Qué quieres tú que suceda




Esta charla de Alex Collier es del año 2007 pero ha sido subida a la red recientemente. He tenido curiosidad personal por Alex Collier desde hace ya tiempo, las cosas que él cuenta no me resultan lejanas, al contrario me suena todo muy familiar. 

http://www.youtube.com/watch?v=DMpNNPs7xnw&feature=youtube_gdata_player

Oyendo hablar a este hombre (uno al que se las han hecho pasar muy pero que muy canutas) no dejo de pensar en algo que he intuido desde hace tiempo: que el Planeta Tierra es una nave y que todo en él es tecnología. Nosotros a la tecnología la llamamos “Naturaleza”. Lo bueno de la tecnología biológica es que es muy discreta, apenas se nota, casi uno no se da cuenta de que es tecnología, pero lo es. Solamente hay que pensar en un árbol, personalmente pienso que es ultratecnología, lo que ocurre es que una tecnología muy bien disimulada. Y no digamos el cuerpo humano...

De esta charla de Alex Collier me gusta su tono de voz, lo sereno y lo centrado que está, parece que a ratos meditara en voz alta. Merece la pena ser vista con calma.



En la imagen, galaxia de Andrómeda.







Van pasando los años




Hay una cosa que he podido comprobar desde hace tiempo y es que sobre el sexo y sobre el dinero no habla nadie. Podemos mantener todo tipo de conversaciones, todo tipo de disquisiciones, pero sobre esos dos temas seguro que se guardará silencio. Grandes amigos que están todo el día juntos, que parece que hablan de todo y que tienen una gran complicidad, pues no, esos tema ni los tocan. Entiendo que del dinero no se hable porque ciertamente es un invento negro y delirante, realmente hablar de dinero es algo tremendo, pero sobre el sexo se tendría que hablar más, creo que al compartir experiencias todos aprenderíamos muchas más cosas, porque el sexo es algo completamente natural que no se sabe muy bien porqué permanece escondido, a veces da la sensación como si tuviéramos miedo de él.

Decimos “hacer el amor”, pero el amor no se puede hacer porque ya está hecho. Poco a poco uno va viendo que no tiene ni idea de eso que llamamos equivocadamente ‘hacer el amor’. Van pasando los años, parece que hemos reunido experiencias. ¿Experiencias sexuales? ¿Son experiencias, o más bien son “apariencias”?

Voy a hablar un poco de los hombres, de los varones, que es lo que mejor conozco. Sin quererlo miro a mi alrededor y veo a muchos hombres debilitados, casi enfermos, la mayoría con aversión hacia su propia pareja. Viendo esto me pregunto: ¿qué es lo que ha pasado, qué es lo que está pasando? ¿De dónde viene este deterioro?  Por un lado viene de la falta de amor, de la costumbre de mentir y de falsear las situaciones,  por otro del exceso de eyaculaciones, que quiere decir que la fuerza natural masculina se ha ido de mala manera, se ha desaprovechado. Hemos pretendido que las mujeres hagan el amor como los hombres, cuando tenemos que ser los hombres los que hagamos el amor como las mujeres, al estilo de las mujeres, de manera más sutil, sin buscar el orgasmo de manera obsesiva.

Esto que ahora escribo es una pequeña batería de cosas que están ahí y que cada uno las puede aprovechar como mejor pueda. No son consejos para practicar sexo, son simplemente aspectos desconocidos de la geografía del sexo:

El semen del hombre está compuesto por un 20% de líquido cefalorraquídeo, así pues las eyaculaciones frecuentes provocan una pérdida crónica de los líquidos del cerebro y de la médula espinal, así que el dicho clásico de que masturbarse en exceso seca el cerebro, tiene bastante sentido.

En “Los secretos de la alcoba de Jade”, Peng señala los beneficios medicinales de la saliva: “La saliva segregada durante el coito contiene un elixir mágico. Si el hombre ingiere durante el coito abundante saliva de la mujer, ésta purificará su estómago como un caldo medicinal”.

De los pechos sale también un potente caudal inmunológico que el hombre puede absorber, exactamente igual que el niño recién nacido cuando toma el pecho de su madre.

Durante el orgasmo todo el cuerpo irradia energía, pero si uno está solamente pendiente de conseguir el placer personal, entonces esa energía no se capta. Si de verdad esa energía es captada, entonces se puede ‘distribuir’ enviándola a los lugares que uno quiera.

El celibato es igual de perjudicial para la salud como los excesos sexuales.





Si queréis seguir investigando podéis echar un vistazo al libro “El Tao de la salud, el sexo y la larga vida” de Daniel Reid (Editorial Urano).






