Condesa de Romanones




Analizamos otra foto de la prensa diaria, ésta ha salido publicada en estos últimos días. Se trata de Aline Griffith, viuda del conde de Romanones. Tiene 89 años y por lo que se ve muy bien llevados. Atención con lo que acaba de decir. Justifica en la entrevista que le hace Lola Galán (El País, 7 de julio 2012) el tan criticado viaje del Rey de España a Botswana para cazar elefantes diciendo “que sirvió para coincidir allí con jefes de Estado que invierten en España”. ¡Alucina Vecina! Después de leerlo os habrá pasado como a mí, supongo que habréis soltado una descomunal carcajada; los que tengan cierta familiaridad con el pareado les puede salir algo parecido a esto: "Condesa de Romanones, no nos toques … ……. "

Esta manera de justificar lo injustificable me recuerda a una noticia que apareció en el periódico ABC allá por el año 1990 –tengo guardada la noticia desde entonces-. En un juicio a un hombre, acusado de disparar una pistola con la que mató a una persona, su abogado defensor llego a decir "que no fue su dedo el que apretó el gatillo, en realidad fue el gatillo el que movió su dedo y por eso la pistola se disparó...”.

¡Que venga Dios y lo vea! ¡Y que venga pronto por favor!

Si queréis leer completa la entrevista a esta espía de la CÍA:

http://elpais.com/elpais/2012/07/06/gente/1341587985_634127.html




En la foto Aline Griffith, que efectivamente disimula muy bien la edad, aunque sus manos no mienten. Las manos nunca mienten. Cuando queráis saber la edad de una persona y la vida que ha llevado, mirad sus manos. Las manos sí que son el espejo del alma. También los ojos.








12 comentarios:

Anónimo dijo...

Los poderosos se protegen entre sí.

Anónimo dijo...

El espionaje, que parece una profesión romántica, y en realidad es una mafia que funciona al margen de la ley. El mundo de los bajos fondos.

Anónimo dijo...

Leyendo la entrevista, ¡cómo echo de menos a alguien de verdad humilde...!

Anónimo dijo...

Dice que trabajó en misiones peligrosas, ¿peligrosas para quién?

Anónimo dijo...

Lo que se esconde detrás de una mirada es el verdadero alma. Allí es donde mora, donde habita, o donde se esconde...Con los ojos se habla, con los ojos se acaricia, con los ojos al igual que con las manos se mata. Los ojos tocan y miran. Las manos miran y tocan. Expresión viva de nosotros. De nuestras intenciones. De nuestras verdades y de nuestras mentiras. Nuestras manos aún mudas, hablan y nos delatan. Las manos envejecen a la misma velocidad que nuestro cuerpo. Pero nuestros ojos, no envejecen nunca. Si miramos fijamente a una persona ya de años, podremos darnos cuenta, de que su mirada, a pesar de cansada, vivida, acostumbrada a ver y/o mirar, se mantiene luminosa. Perfecta.
EL mejor lenguaje que existe le proporcionan los ojos. El mejor medio de expresar lo transmiten las manos. El propio Jesús hacía uso de ello. Sus manos eran un símbolo de lo que pretendía transmitir. Otra clase de mudras. Energía de amor si nos lo proponemos. Melodías ambos de puro amor.

http://www.youtube.com/watch?v=aY83I0VJPMQ

Anónimo dijo...

Ropa negra. Sonrisa falsa. Ambiente oscuro. Satánica.

Anónimo dijo...

Con perdón, de verdad, con perdón: ¿pero qué sarta de gili.... ocupan los más altos cargos de este país y del mundo? pero... ¿dónde se les perdió el más mínimo ápice de vergüenza y dignidad? Yo es que también alucino y mucho, porque no se si son tontos de verdad, si se lo hacen, o si están realmente convencidos de lo que dicen.

Anónimo dijo...

“El ser humano no actúa sólo conforme a lo que es, sino que se convierte también en lo que hace“

Anónimo dijo...

Los periódicos, escaparates del poder, suelen estar llenos de personajes que solamente dicen memeces. Ésta de hoy, Aline Griffith, además de memeces, manifiesta un grado alto de maldad.

Anónimo dijo...

El trabajo como espía conlleva trabajar con la mentira, el engaño y la falsedad.
Dice: “No saben, no entienden“.
¡Cuánta ignorancia se acumula cuando falta transparencia y buena intención!

Anónimo dijo...

La maquinación siempre quiere salir victoriosa, cómo va a ser el dedo el que apretó el gatillo, de ninguna manera, fue el gatillo el que apretó en el dedo...

Anónimo dijo...

Esta tía tiene un morro que se lo pisa.