Una central nuclear en casa




Nunca tuve microondas en casa. No lo tengo. Y no lo pienso tener. 

Hará unos treinta años que tuve interés en conocer los desaguisados del microondas. ¡Madre mía! Desde entonces lo he tenido claro: no quiero esa máquina a mi lado, no me gusta, no me ofrece ninguna confianza. Cuando alguna vez me veo obligado a usarlo no os digo lo que pienso, bueno sí, lo voy a decir: me entran ganas de ducharme inmediatamente para ver si me quito algo de la radiación que he absorbido. Al visitar la casa de algún amigo con conciencia que tenía microondas en su cocina, le he dicho casi siempre con tono jocoso: “¡Así que tienes una central nuclear en casa…! ¡Y tú tan tranquilo...!”. 

Sin embargo soy realista. Sé que algunos de vosotros no tenéis intención de deshaceros del microondas, quedaría un agujero en esa cocina tan bien panelada. Lo sé, no os preocupéis. También sé que no estáis dispuestos a calentar con cazo. Os estoy oyendo: “¡Lo que me faltaba, con la prisa que llevo siempre, tener que calentar las cosas al fuego con un cazo!”. 

No quiero forzar demasiado. Algunos ya me están diciendo: "Si seguimos las pautas de este blog nos vamos a ver obligados a llevar una vida nueva. Todo es nuevo". Pues ojalá nos atrevamos a llevar una vida nueva. Una nueva vida. Renovados por dentro y por fuera. 

Seguimos. No parece el microondas un aparato inofensivo. Hay una casuística muy negativa de cientos de páginas que lo certifica. Quiero destacar únicamente este caso: en el año 1991 hubo un juicio en Oklahoma (Estados Unidos) relacionado con el uso hospitalario de un horno microondas para calentar la sangre para una transfusión. El caso tuvo que ver con una paciente de cirugía de cadera, Norma Levitt, que murió debido a una transfusión de sangre. Parece que la enfermera calentó la sangre en un microondas. Este caso nos advierte de que hay serio peligro por calentar con microondas. La sangre para las transfusiones habitualmente se calienta, pero no en horno microondas. En el caso de la Sra. Levitt, las microondas alteraron la sangre y ella murió. 

Resulta obvio que esta forma de calentamiento por radiación de microondas hace algo a las sustancias que calienta. También es bastante evidente que las personas que procesan comida en un microondas están ingiriendo ‘alteraciones desconocidas’. 

Esta es mi intuición particular: los que usan microondas de forma continuada deberían de vigilar la salud de su sangre. 

Debido a que el cuerpo es electroquímico por naturaleza, cualquier fuerza que interrumpa o cambie los sucesos electroquímicos humanos afectará la fisiología del cuerpo. Esto se describe con más detalle en el libro de Robert O. Becker, “The Body Electric” (El cuerpo eléctrico), y en el libro de Ellen Sugarman, “Warning, the Electricity Around You May Be Hazardous to Your Health” (Cuidado: la electricidad que te rodea puede ser peligrosa para tu salud). 



Tráiler del documental “Todos somos electrosensibles” (3 minutos): 


Y aquí el documental completo (1h. 30 min.): 






En la foto, una explosión nuclear.







21 comentarios:

Anónimo dijo...

Una central nuclear en casa...más, porque ya tenemos bastantes: teléfonos móviles, wifi, etc.

Anónimo dijo...

Aún hay microondas en los hogares debido a la ignorancia. Por ejemplo la Unión Soviética prohibió el uso del microondas en 1976. Esa prohibición se debió a las informaciones contundentes que tenían las autoridades en ese momento.

Anónimo dijo...

Cada horno microondas contiene un magnetrón, es decir un tubo en el cual los electrones son afectados por campos eléctricos y magnéticos de tal forma que produce radiación de microondas de alrededor de 2450 megahercios (MHz) o 2.45 Gigahercios (GHz). Esta radiación de microondas interactúa con las moléculas del alimento.
Toda energía de onda cambia la polaridad de positivo a negativo con cada ciclo de la onda. En los microondas estos cambios de polaridad tienen lugar millones de veces cada segundo. Las moléculas de los alimentos -especialmente las moleculas del agua- tienen un polo positivo y negativo de la misma manera que un magneto tiene una polaridad norte y otra polaridad sur.