El Ser que se revela




Imaginemos: un premio nobel de matemáticas, una mente brillantísima, va paseando con un amigo, la conversación está teniendo una altura intelectual inigualable, de pronto el premio nobel se detiene, no se acuerda de nada, no conoce a su amigo, no sabe incluso cuál es su propio nombre, no sabe dónde vive, no sabe si tiene o no familia. ¿Qué es lo que ha sucedido? Pues que en un segundo se ha borrado toda la información que contenía ese cerebro. ¡En un segundo! ¡En un solo segundo pueden desparecer todos los datos que nos atan al mundo! ¿Qué es entonces lo que somos? Lo realmente profundo de una experiencia así es que la Esencia de ese ser no ha sido tocada, cuando todo se borra a su alrededor esa Esencia permanece en silencio, inmutable, impasible, inalterable. Llevamos el cuerpo de un sitio a otro, hacemos que coma, que duerma, lo dejamos tumbado en el sofá, lo ponemos para que sea expuesto al sol, pero nosotros no estamos en el cuerpo, el cuerpo no está en nosotros. ¿Entonces? Ninguna dosis de realidad puede satisfacernos. Aunque no lleguemos a pensarlo nunca, vivimos al margen de todo lo que sucede, vivimos inafectados por las cosas de la vida y por sus circunstancias. Es el Ser el que se revela cuando sucede una experiencia como la del premio nobel. 

La vida es fuego que se quema a la vista del propio existir, la Esencia interna no es ese fuego y no lo necesita. Una mente realmente purificada vive sin metas, sin deseos, sin horizontes de ninguna clase, eso no significa vivir en la apatía o en la depresión, eso significa vivir libre de tener que recorrer el mundo para intentar conocer no sé qué cosas; puedes recorrer el mundo pero ya sabes que no conocerás más de lo que ahora conoces. 

Nos perdemos todo de la vida si dejamos de conocer nuestra Esencia.






La ciencia del pánico




En este documental se destapan aspectos fundamentales sobre el SIDA: 


http://www.youtube.com/watch?v=6F1Sh0DYEb4&feature=related  

Poco a poco se van conociendo nuevas cosas sobre esta estafa mostruosa, como por ejemplo que muchos seropositivos viven bien y viven sanos durante muchos años sin tomar ningún medicamento.

Un documental de Isabel Otaduy Sömme y Patrizia Monzani, con la participación de Arantxa Martínez.

Así dice la sinópsis de este arriesgado trabajo elaborado con finura y honestidad:

"Este documental no lo podrás ver en cines comerciales. Nunca escucharás en las noticias de televisión los testimonios aquí relatados. Un trozo de realidad de 80 minutos de duración que obliga a levantar la cabeza ante la señal de alarma que generan ciertos aspectos del manejo criminal del negocio farmacéutico a nivel mundial, de la corrupción de la ciencia, al fin y al cabo practicada por seres humanos tan corruptibles como cualquiera, y de la cada vez más amorfa y manipulable condición de nuestras sociedades avanzadas, amodorradas en un narcotizado bien/malestar. Una propuesta audiovisual que abre los ojos a los que todavía no creen lo que está pasando."

Si no podéis ver los 80 minutos ved por lo menos los primeros 40.




En la imagen, un fotograma del documental.







El hombre de la casa ha muerto




El hombre de la casa ha muerto. Ha sido una muerte repentina. Nada se ha podido hacer. En cinco minutos han llegado los médicos pero tan sólo han podido certificar su fallecimiento. La mujer y los hijos están desolados, ahora lloran y claman, pero el hecho es que todo lo construido durante muchos años en esa familia parece derrumbarse estrepitosamente.

Todos somos hijos del viento, sin embargo muchos aún no lo sabemos.  Nuestro origen es límpido, pobre y desapegado, más allá de nuestras corrientes somos llevados sin saber a dónde. La voz del viento se escucha muy adentro, aunque a veces pareciera que no se oye: “Permaneced abiertos y unidos al misterio de ese viento”, nos llega a susurrar un dictado interior. Pero seguimos sin oír.

¿Cómo puede el hombre vivir sin esperar un solo suspiro del viento? ¿Cómo puede tocar las cosas de aquí sabiendo que no son suyas y que pronto las perderá? No puede haber ser pensante que no piense en él, en ese viento. No puede haberlo. ¿Quién puede irse lejos de él? ¿Quién va a poder ignorarlo? Cada cosa que hay se unifica en ese viento. Ese viento es único y eterno y existe en todas las cosas. No sé cómo el hombre puede perder tantos minutos, no sé incluso cómo desea otras cosas que no sean el viento, ese viento. Cualquier tipo de sed y cualquier clase de hambre se sacian con ese viento. Ese viento tiene una aguda presencia en el corazón, aunque muchas veces lo ignoremos. Ese viento, señor de todas las cosas, es el que hace posible el infinito.

