Anhelantes y expectantes




Es verano. Como cada año desde hace ya tiempo, he pasado unos días en mi pueblo de nacimiento, un lugar especial que sigue siendo especial; ni la crisis puede con ese pequeño paraíso, tampoco están pudiendo con él las obras megalómanas de alguno que se ha enriquecido en estos últimos años y que quiere mostrar a todos sus máquinas, sus coches y sus proyectos de futuro, materia sorda que algún día también desaparecerá.

La verdad es que el pueblo en el que nací tiene duende, y lo tiene porque hay una magia escondida que quien se pasa en ese lugar unos cuantos días lo percibe con total claridad. En realidad todos los lugares son así, lo único que hay que tener el alma abierta para poder darse cuenta. Este año he dado allí una charla. A punto de cumplir diez años de esta cosa que consiste en “hablar en público”, es la primera charla que doy en mi querido Villeza, certificando con ello la frase de que nadie es profeta en su tierra, pues se han tenido que hacer casi doscientas charlas públicas hasta ser llamado para hablar en el salón de baile de mi pueblo. En realidad nadie es profeta en ninguna tierra, y creo que eso es muy bueno porque quiere decir que es mejor no confiarse demasiado y ser humildes al máximo, incluso en la tierra en la que uno dio sus primeros pasos. La charla llevaba como título: “Nuestros antepasados a la luz de estos tiempos de ahora”. La verdad es que estuvo animada. Básicamente consistió en hablar sobre el dinero, ver cómo nuestros abuelos apenas lo usaban y cómo nosotros estamos la mayoría atrapados por ese azogue lleno de trampas.  Cuando acabó la charla se formularon unas cuantas preguntas, probablemente la mejor  la hizo Tomás, un hombre de casi noventa años: “Pero Raúl, si tú sabías todo esto,  ¿cómo es que no nos lo has dicho antes?”. Después de las carcajadas por la atrevida y espontánea pregunta, ésta fue la contestación que me salió: “De todo esto yo me he enterado hace relativamente poco; además, aunque lo hubiera sabido hace mucho tiempo, creo que los oídos no estaban preparados para poder escucharlo”.

No estaban los oídos preparados para escucharlo. No estaban. ¿Lo están ahora? Creo que aún no, no lo están. Para el 25 de septiembre está convocada una gran concentración en Madrid, (en el último mes he recibido el mismo correo casi un centenar de veces); a través de esta convocatoria se pretende disolver las Cortes y redactar una nueva Constitución a través de una asamblea constituyente. Con todos los respetos para los que organizan esa movida, no estamos para vivir de bocadillos por tiempo indefinido. Eso que se plantea en esas fechas es más de lo mismo, es decir quitar un sistema para poner otro. Se quitarán los que están ahora y vendrán otros con la misma monserga. Nos saldrá un poco más barato pero va a seguir siendo lo mismo, os lo aseguro. Yo no sé lo que hemos de hacer, pero de momento sí que tengo claro lo que no tenemos que hacer.  Entended que el caso de España no es el de Islandia, los habitantes en Islandia son poco más de 300.000 (menos que la ciudad de Valladolid). España tiene 47 millones de habitantes, unas 150 veces más que Islandia. En España aún hay mucha gente dormida, mucha. Cuando hay que dirigir a los dormidos se han de usar fuerzas represivas y eso lleva nuevamente a la exaltación del Estado, y lo que hay que hacer, si es que hubiera que hacer algo, es disolver el Estado. La democracia, que no existe, convendría guardarla en un cajón de una vez por todas y dar paso a la autocracia, el gobierno pleno del individuo, el individuo como autoridad suprema gobernando por entero su vida.

