Date el lujo




Quitémonos de la mente las ideas preconcebidas. ¿Ideas sobre quién? Sobre nosotros mismos. ¿Ideas sobre qué? Ahora voy a tratar de explicarlo: 

Has dormido solamente tres horas, no tengas la idea preconcebida de que estarás todo el día con un sueño que te vas a caer, porque igual resulta que a pesar de haber dormido tan poco, puedes no sentir ni gota de sueño y vas a estar pletórico todo el día. 

Apenas he comido hoy, seguro que voy a tener una hipoglucemia, un mareo o algo parecido. No te hagas ideas preconcebidas de lo que te va a pasar, igual durante el día no tienes ni gota de hambre y te sientes de maravilla. 

Cuando un niño nace, a los padres les asiste una energía de otro nivel, lo mismo que cuando un familiar está a punto de morir o finalmente muere. Al lado de un bebé recién nacido te puedes pasar noches enteras sin dormir y por el día te encuentras muy bien, sin apenas cansancio. Cuando un ser querido está para morir ocurre exactamente lo mismo, no nos fatigamos si nos volcamos en su cuidado, el cansancio no nos afecta. ¿Qué energía es esa que nos asiste? Más que una energía extra que no se sabe muy bien de donde viene, digamos que esa energía somos nosotros mismos, es una energía que puede agrandarse y multiplicarse. Y es que cuando nuestra conciencia se vuelve así, expansiva, no reaccionamos de la misma manera que cuando no lo es. Comemos con la conciencia, dormimos con la conciencia, amamos con la conciencia. 

Tenemos tendencia a mirar las cosas con las gafas de ver el pasado, pero esas gafas están sucias y viejas. Se puede mirar sin gafas, sin filtros, sin estar mediatizados. 

Hemos vivido en el pasado con mucho esfuerzo y con mucha desesperación, y no entendemos que ahora la vida puede ser diferente, una vida fácil donde las cosas puedan salir de forma sencilla y natural. 

La mayoría de las cosas en las que hemos creído nunca han existido. La mayoría de las cosas en las que creemos ni existen ni existirán jamás. 

Date el lujo de vivir de una manera nueva. 




En la foto, un carámbano en los tejados al que el sol estaba deshaciendo, de hecho cayó justo al acabar de hacer la foto. Fue ayer mismo.






25 comentarios:

Anónimo dijo...

Al paso que voy creo que dormiré menos de tres horas esta noche. Me sorprende este apunte. Esta tarde esto que escribes ha estado revoloteando. Y revoloteaba en torno al Amor. Cuando no sabes nada acerca de él, éste abre las puertas de templos desconocidos. No tienes ningún conocimiento con el que juzgar, con el que evaluar, con el que condenar, con el que decidir si es bueno o malo, ningún miedo nace. Es como cuando te enamoras por primera vez; eres inocente, eres virgen. No sabes nada acerca del amor.
Pero, poco a poco, vas adquiriendo saber (eso te crees) y dejas de vibrar en el misterio. Algo tan hermoso como el amor se ha convertido en una repetición. El saber crea distancia.

Y esa Voz dice: "Suelta el saber. Vuelve a ser inocente. Aprende de nuevo y te llenarás de asombro".

Contemplo esa fotografía y ... Cuando se pierde el asombro, se pierde la vida. Entonces, no vives, te arrastras. Y el saber mata el asombro.

A ese lujo de una nueva vida somos invitados. Como niños.

Anónimo dijo...

El universo es abundante, piensa siente y vive en la abundancia,y viviras en ella.

Anónimo dijo...

Imaginando lo que un día llegará para nosotros, dejamos de vivir lo que ahora mismo está llegando.

Anónimo dijo...

La foto es increíble, gracias.

Anónimo dijo...

“No sirve de nada ir deprisa si no sabes a donde vas”.

Antoine de Saint-Exupery (El principito)

Anónimo dijo...

Si Ramón Gómez de la Serna hiciera una greguería sobre la foto -que por cierto es magnífica- diría que es un tirabuzón de luz colgando de un tejado.

Anónimo dijo...

Concebir a cada instante la vida.

Anónimo dijo...

Me he encargado a mí mismo vivir una vida nueva… y voy a servirme el pedido ya.

Anónimo dijo...

"Angustiado, el discípulo acudió a su maestro y le preguntó:
-¿Cómo puedo liberarme, maestro?
El maestro contestó:
-Amigo mío, ¿y quién te ata?"

Cuento hindú.

El hielo cae con el calor del Sol y se desliza suavemente.

Anónimo dijo...

Una nueva vida, una nueva espiritualidad... Y todo ello, gestado con hilos de luz, como esa crisálida de hielo...

http://www.wawancara.es/?p=1342

Anónimo dijo...

Recibo fuerza para superar tantos obstáculos.

Anónimo dijo...

“Como no sabía que era imposible, lo hice“

A. Einstein.

Anónimo dijo...

De un corazón que tiene luz es luz lo que sale.

Anónimo dijo...

Somos hielo que baja de los tejados después de una noche de escarcha, ahora frío, deslizarse y finalmente agua, siempre agua.

Anónimo dijo...

Cuando llevamos a cabo el compromiso sagrado con la vida, la tarea responsable que le da dirección y sentido a esta realidad de existencia, somos asistidos por un extra de energía. Nos parece un milagro lo que podemos llevar a cabo, la fuerza que nos acompaña. Cada vez que he vivido esos momentos en los que siento que se me regala un extra de fortaleza, agradezco y siento que voy unida con la Vida.

Anónimo dijo...