Escucha muy dentro de ti, escucha. Ahí sopla.






Diego




Hace justo ahora un mes que conocí a Diego. Este es el relato de ese día:

Hoy voy a conocer a Diego. Me levanto de la cama con expectación e incluso con algún nervio. Sus padres me han invitado a conocerlo, lo hicieron la primera vez que me encontré con ellos hace ahora un año.

Hoy es un precioso día de verano, el cielo está azul, todo está limpio y sereno. En poco más de una hora de coche llego al lugar acordado. Diego y su madre me esperan a la sombra en un pequeño patio. Es una casa de pueblo donde la familia pasa el verano. Diego acaba de cumplir catorce años. Le gusta este pequeño lugar alejado de la ciudad. Le apasiona el atletismo, el fútbol, también la bicicleta. Me dice su madre que se le ve un poco preocupado porque no mide el metro ochenta que miden algunos de sus amigos. Él no tendrá altura física, pero tiene altura de otro tipo. Vamos a comprobarlo.

-Diego, ¿es verdad que tienes recuerdos muy antiguos?
-Sí, yo tengo recuerdos de cuando estaba en la cuna.
-Pues sí que son antiguos, pero creo que aún los tienes mucho más antiguos.
-Bueno sí, un poco, ja, ja, ja.
-Luego iremos a esos recuerdos muy antiguos, ahora quería preguntarte por los antiguos sin más. Me han contado que te ocurre algo especial cuando vas al Museo del Prado…
-Bueno nada, es algo relacionado con Diego Velázquez.
-¿Y qué es?
-Me da por comentar sus cuadros. Pero no son cosas que tenga pensadas, surgen cuando estoy allí.
-¿Y qué comentas?
-Bastantes cosas. Por ejemplo en el cuadro de las Meninas el perro que está tumbado en el suelo se pintó al final, no estaba previsto pintarlo, fue un capricho de la infanta; el perro en realidad era mucho más pequeño y más flaco. Otra cosa es el hombre que aparece al fondo junto a la puerta que está abierta, ese es mi amigo Raúl.
-¿Un amigo tuyo de ahora?
-Sí, un amigo mío de ahora y también de entonces… ja,ja,ja. Los señores que aparecen en el espejo en realidad no querían aparecer, no querían que Diego Velázquez los pintara. El adorno del techo, el que está en primer plano, tampoco estaba ahí.
-¿Algo más?
-¿De Diego Velázquez?
-Si.
-El Cuadro de La Fragua de Vulcano no lo pintó él, es que se ve clarísimo, ese cuadro tiene un tipo de color que Diego Velázquez no utilizaba. El cuadro que representa al dios Marte, una figura de un hombre casi desnudo que lleva puesto un casco de guerrear, ese señor era muy soberbio, lo pintó así para que se viera a sí mismo en una actitud humilde. Y en el cuadro de las Lanzas hay partes que no las pintó él.
-¿Y todo eso cómo lo sabes?
-Lo sé, simplemente lo sé.
-Tu madre me dijo hace unos días que le habías visto la energía.
-Se la veo muchas veces, y no sólo a ella.
-¿Y cómo era la energía de tu madre?
-Ese día la tenía “rojonegra”. Le dije: “Déjame tú energía que te la limpio y luego te la devuelvo”.
-¿Y te la dio?
-Sí. Al rato se la devolví limpia.
-¿Ves la energía de otras personas?
-Sí, ocurre con muchos amigos, también con vecinos a los que no conozco de nada.
-¿Hay algunos que tienen su energía...digamos de color oscuro?
-Sí. Algunos la tienen negra.
-Cuando ves eso, ¿qué haces?
-Nada, no hago nada. Yo podría limpiársela y devolvérsela, pero aún soy pequeño para atreverme a hacer ese tipo de cosas, mi madre me dice que no lo haga, que no interfiera en la energía de otros.
-¿La energía es igual en todos los lugares?
-No, hay lugares que tienen energía pura. Por ejemplo en esta casa hay un lugar de energía pura, está aquí en este patio, junto a esos árboles que están ahí cerca.
-Diego, he leído una redacción que presentaste en un concurso en tu instituto y me llama la atención que haces como el relato de una civilización del espacio a la que has pertenecido o a la que perteneces… Y me llama todavía más la atención esta frase en la que dices: “Mi civilización era considerada en todo el universo como singular y perfecta”.
-Sí, así es.
-Diego, ¿tú tienes recuerdo de cómo llegaste aquí?
-Sí, ¿te lo cuento?
-Por favor.
-Yo tengo conciencia de haber venido más de una vez, pero la que mejor recuerdo es esta: llegamos como en un barco muy grande, era un barco que volaba. Nos aproximábamos lentamente como a una playa que era de hierba verde. No era ni de día ni de noche, el cielo estaba oscuro pero se veía bien sin necesidad de luces. De esa barca grande salían luego como pequeños discos voladores. Salían muchos. Yo viajaba en uno de ellos, íbamos tres personas, los otros dos seres que me acompañaban eran altos y espigados, su piel tenía una textura muy especial, casi no puedo describirla… Ah, y otra cosa que quería contarte.
-Dime, dime.
-Los seres oscuros que gobiernan este Planeta están escondidos, no dan la cara, quieren esclavizarnos a todos pero no lo van a conseguir.
-Diego, ¿sabes una cosa?
-Qué.
-Cuando hablas me recuerdas mucho a alguien.
-¿A quién te recuerdo?
-A mí mismo cuando tenía tu edad…
-¿Tú eras igual que yo?
-No era igual, pero en muchas cosas me parecía mucho. Los dos somos bastante extraterrestres, ¿no crees?
-Pues igual sí, ja, ja, ja.


