Cómo afrontar el cáncer de una forma holística




"Para solucionar un problema primero hay que entender el problema".



Alberto Martí Bosch es un médico que ha investigado en profundidad el tema del cáncer, hasta poder adquirir la nueva visión que ahora tiene. En la hora que dura el vídeo se comprenden algunas cosas muy lógicas, casi elementales. Este vídeo de apariencia sencilla nos puede abrir puertas hacia ámbitos desconocidos, particularmente a todos aquellos que tienen familiares o amigos enfermos con cáncer:


http://www.youtube.com/watch?v=R33xhKQWwtE&feature=player_embedded








18 comentarios:

Anónimo dijo...

Esto sí que es un buen comienzo.
Las personas que trabajamos desde esta vertiente del cuidado de la salud y con los medios alopáticos, podemos, con este enfoque encauzar mejor esa labor.
Una forma muy didáctica y sencilla de explicar algo tan fundamental que es muy de agradecer.
Esto no es sólo para oirlo.

Anónimo dijo...

Qué importante es ir entendiendo las enfermedades.

Anónimo dijo...

Lo bueno viene casi siempre envuelto en sencillez y humildad. Extraordinaria conferencia, algo nuevo se vislumbra detrás de sus palabras.

Anónimo dijo...

Si al cuidado de este cuerpo físico, con estas premisas tan básicas y a la vez tan olvidadas, unimos, el cuidado de nuestros cuerpos mentales, emocionales, espirituales..., entonces estaremos de verdad en el camino de la sanación.

Anónimo dijo...

http://www.youtube.com/watch?feature=endscreen&v=6EfRZ6Yx9Hw&NR=1

Anónimo dijo...

La charla de este doctor me ha ayudado mucho, gracias.

Anónimo dijo...

2012 no es el año en el que todo acaba, es el año en el que todo empieza.

Anónimo dijo...

Cuando tienes muy cerca a personas con este tipo de padecimiento, lo único que se te ocurre pensar es ¿por qué?. Ese tipo de circunstancias, parece que sólo le pasan a los demás. A ti, no puede pasarte, eso siempre pasa a otros.Por las mañanas todavía te da tiempo a pensar por unos segundos que lo soñaste. Como si tú fueses inmune a este, o a cualquier tipo de situación con esta importancia. Desconocemos nuestra fragilidad. Nos negamos a sentirnos vulnerables. Porfiamos en lo evidente y hasta el último segundo, albergamos esperanzas de que nuestro diagnóstico no sea erróneo. La primera certeza de que es así y no de otra manera, te hace concienciarte, te cambia por completo la visión que tenías con respecto a la persona afectada. La valoras desde otra dimensión, la aprendes a conocer, la empiezas verdaderamente a amar. Porque si de algo estoy segura, es que el cáncer mata el ego. Te despoja de vanidades, te vuelve humilde, pequeño, te desnuda de orgullos, de falsas ínfulas y te pone contacto directo con la realidad. No la que creías en un principio, si no la que en verdad es.
Cuando ya llueve sobre mojado, y la palabra ya no te aterra tanto como al principio, cuando ya es un segundo diagnóstico, otra persona y otra etapa de tu vida en la que te encuentras, puedes mirar a la enfermedad a la cara, puedes tutearla e incluso bromear sobre ella, porque ya no tiene ese poder sobre ti. Posiblemente no nos damos cuenta de que tanto esta, como otras enfermedades tienen su origen en las emociones. En el mal uso, que hacemos de ellas, en padecimientos, en sufrimientos que no canalizamos en nuestra vida. Y se manifiestan, se escapan dando lugar a palabras que no nos gustan oír. Que tanto retumban en nuestras mentes. Las palabras tienen la capacidad de ser cargadas, pero también de ser desactivadas. Si intentamos que lo más impactante, lo más doloroso, y los más temible por nosotros se acople en nuestras vidas, podremos avanzar, de lo contrario sólo agradeceremos lo bello, lo hermoso, lo deseable por todos. También necesitamos agradecer, reconocer y darnos cuenta de la importancia de lo "malo"... De lo que consideramos sólo malo. Tomo perfecta nota de lo que tres personas me comentaron de mi situación. Una de ellas me hizo ver la cercanía ahora más que nunca de la persona afectada con respecto a mí. Otra segunda me advirtió que lo mirase desde un punto más alto desde el que lo estaba haciendo, y una tercera y última me dijo al oído sin conocerme más que unos minutos, que lo feo también es hermoso...
Mi gratitud y reconocimiento infinitos...
Para todos lo que conviven en armonía con el significado de esta palabra que asusta. Por todos lo que están todavía en ello. Solidariamente para quienes nos toca acompañarles en su camino...

http://www.youtube.com/watch?v=7dyUaFW5a6M&feature=related

Anónimo dijo...

