Contra el imperio de la razón




Este modelo de vida termina, y no termina para que se cumplan las profecías, termina sencillamente porque está podrido. Está completamente podrido, de arriba abajo y hasta la raíz. Esta sensación la tenemos ahora mismo muchos de nosotros. Recientemente he preguntado a diferentes grupos de personas: "¿Conocéis algún estamento, alguna institución, conocéis de verdad algo que no esté podrido?". Todos han coincidido en señalar que no conocen nada que no lo esté. Hablo de este mundo occidental que es el que mejor conozco, el de los mercados, el de las finanzas, el de los bancos, el de la política parlamentaria, el de los grandes negocios, el de las iglesias, el de las religiones. Acaba este mundo del dinero corrupto, el de las relaciones gastadas, el de la negrura, el del engaño. Este mundo de ficción acaba. Y acaba ya. Es el final para este mundo maniatado que conocemos porque el hombre, el varón, el macho, pieza dominante en esta historia, lo ha intentado abarcar todo solamente con la razón. Con la razón este mundo es inabarcable, ingobernable y desde luego incomprensible. Daos una vuelta un día que podáis por una bolsa de valores, ved el disparate y la locura. No es que la razón produzca monstruos, es que el monstruo es la razón misma. La agresividad con la que la razón ha ido construyendo estas sociedades de hormigón y de asfalto tiene al final una variante muy curiosa, y es que se vuelve contra los que lo diseñaron, se vuelve contra los que lo diseñaron porque es antinatural, antinatural quiere decir que ha sido un robo hecho a la propia naturaleza. Ahora podemos constatar esto: la mayoría de las cosas que fueron hechas no fueron pensadas para ser utilizadas por los seres humanos; y se podría decir más: la mayoría de las cosas han sido hechas contra los propios seres humanos. Los seres humanos despiertos se están revelando ahora contra este imperio de la razón y solamente están esperando una cosa: que caiga el viejo mundo con todas sus apariencias, que caiga ya, que caiga cuanto antes, y que nazca el nuevo mundo que ya está presente en muchos corazones. 

Y en este renombrado año dos mil doce, más que acontecimientos externos, lo que está habiendo son acontecimientos internos. ¿O no? Ved vuestra vida, yo estoy mirando ahora mismo la mía. Es en nuestro interior el lugar en el que están sucediendo las cosas, es ahí donde todo está ocurriendo. 


Dos mil doce, el año de la verdad.






En la foto, restos de una vieja fábrica rota y desvencijada.







17 comentarios:

Anónimo dijo...

Este río no tiene ya ningún puente.

Anónimo dijo...

Esa foto de la fábrica vieja parece la foto del interior de un cerebro.

Anónimo dijo...

La utilización de las armas tiene como fin establecer la paz. ¿Queremos mayor locura?

Anónimo dijo...

Una prueba de que es el fin de este tiempo: la sencillez y la naturalidad han sido borradas del mapa.

jgargiuloblanco dijo...

“¿Qué ancestros hablan en mí? No puedo vivir al mismo tiempo en mi cabeza y en mi cuerpo. Esa es la razón por la que no puedo ser sólo una persona. Puedo sentir en mí infinidad de cosas al mismo tiempo. El gran mal de nuestra época es que ya no quedan grandes maestros. La senda del corazón está cubierta de sombras. Debemos escuchar las voces que parecen inútiles. En cerebros llenos de largas tuberías de desagüe. De muros de colegio, de asfalto y de prácticas asistenciales. ¡Que entre el zumbido de los insectos! Debemos llenarnos, ojos y oídos con cosas que son el principio de un gran sueño. Alguien debe gritar que construiremos las Pirámides. ¡No importa si no podemos construirlas! Debemos alimentar el deseo y estirar los rincones del alma, como una calle sin fin. Si queréis que el Mundo siga adelante, debemos tomarnos de las manos. Debemos mezclar lo que se considera sano, con lo considerado enfermo. ¡Vosotros los sanos! ¿Qué significa vuestra salud? Los ojos de toda la humanidad están mirando al foso en donde nos estamos precipitando. ¡La libertad es inútil si no tenéis el coraje de mirarnos a la cara, comer, beber y dormir con nosotros! ¡Es lo considerado sano lo que ha llevado al Mundo al borde de la catástrofe! ¡Hombres, escuchad! En vosotros, agua, fuego y después cenizas. Y los huesos dentro de las cenizas. ¡Los huesos y las cenizas! (…) ¿Dónde estoy, cuando no estoy en la realidad o en mi imaginación? He hecho un nuevo pacto con el Mundo. Debe estar soleado a la noche, y nevado en agosto. Las grandes cosas acaban, las pequeñas perduran. La sociedad debe lograr unirse de nuevo, en vez de desunirse. Sólo mirad la naturaleza, veréis que la vida es simple. Debéis volver a donde estuvisteis. Al punto donde tomasteis el desvío erróneo. Debemos volver a los principales fundamentos de la vida. Sin ensuciar el agua. ¿Qué clase de mundo es éste, si un loco os dice, que deberíais estar avergonzados?”
discurso de Domenico, personaje central de la pelicula Nostalgia de A. Tarkovsky : http://micinenecesario.blogspot.com.es/2012/04/nostalghia-andrei-tarkovsky.html