Después de esta conversación comí junto a Diego y su madre. A media comida les dije: “¿Queréis que pidamos una señal para ver si este encuentro está alineado con el bien y con la verdad?”. Los tres convenimos en pedir la señal. No había pasado ni un minuto cuando un amigo de la familia entró en la casa a traer unas bolsas de ropa para unas personas que iban a ir a una boda y que no tenían dinero para comprarse ropa, esa ropa era precisamente para que ellos se pudieran vestir ese día. Cuando el amigo de ellos se fue dijeron Diego y su madre asombrados: “Este amigo nunca viene a esta hora, nunca entra de esta manera y mira para lo que viene, a traer algo para unas personas que lo necesitan…”

Cuando estaba en plena conversación con Diego y con su madre apareció María, la hermana mayor de Diego. María tiene 19 años, adora la música y toca muy bien varios instrumentos. Me contó su madre que hace unos meses, estando conversando las dos juntas, su madre le contaba las dificultades que podrían tener con respecto a un traslado de vivienda que tenían previsto. Entonces María le dijo a su madre: “Mamá, el problema es que tú no cocreas, cocrea y verás que todo sale de la forma como lo quiere tu corazón...”


Hace tiempo que los padres de María y de Diego, de acuerdo con sus hijos, decidieron no ver la tele en casa. Ya no la ven. Y se hizo la paz. Bendita paz y benditos hogares que se atreven a tomar esa sabia decisión.




Aunque tenemos foto de Diego, mejor no la mostramos. Mostramos hoy una que hizo una amiga hace dos días. La foto está hecha por Luisa a los pies de la montaña de la Mujer Muerta, en Segovia, el 17 de agosto de 2012 a las 13:40 horas de la tarde de un caluroso día de verano. Luisa tiene 73 años, un cuerpo ligero y un alma muy joven. Gracias Luisa, la foto es preciosa y viene 'que ni pintada' para ilustrar el relato de hoy.







Anhelantes y expectantes




Es verano. Como cada año desde hace ya tiempo, he pasado unos días en mi pueblo de nacimiento, un lugar especial que sigue siendo especial; ni la crisis puede con ese pequeño paraíso, tampoco están pudiendo con él las obras megalómanas de alguno que se ha enriquecido en estos últimos años y que quiere mostrar a todos sus máquinas, sus coches y sus proyectos de futuro, materia sorda que algún día también desaparecerá.

La verdad es que el pueblo en el que nací tiene duende, y lo tiene porque hay una magia escondida que quien se pasa en ese lugar unos cuantos días lo percibe con total claridad. En realidad todos los lugares son así, lo único que hay que tener el alma abierta para poder darse cuenta. Este año he dado allí una charla. A punto de cumplir diez años de esta cosa que consiste en “hablar en público”, es la primera charla que doy en mi querido Villeza, certificando con ello la frase de que nadie es profeta en su tierra, pues se han tenido que hacer casi doscientas charlas públicas hasta ser llamado para hablar en el salón de baile de mi pueblo. En realidad nadie es profeta en ninguna tierra, y creo que eso es muy bueno porque quiere decir que es mejor no confiarse demasiado y ser humildes al máximo, incluso en la tierra en la que uno dio sus primeros pasos. La charla llevaba como título: “Nuestros antepasados a la luz de estos tiempos de ahora”. La verdad es que estuvo animada. Básicamente consistió en hablar sobre el dinero, ver cómo nuestros abuelos apenas lo usaban y cómo nosotros estamos la mayoría atrapados por ese azogue lleno de trampas.  Cuando acabó la charla se formularon unas cuantas preguntas, probablemente la mejor  la hizo Tomás, un hombre de casi noventa años: “Pero Raúl, si tú sabías todo esto,  ¿cómo es que no nos lo has dicho antes?”. Después de las carcajadas por la atrevida y espontánea pregunta, ésta fue la contestación que me salió: “De todo esto yo me he enterado hace relativamente poco; además, aunque lo hubiera sabido hace mucho tiempo, creo que los oídos no estaban preparados para poder escucharlo”.