En los modelos comerciales, el horno tiene una potencia de entrada de alrededor de 1000 vatios de corriente alterna. Cuando estas microondas generadas desde el magnetrón bombardean los alimentos, hacen que las moléculas polares roten en la misma frecuencia millones de veces por segundo.

Anónimo dijo...

¿Microondas? Microbombas.

Anónimo dijo...

El ser humano es mucho más que cinco sentidos, al ser mucho más seguro que hay instrumentos, como es el caso del microondas y otros, que recortan nuestras capacidades.

Anónimo dijo...

http://www.covace.org/subcategorias.php?lang=es&ss=84

Anónimo dijo...

DIEZ RAZONES PARA TIRAR TU HORNO MICROONDAS:

Las conclusiones de los estudios científicos clínicos suizos, rusos y alemanes, no nos permiten seguir ignorando el horno microondas que está en nuestra cocina. Basados en esta investigación, concluiremos con lo siguiente:

1. El consumo continuado de alimentos procesados en horno microondas causa daño cerebral permanente a través de poner en cortocircuito los impulsos eléctricos en el cerebro (despolarizando y desmagnetizando el tejido cerebral).

2. El cuerpo humano no puede metabolizar los productos desconocidos que se crean en los alimentos expuestos a microondas.

3. El consumo continuado de alimentos procesados en horno microondas detiene y/o altera la producción de hormonas femeninas y masculinas.

4. Los efectos de los nuevos productos formados en alimentos expuestos a microondas son permanentes en el cuerpo humano.

5. Se reducen o alteran los minerales, vitaminas y nutrientes de todos los alimentos procesados en microondas de forma que el cuerpo humano se queda con poco o nada, o absorbe compuestos alterados que no pueden asimilarse.

6. Los minerales de los vegetales, cuando se los cocina en horno microondas, se convierten en radicales libres cancerígenos.

7. Los alimentos procesados en microondas causan crecimientos cancerosos en el estómago y los intestinos. Esto puede explicar el rápido incremento en la tasa de cáncer de colon por ejemplo en América.

8. El consumo prolongado de alimentos procesados en microondas causa un aumento de células cancerosas en la sangre humana.

9. El consumo continuado de alimentos procesados en microondas causa deficiencias en el sistema inmune a través de alteraciones en la glándula linfática y suero sanguíneo.

10. El consumo de alimentos procesados en microondas provoca pérdida de memoria, de concentración, inestabilidad emocional y reducción de la inteligencia.

Anónimo dijo...

El Dr. Hertel fue el primer científico en concebir y llevar a cabo un estudio clínico de calidad sobre los efectos que los nutrientes expuestos a microondas tienen sobre la sangre y la fisiología del cuerpo humano.

Su estudio, pequeño pero perfectamente controlado, mostró el poder degenerativo producido en los hornos microondas y en los alimentos procesados en los mismos.

La conclusión científica demostró que cocinar con microondas alteraba los nutrientes en los alimentos y, que hubo cambios en la sangre de los participantes que podían deteriorar el organismo humano.

El estudio científico de Hertel fue llevado a cabo junto con el Dr. Bernard H. Blanc del Swiss Federal Institute of Technology (Instituto Federal Suizo de Tecnología) y con la University Institute for Biochemistry (Instituto Universitario de Bioquímica).

Anónimo dijo...

Cuidado con los hornos microondas:

http://www.mundodesconocido.es/cuidado-con-los-hornos-microondas/

Anónimo dijo...

Otros efectos de los hornos microondas, después de pruebas efectuadas:

1. Una desintegración del campo de energía vital humana en aquellos que fueron expuestos a hornos microondas durante la investigación, con efectos secundarios sobre el campo energético humano de creciente y más larga duración.

2. Una degeneración de los paralelos de voltaje celular durante el proceso de utilización del aparato, especialmente en sangre y zonas linfáticas.

3. Una degeneración y desestabilización energética en la utilización del alimento dentro de los procesos metabólicos humanos.

4. Una degeneración y desestabilización de la capacidad de la membrana celular interna durante la transferencia de procesos catabólicos al suero sanguíneo desde el sistema digestivo.