Si fuésemos completamente consecuentes con lo que está pasando ahora mismo, iríamos con hachas y lanzallamas y arrasaríamos con todos los bancos y acabaríamos con el Estado corrupto y su política de mentiras y falsedades, eso es lo que habría que hacer si fuésemos consecuentes, pero algo nos está diciendo que no lo hagamos. No es ese el camino. Mi visión particular sobre el tema es esta: además de los acontecimientos con respecto a la economía (recortes, parados que irán en aumento, prima de riesgo por las nubes y toda esa cantinela que ya conocemos) algo de otra naturaleza va a irrumpir en el Planeta. Es muy posible que sea la llegada de una hiperconciencia, la verdad es que no lo sé, llamadlo como queráis, poned a eso el nombre que más os guste. Mi intuición es que todo el camino está trazado y bien trazado y que lo vamos a recorrer sin violencia, con la mayor tranquilidad posible, sin movidas raras, sin llegar a tocar extremos de ninguna clase. Vamos a llegar a ello porque es un destino escrito en el ADN de los seres humanos que vivimos en este Planeta. Esta noticia estaba escrita y ahora se va a cumplir, de hecho ya se está  cumpliendo.

Así que aquí estamos anhelantes y expectantes. Lo he dicho varias veces y lo digo una vez más: este tiempo es para permanecer en oración y no hacer muchos movimientos raros. Y mientras permanecemos en oración, ¿qué hacer? Amar, vivir, estar esperanzados. Una señora mayor me preguntó hace dos o tres meses: “Raúl, ¿y ahora qué podemos esperar?”. "Ahora esperamos la llegada del Hijo del Hombre”, le contesté. ¡No veáis la cara de sorpresa de esa mujer y eso que era muy religiosa, o por lo menos eso creía ella…!

Yo ahora mismo me paso el día rezando. Trabajo y cuido de mis hijos, pienso, medito, paseo, pero sobre todo rezo, estoy en oración. Estoy íntimamente conectado con mi Yo Superior, anclaje directo con la Divinidad, también me siento íntimamente ligado a Jesús y su Sagrado Espíritu, así como con la Virgen María a la que siento de una manera plena y por cierto cada vez más, también con algún santo de mi devoción, con Buda, con los Maestros Ascendidos, con las razas éticas de nuestros Hermanos Extraterrestres, con mis Antepasados, con mi Madre ya desencarnada. Intento estar en comunión constante con la Naturaleza, en especial con el sol, el agua, los árboles, la tierra, las nubes y las montañas.  Tengo muy presente a personas enfermas que necesitan ayuda en forma de envíos de energía. Ofrezco algún dolor por los que más sufren. Así me paso el día. Y como dice la canción: “Y no estoy loco…”

(Nunca pensé publicar lo que acabo de escribir en este último párrafo, pero luego de pensarlo un poco digo: ¿A qué estás esperando? ¡Que es 2012! ¡Adelante!).

Este es el tiempo en el que todas las cosas confluyen, estamos a punto de sincronizarnos con el tiempo real del Universo o como quiera que eso se llame. ¿Y si todo son chaladuras mentales y en realidad no pasa nada y seguimos igual que estamos o peor? Es imposible que sigamos como estamos. Es imposible porque el despertar va a ser generalizado y no va a haber quien lo detenga. Más que despertar a las mentiras del mundo y darnos cuentas de ellas, que también, estamos despertando a las mentiras que habitan dentro de nosotros mismos. La nueva visión no nos la va a dar lo nuevo que está por llegar, en realidad la nueva visión nos la está dando nuestra mirada limpia. Cuanto más limpia sea nuestra mirada, más veremos. Así que ahora toca limpiarse, llevar una vida sencilla y verdadera, perdonar, mirar a todos como hermanos, porque eso es lo que somos, hermanos; ahora toca vivir la vida sin rencillas, sin odios, sin mentiras, dispuestos siempre a ayudar. Y vivir en todo momento en el Amor.

Este apunte podría parecer contrarrevolucionario, sin embargo creo que es del todo revolucionario, porque no propone revolucionar lo que está fuera de nosotros, por el contrario intenta revolucionar y hacer evolucionar lo que está dentro. Es nuestro corazón está el Paraíso que estamos intentando alcanzar. Nuestro corazón es un paraíso de Amor. Somos un Universo, somos el Universo, un Universo entero. Tenemos la capacidad total de diseñar, crear y recrear nuestra vida. Todo lo que va a suceder está dentro de nosotros mismos. Las semillas han explosionado ya.  El Ser Interno es eterno e inconmensurable y no las formas externas, que son siempre limitadas y caducas. Este año no llegaremos a ninguna meta, pero sí que tomaremos la salida hacia algo muy importante. Amigos, queridos amigos, en este 2012 tenemos como reto el descubrir a Dios, a ese Dios desconocido que mora en nuestro interior y que es la esencia de todos y cada uno de nosotros. Ahora es el momento de conocerlo. Adentrémonos.

