Ahora es la hora



Mientras medio mundo va tomando, cucharada tras cucharada, sorbos de esa sopa llamada televisión, y cuando en estos días especialmente nos tragamos casi sin querer las ceremonias gastadas y decadentes de esa cosa que llaman ‘Juegos Olímpicos’, resulta que en otro lugar del mundo, en Damasco, capital de Siria, entierran de esta manera a los que mueren en combate. Justo lo que muestra la foto. Mientras a unos los coronan con laurel y medalla de oro en un estadio, a otros los arrojan sin miramientos a una fosa común.

Esta reflexión no es para crear mala conciencia, así que si alguien decide ver la tele o si se está tomando algo en una terraza de un bar, que esté tranquilo, que no pasa nada. Decía Séneca que “la adversidad debe ser una ocasión para que la virtud pueda nacer”. 
Yo personalmente, viendo la imagen de esa fosa común con sus gente alrededor -imagen de la adversidad en estos días- vuelvo a decirme que es necesario entregarse de lleno a la tarea de construir un mundo nuevo. Ahora es la hora. 

Encendamos una vela para la oración y en silencio invoquemos la Paz. Esta sí que es la prueba de los cien metros lisos, una prueba que tendría que correr la humanidad entera para llegar a la meta de la convivencia y la hermandad.







La foto la han publicado en internet prácticamente desenfocada, creo que si estuviera en foco sería peligrosa para la vista y el corazón.





14 comentarios:

Anónimo dijo...

Hay imágenes que nos golpean para que despertemos, ésta es una de ellas.

Anónimo dijo...

La pobreza y la miseria ajenas nos hacen pobres y míseros a los demás.

Anónimo dijo...

Qué aburrimiento esas pruebas deportiva en el estadio, la misma voz de los comentaristas, son voces viejas antes de comenzar a hablar. Y sin embargo a unos miles de kilómetros asesinan a personas que son arrojadas como perros a una cuneta que luego tapan con tierra. ¿Ahí no hay ninguna voz que pueda hablar de lo que está pasando?

Anónimo dijo...

La sangre de los inocentes está llamando a las puertas de los palacios.

Anónimo dijo...

Ese río de cadáveres se mete en casa, se mete.

Anónimo dijo...

La foto ni parece real, ni actual; lo curioso es que es real y actual.

Anónimo dijo...

"Odio las guerras porque los que las hacen nunca van a ellas".

Michael Caine

Anónimo dijo...

¿Es que esas vidas humanas que acaban en esa fosa no son sagradas? Lo son igual que todas las demás.

Anónimo dijo...

El hierro de la realidad, a veces candente, nos atraviesa.

Anónimo dijo...

"Los hombres olvidan siempre que la felicidad humana es una disposición de la mente y no una condición de las circunstancias".

John Locke

Anónimo dijo...

Nuestra indiferencia ante esa Columna blanca puede causar aún más dolor que la muerte.

Anónimo dijo...

Es el momento de eliminar las bacterias de la intolerancia, la ira, la indiferencia, el egoismo y el miedo que abocan en toda clase de enfermedades y guerras. Guerras internas que se reflejan en conflictos externos. Es la hora de eliminar las aguas que bebimos al venir y que han generado nuestra amnesia. Es el momento de remover los corazones, de eliminar la ceguera espiritual que impide percibir el divino significado de la vida. Llenémosnos de salud total y de generosidad para ofrecerla al mundo.

Anónimo dijo...

En este mundo de apariencia, siento que el mal del mismo pertenece a la ficción, me pregunto si también el bien, pero mientras vivo y veo esta realidad, me acerco a esa parte del dolor y del sufrimiento que queda en silencio, desatendida y sola.
Aún sabiendo que el Universo da sentido y utilidad a cada acto consumado, que nada es inútil ni baldío, me acerco a este mundo de aflicción con mi atención, mi pensamiento y mi oración, sabiendo que el valor del mundo está en el hombre, y que el valor del hombre está en cada acto que manifiesta la bondad del corazón.

Anónimo dijo...

Es lamentable como todavía estamos concediendo importancia a hechos que no son más que meras representaciones trasnochadas y decadentes. Son sólo distracciones orquestadas para desviarnos de la verdad. De una realidad tan sangrante, dolorosa y patente que invita a mirar para otro lado. Se habla de crisis, de incendios de olas de calor y vacaciones de políticos. De rebajas, de rescates, de un presunto mafioso que quiere establecerse en este país para dar puestos de trabajo... Yo me río. Un despropósito detrás de otro y parte del mundo se muere sin hacer ruido. Esas muertes, ese dolor están en la atmósfera, en la conciencia colectiva por mucho que se pretenda ignorar. Nuestro cansancio,nuestra apatía, nuestra desesperanza, nuestra desolación, yo me pregunto si no tendrá algo que ver con todas esas almas que pasaron por la vida sin otro propósito que el de morir...

http://www.youtube.com/watch?v=LLYTIPy8gPg&feature=related