Anónimo dijo...

"Si cierras la puerta a todos los errores, dejarás fuera la verdad".

"Agradezco no ser una de las ruedas del poder, sino una de las criaturas que son aplastadas por ellas".

(Rabindranath Tagore)

Anónimo dijo...

Mientras haya una parte de nosotros que siga siendo humana, ¿cómo vamos a saber lo que es perfecto y lo que no?.
Acaso dentro del Plan Divino, que sí es perfecto, una somera limpieza de la imperfección humana resulte absolutamente perfecta de momento.

Anónimo dijo...

Necesitamos ver las cosas tal como son, y clamamos para que eso llegue.

Anónimo dijo...

El problema está en la energía humana, en el mal uso que se hace de la energía humana, y en el miedo.
El miedo a que no haya nunca suficiente.
La codicia es el resudo tóxico del miedo.
Cuando seamos conscientes, de que la conciencia es la que crea las cosas, nos veremos revestidos del poder que confiere ese saber y seremos capaces de bendecir, limpiar y sanar. Si. Incluso nuestra tierra.
Orad por la tierra que está afligida.
Ofreced a los que sufren ternura, amor, comprensión, compasión, bendiciones, sanación.
Todavía tenemos que darnos cuenta del poder de alterar todas las cosas y convertirlas en Luz que llevamos en el interior de nuestra conciencia.
Miradlo todo con amor y perderá sus poderes.

Anónimo dijo...

Cuando perdamos todo lo material, entonces nos daremos cuenta de lo que es la vida.

Anónimo dijo...

Las religiones, la política... diferentes formas de ocultar la verdad y de retrasar el verdadero avance de la humanidad.

Anónimo dijo...

Sé todos los cuentos.
Yo no sé muchas cosas, es verdad.
Digo tan sólo lo que he visto.
Y he visto:
Que la cuna del hombre la mecen con cuentos,
que los gritos de angustia del hombre los ahogan
con cuentos,
que el llanto del hombre lo taponan con cuentos,
que los huesos del hombre los entierran con cuentos,
y que el miedo del hombre…
ha inventado todos los cuentos.
Yo no sé muchas cosas, es verdad,
pero me han dormido con todos los cuentos…
y sé todos los cuentos.
León Felipe.

Despiertas del sueño y ves todos los cuentos que ha construido la sinrazón.

Anónimo dijo...

Otro signo del final de este tiempo: la educación se ha convertido en una doma, no se quiere a seres humanos libres, lo que se pretende es fomentar la sumisión y la claudicación.

Anónimo dijo...

Sí, con el imperio de la razón hemos llegado a esta sinrazón.

Anónimo dijo...

Con la que esta cayendo (1)

Siento decirlo, pero es lo que hay.
Un día, no hace mucho tiempo recibí este correo.
Por anticipado pido disculpas. Lo mando sin ánimo de ofender, lo mando, para pensar.
No sé el autor. Podrías ser tú? Ahora, quiero ser yo.

En las primeras décadas del siglo XX, una generación de físicos
transformó nuestra concepción del universo con el descubrimiento de la
relatividad y la mecánica cuántica.