Escuchad este tema de Van Morrison, el León de Belfast, el gran músico cuya voz ruge con la fuerza de un animal salvaje y a la vez con la finura más exquisita que uno pueda imaginar; es un tema que he escuchado en el coche bastante este verano mientras viajaba de un lugar a otro. Cuando me enteré que Van Morrison iba a las charlas públicas de Krishnamurti a escucharlo con devoción, lo amé aún más, si es que no lo amaba ya bastante.



Cuando lleguen las dudas sobre el proceso que estamos viviendo, recordad que los hombres sabios nunca están ansiosos por llegar a ningún sitio, los hombres sabios saben que todo acontecer ha de ser siempre bien recibido, sea el que sea.



La foto está hecha el pasado día 6 de agosto. Haciendo la foto comprendí muchas de las cosas que hoy he contado. Ese día el cielo y las nubes hablaban ya de un cielo nuevo y de una tierra nueva; no es una metáfora lo que digo, ese día era algo completamente real, y muchos días sucede eso mismo. Lo viejo se está fundiendo y lo nuevo se está fundando. Ya se puede ver.








24 comentarios:

jg riobò dijo...

Amén

Anónimo dijo...

Todo lo que está pasando en realidad ya lo sabíamos, simplemente estamos recordándolo.

Anónimo dijo...

"El Ser Interno es eterno e inconmensurable y no las formas externas, que son siempre limitadas y caducas".

Pienso lo mismo.
Creo lo mismo.

Anónimo dijo...

Vivir en estado de oración. Sólo así se puede amar. Esa es la fuente de la mirada limpia, del amor puro. El Hijo del hombre espera encontrarnos así. Inmaculados.

Anónimo dijo...

http://www.youtube.com/watch?v=1kvMZgWSdl0&feature=player_embedded#!

Anónimo dijo...

DESDE LOS AFECTOS (1)


¿ Cómo hacerte saber que siempre hay tiempo ?
Que uno sólo tiene que buscarlo y dárselo,
Que nadie establece normas salvo la vida,
Que la vida sin ciertas normas pierde forma,
Que la forma no se pierde con abrirnos,
Que abrirnos no es amar indiscriminadamente,
Que no está prohibido amar,
Que también se puede odiar,
Que el odio y el amor son afectos
Que la agresión porque sí hiere mucho,
Que las heridas se cierran,
Que las puertas no deben cerrarse,
Que la mayor puerta es el afecto,
Que los afectos nos definen,
Que definirse no es remar contra la corriente,
Que no cuanto más fuerte se hace el trazo más se dibuja,
Que buscar un equilibrio no implica ser tibio,
Que negar palabras implica abrir distancias,
Que encontrarse es muy hermoso,
Que el sexo forma parte de lo hermoso de la vida,
Que la vida parte del sexo,
Que el "por qué" de los niños tiene un porque,
Que querer saber de alguien no es sólo curiosidad,
Que querer saber todo de todos es curiosidad malsana,
Que nunca está de más agradecer,
Que la autodeterminación no es hacer las cosas solo,
Que nadie quiere estar solo,
Que para no estar solo hay que dar,
Que para dar debimos recibir antes,
Que para que nos den hay que saber también cómo pedir,
Que saber pedir no es regalarse,
Que regalarse es, en definitiva, no quererse,
Que para que nos quieran debemos demostrar qué somos,
Que para que alguien "sea" hay que ayudarlo,
Que ayudar es poder alentar y apoyar,
Que adular no es ayudar,

Anónimo dijo...


