdad os hara infinitos!


Pues eso... La verdad es la realidad, la realidad es Dios. Bonita letra, bonito significado.

Anónimo dijo...

La industria de meter ideas en las mentes de las personas es ahora mismo la industria que más medios maneja. Dominar al otro a través de las ideas. Estas son las guerras modernas.

Anónimo dijo...

Su piel está llena de grasa. De esa grasa que aniquila. Sr. Torreblanca, más vale que se baje de su torre y vea cómo la van a blanquear.

Anónimo dijo...

La real fábrica de borregos demanda este tipo de profesores y columnistas, muy bien informados para desinformar.

Anónimo dijo...

Clarísimo escrito Raúl
Debajo de la fachada "progre" del joven, se oculta un lobito viejo y corrupto como sus mentores del poder oscuro.
Repulsión.. rechazo ante tanto engaño!!

Lamentablemente los borregos siguen leyendo y creyendo a estos escribas de la impunidad... y siguen comprando sus periódicos... y votando...
¿porqué tanto miedo?
Gracias Raúl

Anónimo dijo...

Claro que sí. ¿Por qué tanto miedo?

Anónimo dijo...

Un profesor así, ¿que les dirá a los alumnos? ¿Quién educa a los que educan?

Anónimo dijo...

ÉL mismo piensa que Bin Laden sigue vivo, pues casi al final dice: "por tanto que Bin Laden reivindicará los atentados..." ¿un error gramatical, o se le ha escapado inconscientemente? Je, je, que malas pasadas nos juegan,los despistes ¿verdad?.

Anónimo dijo...

Este chico todavía no sabe que Bin Laden es un invento. El Bin Laden que conocemos por las fotos y por los vídeos no existe, es un actor, un figurante. Bin Laden es un preparado más de los muchos preparados que preparan los que no reparan en mentiras.

Anónimo dijo...

Sienten temblar sus cimientos de mentiras, por eso difaman.
Ahora hay voces que hablan alto, tan alto que hasta lo cantan.


'Wrecking Ball': El cabreo más atinado de Bruce Springsteen

"Los codiciosos ladrones que aparecieron / Y devoraron la carne de todo lo que hallaron /cuyos crímenes han quedado ahora impunes / Y recorren las calles como hombres libres / Trajeron la muerte a nuestra ciudad, chicos / La muerte a nuestra ciudad, chicos"

Anónimo dijo...

Wikileaks, la empresa que trabaja para la CIA, que es parte de la CIA, dicen ahora esto sobre el cuerpo de Bin Laden:

http://www.elmundo.es/america/2012/03/07/estados_unidos/1331104707.html