No estaban los oídos preparados para escucharlo. No estaban. ¿Lo están ahora? Creo que aún no, no lo están. Para el 25 de septiembre está convocada una gran concentración en Madrid, (en el último mes he recibido el mismo correo casi un centenar de veces); a través de esta convocatoria se pretende disolver las Cortes y redactar una nueva Constitución a través de una asamblea constituyente. Con todos los respetos para los que organizan esa movida, no estamos para vivir de bocadillos por tiempo indefinido. Eso que se plantea en esas fechas es más de lo mismo, es decir quitar un sistema para poner otro. Se quitarán los que están ahora y vendrán otros con la misma monserga. Nos saldrá un poco más barato pero va a seguir siendo lo mismo, os lo aseguro. Yo no sé lo que hemos de hacer, pero de momento sí que tengo claro lo que no tenemos que hacer.  Entended que el caso de España no es el de Islandia, los habitantes en Islandia son poco más de 300.000 (menos que la ciudad de Valladolid). España tiene 47 millones de habitantes, unas 150 veces más que Islandia. En España aún hay mucha gente dormida, mucha. Cuando hay que dirigir a los dormidos se han de usar fuerzas represivas y eso lleva nuevamente a la exaltación del Estado, y lo que hay que hacer, si es que hubiera que hacer algo, es disolver el Estado. La democracia, que no existe, convendría guardarla en un cajón de una vez por todas y dar paso a la autocracia, el gobierno pleno del individuo, el individuo como autoridad suprema gobernando por entero su vida.

Si fuésemos completamente consecuentes con lo que está pasando ahora mismo, iríamos con hachas y lanzallamas y arrasaríamos con todos los bancos y acabaríamos con el Estado corrupto y su política de mentiras y falsedades, eso es lo que habría que hacer si fuésemos consecuentes, pero algo nos está diciendo que no lo hagamos. No es ese el camino. Mi visión particular sobre el tema es esta: además de los acontecimientos con respecto a la economía (recortes, parados que irán en aumento, prima de riesgo por las nubes y toda esa cantinela que ya conocemos) algo de otra naturaleza va a irrumpir en el Planeta. Es muy posible que sea la llegada de una hiperconciencia, la verdad es que no lo sé, llamadlo como queráis, poned a eso el nombre que más os guste. Mi intuición es que todo el camino está trazado y bien trazado y que lo vamos a recorrer sin violencia, con la mayor tranquilidad posible, sin movidas raras, sin llegar a tocar extremos de ninguna clase. Vamos a llegar a ello porque es un destino escrito en el ADN de los seres humanos que vivimos en este Planeta. Esta noticia estaba escrita y ahora se va a cumplir, de hecho ya se está  cumpliendo.

Así que aquí estamos anhelantes y expectantes. Lo he dicho varias veces y lo digo una vez más: este tiempo es para permanecer en oración y no hacer muchos movimientos raros. Y mientras permanecemos en oración, ¿qué hacer? Amar, vivir, estar esperanzados. Una señora mayor me preguntó hace dos o tres meses: “Raúl, ¿y ahora qué podemos esperar?”. "Ahora esperamos la llegada del Hijo del Hombre”, le contesté. ¡No veáis la cara de sorpresa de esa mujer y eso que era muy religiosa, o por lo menos eso creía ella…!

Yo ahora mismo me paso el día rezando. Trabajo y cuido de mis hijos, pienso, medito, paseo, pero sobre todo rezo, estoy en oración. Estoy íntimamente conectado con mi Yo Superior, anclaje directo con la Divinidad, también me siento íntimamente ligado a Jesús y su Sagrado Espíritu, así como con la Virgen María a la que siento de una manera plena y por cierto cada vez más, también con algún santo de mi devoción, con Buda, con los Maestros Ascendidos, con las razas éticas de nuestros Hermanos Extraterrestres, con mis Antepasados, con mi Madre ya desencarnada. Intento estar en comunión constante con la Naturaleza, en especial con el sol, el agua, los árboles, la tierra, las nubes y las montañas.  Tengo muy presente a personas enfermas que necesitan ayuda en forma de envíos de energía. Ofrezco algún dolor por los que más sufren. Así me paso el día. Y como dice la canción: “Y no estoy loco…”

(Nunca pensé publicar lo que acabo de escribir en este último párrafo, pero luego de pensarlo un poco digo: ¿A qué estás esperando? ¡Que es 2012! ¡Adelante!).