En los albores del siglo XXI, Jose Luis Rodríguez Zapatero y Mariano
Rajoy, dos portentos intelectuales y presidentes del gobierno de
España, revolucionaron la historia política de Occidente.
Los paradigmas teóricos introducidos por Zapatero y Rajoy fueron bautizados
como, “política relativista” y “política cuántica” debido a las insólitas semejanzas con sus análogos físicos.

La relatividad de Einstein reposa sobre una constante fundamental: la
velocidad de la luz, “c”. Ningún objeto en el universo puede viajar más
rápido que la luz. La relatividad de Zapatero introduce una nueva
velocidad absoluta, representada por dos letras mayúsculas, “ZP”.
Ninguna forma de gobierno en todo el universo puede destruir más
empleos por segundo que ZP.

La dilatación del espacio-tiempo corresponde a la dilatación del
déficit en la teoría de Zapatero. Un presidente que viaja a la
velocidad mental ZP puede asegurar, antes de marcharse, que el déficit
de 2011 era de un 6%. En cualquier otro sistema de referencia, ese
déficit mide un 8.5%.

Zapatero inventó también la célebre relación de equivalencia E = m
ZP)^2, donde “E” es la tasa de desempleo y “m” la masa de Angela
Merkel. El paro debe medirse, por lo tanto, en “kilogramos de
desempleado/segundo”. Rogamos al Instituto Nacional de Estadística que
rectifique y utilice estas unidades en sus próximos estudios sobre el
mercado laboral español.

Einstein nos enseñó que la percepción del espacio y el tiempo depende
del estado de movimiento del observador. Con Zapatero aprendimos que la
percepción de la realidad depende del ingenio del gobernante. Sólo un
Zapatero atravesando el espacio-tiempo hacia la peor depresión
económica en 80 años, puede declarar:

“en la próxima legislatura lograremos el pleno empleo” (julio de 2007),
“la crisis de EEUU no afectará a España en absoluto” (septiembre de 2007),
“la crisis es una falacia, puro catastrofismo” (enero de 2008),
“España no está en crisis porque tiene sólidos fundamentos” (febrero de 2008) y
“es probable que lo peor de la crisis económica haya pasado ya” (abril de 2009).

Anónimo dijo...

Con la que esta cayendo (2)

Mariano Rajoy generalizó la mecánica cuántica hasta convertirla en un
arte de gobierno. Como explicó Louis de Broglie, todo cuerpo en el
universo puede comportarse como onda y como partícula (también llamada
“cuantum”). Por ejemplo, el fotón es el cuantum asociado a la radiación
electromagnética. Rajoy demostró que un presidente también tiene su
propio cuantum: en su caso, el “cuantum-recortum”.

El sueño de cualquier físico consiste en descubrir la teoría que
engloba a la mecánica cuántica y a la fuerza gravitatoria. La hipótesis
mejor posicionada para lograr la unificación era conocida como “teoría
de cuerdas”. Rajoy fue más allá, desarrollando la “teoría de sogas”,
que logra asfixiar la inversión en ciencia y la ayuda al tercer mundo
en un mismo decreto-ley.

Rajoy también superó el “principio de incertidumbre de Heisenberg” con
el “principio de certidumbre de Mariano”. Un gobierno presidido por
Rajoy contiene la certidumbre de incumplir todos sus compromisos
electorales. En apenas cuatro meses, Mariano Rajoy ha violado sus tres
grandes promesas: “no subiré los impuestos”, “no abarataré el despido
laboral” y “no tocaré ni la educación ni la sanidad”.

Me impulsa a sugerir el siguiente experimento: introduzcamos a Zapatero y Rajoy en
el Gran Acelerador de Hadrones (que sería rebautizado como “Gran
Acelerador de Ladrones”) y lancémoslos uno contra otro. Mis cálculos
predicen, que la colisión creará un agujero negro de estupidez tan
intenso que engullirá el universo.

Ojalá las civilizaciones que surjan de futuros Big Bangs demuestren
mas sensatez eligiendo a sus líderes.

Un abrazo a todos

Anónimo dijo...

Atendamos a nuestro corazón, desde él, nuestra conciencia creadora diseñará las bases donde asentar los fuertes y buenos cimientos basados en la verdad; esos cimientos no son destruidos por huracanes ni tornados, serán el hogar cálido y sereno donde recoger nuestra nueva realidad y donde mejor experimentar.