Caminar sobre las aguas




Estaba ayer haciendo tareas en la casa, tareas domésticas, y de pronto vino este pensamiento: “Creo que Jesús era exactamente igual que sus discípulos, la única diferencia es que él tenía fe absoluta en lo que hacía y en lo que decía, por eso era capaz de caminar sobre las aguas, los otros sin embargo se hundían ¿Por qué se hundían? Quizás a causa del miedo y de las dudas”.

Johannes, el loco de la película “Ordet”, que permanecía escondido y apartado de la mirada de los hombres, vivía sin embargo en una profunda comunicación con lo Sagrado, por eso los muertos podían escucharlo, incluso obedecerlo. Otra forma de caminar sobre las aguas.





Final de la película 'Ordet' (La palabra), un film de Carl Dreyer (año 1955). Se trata de la última secuencia y dura seis minutos: 


http://www.youtube.com/watch?v=E-f8xv2lzw4






22 comentarios:

Anónimo dijo...

Crea una pantalla mental que evite todo lo negativo y estarás caminando sobre las aguas.

Anónimo dijo...

Un viejo y sabio barquero transportaba peregrinos a un santuario. Un día le preguntó alguien: "¿Usted ya fue al santuario?" El barquero respondió: "No, todavía no, porque todavía no descubrí todo lo que el río tiene para ofrecerme. En este río encuentro la sabiduría, encuentro la paz,encuentro a Dios."

Pero los peregrinos ni siquiera percibían el río, sus mentes estaban fijas en el santuario; no podían ver el río.

Anthony de Mello, "Caminar sobre las aguas".

Anónimo dijo...

Nuestra fe puede mover montañas. Jesús continuamente está diciendo: "Tu Fe te salva". ¿Dónde está puesta nuestra fe? La fe no tiene nada que ver con las creencias. Casi ni con el verbo creer. La fe brota en la entrega de lo que soy y hace que todas las cosas florezcan. La fe, como el Reino de Dios, está dentro de nuestros corazones. ¿Cuándo nos decidiremos a vivir de pura fe en nosotros mismos?

Anónimo dijo...

"Pura fe en nosotros mismos". Muy bonito. Gracias.

Anónimo dijo...

Pisar el agua, el agua como un espejo, donde uno se mira.

Anónimo dijo...

Poner toda la con-fianza en Dios.Toda. En el Dios que va con nosotros.

Anónimo dijo...

Los discípulos, viéndolo caminar sobre el mar, se turbaron y dijeron: «Es un fantasma».

Anónimo dijo...

Jesús también nos aconsejaba que no nos dejásemos llevar por las apariencias.

Anónimo dijo...

Lo invisible es tan real como lo visible.

Anónimo dijo...

No es necesario tener más fe, sino cambiar la dirección de nuestra fe actual.

Anónimo dijo...

No podemos ver la Vida ni ver la fe, pero sí podemos ver lo que la Vida hace a través de la fe.

Anónimo dijo...

A tantas personas que intentan cada día caminar sobre las aguas, no importa hundirse, en realidad no importa, el mismo barco nos lleva a todos.

Anónimo dijo...

"La fe sin obras es fe muerta". Nuestra fe muere si no la trabajamos. La fe se activa a través de las obras.

Anónimo dijo...

“Llegada la tarde, bajaron sus discípulos al mar, y subiendo a la barca, se dirigían al otro lado del mar, hacia Cafarnaúm. Ya había oscurecido y aún no había vuelto a ellos Jesús, y el mar se había alborotado por el viento fuerte que soplaba (…) Vieron a Jesús, que caminaba sobre el mar y se acercaba ya a la barca, y temieron. Pero él les dijo: Soy yo, no temáis”.
Jn 6,16-20

Nosotros damos vida a los personajes de evangelio cuando surcamos las aguas del mar de nuestra existencia embarcados en nuestra débil fe. Vemos los nubarrones, las olas y la barca zozobrando. Vemos todo externamente a nosotros. Siempre, o casi siempre pensando que la tormenta está ahí afuera y que no podemos con los elementos.
Nuestra fe es como una pequeña barca que puede voltear.

No nos hemos hecho conscientes de la fuerza que reside en nuestro interior cuando actuamos con la verdad y con corazón, ni de lo que se acrecienta nuestra débil fe, cuando abordamos el reto de nuestra existencia y cantamos esa canción preparada para nosotros, o aún más, cuando tenemos certeza de nuestra misión y nos disponemos con humildad, cuando la aceptamos y la amamos, cuando depositamos como niños pequeños la confianza…

Creo que con esas premisas, podemos ir transformándonos, así podremos dejar de ser los temerosos discípulos, para ir configurando otro personaje…,el que camina seguro, Jesús.

Anónimo dijo...

La fe no es abstenerse de comprobar y lanzarse al vacío pase lo que pase. La fe es establecer un puente con la divinidad.

Anónimo dijo...

El que tiene fe se distingue por esto: al mirar las cosas ha aprendido a ver que no hay nada que no sea sagrado.

Anónimo dijo...

http://www.lavanguardia.com/vida/20120731/54331051689/la-contra-estamos-dentro-de-la-marmita-de-la-magia.html

Anónimo dijo...

http://www.youtube.com/watch?v=6r-2Yu9nv4k&feature=fvwrel

Anónimo dijo...

http://www.youtube.com/watch?v=5ez8GidWC30&feature=relmfu

Anónimo dijo...

Jesús. La fe. La Vida. "A ti te lo digo: En nombre de Jesús, levántate y anda". Camina sobre tus aguas, que en tus aguas está la vida. La nueva Vida.

Anónimo dijo...

"Ha de aprender a hacer cuatro cosas un hombre para que su historial quede intachable.
Pensar sin confusión y clara-mente,
amar a su prójimo sincera-mente,
actuar por motivos honestos pura-mente
y confiar en Dios y el cielo firme-mente".

- Henry Van Dyke -

Anónimo dijo...

"Vivir en el momento presente es un milagro. El milagro no es caminar sobre las aguas. El milagro es caminar sobre la Tierrs verde en el momento presente, apreciar la paz y la belleza que están disponibles ahora. La paz está a muestro alrededor, en el mundo y en la naturaleza; y está en nuestro interior, en nuestros cuerpos y en nuestros espíritus. Una vez que aprendamos a tocar esta paz, seremos transformados y sanados... Sólo necesitamos encontrar formas de mantener nuestro cuerpo y nuestra mente en el momento presente, de manera que podamos tocar lo que es refrescante, sanador y maravilloso".
- Thich Nhat Hanh -