Este es el tiempo en el que todas las cosas confluyen, estamos a punto de sincronizarnos con el tiempo real del Universo o como quiera que eso se llame. ¿Y si todo son chaladuras mentales y en realidad no pasa nada y seguimos igual que estamos o peor? Es imposible que sigamos como estamos. Es imposible porque el despertar va a ser generalizado y no va a haber quien lo detenga. Más que despertar a las mentiras del mundo y darnos cuentas de ellas, que también, estamos despertando a las mentiras que habitan dentro de nosotros mismos. La nueva visión no nos la va a dar lo nuevo que está por llegar, en realidad la nueva visión nos la está dando nuestra mirada limpia. Cuanto más limpia sea nuestra mirada, más veremos. Así que ahora toca limpiarse, llevar una vida sencilla y verdadera, perdonar, mirar a todos como hermanos, porque eso es lo que somos, hermanos; ahora toca vivir la vida sin rencillas, sin odios, sin mentiras, dispuestos siempre a ayudar. Y vivir en todo momento en el Amor.

Este apunte podría parecer contrarrevolucionario, sin embargo creo que es del todo revolucionario, porque no propone revolucionar lo que está fuera de nosotros, por el contrario intenta revolucionar y hacer evolucionar lo que está dentro. Es nuestro corazón está el Paraíso que estamos intentando alcanzar. Nuestro corazón es un paraíso de Amor. Somos un Universo, somos el Universo, un Universo entero. Tenemos la capacidad total de diseñar, crear y recrear nuestra vida. Todo lo que va a suceder está dentro de nosotros mismos. Las semillas han explosionado ya.  El Ser Interno es eterno e inconmensurable y no las formas externas, que son siempre limitadas y caducas. Este año no llegaremos a ninguna meta, pero sí que tomaremos la salida hacia algo muy importante. Amigos, queridos amigos, en este 2012 tenemos como reto el descubrir a Dios, a ese Dios desconocido que mora en nuestro interior y que es la esencia de todos y cada uno de nosotros. Ahora es el momento de conocerlo. Adentrémonos.

Escuchad este tema de Van Morrison, el León de Belfast, el gran músico cuya voz ruge con la fuerza de un animal salvaje y a la vez con la finura más exquisita que uno pueda imaginar; es un tema que he escuchado en el coche bastante este verano mientras viajaba de un lugar a otro. Cuando me enteré que Van Morrison iba a las charlas públicas de Krishnamurti a escucharlo con devoción, lo amé aún más, si es que no lo amaba ya bastante.



Cuando lleguen las dudas sobre el proceso que estamos viviendo, recordad que los hombres sabios nunca están ansiosos por llegar a ningún sitio, los hombres sabios saben que todo acontecer ha de ser siempre bien recibido, sea el que sea.



La foto está hecha el pasado día 6 de agosto. Haciendo la foto comprendí muchas de las cosas que hoy he contado. Ese día el cielo y las nubes hablaban ya de un cielo nuevo y de una tierra nueva; no es una metáfora lo que digo, ese día era algo completamente real, y muchos días sucede eso mismo. Lo viejo se está fundiendo y lo nuevo se está fundando. Ya se puede ver.








Una vida de amor






Vive una vida de amor y eso te bastará. Sabrás si ese amor es verdadero porque el verdadero amor desprende siempre una eterna belleza.






Campos de cereal recién segados y el cielo pintado para que lo contemplen nuestros ojos.





Suave pájaro en la noche




Estoy tumbado en la hierba del valle del pueblo en el que nací, este lugar por el que parece que no pasa el tiempo. Son ya más de cincuenta años repitiendo este ritual de tumbarme sobre esta alfombra verde y acogedora, bien a la sombra de algún chopo o, como hoy, a la sombra de un viejo peral. Mientras los niños juegan al fútbol, repaso mentalmente toda la genealogía de besos que ha habido en mi vida. Al principio eran los besos de la timidez, los besos del sonrojo, todos esos besos que quisimos dar pero que no pudimos, el amor que no se pudo concretar en nada. La verdad es que esa frustración ya no pesa, es un acto más de esta obra de ficción, una obra de ficción de la que uno ya se ha distanciado. Luego vinieron los besos de la pasión y del deseo, besos para llegar a alguien, para llegar a algo, esos besos  han quedado encarnados por ejemplo en unos preciosos hijos que corren a unos metros de donde yo estoy. ¿Y qué besos son los de ahora? Los besos del vacío, los más llenos de todo. ¿Qué es lo que se besa cuando hay beso? No lo tengo muy claro, lo que sí sé es que el corazón es un niño y siempre busca la inocencia. No hay retorno al lugar del primer beso, tampoco se proyecta la mente hacia el último que algún día será. El retorno es si acaso hacia ese niño-corazón, hacia la inocencia, hacia ese hueco puro en la tierra.
Cómo me ha extrañado siempre ver que figuras claves en mi vida, sobre todo filósofos y maestros religiosos que he admirado y que admiro, no hayan dedicado ni un solo comentario a los besos, al besar. Ni Jesús, ni Buda, tampoco Krishnamurti, no han dicho ni una sola palabra. Nada. Silencio total. No existen los besos para ellos. ¿Qué puedo decir de su renuncia a hacer comentario alguno sobre los besos? Que no muere la carne porque no hables de ella, la carne siempre va a estar ahí, siempre está presente, siempre. La carne es de la vida, es vida. Es curioso, a veces los maestros responden a cuestiones imposibles pudiendo llegar a altísimas cotas de espiritualidad, pero muchas veces no disponen de la capacidad de ver algo simple y bello. Un beso, así de simple, así de bello.
Un verdadero beso es algo que nos desnuda de nuestra mente; un beso verdadero es una estancia soñada, un no desear más que beso.

