El aceite



Necesitamos volver a tomar alimentos vivos y naturales, ya está bien de meter en el cuerpo alimentos degradados. Hoy le toca el turno al aceite. Y este es el titular de entrada: la gran mayoría de los aceites que hay en las estanterías de los supermercados hacen daño al organismo, algunos de manera muy seria. 

El aceite de oliva que tanto se recomienda en realidad no es aceite de oliva, se trata más bien de un producto sintético y altamente refinado; el proceso de elaboración de este aceite es tan sumamente brutal que al resultado lo llamamos ‘aceite', pero lo podíamos llamar tranquilamente 'glicerina' porque a eso es a lo que se parece. Un aceite que haya sido calentado a una temperatura superior a los 40 grados pierde casi todas sus propiedades. Entonces, ¿qué aceite tomar? Conviene tomar un aceite de oliva virgen extra, ecológico a poder ser, y de primera presión en frío, sin ningún aditivo. Este aceite es el zumo natural de la aceituna, ideal para su consumo en crudo, digo ideal para su consumo en crudo porque los fritos tendríamos que suprimirlos casi al cien por cien. 

Ojo también con el aceite de girasol pues se utilizan disolventes peligrosos para su elaboración, además de que las semillas de las que se extrae son transgénicas. 


Hay otros tipos de aceites también de calidad que se pueden tomar y que complementan al aceite de oliva mediterráneo. Destacaría el de lino, el de sésamo, el de calabaza y el de cáñamo: 



Hace veinte años estuve durante un mes recogiendo aceituna en la finca de unos amigos y en otras fincas cercanas. Fueron quince días en diciembre y otros quince en enero. Recuerdo la humedad de los campos por las mañanas, las hogueras que se hacían, el sol que lucía algunos días, las comidas, las conversaciones... El trabajo era duro pero muy llevadero. Se cantaba mucho. Y recuerdo especialmente el zumo de ese aceite que se convirtió para mí ya en algo inolvidable. Desde entonces voy detrás de esa pureza, sigo su estela. 




Este apunte está dedicado a Fabio, que ayer falleció en Palermo.

En la foto, olivos nevados. En Italia.








15 comentarios:

Anónimo dijo...

El buen aceite, ese oro dorado.

Anónimo dijo...

Cuando un niño tenía dolor de oídos, a veces las madres nos ponían un poco de aceite templado dentro del oído y rápidamente nos curábamos.

Anónimo dijo...

Que vuelva a oler en las cocinas a un olor de verdad, a ese aceite maravilloso, y no a detergentes y a lejías que es a lo que huele ahora.

Anónimo dijo...

También para mí la recogida de la aceituna forma parte de mis mejores recuerdos.

Anónimo dijo...

Y aquí te espero, en el país de los olivares, para tomar nuestro aceite que hemos tomado nosotros mismo y visto presionar y caér todav(ia verde con reflejos de oro que cuando le pruebas tiene un hermosisimo picor que se va desolviendo poco a poco, dentro de el gran "orcio", el vaso de barro, en el cuarto sin luz para no destorbarle y no hacerlo volver amargo... Entonces: cuando vas a llegar? :-)

RR dijo...

Iré a ese bello país en cuanto recoja la aceituna por estas tierras...

Un fuerte abrazo.

Anónimo dijo...

El aceite de oliva es un excelente hidratante para la piel.

Anónimo dijo...

El aceite de oliva se puede utilizar como mascarilla para el cabello para hacer que cierren las puntas abiertas.

Anónimo dijo...

“En verde rama nací,
En pedrera me mataron,
en un pozo me metí
de aquel pozo me sacaron
y a todo el mundo serví“.

La naturaleza ofrece un fruto que en manos artesanas se transforma en un bien que nos cuida. Su proceso para llegar a bien servir requiere atención, esmero, paciencia. Todo un cuidadoso proceso de alquimia que no permite alteraciones, que sólo en la forma natural de su elaboración convierte la aceituna en oro líquido, en manjar y alimento para vivir.

Anónimo dijo...

'Aceite el tiempo,
aceituna las horas
de nuestros pasos'

Julie Sopetrán.

Anónimo dijo...

Con aceite se masajea al recién nacido, con aceites se unge al que va a morir.

Anónimo dijo...

“El uso de aceites que no sean de primera presión en frío, poliinsaturados o no, genera radicales libres en el organismo. Es básico, pues, eliminarlos de nuestra dieta. Por otra parte, las bondades de los de primera presión en frío, menguan si se frien más de una vez o si se queman cuando se frien, amén de que de ese modo también producen radicales libres“

-Nutrición energética y salud-
Jorge Pérez- Calvo Soler.

Anónimo dijo...

"Y un día, mientras transitamos este eterno presente que llamamos vida, las semillas de nuestros sueños se transformarán en árboles, y desplegarán sus ramas que, como alas gigantescas, cruzarán el cielo, uniendo en un solo trazo nuestro pasado y nuestro futuro. Nada hay que temer, una sabiduría interior las acompaña, porque cada semilla sabe cómo llegar a ser árbol."

(Jorge Bucay)

Anónimo dijo...

http://www.sabor-artesano.com/aceite-oliva.asp



El campo
de olivos
se abre y se cierra
como un abanico.
Sobre el olivar
hay un cielo hundido
y una lluvia oscura
de luceros fríos.
Tiembla junco y penumbra
a la orilla del río.
Se riza el aire gris.
Los olivos,
están cargados de gritos.
Una bandada
de pájaros cautivos,
que mueven sus larguísimas
colas en lo sombrío.

(Federico García Lorca)

Anónimo dijo...

En el huerto de los olivos alguien oró y sudó sangre.