Vivir verdaderamente es captar todo con una conciencia expandida.

Anónimo dijo...

"La conciencia es la voz del alma".

William Shakesperare

Anónimo dijo...

Aunque afuera haya hielo, para el alma siempre es verano.

Anónimo dijo...

"La conciencia es la presencia de Dios en el hombre".

Victor Hugo

Anónimo dijo...

Nuestra ignorancia es la causa de que nos apoyemos en columnas que se rompen, o que se deslizan y caen.
Nos resistimos a lo desconocido y dejamos entrar el miedo en nuestra vida. Nuestros pensamientos son de miedo. Sólo cuando dejamos esa resistencia y ponemos la confianza, entonces todo es más sencillo y la vida apoya a la vida.

Anónimo dijo...

La presencia de Dios nos provee de todo lo que necesitamos. Todo un lujo.

Anónimo dijo...

"...una vida fácil donde las cosas puedan salir de forma sencilla y natural".


Pura hermosura que necesito en estos mismos momentos.


http://www.youtube.com/watch?v=MCykS3Oq7II

Anónimo dijo...




QUEDA EL AMOR


Queda el amor en el vacío,
queda el vacío eterno
del amor.
Queda la luz, el abrazo,
la comprensión, la cálida
y silenciosa comprensión
queda en el amor, en el vacío.
Quedas tú, queda el amor,
quedo yo, contigo, conmigo,
en la unidad constante,
en la sonrisa sin tiempo,
en la mirada tranquila.
Queda el amor, descansando,
reposando, viviendo,
vaciando y llenando de luz
el silencio, la serena llama,
la gozosa paz de nosotros.
Unidad, unidad del amor
que queda en el vacío,
en la nada eterna,
en el manto universal.
Queda la luz, quedas tú,
quedo yo, amantes sin nombre,
gotas de silencio, océanos
de eternidad.
Aquí descanso,
contigo,
conmigo,
en luz tranquila,
en dulce reposo
sin dos.
Te escucho, te siento
y guardo silencio.
Habla la voz, la música celeste
del corazón,
el alegre niño inocente
del amor.

Anónimo dijo...

Futuro y presente.

"De ahora en adelante, y durante los próximos siglos, el universo va a ayudar a los guerreros de la luz, y a entorpecer a los que prejuzgan.
La energía de la Tierra necesita ser renovada, las ideas nuevas necesitan espacio, el cuerpo y el alma necesitan nuevos desafíos.
El futuro se ha convertido en presente, y todos los sueños –excepto los que giran alrededor de prejuicios– tendrán la oportunidad de manifestarse.
Lo que es importante, permanecerá; lo que es inútil, desaparecerá. Cuando la gente opina sobre cómo hay que actuar o cómo debe uno comportarse, el guerrero desoye toda crítica, al entender que su misión no le da tiempo para ponerse a explicar todo lo que hace.
El guerrero evita también manifestarse sobre el comportamiento ajeno.
Combatir la injusticia
Dice T.H. Huxley: “Las consecuencias de nuestras acciones son espantapájaros para los cobardes, y rayos de luz para los sabios. El mundo es el tablero de ajedrez. Las piezas son los gestos de nuestra vida cotidiana; las reglas son las llamadas leyes de la naturaleza”.
Aunque esté concentrado en lo que hace, el guerrero de la luz no mira la injusticia con indiferencia. Sabe que todo es una sola cosa, que cada acción individual afecta a todos los hombres. Si ve a alguien que es víctima de ataques cobardes, blande su espada para poner las cosas en orden. Pero aunque luche contra la opresión, en ningún momento pretende juzgar al opresor. Todos responderán de sus actos ante Dios. Por eso, una vez cumplida su misión, el guerrero no hace ningún comentario. Un guerrero de la luz está en el mundo para ayudar a sus hermanos, y no para condenar al prójimo.
Evitar el pesimismo
Para ayudar a renovar la energía de la Tierra, hay que tener conciencia de que el pesimismo se contagia. El derrotismo se contagia. La desesperanza se contagia. La gente que tiene suficiente sensibilidad para ver el aura (vibraciones energéticas que envuelven a los seres vivos) percibe que, antes de que el dolor físico entre en el cuerpo, parte de la energía vital es drenada por el cerebro afligido y preocupado. Todo aquello que damos al día de hoy, de alguna manera nos será devuelto, en un ciclo muy semejante al que podemos ver en la naturaleza.
Aceptar algunos errores
El filósofo alemán F. Nietzsche dijo en una ocasión: “no vale la pena vivir discutiendo sobre todo; forma parte de la condición humana errar de vez en cuando”.
Sin embargo, todos conocemos gente que se empeña en tener razón hasta en las cuestiones más nimias. Nosotros mismos, muchas veces, nos incluimos en esta categoría: no nos permitimos errar. Lo único que conseguimos con esta actitud es el miedo a seguir adelante, pues ciertos pasos exigen nuevas decisiones, cuyos resultados desconocemos.
Y sobre todo, tener coraje
Para encarar con éxito este nuevo momento de la humanidad, para permitir que las ideas nuevas tengan espacio y que la energía de la Tierra sea renovada, hay que tener coraje. Coraje para enfrentarse a los prejuicios, para ser justo, para entender que todo aquello que hacemos afecta a la historia del mundo, para dar pasos hacia lo desconocido, aun sabiendo que de vez en cuando cometeremos un error.
Dios ya hizo su parte al crearnos y ponernos en el mundo. Ahora Él nos contempla con cariño y pide que hagamos nuestra parte".

(Paulo Coelho)

Anónimo dijo...

Las almas han de brillar.