¿Qué se besa en el beso? Se besa al amor, al amor mismo.

Beso, suave vuelo de pájaro en la noche.




En una huerta de ese valle crecen ahora estas flores de fuego. Flores de fuego.





Angela Merkel




Qué pasada esta foto que ha aparecido hace unos días en la prensa. Se trata de una fotografía de la agencia Reuters en la que se ve a Angela Merkel llegando en coche a una reunión con Francois Hollande. Agradezco a Javier Riobó que me llamara y me la enviara porque la verdad es que la foto no tiene desperdicio.

Se llama Angela pero creo que de ángel tiene muy poco, ella se dedica a otros asuntos y no precisamente angelicales. Es curioso que la fotografía esté firmada por Reuters, es curioso también que Reuters pertenezca al emporio Rothschild, y Rothschild -no lo olvidemos- es Alemania; Rothschild teledirige a Merkel y Merkel supuestamente gobierna la Unión Europea. Todo un juego de fichas de dominó.


¡La foto tiene tanto descaro y evidencia tantas cosas...! Los que gobiernan en la sombra dejan su marca en casi todo lo que hacen, en esta foto se puede ver. Esa manía por firmar. El ego es así. Dios sin embargo, que no tiene ego, deja todo sin firma. Le da igual. Dios es quien todo lo pinta pero es el que ha decidido no firmar nada. No merece la pena.

Siempre hablamos en el círculo de amigos que Angela Merkel tiene muy poco de mujer y mucho de hombre, de hecho en la foto le han colocado un cuerpo masculino, cuerpo de hombre uniformado, es decir de militar; ponerla de militar es porque nos la venden como el mando; como dijo una persona que conozco al ver la foto:
“es que esta tía es de ordeno y mando; cuando la Merkel se ríe, malo, y cuando se pone seria, mucho peor”Angela Merkel es en realidad una Thatcher redireccionada. ¿Redireccionada hacia dónde? Hacia la pasta y hacia el oro. Van extorsionando a los países hasta dejarlos sin un duro aunque lo que buscan es el oro, quedarse con él.  

Cuando hay que hacer tareas muy duras, trabajos sucios y problemáticos, los que gobiernan en la oscuridad prefieren que lo haga una mujer, así se suavizan mucho las cosas. Recordamos bien cuando Carmen Chacón pasaba revista a las tropas estando embarazada, eso hacía que las misiones a Afganistán colaran como si tal cosa... Se entiende, ¿verdad?

Bueno, pues que prosigan las felices vacaciones.





El retorno de los desterrados




Siempre he sentido atracción por el pueblo esenio, sus tradiciones y sus enseñanzas. Muchos estudios e investigaciones indican que Jesús de Nazareth probablemente fuera esenio. En la zona de Qumram, cuna de los esenios, hay un desierto muy bello y muy especial con muchas cuevas de pastores que antiguamente fueron viviendas; allí apareció en el año 1947 una copia del Libro de Isaías, entre otros pergaminos formidables. Este profeta vivió en Jerusalén en el siglo VII antes de Cristo. Siempre me han llamado la atención estos versículos (capítulo 11, versículos del 1 al 10, cifras que curiosamente componen dos veces 11). Creo que está hablando con mucha claridad de un tiempo que podríamos estar viviendo ahora, unas fechas que se avecinan y en las que podría dar comienzo la Edad Dorada, momento en el que sobre la Tierra podría irrumpir una hiperconciencia transformadora. Dicen así los versículos:


“Saldrá una rama del tronco de Jesé y un retoño brotará de sus raíces.
Sobre él reposará el espíritu del Señor:
espíritu de sabiduría y de inteligencia,
espíritu de consejo y de fortaleza,
espíritu de ciencia y de temor del Señor
–y lo inspirará el temor del Señor–.
Él no juzgará según las apariencias
ni decidirá por lo que oiga decir: 
juzgará con justicia a los débiles
y decidirá con rectitud para los pobres del país; 
herirá al violento con la vara de su boca
y con el soplo de sus labios hará morir al malvado.