(2)



Que adular es tan pernicioso como dar vuelta la cara,
Que las cosas cara a cara son honestas,
Que nadie es honesto porque no roba,
Que el que roba no es ladrón por placer,
Que cuando no hay placer en las cosas no se está viviendo,
Que para sentir la vida no hay que olvidarse que existe la muerte,
Que se puede estar muerto en vida,
Que se siente con el cuerpo y la mente,
Que con los oídos se escucha,
Que cuesta ser sensible y no herirse,
Que herirse no es desangrarse,
Que para no ser heridos levantamos muros,
Que quien siembra muros no recoge nada,
Que casi todos somos albañiles de muros,
Que sería mejor construir puentes,
Que sobre ellos se va a la otra orilla y también se vuelve,
Que volver no implica retroceder,
Que retroceder también puede ser avanzar,
Que no por mucho avanzar se amanece más cerca del sol,
¿ Cómo hacerte saber que nadie establece normas salvo la vida ?

(Mario Benedetti)

Anónimo dijo...


"Como todos los problemas humanos profundos, la oración es un asunto completo que no puede ser tratado a la ligera requiere paciencia, investigación cuidadosa y tolerante, y uno no puede exigir conclusiones y decisiones definidas. Sin comprenderse a sí mismo, aquel que reza puede, por obra de su misma oración, verse conducido al autoengaño.

A veces escuchamos decir a la gente, y algunas personas me lo han dicho, que cuando rezan por cosas mundanas dirigiéndose a lo que ellas llaman Dios, sus plegarias les son a menudo otorgadas. Si tienen fe, y según sea la intensidad de su plegaria, lo que busca salud, bienestar, posesiones mundanas ?finalmente lo obtienen.

Si uno se entrega a la oración suplicante, ésta trae su propia recompensa; la cosa que uno pide le es a menudo concedida, y esto da fuerza a súplicas futuras. Después, está la oración no por cosas o por personas, sino por experimentar la realidad, Dios, la cual también es frecuentemente respondida; y existen aún otras formas de oración suplicante, formas más sutiles y tortuosas, pero, con todo, son oraciones que suplican, imploran, ofrecen. Todas estas oraciones, estas plegarias, tienen su propia retribución, traen sus propias experiencias, pero ¿conducen a la realización de la realidad suprema?

¿No somos, acaso, el producto del pasado, y no estamos, por ende, relacionados con el enorme depósito de codicia y odio, así como de sus opuestos? Ciertamente, cuando hacemos una petición, u ofrecemos una plegaria suplicante, estamos dirigiendo un llamado a este depósito de codicia acumulada etcétera el cual trae realmente su propia retribución, y tiene su propio precio [...]. La súplica a otro, a algo externo, ¿da origen a la comprensión de la verdad?"

De "El libro de la vida".
Krishnamurti

Anónimo dijo...

Sí, algo está surgiendo con fuerza de la tierra, emerge con honda raíz para elevarse en el azul de un nuevo cielo.
Sí, sobre campos limpios brotará, allá en el horizonte, el árbol nuevo, la caña renovada.
Hermosa metáfora en la imagen, lenguaje de la vida que reafirma en el justo momento.

Anónimo dijo...

http://www.youtube.com/watch?v=rfKigD3vY8A

Anónimo dijo...

Orar es conocer a Dios. Conocer a Dios es orar.

Anónimo dijo...

ESTAD PREPARADOS PORQUE NO SABÉIS EL DÍA NI LA HORA (Mt. 25,13)

p.d. También conocer al hermano es orar.

Anónimo dijo...

Es bueno incidir en la toma de conciencia y no en la pura acción exterior, muchas veces inconsciente. Tomar conciencia es ya la acción.

Anónimo dijo...

El pasado y el futuro sólo existen en la mente. La vida es ahora cuando realmente está existiendo.

Anónimo dijo...

Tenemos dificultad para recordar que SOMOS todo el tiempo. Nuestro destino pues no es convertirnos en esto o en aquello, nuestro destino es SER.

Anónimo dijo...

Es curioso, casi todo el mundo ha enloquecido buscando lo que ya tiene.

Anónimo dijo...

ENVÍANOS LOCOS

¡Oh Dios! Envíanos locos,
de los que se comprometen a fondo,
de los que se olvidan de sí mismo,
de los que aman con algo más que con palabras,
de los que entregan su vida de verdad y hasta el fin.