5. Degeneración e interrupciones de los impulsos eléctricos nerviosos dentro del cerebro (la porción frontal del cerebro donde reside el pensamiento).

6. Degeneración y destrucción de circuitos nerviosos eléctricos y pérdida de la simetría del campo energético en los plexos nerviosos tanto en la parte anterior como posterior de los sistemas nervioso central y autónomo.

7. Pérdida de equilibrio y circulación de las fuerzas bioeléctricas dentro del sistema de activación reticular ascendente (el sistema que controla la función de conciencia).

8. Una pérdida acumulativa a largo plazo de energía vital en humanos, animales y plantas localizadas dentro de un radio de 500 metros del equipo operativo.

9. Efectos residuales de larga duración [es decir, permanentes] de “depósitos” de magnetismo se localizaron a lo largo de todo el sistema nervioso y linfático.

10. Desestabilización e interrupción de la producción de hormonas y del mantenimiento del equilibrio hormonal en sujetos femeninos y masculinos.
11. Niveles marcadamente más elevados de alteración de ondas cerebrales en los patrones de señal de onda alfa, theta y delta en personas expuestas a campos de emisión de microondas.

12. Debido a esta alteración de las ondas cerebrales, se detectaron efectos fisiológicos negativos, incluyendo pérdida de memoria, pérdida de la capacidad de concentración, supresión del umbral emocional; enlentecimiento de los procesos intelectuales y episodios de sueño interrumpido en un porcentaje estadísticamente mayor de individuos expuestos de manera continuada a los efectos de campos de emisión de aparatos de microondas, tanto si se trata de aparatos para cocinar o de estaciones de transmisión.

Anónimo dijo...

Micro-onda, macro-daño.

Anónimo dijo...

La radiación provoca destrucción y deformación de las moléculas de los alimentos. La cocción por microondas también crea nuevos compuestos, llamados compuestos radiolíticos, que son fusiones desconocidas que no se encuentran en la naturaleza. Los compuestos radiolíticos se crean por descomposición (deterioro) molecular resultado de la radiación directa.

Anónimo dijo...

La propaganda de la industria va dirigida a ocultar la verdad, y la verdad es que es horno microondas es dañino.

Anónimo dijo...

Personas con deficiencias en el hígado han mejorado mucho cuando han dejado de usar el microondas.

Anónimo dijo...

El enemigo está en casa, realiza su trabajo con tanta diligencia, sigilo y eficiencia, que lo hemos aceptado como un amigo.
¡Quién nos iba a decir...!
Realmente vamos a tener que hacer un esfuerzo por alejar de nuestro día a día a este comensal, a este enmascarado benefactor que más parecía un generoso mutualista, y que finalmente va a resultar ser un parásito.

Y ahora… ¿a quién ponemos en su hueco?
Nuevamente gracias por esta información.


RR dijo...

El hueco que deja en la cocina el microondas una vez destronado, puede ser utilizado para instalar un ionizador-alcalinizador de agua... Y sino una foto de un campo de amapolas.

Un abrazo.

Anónimo dijo...

Nos han colado el microondas porque es rápido, sin embargo hemos de saber que se puede prescindir de él porque, si hablamos de rapidez, ahora mismo hay en el mercado hornos eléctricos que son igual de rápidos que el microondas.

Anónimo dijo...

En el campo de la tecnología de alteracíón genética, se usa el debilitamiento de las membranas celulares por microondas. Debido a la fuerza involucrada, las células se rompen, neutralizando de esta forma su potencial eléctrico, es decir la propia vida de la célula.

Anónimo dijo...

Con todo eso que absorbemos en nuestros hogares, nos vamos convirtiendo nosotros mismos en centrales nucleares, en aquello que no somos y en muchos momentos provocamos auténticas explosiones en las personas que más nos aman. La explosión del desamor. Quieren, ya no digo sólo, controlarnos, sino también poseernos en el exterior y en el interior.

Anónimo dijo...

Es especial este blog, de lo mejor que he visto, gracias, muchas gracias.

Lola dijo...

Yo justo estaba buscando departamento temporario en buenos aires con microondas, peor ahora que veo esto......... creo que no voy a pedir mas ese requisito!! jeje
vamos por la cocina tradicional......