"Si alguien busca la salud, pregúntale si está dispuesto a evitar en el futuro las causas de la enfermedad; en caso contrario, abstente de ayudarle."

(Sócrate).

Anónimo dijo...

Mensaje convincente y con credibilidad absoluta. Pocas veces en estos temas nos llega algo tan interesante.
Esta conferencia es un regalo.

Anónimo dijo...

La Esperanza se acrecienta con fuertes dosis de credibilidad, y estas palabras científicamente la tienen.
Necesitábamos de ellas. Estoy convencido de que muchos médicos estarán de acuerdo.
Basta ya de pensar en las probabilidades de curación o no que nos dicen.
Está en nosotros un potencial sanador inmenso que rompe las estadísticas y que asombra.

Anónimo dijo...

Con sencillez, sin menoscabo de nadie y con equidad, es como vamos acercando todas las terapias existentes en la misma dirección: crear esperanza cuando transitamos y buscamos el camino de la sanación.

Anónimo dijo...

Una emoción no expresada o expresada de forma inadecuada es una información que luego el cuerpo tiene que procesar. La enfermedad no es ni más ni menos que los atascos al procesar esa información.

Anónimo dijo...

Lo que cuenta este doctor se debería de dar a conocer de manera amplia.

Anónimo dijo...

Así es. En nuestra ignorancia y con nuestra forma de manejar las emociones, vamos produciendo atascos que pasan de un cuerpo a otro, y al final asientan en el cuerpo físico, inundan o contaminan.
Vamos alterando así la homeostasis (equilibrio del medio interno) de nuestro cuerpo.
Decía Walter B. Cannon, continuador de los trabajos sobre la homeostasis iniciados por Claude Bernard, que los seres eran más evolucionados a medida que eran capaces de incrementar su grado de homeostasis.
Lo decía, en ese momento, aludiendo a la escala filogenética de evolución.
Creo que en ocasiones, el lenguaje a un nivel, es espejo o una especie de símbolo arquetípico traspasable a otro nivel. Por eso pienso si no será ese concepto, validado y aceptado, aplicable a otra evolución más interna, de mayor complejidad. Tal vez en nosotros, a medida que subimos un peldaño en nuestro nivel de conciencia, se nos va mostrando como equilibrar ese medio. Sería algo así como aprender a no atascar ni a inundar cuando de la parte emocional se trata.
Siento que los avances van llegando a medida que vamos siendo, y a medida que siendo, los sabemos utilizar.
Todo se va disponiendo a nuestro alrededor para nuestro servicio. Y en el justo momento.

Anónimo dijo...

"La enfermedad nunca es una forma de tristeza, ni una metáfora, ni una melancolía:es un camino incómodo que lleva o no a la muerte, con o sin rapidez".

Con estas palabras anunciaba Antonio Gala que padecía un cáncer de difícil extirpación, al que estaba combatiendo con quimioterapia y radioterapia. Él lo define como:"un largo puteo que es igual que una guerra del la que yo soy el campo de batalla". "Soy mal aliado de mí mismo,impaciente poco soportador e insoportable; la anestesia total es mi aliada, pero espero defraudar a la muerte una vez más".

"Hoy me pasa el amor de parte a parte.
Temo encontrarte y no reconocerte.
Temo extenderla mano y no tocarte.
Temo girar los ojos y no verte.
Temo gritar tu nombre y no nombrarte...
Temo estar caminando por la muerte".

(Antonio Gala)

Anónimo dijo...

Una entrevista preciosa a un personaje extraordinario:

http://www.lavanguardia.com/lacontra/20120728/54329597681/la-contra-randolph-westphal.html

Anónimo dijo...

He leído el reportaje del enlace anterior, y creo que gente así es la que ayuda de verdad. Gracias.