Danos locos, chiflados, apasionados,
hombres capaces de dar el salto hacia la inseguridad,
hacia la incertidumbre sorprendente de la pobreza;
danos locos, que acepten diluirse en la masa
sin pretensiones de erigirse un escabel,
que no utilicen su superioridad en su provecho.

Danos locos, locos del presente,
enamorados de una forma de vida sencilla,
liberadores eficientes del proletariado, amantes de la paz,
puros de conciencia, resueltos a nunca traicionar,
capaces de aceptar cualquier tarea, de acudir donde sea,
libres y obedientes, espontáneos y tenaces, dulces y fuerte.
Danos locos, Señor, danos locos.

L. J. Lebrel

Anónimo dijo...


"Jesús de Nazaret, quien escampó el mal con su ojo, esta dormido en la imaginacion de todo hombre, y desde su propia imaginación el hombre debe despertarle afirmando
subjetivamente “YO SOY Jesus.” Entonces y sólo entonces verá él a Jesús, pues el hombre solo puede ver lo que esta despierto dentro de si. La santa matriz es la
imaginación del hombre. El santo infante es ese concepto de si mismo que encaja con la definición de perfección de Isaías. Atiende bien las palabras de San Agustín, “Demasiado
tarde te he amado, pues mira tú estabas dentro y fue fuera que te busqué.” Es a tu propia conciencia a la que debes volverte como la única realidad. Ahi, y solo ahi,
despiertas aquello que está dormido. “Aunque Cristo mil veces en Belén naciera, si Él no
nace en ti, tu alma está aún perdida.”

http://clarallum.org/Plegaria_el_arte_de_creer.pdf

Anónimo dijo...

Sobre la mente del hombre gravita siempre una duda muy grande: si la Tierra es un lugar puro de experimentación, y por lo tanto es imposible transformar las cosas (las cosas estarían mal precisamente para que nosotros experimentásemos), o por el contrario es un lugar que hemos de convertir en un Paraíso, entonces habría que luchar al máximo y comprometerse en todos los órdenes de la vida.

Anónimo dijo...

Para que nazca el Hijo del hombre, no se necesita varón...¡Qué verdad!

Anónimo dijo...

"Hermanos:
Tengan cuidado de portarse no como insensatos, sino como prudentes, aprovechando el momento presente, porque los tiempos son malos.
No sean irreflexivos, antes bien, traten de entender cuál es la voluntad de Dios. No se embriaguen, porque el vino lleva al libertinaje. Llénense, más bien, del Espíritu Santo; expresen sus sentimientos con salmos, himnos y cánticos espirituales, cantando con todo el corazón las alabanzas al Señor. Den continuamente gracias a Dios Padre por todas las cosas, en el nombre de nuestro Señor Jesucristo."

San Pablo a los efesios:(5-15-20)

http://www.youtube.com/watch?v=k0HLplgOcXs

Anónimo dijo...

Si encuentras al alguien triste y tratas de mitigar su tristeza, estarás orando.

Anónimo dijo...

Orando vengo, amando voy.

Anónimo dijo...

SI LA ÚNICA ORACIÓN QUE PRONUNCIARAS EN TODA TU VIDA FUERA “GRACIAS” CON ESO SERIA SUFICIENTE



A mayor consciencia, mayor GRATITUD. A medida que tu mente se vuelve más consciente, más te das cuenta de todo lo que tienes, de todas tus posibilidades, dejas de lamentar lo que NO tienes y AGRADECES lo que si tienes. El universo te colma de regalos, muchos de las cuales ni los percibes, los das por hecho. Por eso un buen ejercicio antes de dormirte por las noches agradecer algo que nunca se te ocurría a gradecer. Agradecer por ejemplo a la persona que cosió la ropa que usaste hoy, a las plantas que te dan oxigeno, a quienes construyeron los muros de tu cuarto, agradecer a los calcetines que calienten tus pies, al agua con la que te bañas….. y en el silencio de la noche, si escuchas con cuidado te darás cuenta que todo lo que escucha con cuidado te darás cuenta que todo lo que existe vibra al unisono con un infinito y eterno “gracias”…. Es el significado de la palabra “OM”.


In lak ech (Soy otro tú).

Ka Manik