La urgente necesidad de limpiarse





En un paseo que di hace unos meses me encontré con una especie de ala de ángel en mitad del camino, en realidad se trataba de un fragmento de nieve que el sol no había derretido aún y que tenía esa forma, es justamente la fotografía de este apunte. Esa especie de ala de ángel estaba como figura solitaria en mitad de la tierra, no tenía ni una mota de barro, no estaba manchada, se mantenía intacta, inmaculada, a pesar de que al lado habían pasado coches y tractores, y a pesar de que la temperatura estaba subiendo lo suficiente como para poder derretirla. Observé ese ala durante un rato largo. Me produjo una extraña emoción. Y pensé: 


Los años que estuve metido en el mundo, me refiero a esos años en los que seguí la estela del dinero, de la fama y la lucha para tener un prestigio, puedo decir que no encontré a nadie puro, seguramente porque yo tampoco lo era; no encontré a nadie de verdad honesto y honrado, porque seguramente yo no era honesto ni honrado. Cuando caí en la cuenta de mi pecado, cuando abandoné aquella vida peligrosa, preferí morir de inanición antes que volver a tocar algo que estuviera manchado, y de esa forma accedí a la etapa que ahora estoy viviendo. En este momento estoy así y vivo de esta manera porque no  he aceptado bajo ninguna circunstancia algo sucio en mi vida, ningún chanchullo, ninguna maniobra oscura; rasgué mi vieja ropa y preferí morir de frío y de hambre antes que llevar esas prendas que me producían bochorno. La sensación que ahora tengo es que nadie, absolutamente nadie de los que participan en esos negocios de la vida pública, y menos de la vida política y judicial, o incluso empresarial, tiene las manos limpias, los veo como en un constante carnaval, con el disfraz a cuestas, máscara va y máscara viene. ¡Qué fatiga produce verlos...! ¡Por Dios qué fatiga! Cuando veo a un empresario que ya está cansado de la vida que ha llevado, no veo tanto el cansancio por todos los años en los que ha realizado su labor, como la urgente necesidad que tiene de limpiarse y de dejar toda esa suciedad que lo ha acompañado durante tanto tiempo. La vida en pareja y la vida en familia son también lugares donde abundan los pozos oscuros, a veces abundan los pozos negros, pozos negros de agua muy negra. 

Cuando una persona enferma -enfermedad grande o pequeña-, lo que intenta hacer por encima de todo es limpiarse, hasta tal punto desea limpiarse que es la propia enfermedad la que le trae esa limpieza. Se enferma para poder limpiarse uno. La enfermedad es un jabón con el que nos lavamos. Y nos lavamos también con las lágrimas y con el  perdón.

Siempre me maravillo cuando conozco a un ser puro, que por cierto se ven muy pocos. La pureza es el mayor regalo que un ser humano puede hacer a la existencia.






22 comentarios:

Anónimo dijo...

Qué dificil resulta a veces desprenderse de los malos hábitos, de las malas costumbres que ocupan buenos corazones. Nos vemos atrapados en ciertas espirales que nos hacen cometer errrores en muchas ocasiones por nuestra falta de voluntad o miedo para cambiarnos a nosotros mismos, nuestras situaciones de enfermedad. Me doy cuenta de cuan cobardes llegamos a ser frente a los cambios, a lo nuevo. todo siempre nos parece muy complicado y a veces no lo es.

Anónimo dijo...

La verdadera libertad proviene de la pureza del alma.

Anónimo dijo...

"Con estas dos alas consigue el hombre remontarse por encima de las cosas de la tierra: la simplicidad y la pureza".

Tomás de Kempis

Anónimo dijo...

Muchos conflictos laborales tienen lugar porque nuestro corazón nos pide ser puros, pero no nos dejan.

Anónimo dijo...

SI EL HOMBRE PUDIERA DECIR LO QUE AMA

Si el hombre pudiera decir lo que ama,
si el hombre pudiera levantar su amor por el cielo
como una nube en la luz;
si como muros que se derrumban,
para saludar la verdad erguida en medio,
pudiera derrumbar su cuerpo,
dejando sólo la verdad de su amor,
la verdad de sí mismo,
que no se llama gloria, fortuna o ambición,
sino amor o deseo,
yo sería aquel que imaginaba;
aquel que con su lengua, sus ojos y sus manos
proclama ante los hombres la verdad ignorada,
la verdad de su amor verdadero.

Libertad no conozco sino la libertad de estar preso en alguien
cuyo nombre no puedo oír sin escalofrío;
alguien por quien me olvido de esta existencia mezquina
por quien el día y la noche son para mí lo que quiera,
y mi cuerpo y espíritu flotan en su cuerpo y espíritu
como leños perdidos que el mar anega o levanta
libremente, con la libertad del amor,
la única libertad que me exalta,
la única libertad por que muero.