La justicia ceñirá su cintura
y la fidelidad ceñirá sus caderas.

El lobo habitará con el cordero
y el leopardo se recostará junto al cabrito;
el ternero y el cachorro de león pacerán juntos,
y un niño pequeño los conducirá;
la vaca y la osa vivirán en compañía,
sus crías se recostarán juntas,
y el león comerá paja lo mismo que el buey.

El niño de pecho jugará
sobre el agujero de la cobra,
y en la cueva de la víbora
meterá la mano el niño apenas destetado.

No se hará daño ni estragos
en toda mi Montaña santa,
porque el conocimiento del Señor llenará la tierra
como las aguas cubren el mar.

El retorno de los desterrados.

Aquel día, la raíz de Jesé
se erigirá como emblema para los pueblos: 
las naciones la buscarán
y la gloria será su morada”.

Isaías 11, 1-10




En la foto, desierto montañoso de Qumram.




Ahora es la hora



Mientras medio mundo va tomando, cucharada tras cucharada, sorbos de esa sopa llamada televisión, y cuando en estos días especialmente nos tragamos casi sin querer las ceremonias gastadas y decadentes de esa cosa que llaman ‘Juegos Olímpicos’, resulta que en otro lugar del mundo, en Damasco, capital de Siria, entierran de esta manera a los que mueren en combate. Justo lo que muestra la foto. Mientras a unos los coronan con laurel y medalla de oro en un estadio, a otros los arrojan sin miramientos a una fosa común.

Esta reflexión no es para crear mala conciencia, así que si alguien decide ver la tele o si se está tomando algo en una terraza de un bar, que esté tranquilo, que no pasa nada. Decía Séneca que “la adversidad debe ser una ocasión para que la virtud pueda nacer”. 
Yo personalmente, viendo la imagen de esa fosa común con sus gente alrededor -imagen de la adversidad en estos días- vuelvo a decirme que es necesario entregarse de lleno a la tarea de construir un mundo nuevo. Ahora es la hora. 

Encendamos una vela para la oración y en silencio invoquemos la Paz. Esta sí que es la prueba de los cien metros lisos, una prueba que tendría que correr la humanidad entera para llegar a la meta de la convivencia y la hermandad.







La foto la han publicado en internet prácticamente desenfocada, creo que si estuviera en foco sería peligrosa para la vista y el corazón.





Sanó su cuerpo




Victor Truviano no come ni bebe desde hace cuatro años. Cómo él dice, no comer es solamente un detalle, porque de lo que habla en la entrevista no es de comida ni de bebida, de lo que habla es del proceso de consciencia y cómo ese proceso, vivido de forma lúcida, puede ser un puente permanente con Lo Otro. En realidad si se mira con profundidad lo que está contando, no es ni más ni menos que una experiencia mística vivida a través del tiempo.

La entrevista dura 33 minutos y los últimos 15 me parecen muy buenos, pero esos 15 primeros conviene verlos para ver cómo se va rompiendo el hielo. Los humanos somos así, a veces nos cuesta arrancar. En los momentos álgidos de la entrevista hay nervios por parte de los que entrevistan, especialmente por parte de la mujer de “Mantra FM”, emisora argentina donde se llevó a cabo la grabación.



http://www.youtube.com/watch?v=byv-ihzrP48&feature=related




En cada uno Dios se manifiesta de una manera. No necesitamos ser iguales.







En la foto, Victor Truviano.







Un bosque de colores




Comienza agosto, un mes que va al ritmo del mar y de las aguas que nos viven por dentro. Calores hay. Colores vienen.

“Luz nas vielas” (luz en los callejones) es un documental en vídeo que dura 15 minutos y que muestra una experiencia muy bonita y singular. Está ideado y llevado a la práctica por el colectivo Boamistura. Puede que este tipo de experiencias ayuden a los más jóvenes a inspirarse -algunos de ellos también lectores de este blog- sobre todo cuando a veces preguntan por lo que pueden hacer con sus vidas. ¡Ya tenéis inspiración! ¡Seguidla!

Quiero destacar esta frase de Dimas, un joven brasileño que aparece un momento en el vídeo, Dimas es trabajador social en Brasilandia, el lugar donde tiene lugar la grabación, un barrio muy pobre de favelas en el extrarradio de Sao Paulo, Brasil.  Dice:
“Es curioso, en la vida nada sucede como nosotros queremos, y sí como realmente tiene que ser”.

http://vimeo.com/42325686



En la foto, un fotograma del vídeo “Luz en los callejones”.