Ya no soy un turista





Estos días pasados en los que ha habido puente, puente festivo, he visto a gente paseando complaciente con sus potentes cámaras a la altura del ombligo. Y he pensado: “Ya no soy un turista, no busco ya saciarme de sensaciones”. 


Una hoja con colores aún vivos asoma entre las restantes hojas grises. Si tengo que elegir, siempre miro primero los monumentos que la naturaleza ofrece, ayer ofreció esta catedral de hojas sobre el suelo.






22 comentarios:

Anónimo dijo...

El ansia de ver, de mirar, de vivir, para muchos vivir es consumir.

Anónimo dijo...

El turista hace coincidir lo que ve con lo que vino a ver, sin embargo el que realmente viaja se abandona a la mirada.

Anónimo dijo...

Hasta que uno dice "no necesito nada" no comienza a vivir.

Anónimo dijo...

Para muchos la vida es un recorrido turístico, para mí no lo es.

Anónimo dijo...

“Hay un libro abierto siempre, para todos los ojos: la Naturaleza”.

Jacques Rousseau

Anónimo dijo...

La naturaleza es el paño que nos puede ayudar a secar tantas lágrimas.

Anónimo dijo...

No sólo secar las lágrimas, también consolar y sobre todo comprender la sabiduría que nos rodea y confiar. Es la confianza en esa sabiduría la que da fuerza.

Anónimo dijo...

Lo rebaños infinitos de turistas...

Anónimo dijo...

Es muy fácil hacer fotos cuando se viaja románticamente a lugares desconocidos, pero es difícil hacerlas cada día cuando vamos y venimos del trabajo.

Anónimo dijo...

Bonita fotografía que además no tiene nada de turística.

Anónimo dijo...

Esa hoja...,preciosa vidriera con luz de esa catedral.

Anónimo dijo...

El pensamiento se manifiesta como la palabra; la palabra se manifiesta como el hecho; el hecho se convierte en un hábito; y el hábito se endurece hasta convertirse en carácter;de modo que observa el pensamiento y sus formas con cuidado, y deja que surja el amor y que nazca de la preocupación por todos los seres....
Del mismo modo que la sombra sigue al cuerpo,conforme a lo que pensamos, en eso nos convertimos.

Del Dhammapada. (Proverbios del Buda )

Anónimo dijo...

"El amor dice: «Yo soy todo».
La sabiduría dice: «Yo soy nada».
Entre ambos fluye mi vida.
Puesto que en cualquier punto
del tiempo y del espacio
yo puedo ser a la vez
el sujeto y el objeto de experiencia,
lo expreso diciendo que yo soy ambos,
y ninguno, y más allá."

(Sri Nisargadatta Maharaj)

Anónimo dijo...




HOJAS CAÍDAS

Gracias al destino,
por regalarme los ecos de su silencio.
Enseñándome a vivir,
más allá en el tiempo
sin llantos, sin cuerpo,
sólo silencio.
Eterno y bello silencio.
Padre celestial de un reino,
donde el suspiro acalla
las penas hechas lamentos,
y el desquiciante recuerdo lacera,
atormentando por dentro.

Regodeándose en él: "ya no puedo".
Recordándome que soy ente escrito,
verdugo de lo dicho y hecho,
enredado en verdades, mentiras inertes.
Vagabundo de mis años, anhelos, deseos...
Esclavo del universo
arrodillado sobre mi ser o estar. Sirviéndole a un dios regente,
rogando tras callados gritos,
el volver a escuchar el susurro del viento,
que con su suave trinar me devuelva
mis ojos, mi alma, mi cuerpo.
Todo lo que un día fui,
y hoy se ha convertido
en ecos de mi silencio.

La daga pensante

Anónimo dijo...

¿Qué busca un turista? ¿A quién? El turista habla y habla, ¿de qué, sino de lo que anhela más allá de sí mismo?
Va a la caza y captura y no lo sabe. Hay otros que sin ir de aquí para allí y, aún yendo de acá para allá, llevan en la niña de sus ojos la sabiduría del captar, del percibir la vida sin ninguna pretensión.

Anónimo dijo...

La vida nos habla si prestamos atención, no hace falta ni moverse ni buscar.

Anónimo dijo...

http://www.youtube.com/watch?v=trHKNa18_bU

Anónimo dijo...

¡Oh mundo, no puedo estrecharte entre mis brazos, tus vientos, tus inmensos cielos grises,tus nieblas que se disipan sutiles..!
Las estrellas son tan delicadas como las flores y tan cercanas.
Las montañas son urdimbres de sombras lentamente tejidas, no hay hojas aisladas ni hilos sueltos, todo se funde en uno...

Anónimo dijo...

El alma debe ser como esas hojas dispuestas sobre el campo.

Anónimo dijo...

Adentrarnos en nuestro paisaje interior para conocerlo, habitarlo, embellecerlo y disfrutarlo.

Anónimo dijo...

Es verdad. De ese viaje interior en silencio uno trae como souvenir un corazón sereno y un rostro iluminado.

Anónimo dijo...

Una de las perversiones de nuestro sistema social y cultural está siendo la confusión e indiferenciación entre turismo y descanso.
El turismo no es descanso sino actividad.