Tú justificas mi existencia:
si no te conozco, no he vivido;
si muero sin conocerte, no muero, porque no he vivido.

- Luis Cernuda -

Anónimo dijo...

Cuchillo de nieve blanca...

Anónimo dijo...

"¡Oh, Dios, crea en mí un corazón puro!".

Anónimo dijo...

HERMOSO APUNTE CARGADO DE VERDAD.
HERMOSO APUNTE CARGADO DE HUMILDAD
HERMOSO APUNTE CARGADO DE MODESTIA.
Y digo de verdad, humildad y modestia porque pocos son los que reconocen abiertamente, lo que algunos piensan pero callan. La verdad sólo tiene un camino, un color.A veces puede herir, pero con toda certeza acaba limpiando, desinfecta de la inmundicia de la mentira, la apariencia, las luces de neón y los focos, que tanto nos deslumbran, que tanto nos seducen...
Abandonar viejos patrones cómodos a lo mejor y que nos reportan beneficios inmediatos, no debe de ser fácil. Seguir la estela de todos aquellos que nos envuelven en ambientes enrarecidos es sencillo, lo verdaderamente difícil es abandonar lo "malo" conocido y aventurarnos a lo "bueno" a conocer.

La última parte del apunte es la más bella del conjunto porque está bañada en VERDAD. Una verdad que puedo constatar en las 24 horas de todos los días de este último año.

"La enfermedad es un jabón con el que nos lavamos. Y nos lavamos también con las lágrimas y con el perdón."

Bella melodía que merece este apunte.

http://www.youtube.com/watch?v=VRKUoU55Ghc

Anónimo dijo...

Al que no está puro el sol le ciega.

Anónimo dijo...

La energía que poseemos entra en desarmonía o se bloquea cuando nuestro ser interno piensa y siente en una dirección y nuestras acciones van en otra.
“No hagas aquello en lo que tu alma no vibre“
Pureza y honestidad.

Anónimo dijo...

"Quiero una pureza clásica donde la porquería sea porquería y los ángeles sean ángeles".

Henry Miller

Anónimo dijo...

Las nubes se sacuden y espolvorean, y al exparcir silenciosamente la nieve, parecen querer cambiar la piel del mundo. Y nuestros ojos derraman lágrimas, en ocasiones menos silenciosas, pero igualmente añorantes y facilitadoras de nuestra transformación.

Anónimo dijo...

Dios no ha venido a tu vida para probarte, Dios ha venido a tu vida para amarte.

Anónimo dijo...

Si de verdad queremos, de un soplo podemos transformar por entero nuestra vida.

Anónimo dijo...

Limpiarse es el principio del camino.

Anónimo dijo...

Encontrar la pureza en medio del fango es la imagen de la posibilidad que tiene nuestra existencia aquí y ahora. Es excepcional encontrar un ser puro; nuestra inquietud interna puede hacernos menos excepcional y más valioso conseguirnos esa pureza después de estar envueltos en barro.
¿Qué impulso nos conduce?
Creo que nos empuja el vislumbre del gozo en cada peldaño que subimos, la tristeza del que bajamos; entre ambos van abriendo el camino para continuar.
La oración, el perdón, las lágrimas van ayudando a ser creadores de prodigios, y por medio de la humildad se va abonando el terreno.

Anónimo dijo...

La basura que acumulamos dentro de nosotros es lo que nos destruye interiormente.

Anónimo dijo...

LA FLOR DE LOTO NO DEJARA DE CRECER ENTRE LA BASURA...

Anónimo dijo...

Limpiarse es amarse.

Anónimo dijo...

http://biblioms.dyndns.org/PDF-IPOD/dethlefsen-thorwald-y-dahlke-rudiger-la-enfermedad-como-camino.pdf

Anónimo dijo...

http://www.youtube.com/watch?v=JnBPt2LlxVQ

mar dijo...

Los seres mas puros existen, son y hemos sido , los "niños". Con el tiempo , la educacion y la sociedad nos vamos cubriendo con una espesa capa de barro que con los años se va endureciendo . Puede que para toda la vida se nos queda pero a veces un pequeño o gran golpe rompe ese barro que o bien se cae toda su estructura o crea un hueco por donde entra aire puro y fresco y una luz que desde nuestra infancia no veiamos. El deseo es muy poderoso ,queremos recuperas la pureza de la infancia pero ..............con la madure de los años . Volver a ser niños es lo mejor que nos puede pasar .