Tu vida no te odia





Me gusta esta charla de Sergi Torres. La grabación tiene un zumbido desagradable pero así y todo es una hora y media muy buena:

http://www.youtube.com/watch?v=pSQ2201SWrU

Sergi Torres es como el Eckhart Tolle de aquí, y en algunas cosas me parece incluso mejor (no pongo a los dos a competir, simplemente me parece que Torres comunica muy bien algunos aspectos, destacaría su naturalidad no forzada). Desde aquí reivindico las pausas al hablar, justamente como él hace. Si cuando uno habla lo hace realizando pausas sentidas y con sentido, en esa pausa, en ese intervalo, todos respiramos, y al respirar de verdad, algo nuevo visita la sala donde ese grupo de personas se reúne.





En la foto, tres árboles en mitad del campo nevado: árbol madre, árbol padre y árbol hijo.






25 comentarios:

Anónimo dijo...

"Sin prisas y con pausas"...

Anónimo dijo...

"No tengo que ir a ninguna parte porque ya he llegado".

Anónimo dijo...

"No queremos tomar con nuestros brazos todo aquello que estamos sintiendo para poder entregarlo de nuevo a una nueva experiencia".

Anónimo dijo...

"Me encanta la idea de desapegarme a cada instante de la idea de ser maestro".

Anónimo dijo...

"Siempre estoy a salvo porque siempre tengo un instante en el que puedo...callarme".

Anónimo dijo...

He terminado ahora de ver la charla, muy buena, muy interesante. Creo que Sergi Torres no tiene ningún ‘aparato’ detrás, sospecho que E. Tolle sí lo tiene, aparato mediático quiero decir.

Anónimo dijo...

“Permitir que la vida nos cruce por dentro”.

Anónimo dijo...

Qué hermoso es cuando alguien dice: "Todo está perdonado".

Anónimo dijo...

El cambio del mundo empieza en ti, ese es el verdadero cambio.

Anónimo dijo...

Lo que vivimos nace en nosotros, no de la situación que estamos viviendo.

Anónimo dijo...

El ser despierto no encaja en esta sociedad.

Anónimo dijo...

¿Qué proyecto tengo que hacer para que cambie la conciencia de la gente? Ningún proyecto.

Anónimo dijo...

Deja que la conciencia que eres descienda hasta esta forma humana.

Anónimo dijo...

Elocuente el titular del post: TU VIDA NO TE ODIA.

Anónimo dijo...

“Tienes que reducir la velocidad
para acelerar tu energía espiritual“
La actividad frenética es una forma de energía muy lenta. Cuando tu mente y tu cuerpo se hallen en un estado constante de preocupación y ansiedad, calculando y analizando, siempre en movimiento, cumpliendo plazos y apresurándose para llegar a la siguiente cita, recuerda que en el mundo de la forma física la pauta de energía real es extremadamente lenta. Las vibraciones sólo son rápidas cuando te acercas a las ondas de energía de la luz y el espíritu. Las ondas de luz, aunque parezcan inmóviles, vibran mucho más deprisa que las frecuencias de la materia sólida.
De ahí la ironía, ya que cuando desaceleras y tienes pensamientos tranquilos eliminas de tu vida la ansiedad y el estrés. De forma similar, cuando meditas acercas el amor silencioso de Dios a tus momentos presentes. En el silencio y la quietud, la energía de Dios será tuya.
-La fuerza del espíritu-
Wayne W. Dyer.

Anónimo dijo...

Absolutamente cierto el hecho de que somos más felices cuando amamos. Cuando estamos en ese momento, y no en otro, sentimos que nuestro Alma te está dando de comer,un alimento sagrado que nos nutre sin darnos cuenta.

Anónimo dijo...

No es fácil ser verdaderamente espirituales.

Anónimo dijo...

La autenticidad es un bien escaso.

Anónimo dijo...

Nuestro destino es nacer a la Conciencia.

Anónimo dijo...

No hay que esperar a morir para conocer lo que somos, ahora mismo lo podemos conocer. Podemos ser completamente libres. La liberación tiene lugar ahora.

Anónimo dijo...

Si somos totalmente conscientes, entonces tenemos que ser felices, porque el ser feliz es el sustrato de la existencia.

Anónimo dijo...

Crea espacio en la mente y estarás creando luz.

Anónimo dijo...

“Los hombres y las mujeres tienen la costumbre de declararse su amor sin saber que actuando de esa manera, permiten que se deslice un elemento interesado, egoísta. Quieren atraer, ganarse, capturar a la persona elegida y le escriben o hablan lo más poéticamente posible escogiendo los gestos, las palabras, un sonido de voz apropiado, y esa persona queda cautivada, conmovida, encantada, y se deja finalmente convencer. El amor expresado de esta forma, tiene como finalidad ganarse a la persona amada, evitando también que otra venga a “apoderarse” de ella.

Así pues, el egoísmo y la falta de fe en el poder del amor les guían. Como no poseen el verdadero amor que hace maravillas, se apresuran a manifestarlo con medios groseros: la palabra, la escritura, los gestos, a fin de “aprisionar” al ser que aman. Y si consideran que es la fuerza del sentimiento la que les empuja a actuar así, subrayan aún más su debilidad, su pasión, su sensualidad.

Un verdadero maestro no expresa su amor, no es necesario, porque su amor se siente: Irradia”

(Omraam Mikhaël Aïvanhov)

Anónimo dijo...

Investigar lo que uno es, esa es toda la tarea.

Anónimo dijo...

Crecer es eliminar la mente, porque es la mente lo que nos estorba.